¡No quiero ser princesa! – Capítulo 3: Su reunión


—Fufufufu…  —deje escapar una risilla.

Todo irá bien.

Ha pasado un mes desde que he desarrollado esTe plan. Ahora es el momento de entrar en acción.

♦ ♦ ♦

Inmediatamente me puse en contacto con la hija del conde, mi amiga Marianne.

Marianne, que es de la misma edad que yo, tiene una personalidad bastante curiosa y le encanta disfrutar de   las cosas divertidas.

Si le dijera que quería conocer a ese hombre del que tanto hablan del baile de Máscaras seguramente cooperará.

Entre en contacto con ella inmediatamente y pregunté por su estado, manteniendo en secreto la parte de perder mi virginidad, le dije que quería asistir al baile y echar un vistazo al rumoreado hombre, para lo que pedía su cooperación.

Al oír eso, los ojos de Marianne brillaron mientras inclinaba su cuerpo hacia adelante.

—Oh mi Dios, ¿Lidiana-sama finalmente se ha interesado por los hombres?

—S-sí. Desde que finalmente me he comprometido, no creo que pueda aparecer en ese tipo de lugares. Es por eso que para esta última oportunidad, me gustaría echar un vistazo de esa rumoreada persona…

Habló como si nunca hubiera tenido interés en los hombres hasta ahora.

No era que nunca tuviera interés, sino que mi padre no dejaba que nadie se acercara a mi.

Pero no había necesidad de explicar eso.

Hacia mis palabras, Marianne asintió enérgicamente.

—Le han prometido al príncipe heredero después de todo, oh querida, por encima de todo, debería haber ofrecido mis felicitaciones primero… Verdaderamente, felicidades. Felicitaciones desde el fondo de mi corazón. Todos hemos pensado siempre que no podría haber nadie más que Lidiana-sama para tomar la posición de princesa consorte. El anuncio sobre tu compromiso no había llegado, así que estábamos preocupados, ¿sabes? Aunque es un asunto privado, que finalmente se haya decidido es un asunto de verdadera alegría.

—E-es así. Gracias.

No quiero ese tipo de pesadas expectativas. Ahora realmente no puedo revelar mi verdadero objetivo para asistir a este tipo de fiesta.

A este ritmo, si mi objetivo se revelaba, como era de esperar, incluso Marianne plantearía una objeción.

—Entonces sobre la fiesta, ¿Puedes cooperar conmigo?

En la casualidad de que el príncipe estuviera allí, estaba preocupado por lo que debía hacer, pero parecía ser una preocupación innecesaria.

— ¡Por supuesto! Entiendo los sentimientos de Lidiana-sama de querer aliviar un poco de estrés antes de casarse con el príncipe heredero. Después de casarse, no será capaz de hacer este tipo de cosas más. Además, si se trata del baile de máscaras, no habrá ningún sondeo innecesario, y todos los miembros que asisten serán de rango superior para que puedas estar segura. Aunque no asistes a muchas fiestas nocturnas, debe tener un ambiente agradable para Lidiana-sama.

Ante la charla de un solo lado de Marianne, le di un pequeño gesto de asentimiento.

Marianne habló alegremente sobre el vestido que se usaría el día de la ocasión. Una vez que empezó, no hubo manera de detenerla. Talla de princesa o línea esbelta y lo que sea. Incluso parloteando sobre los colores de tendencia recientes.

Honestamente no me importaba el vestido, pero para hacer que se enamorara a primera vista sin ver mi cara, probablemente necesitaba poner al menos ese esfuerzo. Pensando eso, seguí la discusión de Marianne y me concentré en el plan para el día señalado.

♦ ♦ ♦

Era el día en que el plan se pondría en acción. Diciendo que me quedaría en la mansión de Marianne, dejé mi propiedad. Nadie de mi familia dudaba de mí. Casualmente pasé a través de la discusión, por que mi visita es algo natural.

Marianne tiene una habitación separada de la mansión. Es un lugar donde los ojos curiosos de los demás no alcanzan a ver y es conveniente para las circunstancias de irnos a escondidas, así que decidimos usar ese lugar en este momento.

—¿Entendido, Lidiana-sama? Por favor asegúrese de regresar antes de que caiga la noche.

Antes de partir, Marianne lo repitió innumerables veces con una expresión agria.

La que iría a la fiesta sería solo yo.

Ella se quedaría atrás en caso de que algo pasara, en otras palabras, observar la casa.

—Por supuesto. Sólo voy a observar. Cuando la fiesta termine, volveré de inmediato.

Lo haré una vez y regresaré. No debería tomar mucho tiempo.

Subí al carruaje que Marianne había preparado y me embarqué hacia la sala de reuniones con un espíritu triunfante.

♦ ♦ ♦

Entrando con seguridad, mis ojos se zambulleron en un mar de varios colores y máscaras a juego. No hubo invitación escrita para este baile de máscaras.

Si tuviera que decirlo, entonces la máscara sería la invitación.

Esta noche, las máscaras distribuidas a los participantes por adelantado tenían un motivo de mariposa. Tenían una estructura frágil, pero también se hicieron con tan mal gusto, cuando la recibí quería tirarla inmediatamente.

La máscara que me dieron era de plata. Dentro del salón de reuniones, con máscaras de muchos colores diferentes, hombres y mujeres de diferentes edades eran ruidosos.

Miré brevemente a mi alrededor.

Aquel joven no parecía haber venido todavía. Se decía que su aura era diferente de los demás, por lo que debería ser identificable de inmediato. Hasta entonces, vamos a esperar en alguna parte por una oportunidad.

Pensando eso, de repente empecé a preocuparme acerca de qué hacer si no aparecía esta noche.

En ese caso, entonces debería elegir a un hombre diferente. Si esa posibilidad ocurría entonces me siento reacia a hacerlo. Con alguien que no sea el hombre que tenía en mi mira…Como era de esperar, independientemente de la determinación el obstáculo sería demasiado alto.

El tiempo que me quedaba era escaso. Pero si no venía, entonces consideraría reelaborar mi plan.

Por ahora, no pensaré en esas cosas y orare para que no salga de esa manera. Mi objetivo era solamente ese hombre, así que por supuesto no tenía intención de bailar.

No entiendo lo que podría ser tan divertido acerca de bailar con una persona cuyo nombre y rostros son desconocidos.

Bueno, pude identificarlos después de observar algunas características razonablemente distintivas, pero aún así, si no fuera por mi situación actual, definitivamente nunca habría tomado parte en este evento de risa.

Pero siguiendo el ritmo de la atmósfera de la fiesta, emite perfectamente una sensación de alegría.

Incapaz de aguantar parada si hacer nada, sin una opción me moví al espacio donde había alimentos.

♦ ♦ ♦

—Oh, esto es bastante bueno.

Antes los alimentos delicadamente preparados, no pude evitar sonreír.

Ya que era una fiesta, la comida está naturalmente establecida en un estilo de buffet. Había muchas cosas que me llamaron la atención y que traté de poner en mi boca, y, por lo que, mi estado de ánimo mejoró por el sabor inesperadamente superior.

Echando un vistazo en la mesa de atrás, habían colocados dulces, con tan solo un vistazo se podría imaginar su sabor.

Inmediatamente, como si estuvieran tirando de mí, me dirigí hacia esa mesa.
Al instante me quedé aturdido ante los hermosos chocolates y tartas.

Al final, me olvidé de mi propósito original y comí en abundancia.

¿Cuánto tiempo ha pasado? Después de comer todas las cosas que quería con satisfacción, finalmente me calmé y regresé a mi verdadero yo.

Esto es malo.

Me olvidé por completo de mi objetivo.

Había transcurrido un tiempo considerable desde que comenzó el baile. ¿Vino esa persona?

O tal vez, ¿ya se había escapado con algún objetivo?

Me rompí a sudar frío. Mierda. He fallado desde el principio.

No debería haber ido a la esquina de dulces.

Desde mi vida pasada, siempre he tenido una debilidad por las cosas dulces y deliciosas.

Los dulces de este mundo son bastante buenos y no había manera de que dejaría pasar esta clase d e oportunidad de todo-lo-que-pueda-comer.

Pero como perdí de vista mi importante objetivo, no tenía sentido estar aquí.

Me pregunto si todavía lo haré a tiempo si empiezo a buscarlo ahora.

Con mucha prisa empecé a dirigirme hacia el salón de baile, pero desde atrás una voz tranquila, me detuvo.

—Milady.

Al ser llamada, pare las piernas y me di la vuelta.

En un momento tan importante, me pregunto quién se atrevió a molestarme, pero en el momento en que me volví, fui invadida con una intensa mirada, tan profunda como los océanos, y todos mis pensamientos se desvanecieron.

Una belleza estaba de pie allí, frente a mi. Es una comparación barata, pero no había otra manera de expresarla.

Aunque estaba cubierto por una máscara, es fácil decir que su rostro debía ser muy hermoso. Su perfecto cabello ondulado de color negro. Su estatura, como para obligarme a levantar la mirada, y sus proporciones tan perfectas solo delatan su físico bien entrenado. De repente me encontré fascinada por su actitud refinada.

Comprensible en un vistazo.Con un solo vistazo, me di cuenta que el hombre que me llamaba estaba envuelto en una atmósfera sensual diferente a cualquier otro, parado en este lugar.

Como si intentara mirar en mi interior, sus mirada me penetro. Dejó de importarme no conocer su cara.

Tan pronto como ese adonis aparición, estamos en una situación donde él robó completamente y fijó las miradas de nuestro entorno.

Incluso yo, me olvidé de mi objetivo por un momento y me quedé en blanco por el asombro, simplemente encantada.

—oh, así que eres tu…

Me recupere del ensoñamiento, en que había estado. No había error. El hombre de quien Marianne había hablado era definitivamente el que se encuentra frente a mi arrebatando miradas.

Era tal como lo había oído. Ciertamente, lo comprendí con un solo vistazo.

Pensé que tendría que buscarlo y llamarlo, pero para que sea él, el que me llamara, podría significar que soy una personas con suerte.

Ahora, debo reclamarlo con éxito. No se permite el fracaso. No tengo más remedio que proceder con cautela.

—¿Tienes asuntos conmigo, Milord?

Mientras inclinaba mi cuello, produje una voz escéptica.

Aunque en las profundidades de mi corazón, estaba gritando de felicidad “¡Bien! ¡Ha llegado!”, no me olvido de la etiqueta de una joven de la casa de un Duque que había taladrada en mi ser.

con el objetivo de dejar la mejor impresión posible, me conduje de una manera elegante y le devolví sus palabras.

Sin conocer mis pensamientos internos, el hombre que me llamó expresó una amable sonrisa y se inclinó cortésmente.

La máscara de oro que llevaba reflejaba la luz de la lámpara y brillaba como el sol mismo.

—Si, contigo. Buenas noches, milady. Creo que esta es la primera vez que le veo, pero ¿has asistido aquí antes?

—Buena noches, Milord. Es un placer conocerle. Como ha dicho, esta es mi primera noche en un baile de máscaras. No estoy familiarizada con la etiqueta de la fiesta, así que escapé por aquí. Pero para descubrir que es mi primera vez aquí, usted debe saber mucho. ¿He hecho algo maleducado?

Aunque emitía una voz inquieta, no me preocupaba de haber dicho alguna estupidez.

Yo no he sido la hija de un duque durante 18 años sólo para mostrar.

Sin embargo, como se esperaba del rumorado mujeriego.

A pesar de que no conocía mi cara, fue capaz de asegurar que está es mi primera vez en esta clase de fiestas.

Si decía que era capaz de diferenciarme por mi figura, no importaba cuan bello fuera, me retirare. Después de pensar eso, el hombre sacudió ampliamente la cabeza de una manera grandiosa.

—Maleducado, nada de eso. Sus modales son perfectos. No es eso, pero es la primera vez que conozco a alguien de tanta belleza

Tomando mi mano, depositó un casto beso, el simple contacto de sus labios en mi piel desnuda, envió escalofríos de expectación alrededor de espalda. Aun sabiendo que se trata de un acto de cortesía no he podido evitar estremecerme. El atractivo sexual de este hombre es sorprendente.

— ¿Eres una especie de experto? Estoy usando una máscara, no debería ser capaz de decir si soy hermosa o fea.

—Aún así. Su exuberante elegancia y su comportamiento me dicen que eres una mujer muy hermosa.

¡¡Wa… Tan estremecedor!!

Esto no es bueno. Una simple conversación entre nobles sin ver nuestros rostros, me está haciendo que mi piel estalle cual gallina.

Estos tipos de conversaciones son también una de las razones por las que no me gustaba aparecer en las fiestas nocturnas.

Cuando sentía que alguien quería llamarme, siempre huiría de inmediato, pero sólo por esta noche es una circunstancia inevitable.

Mientras continuaba la conversación sin sentido, dentro de mi cabeza solo pensaba en lo que debía hacer.

Me pregunto cuándo él se apresurará y terminará esta conversación sin importancia y pasará a la verdadera pregunta.

— ¿Y? Me pregunto si está bien para mí preguntar la razón por la que me llamaste.

Lo siento. Mi paciencia se acabó.

Por mucho tiempo que esperé a que él llegara al asunto real, no lo hizo.Después de decir esas palabras, pareció un poco sorprendido y aflojó sus labios.

Al mismo tiempo su aura cambió de una inteligencia aguda a una manera relajada y apacible.

—Fufu, eres una persona apresurada. Estaba pensando que quería conocerte un poco más en detalle, es todo. No tengo otro objetivo que eso.

—¿De verdad?

Finalmente logré llegar al punto en que lo he invitado indirectamente, aunque por el hecho de que estas palabras provienen de los labios de una joven noble, resulta algo obvio que se sorprenderia.

Mi verdadera opinión es que no me importa, así que date prisa y comeme. Vamos, cómeme por favor.

En realidad, su tono demasiado educado había cambiado. ¿Fue porque lo invité primero?

Si hubiera continuado con ese escalofrío que inducen su voz, no creo que hubiera podido componer y tener relaciones sexuales con él, así que honestamente fue un alivio.

Usando un tono informal, continuó felizmente la conversación.

—Que dura. ¿Dudas de mis intenciones? De verdad solo quería conocerte… En realidad, justo antes, arregle una habitación para descansar. Si está bien contigo, ¿quieres continuar la conversación en ese lugar?

Esta vez una invitación más directa llegó.

¡¡bien, bien!!

Hubiera sido mejor que dijeras eso antes.

No debo dejar pasar esta oportunidad. Golpea mientras la plancha aún está caliente.

Mientras actuaba de la manera más linda posible, di un pequeño gesto con la cabeza.

—En efecto. También estaba pensando que me gustaría conocerte mejor.¿Me permitirás acompañarte?

A través de mi máscara respondí mirándole directamente, pero por alguna razón se quedó sin habla.

Después, preguntándome si me había visto, se rió fuerte.

En ese momento, sentí un escalofrío.

Como si fuera el objetivo de un depredador salvaje, sentí una sensación de temor. Pero en un momento, se fue. Incapaz de determinar lo que pasó, parpadeó con sorpresa.

—¿Qué pasa?

—N-no, no es nada.

Preguntó a mi yo congelado, pero no había manera de que pudiera responder. Ni siquiera sabía lo que pasó.

Tratando lo que acababa de pasar como mi imaginación, ahora no sentía nada.

Mientras yo era un poco incapaz de comprender e inclinando mi cabeza, él todavía riendo, envolvió un brazo alrededor de mi cintura y me incitó a caminar.

Por supuesto, fue un acontecimiento bienvenido, así que me quedé en silencio y lo seguí.

Más tarde me arrepentiría de no haber aprendido un poco sobre la Etiqueta entre Hombres y Mujeres, pero por ahora todavía no tenía ni idea.

| Índice |

3 thoughts on “¡No quiero ser princesa! – Capítulo 3: Su reunión

  1. Angel Sakura says:

    “….Al final, me olvidé de mi propósito original y comí en abundancia.” mi vida jejejejeje
    pero Kyyyaaaaaaa, hermosoooooos !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *