No quiero ser amada – Capítulo 217: Plan en marcha

Traducido por Maru

Editado por Sharon


Para prepararse, se trajeron y prepararon numerosas mercancías caras. El artículo que tuvo más cuidado y valor fueron los accesorios y la ropa que la reina llevaría en el banquete de cumpleaños, pero también hubo numerosos carritos llenos de alfombras con seda de la más alta calidad que cambiaban de color según la luz que captaban. También había tapices e hilo utilizado para tejer todo el camino desde Crichton preparado especialmente para la reina.

Sin embargo, antes de que todos pudieran ser colocados dentro del palacio, debían pasar por un proceso estricto.

—Soy Chris, de Mercancías Orban.

Una vez que el comerciante revelaba su afiliación y su nombre, se realizaba una búsqueda completa. Los artículos que habían traído también pasarían por una inspección estricta. Todo el mundo parecía molesto al ver que iba a ser más difícil entrar allí que por las puertas del palacio. Parecía que estaban dispuestos a buscar incluso una sola hormiga entre su mercadería.

—Por favor, entra.

Una vez completada la larga búsqueda, se les daba permiso para entrar al palacio de la reina. Una vez dentro, seguirían las instrucciones de la criada de trasladarse a la sala de recepción y luego se encontrarían con la reina directamente.

Leticia se mezcló entre ellos. Se tiñó el cabello de negro y cambió el color de su piel con maquillaje, así como también hizo cambios en sus rasgos faciales. Después de ponerse la ropa de comerciante, se veía bastante bien. Aunque al principio estaba muy escéptica de poder colarse en el palacio, las palabras que “el hombre” le había dicho resultaron ser bastante ciertas.

Él le informó que nadie sospecharía que un criminal buscado entraría al palacio por sí mismo. Además de eso, los guardias estaban más enfocados en si las personas que llegaban tenían armas peligrosas o algo extraño entre la mercadería que traían que no les importaba mucho su apariencia. Por lo tanto, Leticia estaba extremadamente nerviosa cuando entró al recinto del palacio, pero después de llegar hasta el palacio de la reina, se sintió algo más relajada.

—Todos, esperad aquí.

Los comerciantes representativos entraron en la sala de recepción. A los empleados de nivel inferior en el mismo nivel que Leticia se les ordenó permanecer de pie en los lugares designados mientras se aferraban a la mercancía restante. Mientras se trasladaba, Leticia se escabulló entre las miradas de las sirvientas y se fue a un lugar diferente. Luego se trasladó a la ubicación que confirmó de antemano en un mapa y se escondió allí, esperando. Mientras esperaba, sacó un pequeño cuchillo que estaba escondido dentro de la bola de hilo que sostenía.

Ahora, lo único que le quedaba era esperar a que pasara la reina y apuñalarla con este cuchillo.

El lugar donde se escondía Leticia era un lado del pasillo donde una parte era un pequeño hueco. Con la cortina cubriéndola, Leticia esperó a que la reina pasara. Poco después, escuchó pasos que se acercaban, y vio que la reina y algunas doncellas caminaban juntas por el pasillo riendo un poco.

Al verla, Leticia se llenó de rabia una vez más. Ella no estaba vestida a la moda. Llevaba ropa aburrida que parecía de uso diario, y su cabello simplemente estaba suelto sin ningún accesorio. Aun así, destacaba entre las numerosas sirvientas que la rodeaban. Cualquiera podría darse cuenta de quién era la reina entre este grupo de mujeres. Era como si estuviera exudando un aura elegante a su alrededor, como si fuera parte de la familia real que nació y se crió aquí todo el tiempo.

Eso hizo que Leticia se enfadara hasta la locura. A pesar de que estaba tan rota y sucia, esa mujer todavía estaba en un estado noble y hermoso.

Agarró con fuerza el cuchillo que tenía en la mano. En cualquier caso, todo iba según lo planeado. Había entrado al palacio según el plan, y al igual que la información que recibió de antemano, la reina estaba caminando por este pasillo para llegar a la sala de recepción.

Esperó dentro del hueco profundo de la pared, y una vez que comenzaron a caminar junto a ella, abrió la cortina. Justo cuando estaba a punto de lanzarse hacia la reina, alguien vino detrás de ella y la agarró.

| Índice |

One thought on “No quiero ser amada – Capítulo 217: Plan en marcha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *