¡No quiero ser Princesa! – Charla ociosa 1: Crónica de guerra de Wilhelm ~ Operación militar para evitar que Tarim avance hacia el sur ~

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Era casi medianoche cuando convocaron a todos, pero nadie presentó una queja.

Dentro de la sala de recepción en completo silencio, los caballeros, vestidos con una imponente armadura, se reunieron uno por uno.

No estoy usando armadura, estoy vestido con un uniforme militar.

Es un poco diferente de cuando estaba vestido de manera formal. Al estar hecho para la batalla, el uniforme omite el exceso de decoración, pero, tal vez, a ella también le agradaría este estilo.

Aunque estamos en una situación de emergencia, en cuanto la recordé, sonreí involuntariamente. Cuando escuché que se había ido a casa, me pregunté qué debería hacer, pero, tal vez, fue lo mejor.

No podré volver aquí por, al menos, un mes. Como era de esperar, dejarla sola en el castillo no es una buena opción.

Cuando se anunció la entrada de padre, bajé la cabeza. El Primer Ministro informó sobre la noticia de que Tarim avanzaba hacia el sur nuevamente, junto con la decisión de enviar refuerzos.

Es como lo asumí.

—Friedrich.

—Sí.

De acuerdo con la voz de mi padre, di un paso adelante.

Me puse de rodillas e incliné la cabeza, luego, la voz de mi padre resonó.

—Príncipe heredero Friedrich, a partir de ahora, eres nombrado comandante supremo de estos refuerzos. Dirige a la Primera Orden de Caballería y evita que Tarim avance hacia el sur sin importar lo que cueste. No permitas la invasión.

—He recibido las órdenes.

Mostré mi consentimiento para partir al frente al mando de la Primera Orden de Caballería.

Luego, el rey se enfrentó a la División de Magos y habló.

—Comandante de la División de Magos, William von Pellegrini.

—Sí.

En respuesta a esa llamada, Will también dio un paso adelante. Su túnica azul oscuro revoloteo.

—Te ordeno a ti y a tu unidad brindar soporte trasero. Y, desbloqueé la puerta de transferencia para que los refuerzos puedan entrar de inmediato.

—Entiendo. La puerta de transferencia ya ha sido preparada, la transferencia es posible en cualquier momento.

—Muy bien.

Probablemente se deba a que Alex distribuyó la información antes. Padre asintió con satisfacción ante Will, quien ya había terminado los preparativos. Y, una vez más, volvió su mirada hacia mí.

—Friedrich, esta espada divina es tuya.

—Sí.

Padre tendió la Espada Divina que tenía en la cintura, Areus, la cual ha pasado de generación en generación en la familia real. Es la legendaria Espada Divina que fue manejada por el Fundador de este país.

Por un momento, observé la vaina con incrustaciones de gemas de varios tamaños que sostiene la espada dorada. La espada divina que los reyes de este país utilizan brillaba tenuemente.

—Tienes una persona que debes proteger, por lo tanto, eres merecedor de esta espada, que la bendición del Fundador este sobre ti a partir de ahora.

—Definitivamente voy a cumplir con estas expectativas.

Recibí firmemente la espada de padre.

La persona que debo proteger que mencionó mi padre, naturalmente, se refiere a mi princesa consorte, Lidi.

Ahora que me he convertido en el Príncipe Heredero correctamente gracias a la Flor Real, la Espada Divina me ha sido otorgada como prueba de ser el sucesor.

La espada, que pensé que sería pesada, contrariamente a mis expectativas, es tan ligera que involuntariamente me sorprendí.

Mientras lo miraba lleno de asombro, la espada divina dorada brillaba con un tenue color blanco azulado.

—La espada elige a su dueño. Has sido reconocido por la espada.

Al escuchar las palabras de mi padre, puse la espada en mi cintura. Probablemente, reacciona a la sangre de la familia real, enderecé mi espalda y mi padre asintió.

—Definitivamente, traeré la victoria a nuestro país. ¡En marcha!

♦ ♦ ♦

—Su Alteza, estoy agradecido por los refuerzos.

—Sí.

Expresó el hombre, con canas, que había estado esperando que saliéramos por la puerta de transferencia.

El hombre, más allá de su mediana edad, es el Marqués Shallum. La armadura que lleva se encuentra teñida de rojo, cuyo olor impregna el aire. Supongo que ya inició el combate. Quizás debido a que vino después de la pelea, está de buen humor.

— ¿Cómo es la situación de la guerra?

—Ha entrado en una breve pausa. El enemigo asciende a unos cinco mil hombres. No son más que caballería. Afortunadamente, debido a que avanzan hacia el sur antes de lo programado, su número es más pequeño de lo habitual. Mis fuerzas son de tres mil hombres. La situación actual, es un empate.

—Entiendo, bien hecho.

Le di un breve elogio al Marqués Shallum por contener a un ejército de cinco mil con solo sus tres mil soldados, y me apresuré a dirigirme al cuartel general.

A medida que caminaba, intercambiamos rápidamente información.

El líder de la Primera Orden de Caballería y Will también me acompañan. Esta vez, estos dos son los líderes de los refuerzos, por lo que es necesario compartir información.

—Cinco mil, eh. Ciertamente, es menos de lo habitual. Pero, si ese es el caso, podemos resolverlo rápidamente. Esta vez, traje a la Orden de Primera Caballería por orden de Su Majestad. Suman tres mil más. Después de hacer los preparativos, nos uniremos de inmediato.

—Sí. Después de que se unan, por favor, use mis fuerzas de tres mil a discreción Su Alteza.

—Ya veo, si ese es el caso, lo aceptaré con gratitud.

También hablé con el líder de la Primera Orden de Caballería que me siguió.

—Bertrand, nos iremos pronto. Haga que los miembros se preparen para la guerra.

—Entendido.

Un hombre vestido con una armadura plateada de cuerpo completo asintió con la cabeza que recibió mi orden. Sosteniendo un casco en su mano, me miró con una expresión seria.

El líder de la Primera Orden de Caballería, Bertrand, es un hombre honesto que heredó recientemente un título de marqués.

Bertrand von Lowe. Es un hombre confiable de más de 30 años que reunió una compañía peculiar de élite.

Por recomendación suya, esta vez, traje tres mil caballeros, pero estoy seguro de que no habrá fallas. Después de hablar sobre el estado de las cosas por un tiempo, nos instalamos en la sede.

— ¿Qué pasa con los heridos y los prisioneros de guerra?

—Aunque hay algunos, es como siempre. Están recibiendo tratamiento en la tienda de ayuda.

—Will.

— ¿Sí, su alteza?

Después de escuchar las palabras del Marqués, llamé a Will.

—Haz que algunas personas especializadas en la curación de las artes mágicas se dirijan allí. Mientras otros extienden una barrera defensiva alrededor del cuartel general.

Will asintió a mis palabras

—Entiendo, saldremos de inmediato.

Al abandonar la escena, Will le dio instrucciones a sus subordinados cercanos.

—Tan pronto como se completen los preparativos, partiremos hacia el frente. Me gustaría resolverlo rápidamente. Si pasamos por la sede de Tarim, comenzaré el ataque con magia.

—Su Alteza, la magia es…

Al escuchar mis palabras, Will me miró preocupado. Le respondí que está bien.

—No hay problema, en este momento, estoy en la forma perfecta. Usar una gran cantidad de magia unas pocas ocasiones no será una carga.

—Espero que en verdad esté bien.

Debe estar preocupado debido a que, la última vez, estuve a punto de perder el control.

Cuando asentí de nuevo, Will retrocedió.

—Su Alteza, los preparativos están completos.

Al escuchar a Bertrand, me puse de pie y tomé la Espada Divina en mi mano. Sentí que, de alguna manera, la espada temblaba antes de la batalla.

Sonreí levemente, como si me atrajera. Mi entusiasmo ha aumentado durante mucho tiempo.

—Will, te confío nuestras espaldas.

—Por supuesto. Protegeré a su alteza, así que avance sin preocuparse por los alrededores.

—Sí, confío en ti. No tengo nada de qué preocuparme.

Monté mi caballo favorito y partí, liderando las tropas. Will me siguió de cerca con su magia, desplegando muchas formaciones mágicas.

Dibujé la espada divina y la alcé grandiosamente. La espada emitía una luz blanca azulada. Me di vuelta hacia las tropas y hablé en voz alta.

— ¡No les permitan dar ni un paso hacia el territorio de nuestro país! ¡A partir de ahora, expulsaremos a Tarim! ¡¡Avancen!!

♦ ♦ ♦

— ¡División de magos, desplieguen una barrera sobre la vanguardia!

—Entendido. Primer equipo, desplieguen la barrera defensiva. Segundo equipo, prepárense para las formaciones mágicas.

Después de dos semanas de escaramuzas repetidas, por fin comenzó la batalla por el cuartel general de Tarim. Resolver esto le pondrá fin al conflicto. Desde mi caballo, ordené que desplegarán una barrera defensiva, y Will trato la orden con calma.

En respuesta a la orden de Will, una barrera en forma de malla se extendió sobre las tropas.

El arma principal de las tribus ecuestres nómadas de Tarim es el arco.

Se especializan en tiro con arco montando a caballo, lo que los convierte en oponentes problemáticos y difíciles.

Los ataques de arco, de largo alcance, siempre son efectivos. Para evitar víctimas innecesarias, nos defendemos contra las flechas usando barreras defensivas. Es necesario tener cuidado, ya que, a menudo, las flechas están cubiertas de veneno.

Para usar magia, debo estar varios metros delante del ejército.

Obviamente, soy atacado, pero estoy protegido de todo por las artes mágicas de Will.

—Su Alteza, por favor dese prisa.

—Lo tengo

Las flechas liberadas de una sola vez, fueron bloqueadas por la barrera de Will. Asentí con la cabeza a Will y, habiendo confirmado la dirección del viento, preparé la Espada Divina, aún a caballo.

Me concentré para hacer circular mi poder mágico dentro de ella.

Recientemente, este grado de concentración no ha ido bien y, a menudo, ha sido perturbada, pero esta vez puedo controlar mi poder mágico tan naturalmente como respirar.

Sin lugar a dudas, es gracias a que pude darle la Flor Real a Lidi.

Mirándome cargar fácilmente la espada con poder mágico, Will hizo que su caballo retrocediera unos pasos.

La distancia al ejército enemigo todavía se encuentra por encima de los 100 metros, pero no importa.

Los venceré de un solo golpe.

—Resplandece, flor de las llamas.

La Espada Divina, cargada de poder mágico, reaccionó a mis palabras. El poder mágico es mucho mejor, en comparación con mi espada habitual. Después de todo, merece ser llamada Espada Divina. La espada absorbió mi poder mágico y brilló de color blanco azulado.

Sintiendo que estaba llena de poder mágico, giré hacia el ejército enemigo. El aire vibró, y llamas azules surgieron de la Espada Divina. El torbellino de llamas se abalanzó sobre el ejército enemigo.

En un instante, las llamas penetraron al enemigo, y las chispas que se dispararon quemaron los alrededores.

Con eso, la mitad del ejército enemigo se extinguió.

Mientras observaba con calma los resultados de mi ataque, el ejército enemigo mostró movimientos confusos, al sufrir grandes pérdidas en un instante.

Quizás, estén planeando retirarse por un tiempo.

No los dejaré, le di instrucciones al ejército que estaba esperando detrás.

— ¡El ejército enemigo se derrumbó! ¡No pierdan la oportunidad de la victoria! ¡Todo el ejército, a la carga!

Desde la retaguardia, un grito de guerra surgió en respuesta.

Al adelantarme, el ejército de seis mil hombres se abalanzó sobre las fuerzas de Tarim que intentaban retirarse.

Las fuerzas de Tarim, en este momento, son un poco menos de dos mil.

No hay forma de que perdamos.

Ganaremos.

Fue inesperadamente rápido.

Pensé que así era, pero, en ese momento, los soldados de Tarim miraron hacia atrás y prepararon arcos.

Tan pronto como vi su postura, di una orden sin pensar.

— ¡División de magos! ¡Todos, desplieguen la barrera nuevamente! ¡La primera línea es la máxima prioridad! ¡¡¡Están atacando!!!

A mi orden, los magos, que prepararon las formaciones de antemano, desplegaron la barrera.

Casi al mismo tiempo, las flechas llovieron como granizo.

Al haber sido repelidos por la barrera que se extendió nuevamente, las flechas cayeron al suelo. Las flechas que volaron hacia mí no tenían posibilidad de atravesar la barrera que Will había hecho antes.

Aunque pudimos defendernos contra la volea de Tarim por un pelo, es aterrador pensar que no podríamos haberlo hecho a tiempo.

Comenzando a sudar frío, felicité a Tarim, al desarrollar una táctica hábil de disparar hacia atrás mientras se retiran. No esperaba que hicieran algo así.

Hasta el año pasado, Tarim era solo un grupo que actuaba temerariamente. Pero, la acción controlada, justo ahora, estaba en el nivel en el que podrías llamarlos un ejército.

Pensé que se trataba de su descuido habitual, pero puede que hayan adquirido un estratega táctico experto.

—Su Alteza, ¿estás herido?

Will, que había estado un poco alejado, apresuró su caballo aquí. A su alrededor, se desplegaron cinco formaciones mágicas.

Normalmente, dos formaciones mágicas a la vez es lo que, un mago promedio, puede invocar, pero Will es un genio, así que puede usar hasta ocho formaciones de manera simultánea como si nada.

—Estoy bien. Cambia el segundo equipo para apoyar las artes mágicas. Nuestro ejército tiene la ventaja, terminaremos esto rápidamente.

—Sí. ¡Segundo equipo de magos, invoquen apoyo a las artes mágicas! ¡Primer equipo, mantén la barrera defensiva!

—Will, aprovecha la oportunidad, para descubrir quién es su comandante. Este año, Tarim es diferente de lo habitual.

Instruí a Will, después de que terminó de dar instrucciones a sus subordinados.

— ¿El comandante de Tarim? Entiendo.

Mientras escuchaba la voz de Will detrás de mí, también instruí al capitán de la orden de caballeros.

—El centro se derrumbó. ¡Orden de Primera Caballería, ataquen por el centro!

— ¡¡Sí!!

No hay otra forma de atacar. Mientras observaba a los caballeros atacar a las fuerzas de Tarim, hablé con Bertrand, quien se me acercó.

—Es un momento crítico. Para que no vuelvan a pensar en avanzar hacia el sur, golpéenlos por completo.

— ¡Entendido, Su Alteza!

Vi a Bertrand asentir vigorosamente y galopar sobre su caballo. Mi turno ha terminado. Descansando, observé al ejército persiguiendo a Tarim.

Hay poca voluntad entre los soldados de Tarim para resistir. Después de un tiempo, la batalla concluyó y cambió a una pelea de limpieza, así que le confié las instrucciones para el resto al Marqués Shallum.

Me volví hacia Will para escuchar los resultados. Sin embargo, inesperadamente, parecía disgustado.

— ¿Qué pasa?

Will acercó su caballo y se inclinó.

—Me disculpo, su alteza. No pude mirar a la distancia debido a un arte mágico.

Estaba realmente sorprendido por estas palabras.

— ¿No pudiste?

Will le devolvió una sonrisa amarga.

—Tal vez, si estuviera un poco más cerca, pero es difícil penetrar las artes mágicas a esta distancia.

Ante las palabras de Will, miré hacia las fuerzas de Tarim. Para cuando se convirtió en una lucha de limpieza, el general enemigo ya había escapado. Llegué a la conclusión de que no tiene sentido investigar más.

—Entiendo. Es suficiente. Tomate tu tiempo.

—No, no pude ser útil.

—No, gracias a su apoyo ganamos. Con eso la guerra concluyó rápidamente. Vamos a casa.

Así es, vamos rápidamente a casa.

Cuando me relajé un poco, algunos objetos blancos cayeron del cielo. Involuntariamente, levanté la vista.

La identificación de los objetos blancos fue nieve.

Al principio, la nieve revoloteaba aquí y allá, pero se acumuló rápidamente.

—Es el momento adecuado.

—Sí.

Will asintió a mi murmullo. A mi señal, todo el ejército se retiró.

La guerra se acabó, y antes de que me diera cuenta, la estación cambió a invierno.

| Índice |

One thought on “¡No quiero ser Princesa! – Charla ociosa 1: Crónica de guerra de Wilhelm ~ Operación militar para evitar que Tarim avance hacia el sur ~

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *