¡No quiero ser princesa! – Capítulo 14: Sus planes


Aunque murmuré, parece que era lo suficientemente audible como para ser escuchado.

Temiendo que ella pudiera hacer otra pregunta, continué mis movimientos con el dedo que estaba en su entrada.

Ella no tiene que saberlo.

Por supuesto, su cuerpo obedientemente comenzó a reaccionar.

…Ah, tengo que preguntar.

―…Oye, tu ‘primera vez’, ¿realmente me la das?

Moviendo mis dedos un poco más rápido, pude escuchar los sonidos indecentes mientras le susurraba al oído.

Por supuesto, no tengo planes de detenerme en absoluto. Sin embargo, es algo que necesito preguntar.

Frotando ese pequeño sitio escondido, despojando su sentido del razonamiento.

Quiero que ella entienda personalmente.

― Si no es molesto para usted-Aah!!

Sus ojos comenzaron a derramar lágrimas mientras le daba más placer.

― Está bien. De acuerdo, te acariciaré más… Problemático dices, no entiendo por qué debería serlo. Estoy totalmente feliz. De hecho, me siento honrado… pero para una mujer noble como tú, ¿no suelen tener un amante o prometido?

Quería oír si tenía un amante o tal vez un prometido, porque siendo virgen, es casi imposible que esté casada. Sin embargo, también sería extraño que no tuviera novio.

Por supuesto, ella reaccionó a la palabra [prometido].

…Usted tiene uno.

Suprimí la necesidad de hacer clic con mi lengua.

Sin dejar de frotarla, continué interrogándola.

― Fuun. Tienes prometido. Bueno, es natural tener uno a nuestra edad. Pero, para invitarme a hacer esto… Supongo que las cosas no van bien con tu prometido?

― … ¡¡No es de tu incumbencia!!

Aunque se está perdiendo al placer, seguramente con la mirada que me está dando, entiendo que es algo que ella se vio obligada a hacer.

De repente, mis labios se arquearon en una sonrisa.

….Ya veo, si ese es el caso, puedo tenerte libremente cierto?

Sin embargo, incluso si tienes un amante, no te dejaré ir.

En resumen, el primero en hacer un enlace oficial con ella es el ganador.

Con ese punto, tengo un método especial para hacer eso. Un método ineludible que siempre nos unirá a ella y a mi.

Decidí usar ese método, sin dudarlo.

Ella es la única que quiero. Permanecerá de esa manera para siempre. Por eso, para ella lo usaré.

Simplemente pensé en ello como si fuera natural.

No sé si hay alguien más. Si ella huye, entonces ese es el final.

No importa qué, incluso si ella lo odia la ataré a mí, dejando una prueba. Una especie de prueba de la que nunca escapará.

Luego del esfuerzo de hacerlo, le preguntaré a ella después sin prisa.

No hay segundas oportunidades.

― Ya veo. Entonces no hay razón para contenerme. Gracias por permitirme tener su ‘primera vez’.

Ahora que todo se arregló, me siento muy cómodo. Lo único que queda es disfrutarla plenamente.

Al aumentar mis dedos dentro de ella de 2 a 3, ella gritó alegremente.

Se escucha el sonido de mis dedos moviéndose dentro de ella.

― Asombroso. ¿Sabías que tengo 3 dedos? También te estás mojando demasiado, ¿sabes? ¿Te sientes bien?

― ¡¡Nn!!… Bueno. Tan bueno!!

Al oír sus gemidos, me di cuenta de que hasta ahora yo nunca he estado tan duro y excitado.

Rápido, quiero estar dentro de ella pronto. Aunque por otro lado, quiero verla perder aún más el control.

Se me ocurrió una buena idea.

Aah, sólo pensar en ello me hace sentir más excitado.

Después de pensarlo, con pesar quité mis dedos.

Sus ojos se llenaron de descontento, suplicando que volviera a enterrar mis dedos en ella de inmediato.

― …¿Por qué lo sacaste?

― Uwa. Qué adorable… No te preocupes. Te haré sentir mejor que esto.

Ella era demasiado adorable por la forma en que arrastró su habla como si estuviera embriagada de placer.

Mientras la distraía con un beso, le quité completamente la ropa.

Aunque no parecía que se iba a resistir, me miró con timidez.

Me reí de sus acciones.

― Déjeme escuchar más de su dulce voz, ¿de acuerdo?

― ¿Eh?

Abrí sus piernas. Luego por la parte de atrás de sus rodillas, las levanté hacia arriba.

Puedo ver su entrada completamente. Estaba poniéndose rojo como si pidiera ser tocado, temblando.

― Asombroso. La otra boca se contrae y se cierra. ‘Quiero tu cosa dentro de mí’, dice.

No, aún no.

Para ser honesto, realmente quiero ponerlo. Pero necesito que pierdas el control aún más.

Y así, lamí su caliente entrada apretada.

Esta es mi primera vez haciendo este tipo de cosas.

En primer lugar, no me importa lamer el lugar secreto de una mujer, es sólo que creo que cualquier otra mujer podría gritar que es contra las reglas lamerla.

Pero no hay nada de qué preocuparse si es ella, más bien creo que es positivo para mí hacer esto de esta manera.

― Hi-yaaahhh!!

Me preguntaba cómo reaccionaría. Estaba un poco preocupado, pero parece que no necesitaba estarlo.

Su voz se alzaba, gritando de placer. Lejos de odiarlo, responde como si me pidiera que lo hiciera más, levanté un poco más sus piernas, lamiéndole a fondo. Sus jugos tienen un sabor dulce, es adictivo.

Su voz obviamente se hizo más alta cuando empecé a lamerla. Esa reacción es insoportablemente linda.

― …¿Está bien?

― Bueno! Se siente tan bien!!

Levantando mi cara de su entrada, mirando a sus ojos llorosos para la confirmación, con eso estoy seguro de que no me está rechazando. En cambio, parece que quería más.

Estreché los ojos, perturbado. Para pensar que le gustaría esto.

― Para que una mujer me responda así. Se siente como un sueño.

― ¿Qué quieres decir?

Escuchando su pregunta, esta vez no responderé. No le enseñaré nada. Quiero que permanezca como está.

Yo mordisqueé su capullo oculto, y ella al instante se vino.

― Aaahhh!!

Y así, continué dándole placer una y otra vez.

Cada vez que ella reacciona al placer, se pone aún más intoxicada.

Después de varias veces de repetirlo, pronto es incapaz de soportarlo y me dice llorosa.

― Suficiente… Ya basta… Por favor, ponlo dentro de mí…..

La lujuria que exuda con su voz suplicándome que meta mi cosa, mi boca se congeló.

Seguramente la oí pero quiero asegurarme de que no estoy imaginandome esto.

De ninguna manera está ella, diciéndome que…

― Uwah. Para estar pidiendo… suerte. Ya no quiero separarme de ti.

Murmuré mi declaración.

Nunca la dejaré ir. He decidido.

Todavía no se ha sobrepasado con las réplicas, le dije con broma.

― ¿Me quieres?

Puse mi mano junto a su cara, pregunté con mi voz espesa y febril.

Oye, ¿podrías decirme otra vez? ¿Qué quieres de mi?

El silencio nos envolvió, cuando su pequeña voz me dijo su deseo,

― Lo quiero. Quiero tu cosa caliente dentro de mi…

― Buena chica…De acuerdo, te daré mucho.

Nunca pensé que este tipo de conversación pudiera encenderme.

Le acaricié la cabeza, mientras la besaba preparaba el hechizo mágico dentro de mi mente. En el camino me quité la ropa y abrí sus piernas más anchas.

Más de esto y podría simplemente venirme mientras alineo mi cosa contra la suya y lo empujo ligeramente.

Como se esperaba de su entrada, mi derrame transparente de pre-semen, se estaba mezclando con su miel caliente y desbordante que facilitaba su deslizamiento. Lentamente empecé a empujar.

Ah, ella repentinamente se resistió.

― …Nn!!

Podía instintivamente adivinar lo que quería decir, tal vez pensando que no tenía anticonceptivos.

No permitiré que lo diga, le di un profundo beso para bloquear las palabras.

Como ven, hasta ahora no he descuidado el control de la natalidad. De hecho, por lo general nunca lo suelto dentro de una mujer.

Por lo que sé, la píldora tiene un efecto anticonceptivo del 100%. Sin embargo, todavía hay una resistencia al pensar que es una delgada membrana.

Sobra decir que traje esas pastillas mágicas conmigo.

Pero para ella, no tenía intención de usarla en primer lugar.

―――― Es porque tenía la intención de ponerlo directamente dentro de ella.

Amarla hasta que quede embarazada creo que sería lo mejor después de todo.

Al tener a mi hijo, ella no puede escapar a ninguna parte. Pero eso no es suficiente.

Quiero que esté completamente atada a mí.

Al ver que la preparación del hechizo se hace, moví mi cintura hacia adelante.

No he entrado en ella mucho, pero todavía mi mitad inferior se detuvo ante el placer que sentía. El sentimiento crudo de la primera vez es tan extraordinario, tanto que casi me vine.

No hay nada que me separe de ella. A decir la verdad, se siente celestial.

Ella se escapa de mi beso, y me fulminó con queja.

― ¡¡Anticoncepción!!

― Está bien.

― ¡¡QUE ES!!

― Asumiré la responsabilidad.

Le respondí con indiferencia.

Parece que ella no me entiende.

…Por ahora, está bien si no entiendes.

Te lo diré algún tiempo después.

Empujando mi cintura más adentro, sentí su barrera. Me miró con ansiedad.

― Creo que va a doler, pero por favor, soportalo un poco.

Y así, con el hechizo mágico, atravesé su barrera. Con la fuerza que puse, penetre con éxito dentro de ella.

Incapaz de soportar el dolor, gritó agudamente.

― Aaaaaahhh!!!

Por primera vez, con su grito de dolor y la sensación de sus entrañas, sentí que mi pene se hinchaba tanto que era doloroso.

| Índice |

2 thoughts on “¡No quiero ser princesa! – Capítulo 14: Sus planes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *