No quiero ser amada – Capítulo 201: ¿Una vida feliz?

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Igor apretó los dientes y el puño. Se había detenido a sí mismo, con gran moderación, para no iniciar la cuenta atrás en ese mismo momento.

A partir de entonces, cortó duramente todos los vínculos con el conde Alessin. El hombre solo creía en la riqueza y estaba demasiado confiado con la ambición de gobernarlo como rey.

—De ahora en adelante, no volveré a verte, conde Alessin. Agradece que solo me detenga aquí porque eres el padre de mi esposa.

El conde se tragó su ira antes de salir del palacio con un estremecimiento.

Posteriormente, Igor lo eximió de todos los asuntos políticos. Para empezar, nunca quiso que el conde estuviera cerca de él. Era demasiado incompetente y codicioso.

Unos días después, Igor se paró frente al carruaje esperando llevar a Rihannan a la villa real. Cuando llegó, le dedicó una sonrisa incómoda. Habían pasado varios años desde la fecha de su matrimonio, pero una incómoda brecha persistía en el medio.

Igor se sintió desesperado como si no tuviera forma de salir del problema cada vez.

—Te… visitaré con frecuencia. Aunque no será a diario… no, si el tiempo lo permite, te visitaré todos los días.

Sus amplios e inocentes ojos azules lo miraron con un semblante ligeramente sorprendido. Luego, se sonrojó y bajó la mirada con un asentimiento.

Igor la rodeó con sus brazos con cautela y la abrazó con fuerza. La estructura de su cuerpo era pequeña comparada con la de él. Era agradable.

De repente, al darse cuenta del agotamiento de la vida que vivían, Igor cerró los ojos. Los recuerdos del arrepentimiento lo inundaron y trató de detenerlo.

Lamentó todas las cosas que le había hecho, haberle dicho que eligiera un bando: su esposo o su madrina. Mientras tanto, nunca tuvo una verdadera familia en la que pudiera confiar.

Mientras las ruedas del carruaje giraban y arrancaban, Rihannan abrió las cortinas y miró a Igor.

Igor miró hacia atrás, sonriendo.

Rihannan sonrió hasta que su figura se desvaneció en el horizonte.

Igor sonrió, impaciente esperando el día en que ella regresara a sus brazos. Cuando llegara el momento y todos sus problemas se resolvieran adecuadamente, podrían vivir una vida feliz juntos.

Su corazón estaba lleno de esperanzas.

Pero al final…

 ♦ ♦ ♦

[Fin del flashback…]

—¿Estás diciendo que la reina madre mató a tanta gente? ¿Incluso aquellos completamente inocentes de actos horribles?

El rostro de Rihannan se asustó al escuchar la confesión de Igor.

Él la vigiló de cerca y se aseguró de que no colapsara y se desmayara por la conmoción y las revelaciones del descubrimiento.

—Desde hace mucho tiempo, mi madre siempre ha tenido un gran interés en crear una nación masiva lo suficientemente capaz de luchar contra el Imperio de Toulouse, y para lograrlo, consideró una necesidad combinar Arundell y Crichton bajo una bandera gobernante. Ella, por lo tanto, cometió ese terrible crimen.

—Pero… son parientes de la Reina Madre también… ¿cómo podrían…?

—Te lo dije en el pasado, ¿no es así? Mi madre es alguien que puede hacer cosas más violentas que cualquier otra persona… incluso las más cercanas a ella.

Recordó las palabras que Igor le dijo en el carruaje en el camino de regreso del palacio de temporada donde residía la Reina Madre.

Rihannan jadeó. Se dio cuenta de que las palabras que dijo no eran alegres para mantener a raya a la mujer.

—Entonces… esta vez… ya que ella no terminó de esa manera… no será…

—Esta vez, no podrá hacer nada. Ella ya ha perdido su voluntad y su poder para cometer el acto. También me aseguraré de que nunca pueda hacer algo así.

—Ya… veo.

| Índice |

4 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 201: ¿Una vida feliz?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *