No quiero ser amada – Capítulo 23: Pluma dorada

Traducido por Maru

Editado por Sharon


En ese momento, Rihannan refutó las palabras de Hertia por dentro, pero no expresó sus pensamientos en voz alta y bebió el té en silencio. Sin embargo, Hertia se rio un poco, leyendo las líneas en la cara de su ahijada.

—Rihannan, no me crees. Mira, me puse mi armadura de batalla poco después del nacimiento de mi hijo y corrí directamente por el campo de batalla para mantener la corona que me pertenecía legítimamente. ¿Y qué hay de tu madre? ¿No era una mujer que, aunque siempre amable, mantuvo a su amado hombre a su lado por todos los medios? Mantén mis palabras en mente. Igor es igual. No se dará por vencido tan fácilmente.la reina… estaba equivocada. Era sabia y omnisciente más allá de sus años, pero no sabía nada sobre su hijo.

Sus palabras solo le dieron a Rihannan falsas expectativas de un feliz para siempre

Igor Cesca era un hombre cruel. Sabiendo que no podía ver a su futuro heredero con ella, la abandonó, la usó como chivo expiatorio para eliminar su poder y la despojó de su estado hasta que no tuvo nada.

Y así, mientras el marinero creía en Ataraxia, la pequeña niña no. Ella había muerto, su creencia en el mundo pereció más allá de la salvación, ya que todo lo que vio no era más que oscuridad.

—Mary.

Mary volvió la cabeza ante la llamada.

Rihannan observó el mar girando. Igor, era como el mar. Ella cayó por la forma en que su superficie brillaba, pero no pudo ver lo desconocido que descansaba en sus profundidades.

—¿Sí, señorita?

—Hace un poco de frío. ¿Podrías dirigirte a la cabaña y coger mi chal? —pidió, cruzando sus brazos.

—¡Sí! Un momento, por favor.

Mary se apresuró directamente al camarote para recoger el chal.

Un momento después, Rihannan sacó un objeto que mantenía cerca de ella.

Era una pluma dorada.

Desde el momento en que recibió el objeto, y hasta su muerte, la mantuvo como un tesoro. Era una tontería por su parte mantenerla ahora.

Rihannan cerró los ojos, respiró hondo y arrojó la pluma al profundo mar azul. Esta flotó sobre las olas, pero pronto se hundió y desapareció sin dejar rastro.

No mucho después, Mary regresó y le trajo a Rihannan su chal de lana.

—En realidad, Mary, ahora que lo pienso, creo que es mejor que volvamos adentro. Me siento un poco fría y creo que me estoy resfriando. Lo siento por el problema…

Rihannan esbozó una sonrisa débil.

—Oh, señorita, está bien. Si se resfría, sería un gran problema para las dos.

Mary se dirigió hacia la popa del barco con Rihannan y pronto llegó frente al camarote. Los pasos de Mary eran grandes e iban por delante de Rihannan. Se quedó a un lado esperando a la joven, pero en el momento en que Rihannan abrió la puerta, hubo una conmoción en el puerto.

Dos personas montadas sobre un caballo se detuvieron en los muelles. Gritaron en voz alta, pero sus voces no pudieron alcanzar el barco que había salido del mar minutos antes. Un muchacho joven que montaba el caballo saltó, pero como estaba demasiado apurado, casi hizo tropezar al caballo.

Poco después, el niño clamó y discutió con los marineros. Solo con un gesto, uno adivinaría que era una orden de dar la vuelta al barco. Molestos, la gente de mar rodeó al niño amenazadoramente para detener su protesta ruidosa y violenta. Un hombre mucho mayor que seguía al niño saltó de su caballo y sacó un cuchillo de su cintura.

Mary se quedó sin aliento ante la vista, sus ojos agudos.

Cuando Rihannan escuchó el clamor levemente, se detuvo en seco y miró a Mary.

—Mary, ¿qué pasa?

—Oh, no es mucho, señorita. Hay un montón de tipos en el puerto que se comportan como matones. No es nada de lo que debamos preocuparnos—. Empujó a Rihannan hacia el camarote, no queriendo que fuera testigo de la vista—. Si quisieran subir al barco, deberían haber llegado antes, de lo contrario llegarían tarde. ¿Qué hay de malo con ellos? De todos modos, hay muchas personas en este mundo que no tienen sentido común, señorita.

—¿Eso realmente sucedió? —Rihannan miró a Mary y sonrió.

Las dos damas entraron en la cabina y cerraron la puerta con fuerza. En el medio de la puerta había una imagen impresa de Ataraxia volando hacia el cielo.

Mientras tanto, en el puerto, el niño miró el barco distante con un semblante en blanco. Detrás suyo, un hombre enfrentaba a los marineros frenéticos solo con su espada de confianza.

Los marineros se pusieron furiosos por las demandas excesivas del niño y las amenazas posteriores del hombre hasta el punto de que también sacaron sus armas. A medida que los marineros estrechaban la brecha gradualmente, el hombre con su espada le susurró apresuradamente al niño detrás de él.

—Su Ma… Señor Igor, ¡haga algo al respecto, o ambos moriremos!

Pero los ojos del niño estaban pegados al mar, sin interés en nada más que el barco que partía de Arundell. Finalmente, abrió la boca.

—Ve y discúlpate. Dales tu bolso —dijo el joven, con los ojos sin moverse. Esto no habría sucedido si se hubieran ido minutos antes.

—Pero…

—Entonces ve y ocúpate de todos por ti mismo.


Maru
¿Pero qué hace este aquí? ¿Qué buscas? ¿Qué quieres? Yo no te comprendo, pero me alegro de que se te haya escapado de las manos. JA.

| Índice |

10 thoughts on “No quiero ser amada – Capítulo 23: Pluma dorada

  1. Aury says:

    Pues digamos que ella lo rechazo en la cama la noche de bodas o sea pues eso fue traición 🤭🤭🤭 en el cora, orgullo herido y todo, no se me suena a gato encerrado🤔 bueno pues gracias por la traducción!!!

    • Azuara88 says:

      Joder realmente quiero que igor se arrastre de dolor y arrepentimiento, y mas le vale a Rihanna no se enamore de el de nuevo si no me voy a enojar mucho. Por eso ya no segui emperatriz abandonada cuando vi que ya iba la morra a caer en el vato tóxico.
      Gracias por traducir y hacer su magia❤

      • Evie says:

        totalmente de acuerdo, yo también deje de seguir a la emperatriz abandonada, simplemente no hay excusa para volver con aquel que te hizo daño. : \

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *