¡No quiero ser princesa! – Capítulo 21: Su Búsqueda

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Estaba preparado para su rechazo, sabía que no quería casarse conmigo, tampoco había una razón para que ella me gustara desde el principio, pero ahora que llegamos hasta aquí. Me sentiría aliviado si me diera su respuesta, pero ella, claramente, se negó y solo repetía que no desea casarse conmigo.

Escuchar eso, me hizo sentir un poco triste, sin embargo, no importa que, no me rendiré, aun después de su rechazo.

―Antes pensaba igual, no me agradaba el casarme contigo, pero eso fue antes de conocerte, desde ese momento, soy incapaz de pensar en nadie más, por lo tanto, solo ríndete y sé mi consorte.

Incluso cuando le hable de mis sentimientos, ella es demasiado terca como para asentir con la cabeza.

Al final, supongo que tendré que confesarle a su padre, lo que pasó…quería evitar esa situación, esa era una de las razones por las que vine.

―Debido a lo que paso, ¿quieres que el compromiso se disuelva? Eso es imposible, como puedes imaginar, después de todo lo que hiciste y planeaste, tu pareja resultó ser tu prometido, de acuerdo al plan, asumiré la responsabilidad de haber tomado tu virginidad y cuidarte, si vas a continuar actuando de esa manera, hablaré directamente con el Primer Ministro, acerca de lo que pasó.

― ¿Eh?

Sobre lo que dije antes, no es que no lo hubiera pensado bien. Acariciando firmemente su estómago, con mi voz llena de sensualidad, di el golpe fatal.

―Además, anoche derramé un montón de mi semilla dentro de ti. En este momento, tal vez podría haber una nueva vida comenzando aquí. ¿No es así? ¿No es esa otra razón por la que debería asumir la responsabilidad?

Además, todavía tengo que dejar en claro la existencia de “la Flor del Rey”.

Por el momento, con esto estará bien, para que, simplemente, se dé por vencida

Sin embargo, ella superó, un poco, mis expectativas.

Mientras me alejaba, una sonrisa hermosa apareció en su rostro.

―Eso fue muy malo de tu parte. Dado que, sin duda, pensé en que ese tipo de situación ocurriría, antes de que sucediera tome anticonceptivos, por lo que, un bebé es una preocupación completamente innecesaria.

Incluso habiendo hecho ‘eso’ conmigo, no puedo entender lo que significa esa palabra, antico…

― ¿Acabas de decir…anticoncepción?

Atónito, le pregunté, y ella lo confirmó fácilmente, con una sensación de incredulidad, la miré fijamente.

―Cuando dijiste anticonceptivos, ¿te refieres a la Medicina secreta de Delris?

― ¿Hay alguna otra medicina que impida la concepción en este país? Según recuerdo, solo hay un tipo de anticonceptivo femenino, ¿verdad?

Eso es verdad.

Sin embargo, esa medicina secreta debería ser casi imposible de obtener. Principalmente, porque utilicé todos mis medios para obtenerla y aun así no pude encontrar a esa bruja.

Esto no puede ser cierto…

― ¡¿Cómo lograste obtenerla?!

― ¿Eh?…yo solo…de forma normal…seguí el camino.

― ¡¿Incluso entiendes lo difícil que es eso?! Las personas ni siquiera pueden encontrar a la bruja que vende la medicina. ¡¿Y dijiste que tú conseguiste una?!

―Bueno, ciertamente fue caro…

Cuando me acerqué a ella, tartamudeó sorprendida, mientras me dice cómo obtuvo la medicina.

Pero, eso es imposible. “Seguí el camino”… ¿Qué quiere decir con eso? porque no había forma de alcanzar a esa bruja.

Al final, al escuchar el precio por el que compró la medicina, solo pude quedar, completamente sorprendido.

― ¡¿Te la vendió por tan poco?!

―Oh no digas eso, pienso que es un buen precio.

Ante su honesta respuesta no pude evitar, quedarme sin palabras. Probablemente, la bruja estaba muy complacida con ella. No he oído que ese medicamento se venda a ese precio excepcional

No importa cuánto busqué a la bruja, no pude hallarla, no tengo palabras para ella, quien logró elaborar un plan muy astuto.

Es realmente inaudito.

Mientras la miraba sorprendido, finalmente las cosas se volvieron mucho más agradables.

Ella es la mejor.

―Hahaha, ¡¡¡Jajajaja!! ―un sentimiento de alegría me inundó, el cual solo pude compartir a través de la risa.

― ¿Yo…Su Alteza?

Lidi se puso nerviosa. Eso es normal, ya que ella estaba hablando normalmente y entonces, de repente empecé a reír.

Para no dejarla huir, la sostuve fuertemente en mis brazos. Era la primera vez, que tenía lágrimas por reir tanto.

―Me tienes totalmente, Lidi. Nunca me hubiera imaginado que hubieras logrado poner tus manos en la Medicina secreta de Delris. Realmente, estoy sorprendido de que supieras sobre eso, cuando aún eres tan ignorante en la etiqueta entre hombres y mujeres, más sin embargo, investigaste todo acerca de esto, ¿verdad?

―Sí, ¿que no es algo importante?

Su astucia genera que no pueda dejar de amarla. Quiero acariciar su cabeza y su pelo.

Sheez, tan dispuesta a hacer lo que sea para evitar el matrimonio y para colmo, todo va según lo planeado.

Así es, encontrar ese lugar tan fácilmente, mientras que yo no lo pude encontrar, además la bruja está tan complacida con ella, que le vende el medicamento a un precio ridículo

Tu audacia, me emociona Lidi.

Si uno lo medita, todo está conectado…

―Fufufu. Ah, como se esperaba eres una buena mujer. ¡Hey vamos, cásate conmigo!

Pero al final, su respuesta sigue siendo la misma, ella no me quiere.

― ¿No entiende que si planee todo eso es porque no quiero hacerlo?

―No quieres convertirte en una novia de la realeza, claro que lo entiendo, pero tan solo dime, ¿cuál es el problema con serlo?

Quiero saber la razón por la que es tan inflexible. Superaré y aplastaré cualquier justificación que le impida convertirte en mi princesa.

La miré con todas mis fuerzas, mientras Lidi, simplemente, se resignaba con un suspiro, obedientemente, me dijo su razón.

―Poligamia, a menos que sea un matrimonio monógamo, sino es así, no quiero hacerlo.

Por un momento, me quedé en blanco.

Cuando me di cuenta del significado de lo que ella había dicho, grité de alegría.

Si esa es la única razón, entonces no hay problema. Desde el principio, con excepción de ella, no necesito a nadie más.

Incluso si es un deseo que no puedes decir, si lo deseas, puedo entregártelo tanto como quieras.

Rebosante de felicidad, la sostuve en mis brazos y le planté un profundo beso. Entrelazando mi lengua, agresivamente, con la suya, aunque ella intentó protestar, realmente no pudo evitarlo.

Después de complacerla completamente, sonreí mientras le decía

―Por supuesto, eso no me importa, si eso significa que serás mía. Al menos, si asientes con la cabeza a nuestro matrimonio, abandonaré, felizmente, el privilegio a la poligamia.

Al decirlo así, ella, obviamente, se enojó.

A partir de este momento. Pregunté si había otros problemas, pero solo fueron trivialidades.

Bueno, ahora no hay ningún problema, ¿verdad?

Con una gran sonrisa, me acerqué a Lidi. Conduciéndola, lentamente, cerca de la pared, se estremeció un poco. Su comportamiento es similar al de un animal pequeño, hace que mi corazón tiemble de emoción.

Cuando perdió un lugar donde esconderse, una vez más, la sostuve suavemente cerca de mí. Al momento en que ya no pudo huir, Lidi luchó para alejarme. Recibí sus pequeñas palabras de resistencia.

―No amo a su Alteza.

―Por ahora, pero en poco tiempo, definitivamente, te haré decir “Te amo”.

Con lo que he declarado, el rostro de Lidi se contrajo, al punto de que las lágrimas se juntaron en en sus ojos.

Con ese tipo de cara provocativa, como quiere que lo resista, enterré la cara en el fondo de su cuello y succioné con fuerza. Al ver que su rostro se tornaba color carmesí, una sonrisa se extendió en mi cara.

―Debo demostrar a todos a tu alrededor que me perteneces, ¿de acuerdo?

Además, cuando lo dije, se encogió de miedo.

―Te amo, Lidi. Definitivamente, no te dejaré ir, así que prepárate para esto, ¿de acuerdo?

―De ninguna manera. No quiero casarme.

― ¿A pesar de que ya estamos comprometidos? Eres demasiado terca, ¿verdad?

Una sonrisa se deslizó ante la frenética negación de mis palabras por parte de Lidi.

Pero no pude evitar divertirme, mientras la veía continuar con su inútil oposición. Mi lado travieso se despertó, cuando la toqué, ella fue de nuevo contra mí. Al final, ella volvió a insistir en no querer ser mi princesa.

¡Oh! ¿Dices que no quieres ser mi princesa?

Aunque ya eres mía por la eternidad, solo que aún no lo has notado.

Cuando sentí, mi poder mágico a través de ella, mis ojos se estrecharon debido a la sensación de logro.

Por fin, la Flor del Rey floreció.

Fue en un lugar donde Lidi no podía verlo abiertamente, con la comisura de mi boca levantada, continué sonriendo.

Ahora, todo está listo.

Más tarde, sólo le diré que ya es mía.


Ayanami
XD Lidi sólo pospone lo inevitable, ni modo, me pregunto qué exactamente habrá hecho Freed…

| Índice |

12 thoughts on “¡No quiero ser princesa! – Capítulo 21: Su Búsqueda

  1. Vane says:

    Esa mujer esta chiflada! Yo me como a ese hombre! XD jajajaja y si lo que quiere es variedad, me compro el Kama-sutra y me lo estudio!

    P.D.: Si, se que estoy algo enfermita! XD Muchas gracias por el cap.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *