¡No quiero ser Princesa! – Historia Paralela 12: Conflicto de los amigos de la infancia (2)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Ella estaba tan deslumbrante y hermosa en la ceremonia de compromiso. La pregunta de por qué no era yo el que estaba a su lado casi me hace llorar.

♦ ♦ ♦

Por mucho que lo odiara, llegó la mañana.

Participar en la ceremonia de compromiso de Lidi y Su Alteza, era mi deber como mago del palacio.

Arrastrando mi pesado cuerpo, me dirigí hacia el espacio de la audiencia.

Lidi, dirigida por el Primer Ministro, avanzaba con gracia hacia el centro.

A mitad de camino, sentí como si nuestras miradas se hubieran conectado por un instante, pero podría haber sido solo mi imaginación.

La ceremonia avanzó y Su Alteza se arrodilló frente a Lidi.

Siempre había pensado que sería yo el que se le propondría a Lidi algún día, pero que fuera tomada por Su Alteza, era algo que nunca hubiese imaginado.

Me sentí molesto por mi incapacidad para hacer otra cosa que observar cómo se desarrollaba la ceremonia.

Su Alteza leyó los ritos de compromiso. Cuando él agregó sus propias palabras, inmediatamente, entendí que hablaba en serio acerca de estar con Lidi.

Por mucho que quisiera fingir ignorancia, sus ojos estaban llenos de afecto. Ella, que estaba recibiendo esa mirada, también tenía una expresión encantadora.

Ciertamente, no había brechas en la relación de las que pudiese aprovecharme, es lo que pensé, mientras observaba.

La ceremonia terminó de manera segura, con Su Alteza sonriendo felizmente, al lado de Lidi, que se sonrojaba levemente.

La pareja, que estaba saliendo de la sala ceremonial, sin importar cómo lo vieras, parecía ser una pareja con sentimientos recíprocos. No pude soportar semejante escena y desvié mis ojos.

Cuando regresé a mi habitación en la torre, caí sobre mi escritorio.

No pude sacar la imagen de ambos de mi cabeza. Era doloroso.

Aquello que había valorado y amado, durante muchos años, se había dispersado por completo y la sensación de pérdida me producía ganas de llorar.

Dentro de mi conciencia, lo único que podía recordar era su cara.

Después de eso, ni siquiera podía recordar cómo pasé el resto del día.

♦ ♦ ♦

Cuando desperté, ya era al día siguiente y estaba sentado en mi asiento, como de costumbre.

Miré el reloj que colgaba en la pared y me levanté en pánico.

En poco tiempo, será el momento del mantenimiento de la Puerta de Transferencia[1].

Saliendo de mi habitación, me dirigí en dirección al punto de encuentro.

Mientras lo hacía, oí a mis subordinados charlando ruidosamente sobre algo.

—Por eso, Su Alteza es…

—Eso es una mentira, ¿verdad? Ayer fue la ceremonia de compromiso…

Las palabras que dijeron atrajeron mi atención y, cuando me di cuenta, ya los había llamado.

—Oigan, ¿de qué están hablando?

—Capitán William. No, bueno, nosotros estábamos discutiendo sobre Su Alteza que ayer llevó a una dama a su habitación privada…

— ¿Su Alteza hizo…? ¿Con quién?

—Bueno, eso es algo que no sabemos…

Tan pronto como lo escuché, la sangre subió a mi cabeza.

No pensé que la dama fuese Lidi.

Cuando terminó la ceremonia de compromiso, sus tareas terminaron y ella debería haber vuelto a casa, a su residencia.

El malestar que sentí hacia Su Alteza fue tan grande que no pude detener mi ira.

Después de arrebatármela, la dejó para dormir con otra mujer. ¿Está burlándose de ella?

Absolutamente, no pude perdonar eso. El interior de mi cabeza estaba alborotado.

— ¿Capitán?

Ni siquiera pude escuchar las palabras de mi subordinado.

Quería tener unas palabras con Su Alteza.

Aceleré mi ritmo, mientras me dirigía hacia la razón de mi furia, la oficina de Su Alteza.

En el camino, me detuve, cuando vi una espalda familiar. Inconscientemente, la llame.

 — ¿Lidi?

La joven, que miró sobre su hombro, resultó ser Lidi, después de todo. Sin embargo, llevaba otro vestido, completamente diferente al que había usado ayer.

Pensando que era extraño, vi marcas rojas, como moretones, en varios lugares alrededor de la parte inferior de su cuello.

No me tomó mucho tiempo darme cuenta de que eran marcas de besos. La sorpresa me congelo por un instante.

Lidi, que parecía no darse cuenta de las marcas, apeló a su deseo de irse a casa.

En sus palabras, transmitía una sensación de incertidumbre, acerca de si ella podría regresar a casa, en ese momento, recordé la conversación de mis subordinados.

Su Alteza, llevó a una dama a su habitación privada.

Lidi, que vestía ropa distinta a la que había usado ayer y quería ir a casa con insistencia.

Las marcas de posesión alrededor de su cuello.

Todo apuntaba a una sola respuesta, no sabía qué hacer a continuación.

Aun así, no había indicios de una emoción sombría a su alrededor.

Ella tenía su actitud habitual y, mirando su apariencia sonriente, comprendí que, al menos, fue consensual.

Como ella quería ir a casa, llamé el carruaje de mi casa para llevarla y la despedí.

No podía soportar estar a su lado, mientras está cubierta con las marcas de Su Alteza.

Cuando el carruaje se volvió distante, suspiré y volví.

La sensación de querer hablar con Su Alteza había desaparecido por completo.

Guardando mis emociones, caminé sin pensar.

Entonces, vi la apariencia nerviosa de la Dama Principal de la Corte.

Parecía como si estuviese buscando a alguien.

Tal vez, Lidi se escapó, de Su Alteza.

Entonces, es probable que Su Alteza no tuviera la intención de dejar que ella se fuera.

En ese momento, entendí por qué la dama de la corte estaba tan nerviosa.

Me sentí un poco feliz, mientras pensaba eso, la llamé.

Es mi responsabilidad por ser quien la envió a casa.

—Dama de la corte Lady Grimm.

— ¡William-sama! Perdona mi sobresalto.

La dama principal de la corte se inclinó rápidamente. En respuesta, le dije que levantara la cabeza.

Entonces, le informé de la cuestión.

—Si estás buscando a Lidi, la envié a casa. Ese era su deseo.

Ante mis palabras, la dama de la corte mostró sorpresa.

— ¿La princesa hizo eso? Pero se suponía que ella estaba en una situación en la que no podía moverse.

—Si es de Lidi de quien estás hablando, debes saber que ella estaba muy animada. Si no tiene la intención de dejarla escapar, preste mucha atención a partir de ahora. Después de todo, a ella no se aplica al sentido común.

—Sí…muchas gracias.

Después de darle las gracias, una vez más, la dama de la corte se fue rápidamente, probablemente, se dirigía a reportar esta información.

Si Su Alteza salió después tras Lidi, eso no lo sé.

Si ella me pide que la salve, le echaré una mano en cualquier momento.

No importa lo que digan los demás, yo seguiré siendo su aliado.

Cuando me di cuenta de eso, mi cuerpo perdió su fuerza.

—Está bien. Esto está bien para mí.

Poder ayudarla, siempre ha sido mi alegría. Había sido así desde antes.

Si ese es el caso, todo lo que tengo que hacer es continuar haciéndolo.

No tenía que hacer nada diferente de lo que había estado haciendo hasta ahora.

Por el momento, decidí comprometer mis sentimientos y levantar mi ánimo gradualmente.


[1]Puerta de transferencia; en realidad es como un portal de transporte y está administrado por la división de magia de lol, ya que está controlado por la magia y la gente puede teletransportarse a través de esto. La puerta no se discute mucho durante este tiempo, pero lo lograremos  solo pensamos en dar un aviso sobre el significado.

| Índice |

4 thoughts on “¡No quiero ser Princesa! – Historia Paralela 12: Conflicto de los amigos de la infancia (2)

  1. Sofía says:

    Me siento mal por él, pero en parte fue su culpa, el debería haber expresado sus sentimientos para lograr captar la atención de Lidi, él ya sabía cómo era ella y lo densa que podría llegar a ser, pero se confió demasiado y no hizo nada que realmente lo llevara a ser correspondido.
    _______________________________________
    Gracias por traducir esta novela, la historia es muy buena ❤

  2. Usagimaii says:

    No ouedo evitar sentirme mal por Will pero por lento y dar todo por sentado te dormiste en los laureles y te ganó la falta de sentido común de Lidi 🤷‍♀️ asi que ahora a llorar al campito… Y como siempre muuuuuchas gracias ❤️

Responder a Itsi Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *