¡No quiero ser princesa! – Capítulo 7: Su confesión


El hombre que estaba delante de mí mientras sonreía agradablemente era el príncipe heredero. Un poco más atrás también está mi padre, con una expresión extrañamente feliz en su rostro.

En medio de la tremenda tensión, sólo podía colocar una sonrisa forzada en mis rostro.

― ¿Su Alteza el Príncipe Heredero?

Con una voz temblorosa murmuré.

Asintiendo ligeramente con la cabeza, el príncipe heredero vino ante mí y se arrodilló con elegancia.

El manto que llevaba se agito airadamente. Viendo el bordado dorado de la insignia de la familia real, sólo podía aceptar a regañadientes que él era el verdadero principe en persona.

―Es un placer conocerte, mi querida princesa. Mi nombre es Frederich Van de la Willhelm. Llegar a esta etapa de nuestro compromiso me hace muy feliz. No envié un aviso por adelantado pero quería ver tu cara solo una vez antes de la ceremonia, no soy una molestia, ¿verdad?

Recibiendo sus saludos, me congelé.

Sus famosos ojos turquesas estaban fijos en mí.

Por un momento, sentí como si hubiera visto esos ojos en alguna parte, pero después de registrar las palabras que dijo hace un momento, esa sensación de deja vu desapareció.

¿Por qué diría eso en nuestra primera reunión?

En nuestro país, sólo al proponer matrimonio un hombre diría a una mujer su nombre completo, incluso en una casa donde las partes comprometidas decidan que una propuesta no es necesaria.

Se ha llegado al punto en que una ceremonia oficial existió sólo para el intercambio de nombres antes de la boda. Los nombres son considerados tan altamente importantes pero…

Justo ahora este hombre, sin dudarlo, me ha anunciado su nombre completo.

Yo estaba comprometida con él, pero a pesar de que la ceremonia todavía no ha llegado, ya me había revelado su nombre. Yo sólo podía pensar que era para implicar y dar a conocer que él acepta este compromiso.

Con un mal presentimiento, miré a mi lado donde mi padre estaba temblando, movido con profunda emoción.

Esto es malo.

Había tenido la intención de romper el compromiso, pero no podía entender por qué el príncipe heredero se había precipitado aquí en primer lugar, o lo que estaba pensando.

Si pudiera, diría lo que pienso sin contenerme, pero no era algo que se dijera delante de los criados y de todos los demás.

De alguna manera u otra, tenía que estar a solas con mi padre, luego con habilidad alisar las cosas con el príncipe heredero.

Mientras calculaba muchas cosas en mi mente, mi padre comenzó a molestarme por un lado.

―Lidi, ¡Lidi!

Me di cuenta de la voz impaciente de mi padre.

Parece que él quería que yo diera una respuesta con respecto a la revelación del nombre del príncipe heredero.

Si uno quisiera dar su consentimiento a la propuesta, también se nombraría a sí mismo a cambio. En el caso de una denegación, dependiendo de dónde era y de quienquiera que estuviera en su familia, se nombrarían diferente usando sus nombres de familia.

Esa era la teoría, pero como se esperaba sería malo no nombrarme a mí misma en esta situación.

Cuando revisé mi entorno, me di cuenta de que los sirvientes también me examinaban con entusiasmo.

Ni siquiera menciones a papá. Su mirada penetró en mí con un vigor extremo.

Comprendí que no había lugar para refugiarse.

Me resigné y sonreí… Sin embargo, en tensión.

―No es que seas una ‘molestia’. No existe tal cosa, mas bien es un honor inmenso, Príncipe Heredero. Mi nombre es Lydiana Von Vivouare.

Por el momento, juzgué que rechazarlo ahora era imposible, así que dejé que la etiqueta se hiciera cargo y me nombrara a mí misma a cambio, mientras le tendía la mano derecha.

Nada menos habría sido permitido… Especialmente con padre cerca.

Aceptando mis palabras, el Príncipe Heredero soltó un beso en la parte posterior de mi mano extendida.

Ese gesto era demasiado dulce hasta el punto en que era desagradable. Mirándolo desde la perspectiva de un extraño, él era como los príncipes de las historias que había leído en mi vida pasada. Ah, es un verdadero príncipe, ¿no?

De todos modos, debido a este movimiento parecido a un rito, el compromiso había sido completamente establecido.

―Gracias. Prefiero que me llames Freed. Princesa Lydiana, ¿puedo llamarte Lidi?

―Por favor haga lo que su corazón desee, su alteza.

En todo caso, no tenía derecho a declinar. Podría llamarme como quisiera.

No sé si él había adivinado mi sentimiento, pero el Príncipe Heredero se levantó y dio una pequeña risita.

―¿Estás avergonzada de hacerlo, mi querida Lidi? Está bien por ahora, pero por favor llámame por mi nombre con esa hermosa voz tuya prontamente, ¿de acuerdo?

Senti escalofrios de repente.

¡¡Cursi!! ¡¡Tan cursi!!

Me golpea un fuerte impulso de retraer mi mano.

La hermosa apariencia del príncipe heredero, junto con las líneas que acababa de pronunciar, se adaptan extraordinariamente.

Pero sólo porque le convenía no significaba que me gustara.

No es bueno, él y yo no somos compatibles. Vivimos en mundos totalmente diferentes.

Fue una pena, pero como era de esperar, tengo que avanzar hacia la cancelación inmediata del compromiso con el príncipe.

Para empezar, yo ya era una mujer con experiencia sexual, así que mis calificaciones para casarme con el príncipe heredero ya estaban determinadas.

Incluso si fue deliberado.

Ni siquiera pensé que intercambiaramos nombres en un lugar como este, así que eso fue un fracaso de mi parte.

Lo siento, padre, príncipe heredero.

Pero tengo cosas a las que no voy a renunciar.

Miré a mi padre bruscamente.

Después, en un esfuerzo por entretener al príncipe heredero, mi padre sin duda lo llevaría a su estimado salón.

Para prepararme, tendría que volver a mi habitación. En ese momento, confesaré la verdad a mi padre.

Podría entonces explicarle la situación a Su Alteza y hacer que cumpliera con cancelar el compromiso.

Este era el único método que quedaba.

Después de haber decidido eso, el Príncipe heredero de nuevo interfirió con mis planes.

―Primer Ministro, deseo hablar solo con Lidi. ¿No es posible?

El Príncipe heredero dijo las palabras en un tono suave pero firme. A partir de eso, cualquiera podría decir que la negativa no era una opción.

Había algo en ese tono que era familiar. Sin embargo, este no era el momento de preocuparse por algo así, así que rápidamente lo ignoré.

Por supuesto, padre no se opondría.

―Por supuesto que puedes. Bueno, entonces, ¿dónde te gustaría hablar en privado? Tenemos algo así como el salón de nuestra mansión, y no quisiera que su alteza se sienta incómodo.

―Me gustaría ver la habitación de Lidi.

El Príncipe heredero rápidamente ignoró la sugerencia de mi padre.

Espera un minuto, ¡¿mi habitación?! Entonces está diciendo que quiere ir a la habitación de una señorita.

Inicialmente, lo que dijo sonó completamente absurdo, pero después de reflexionar, recordé que él y yo fuimos reconocidos por nuestros padres y considerados oficialmente comprometidos.

Me di cuenta de que mientras tuviera el permiso de padre, no habría problema.

¡¡Rechacalo!! ¡¡Rechazalo, padre!! ¡¡Debe mostrarle su preciosa habitación de salón!!

―¿Es eso así? Como su Alteza desee… Entonces, Lidi. Asegurate de seguir siendo cortés con el príncipe heredero.

Mi padre había visto mi comportamiento de súplica, pero rápidamente dio paso al príncipe heredero.

Sabía que esto iba a pasar, pero no pude evitar resistirme un poco.

Pero una vez que llegó a esto, no tenía otra opción que asentir con la cabeza.

―Sí, padre.

Yo me había inclinado y asentía como una dama, pero por dentro, había una tormenta furiosa.

¿Qué debería hacer? ¿Qué puedo hacer?

Mi plan inicial de confesar a mi padre y tener al círculo familiar rompiendo el compromiso se derrumbó en el momento en que el príncipe heredero llegó a mi casa.

Mi plan para que mi padre revelara directamente la situación al príncipe heredero y cancelará el compromiso fue aplastado antes de que pudiera ser puesto en práctica.

No podía permitirme pasar más tiempo en esto.

Era sólo cuestión de tiempo antes de que se decidiera la fecha de la boda y se convirtiera en algo irreversible.

Entonces, ¿qué podría hacer?

Mientras guiaba al príncipe a mi habitación personal, desesperadamente debia encontrar una solucion.

Sin embargo, ¿por qué el príncipe heredero decidió aceptar el compromiso conmigo?

A juzgar por su comportamiento de antes, no parecía como si no estuviera dispuesto.

No sabía por qué, pero extrañamente parecía que como si lo esperará ansiosamente.

El único mérito de casarme sería tener a mi padre apoyándolo, pero de los rumores no parecía como si él fuera una persona que lo necesitaba.

No importa lo mucho que lo pensé, no pude entender nada de esto, así que dejé escapar un suspiro.

El príncipe, que caminaba junto a mí, lo oyó.

―Para suspirar así, ¿hay algo mal Lidi? Una expresión tan angustiada no se adapta a tu hermosa cara. Por favor sonríe.

―Su Alteza…

Las palabras “me preocupaba cómo cancelar este compromiso con usted” Se alojaron en mi garganta.

Le dije frenéticamente que no había nada malo en respuesta y lo guié a mi habitación.

Invitando al príncipe heredero a entrar en mi habitación, dejé la puerta ligeramente abierta según las reglas de conducta de la corte.

Una dama no sería tan desconsiderada como para pasar el tiempo con un hombre en una habitación cerrada con llave… para apariencias externas.

―Esta es mi habitación. Aunque no hay nada particularmente interesante aquí….

El príncipe y yo nos sentamos cara a cara en el gran sofá dentro de mi alcoba.

―No, sólo el pensamiento de que Lidi pasa su vida aquí, es de gran interés para mí.

―Es así.

Mientras respondía al príncipe que observaba felizmente sus alrededores, consideré mi siguiente movimiento.

Pero al final, no podía pensar en nada, así que me rendí.

Ya es suficiente. Se lo diré directamente.

Si él quería llamarme una mujer suelta, entonces él podría llamarme como quisiera.

Era mucho mejor que guardar silencio e ir con la corriente, sólo para que sea descubierto en nuestra primera noche.

Convenientemente, ahora estábamos solos. Estoy agradecida de que sólo sería el Príncipe Heredero quien escucharía mi confesión.

No he conversado mucho con él, pero parece una persona amable. Tal vez el Príncipe heredero aceptaría la anulación en silencio y todo terminaría con eso.

Sí. Sentí que eso parecía ser lo más probable. En realidad, ¿no era bastante alta esa posibilidad?

Cuanto más lo había pensado, más crecía mi convicción de que este método sería el mejor.

Si lo hubiera pensado normalmente, me habría dado cuenta de que no lo era, pero con los sucesos continuos que llevaron a esta situación mi cabeza se había sobrecalentado.

No me di cuenta de que no estaba en condiciones de tomar decisiones compuestas.

Le ordené a la criada que trajera té, inclinó la cabeza y salió de la habitación para prepararla.

¡¡Ahora!! ¡¡Es ahora o nunca!!

Motivándome, me levanté.

― ¡¡S-Su Alteza!!

―¿Qué es, Lidi?

Aunque yo había sido inmodesta cuando me había levantado frenéticamente, la cortés respuesta del príncipe heredero no vaciló.

Como se espera de un príncipe.

― ¡Tengo algo importante que decirle su Alteza!

La ansiedad era demasiado, así que tropecé torpemente.

Mientras el Príncipe heredero expresaba una sonrisa arcaica, me animó a continuar.

¡¡Está yendo bien!! ¡Si es ahora, entonces puedo decirlo!

¡Vamos, Lidi! ¡¡Con el fin de proteger mi futuro!!

Tragué un gran aliento y me decidí. Abrí la boca.

―¡No puedo casarme contigo,Su Alteza!

| Índice |

3 thoughts on “¡No quiero ser princesa! – Capítulo 7: Su confesión

  1. Cerezoo-chan says:

    OMG Lid por favor ya te lo comiste ahora no puedes dar marcha atrás 🤭🤭🤭🤣🤣🤣

    Muchísimas gracias por el capítulo 💜🌸💜

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *