¡No quiero ser princesa! – Capítulo 55: Ella y su Reencuentro

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Según lo planeado, a la mañana siguiente, visité el castillo con padre y mi hermano mayor.

Durante el dia, se le dará la bienvenida a todos los soldados que salieron del castillo. Y, por la noche, habrá una fiesta de celebración de la victoria.

El propósito del tiempo hasta la fiesta de celebración de la victoria, es darles a los soldados un poco de tiempo para estar con sus familias y novias que vinieron a saludarlos. Una vez que termine la fiesta, los soldados volverán a sus tareas habituales y no tendrán tiempo para relajarse. Se les pueden dar días festivos especiales, pero, eso es algo que se decidirá más tarde. Para los soldados que quieren ver a sus familias, es un momento muy importante.

Mientras seguía a padre y a mi hermano mayor por los pasillos del castillo, con un vestido formal, entendí que todos los demás, que se dirigían al mismo lugar, me miraban con gran interés. Pude escuchar sus conversaciones secretas.

—Oye, es la casa Vivoir…

—Increíble, ¿no es ella la Princesa Fantasma? Hay un rumor de que es muy enfermiza, ¿está bien para ella venir aquí?

—Es la primera vez que la veo. Hee, como era de esperar, es una belleza…

—Si no me equivoco, es la prometida de Su Alteza el Príncipe Heredero, ¿cierto? Es el resultado del abuso de autoridad del Primer Ministro.

—Ella no podrá realizar los deberes de la Princesa Consorte con un cuerpo frágil. Es cuestión de tiempo antes de que el príncipe tomé una concubina.

—Pero, ¿parece que, durante la ceremonia de compromiso, su alteza declaró que no tomará una concubina?

— ¿Qué tan cierto es eso?

— ¡Oh mi Dios! Lord Alexei también vino. Él es tan encantador como siempre.

—Sí, parece haber regresado del territorio de su ducado. Se dice que volverá a ser el ayudante cercano de Su Alteza el Príncipe Heredero de inmediato.

—Es una vista inusual que los tres estén presentes.

Las miradas y palabras groseras, son más que desagradables. Como de costumbre, me tratan como a un bicho raro. Realmente, no me importa. Pero, debo hacer algo con mi configuración débil.

Cuando suspiré con cansancio, mi padre, que camina delante de mí, habló sin mirar atrás.

— ¿Qué pasa, Lidi?

—Nada, supongo que a todos les gustan los rumores.

Cuando respondí con una sonrisa amarga, mi padre examinó los alrededores con una mirada aguda. Todos los que acaban de hablar de mí, se encogieron y se quedaron en silencio. Mi hermano mayor, que está al lado de Padre, se rió desde el fondo de su corazón.

—Esos tipos solo pueden cotillear. No harán daño ni bien. Ignorálos

—Sí

Obedientemente, asentí a las palabras de mi padre, quien lo dijo en voz alta a propósito.

Ciertamente, eso es correcto. Me encogí de hombros, ante el grupo que no merecía entretenerse más allá de una mirada de desaprobación.

Pero, en el momento en que intenté pensar en otra cosa, escuché una voz aguda.

— ¿Ella es la prometida del Príncipe Heredero? Me pregunto si ella, que no aparece en la alta sociedad lo suficiente, es apta para el papel de Princesa Consorte.

Recuerdo el sentimiento dirigido a mí. No hay nada confuso al respecto…son celos.

Como llegó en el momento en que todos se callaron, su voz resonó por el pasillo. Como era de esperar, no puedo ignorarlo, lentamente, la miré. Con un vestido con un diseño de moda, una mujer, ligeramente regordeta, con una cara redonda, me fulminó con la mirada. Cuando la comparé con mi memoria, de inmediato, me di cuenta de quién es ella.

La hija mayor del barón Citrine, ¿eh?

Mientras lo hacía, recordé su perfil. ¿Y oh? Es lo que pensaba.

Hizo un comentario, obviamente desagradable, pero, seguramente, está comprometida con uno de los miembros de la Primera Orden de Caballería que regresará hoy.

Solo los familiares de los participantes de la campaña contra Tarim están en este lugar ahora. Es decir, ella vino aquí para recibir a una sola persona, su prometido.

Ya veo, ella está tan celosa, que hará comentarios desagradables, a pesar de tener un novio.

Con sentimientos algo mezclados, la miré fijamente.

Aparentemente, el evento de celos liberados ocurre independientemente del estado civil.

Bajo mi mirada, ella retrocedió varios pasos, estremeciéndose.

Hablando de la Primera Orden de Caballería, son una famosa orden de caballería compuesta por caballeros de élite. La mayor parte son hijos de nobles. Creo que es bastante bueno el estar comprometida con uno de ellos, pero, aun así, parece que la hierba siempre es más verde del otro lado.

En cualquier caso, quedar atrapada en los celos sin valor de las señoritas es una gran molestia. Me pregunto si no puedo deshacerme de él de alguna manera.

—Lidi.

La voz de mi padre me hizo volver a mis sentidos. Con una risita, sacudí suavemente la cabeza, como si no fuera nada. Aun así, no he olvidado su comentario. Mis ojos no se están riendo a ciencia cierta.

—No es nada. Simplemente, me preguntaba si mi compromiso con Su Alteza el Príncipe Heredero es tan envidiable a pesar de tener un prometido en la Orden de la Primera Caballería. Por eso me reí un poco.

— ¿Qué…?

Supongo que escuchó mis palabras, mientras la joven se sonrojaba y se quedó sin palabras. Papá lo observó con una pequeña sonrisa.

—Hay tontos que no pueden entender su estado en todas partes. No permitir que otros tengan lo que uno desea solo se puede llamar mezquino e indecoroso.

Además, divertido, mi hermano siguió a padre. Como estamos en un lugar oficial, está en el modo del sucesor anhelado de la casa ducal.

—Aunque sentirse celoso podría ser inevitable, expresarlo a través de la calumnia es realmente vergonzoso. Simplemente, no puedo pensar en ello como el comportamiento de un noble. ¿No es impropio, padre?

—Es como tú dices.

Bajo sus críticas, la joven ya se había derrumbado.

Las personas a mi alrededor, que pueden tener malos sentimientos hacia mí, bajaron sus ojos. Tener nuestra atención sobre ellos debe ser insoportable.

Supongo que tenía ganas de ser mala, ya que estaba celosa de que yo fuera la prometida del Príncipe Heredero. Pero, el oponente está fuera de su alcance.

Me había sentido mal cuando me dijeron eso, tanto como para que padre y mi hermano no pudieran quedarse callados.

En el peor de los casos, el problema podría extenderse a su padre, el barón Citrine.

Dejando atrás a la hija del barón, que había perdido el color de su piel, aceleramos nuestros pasos.

Al salir del pasillo, papá continuó caminando afuera.

Me dijeron que les daríamos la bienvenida justo en la Puerta de Transferencia y que los llevaría a un vasto espacio vacío cerca de la torre este. Al ver la, inesperadamente, enorme puerta de transferencia por primera vez, me sorprendí.

No es de extrañar. Incluso si se llama puerta de Transferencia, son solo dos enormes pilares separados por varios cientos de metros. En esos pilares, el patrón intrincado está fuertemente grabado, solo entiendo que es una fórmula mágica de alto nivel.

No pude ocultar mi sorpresa, ya que era muy diferente de las puertas de transferencia ordinarias en pueblos o iglesias.

—Enorme…

Padre me proporcionó una explicación, ya que es la primera vez que la veo.

—Es una puerta de transferencia que puede mover a miles a la vez. Su forma es, considerablemente, diferente de las puertas de transferencia ordinarias. Como puede transferir a un gran número de personas, requiere un poder mágico mayor y un mantenimiento delicado. Durante generaciones, su gestión fue realizada por el Comandante de la División de Magos, actualmente, Will es la única persona responsable de ello.

—Así es, como es…

Mientras me impresionaba la explicación de mi padre, escuché una voz que le gritaba a mi hermano.

— ¡Pero si es Alex!

Mirando en la dirección de la voz, el Rey, escoltado por los guardias reales, observaba a mi hermano con una sonrisa amable. Sin entrar en pánico, mi hermano se inclinó respetuosamente.

—Disculpe mi falta de cortesía, Su Majestad. Pido disculpas sinceras por mi saludo tardío.

—Bien. Tu entrenamiento ducal ha terminado. Sin duda, será tranquilizador para Freed el tenerte de vuelta. Te pido que lo ayudes.

—No soy digno de estas palabras. Ciertamente, cumpliré.

Siguiendo a Padre y a mi Hermano, también me incliné profundamente.

Al notarme, el Rey me llamó.

—Señorita Lidiana. Es bueno que hayas venido. Venir aquí será la mejor recompensa para mi hijo. Aunque creo que él le causará problemas, acompáñalo durante muchos años.

—Es un honor inmerecido. Estoy preparada para apoyar a Su Alteza lo mejor que pueda.

Al ver al Rey asentir con satisfacción, secretamente, suspiré aliviada. Me sentí terriblemente nerviosa. Aun así, Freed y su padre se parecen mucho. Con su cabello rubio y ojos azules, que son los colores de la Familia Real, se parece a lo que imagino que se verá Freed cuando sea mayor.

Escanee rápidamente los alrededores, pero, parece que la Reina no vendrá. Es un poco lamentable, ya que quería hablar con ella sobre varias cosas.

Y así, el Rey y Padre comenzaron a hablar.

Sin participar en la conversación, retrocedí unos pasos, cuando, de repente, la Puerta de Transferencia brilló fugazmente. Una enorme formación mágica apareció en el cielo y la luz se intensificó constantemente. Era tan deslumbrante que ya no podía ver su origen.

Mi hermano, que se me acercó antes de darme cuenta, me susurró en secreto al oído.

—Ellos vienen.

Miré fijamente, con los ojos entrecerrados a la Puerta de Transferencia, y cuando la luz desapareció, una gran cantidad de soldados se materializaron. Aunque fui informada de antemano, la visión de miles de soldados apareciendo a la vez, fue asombrosa.

Me sorprendió ver el arte mágico a gran escala por primera vez. Los soldados que llegaron buscaron y corrieron hacia sus familias de inmediato.

Mientras miraba esa escena agradable, noté a un hombre conspicuo con cabello dorado. No tengo dudas, es Freed.

No me ha notado todavía. Parece estar hablando con alguien.

— ¡Ah!

Inconscientemente, levanté la voz.

Él, que está hablando con alguien con quien se transfirió, se ve un poco más delgado que hace un mes.

Su cabello, que puede haber crecido, está recogido casualmente.

No sé qué debo hacer. No puedo llamarlo y, sin embargo, mi mirada no se aleja de él.

Al ver mi apariencia, por alguna razón, mi hermano se rió divertido, me dio una palmada en la espalda.

—Lidi, es Freed.

—Sí…

Lo sé. Incluso sin que me lo digan, lo sé muy bien.

Aun así, mis pies no se moverán, como si estuvieran pegados.

Es una conversación importante o algo así. Solo podía verlo inmóvil, mientras hablaba con entusiasmo con el hombre que está a su lado.

En poco tiempo, tal vez, notando mi mirada, terminó la charla y miró hacia aquí.

Nuestros ojos se encontraron. Cuando se dio cuenta de mí, en un instante, apareció una amplia sonrisa en el rostro sorprendido de Freed.

—Lidi

Me llamo en voz baja y gentil. Al escuchar esta voz, después de tanto tiempo, todo mi cuerpo se estremeció.

Al ver sus brazos abiertos, dudé en ir allí.

A mi lado, mi hermano dijo— ¿Quién es ese? —Con los hombros temblando de risa, pero eso no me importa.

No puedo quitarle los ojos de encima. Mirándome, Freed llamó una vez más.

Atraída, di un paso adelante. Curiosamente, una vez que di el paso, espontáneamente, comencé a moverme. Antes de darme cuenta, rompí a trotar e inconscientemente salté a sus brazos extendidos.

— ¡¡Freed!!

—Estoy de vuelta, Lidi

Al ser abrazada, me sentí tan aliviada que quise llorar. Envolví mis manos alrededor de su espalda y le devolví un fuerte abrazo. Mientras enterraba mi rostro en su pecho, podía escuchar su corazón latir con fuerza.

Cuando, finalmente, sentí que había regresado sano y salvo, el interior de mi pecho se erizó.

Lenta pero constantemente, las lágrimas brotaron, mientras trataba de ocultarlo, dije en voz baja.

—Bienvenido de nuevo.


Kiara
Este momento, este pequeño momento aaah que lindo, nuestro amado Freed, está aquí, ha vuelto, sano y salvo para brindarnos la zukulencia que esperábamos, bienvenido, bienvenido de vuelta precioso.

| Índice |

2 thoughts on “¡No quiero ser princesa! – Capítulo 55: Ella y su Reencuentro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *