¡No quiero ser Princesa! – Historia paralela 18: El deseo de Shinigami

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Cuando le pregunté sobre su paradero, la bruja respondió esas palabras.

—Esa niña es la princesa de la casa ducal más importante de este país

♦ ♦ ♦

A pesar de que, apenas logró salir con vida, de Sahaja, la maldición avanzaba.

Sentí que las serpientes se enroscaban en mi cuerpo.

Al principio, solo los sentía alrededor de mi cintura, pero, a medida que pasaban los días, se extendieron y, ahora, han cubierto todo mi cuerpo.

La muerte se acerca. Lo sabía sin necesidad de que me lo dijeran.

El dolor aumentó día a día y, a pesar de no haber resultado herido, desde esta mañana, comencé a oler sangre. Eso ya podría ser el fin para mí, había suficientes signos para que yo pensara eso. Ha pasado una semana desde que entré en el Reino de Wilhelm.

No sé mi ubicación exacta. Como puedo ver el Castillo Real a lo lejos, por lo que, puedo entender que estoy cerca de la Capital Real.

A pesar de la cojera, seguí avanzando paso a paso, llegué tan lejos, solo gracias a la última solicitud de mi padre, pero, duele tanto, que quiero que todo termine.

Así, me topé con alguien.

Decepcionantemente, mi cuerpo cayó hacia adelante. Ya no tengo energía para levantarme.

Una mujer que, tal vez, sea una noble, está diciendo algo.

Ya no podía hablar, pero, de alguna manera, logré, al menos, escuchar su voz.

Lamenté poder escuchar.

Ella se irritó porque no respondí y, finalmente, le dió una orden a alguien.

Probablemente, seré golpeado por un criado —pensé, con la mente confusa.

Realmente, no me importa. Me estoy muriendo de todos modos. Ya no importa lo que me pase.

Después de rendirme, cerré los ojos, pero alguien se interpuso entre ellos y yo.

Confirmé con mi visión borrosa la figura que me protegía.

Ella también es una mujer. Aunque su ropa es sencilla, probablemente, también es una noble.

Me preguntaba por qué un noble me protegería, pero, en un abrir y cerrar de ojos, ella arrinconó a la mujer.

Ambas mujeres me miraron. La capucha que llevaba puesta se había deslizado, dejando al descubierto mis ojos.

Pensé que era descuidado tener ese ojo odiado visible, cuando mi cuerpo no podía moverse.

De hecho, la primera mujer me rechazó violentamente y me llamó asqueroso.

Respirando bruscamente, cerré los ojos pensando en ello, pero no podía creer lo que oía cuando escuché la línea de la mujer que me salvó.

—No hay razón para abandonar a una persona que sabes que está lesionada.

Diciendo eso, se alejó de la mujer que me rechazó y comenzó a preguntar sobre mi estado.

Antes de darme cuenta, apareció otra presencia.

Quizás era su guardia o algo así. Habiendo recibido la orden, el hombre comenzó a revisar mi cuerpo en busca de anormalidades.

—Es una maldición ineludible.

Abrí un poco los ojos, ante las palabras del guardia.

Así es, solo me queda la muerte.

En ese caso.

—Mátame.

Le transmití a ella, que miraba ansiosa los movimientos de mis labios. A pesar de mi estado, me cautivaron sus hermosos ojos violeta.

Me pregunto cuántos años han pasado desde que me han mirado con verdadera simpatía.

Pensé que sería satisfactorio ser asesinado por esa persona. Pero…

— ¿Quieres morir?

Cuando ella respondió eso, mis ojos se abrieron inconscientemente. Tenía una expresión terriblemente seria, mientras me miraba fijamente y, como si hubiera tomado una decisión, habló.

—Lo tengo. En ese caso, haré algo.

No entiendo por qué me dijo eso. Aun así, cuando acarició suavemente mi cabeza, mi cuerpo se relajó naturalmente y mis ojos se cerraron. Es como la sensación de una mano de mi infancia. Sentí deseos de llorar, por este cálido sentimiento.

Pensé que estaría bien si ya no me despierto.

Si me despierto, solo me espera la desesperación, prefiero morir en este momento de breve felicidad, no sé qué es lo que está mal con estos pensamientos.

Antes de perder el conocimiento en sus brazos, ciertamente, lo sentí, luego, le confié todo.

♦ ♦ ♦

Escuché a alguien hablando. Al haber sido despertado por esas voces, me encontré en un lugar desconocido. Olía a hierbas medicinales. Sin tener idea de lo que me pasó, estaba perplejo. No parece que me hayan capturado. Me sentí aliviado de haber confirmado que mis manos, pies y cuerpo están todos libres.

Cuando desperté, me di cuenta de que era ella quien me había ayudado hace algún tiempo.

Al ver su mirada comprensiva, no podía creerle, cuando dijo que la maldición fue eliminada, así que revisé todo mi cuerpo nervioso.

—La formación de hexcraft se ha ido…

No había incomodidad, como serpientes apretándose a mi alrededor en cualquier lugar.

Me quedé sin palabras, sintiéndome libre, por primera vez, en mucho tiempo.

—Esa niña te ayudó.

Me sorprendió la voz de la anciana.

— ¿Ella lo hizo? —De ninguna manera, cómo.

Aunque pregunté, ella solo evadió la pregunta y no me lo dijo. Pensé que sería grosero cuestionar más a mi benefactor, así que retrocedí y le agradecí una vez más.

Ella salvó mi vida, la cual no podía salvarse sin importar el esfuerzo. Le pregunté qué demandas tenía de mí. Sin embargo, ella solo respondió que era algo natural.

En sus ojos, no había demandas para mí, solo el alivio de que estaba a salvo.

No me lo podía creer. ¿Existe realmente este tipo de persona? Incluso cuando la miré a los ojos, su actitud se mantuvo sin cambios. Por el contrario, ella me elogió con una hermosa sonrisa. Sentí que me trataban como una persona por primera vez en muchos años.

Después, nos peleamos, pero, al final, ella no estuvo de acuerdo en que le devolviera un favor, y se fue diciendo que debía cuidarme.

Ella dijo que hiciera lo que quisiera. Sonrió maravillosamente, mientras decía que salvarme era la recompensa.

Me di cuenta de que me había atrapado completamente, cuando la bruja medicinal me hizo una pregunta. A la bruja, que en broma, preguntó si la quería como mi maestra, naturalmente, respondí que estaba bien intentarlo.

Me sorprendí con estas palabras.

No he pensado en eso.

Qué tipo de persona sería adecuada para ser mi maestro, tales preocupaciones, que pensé que eran innecesarias me dejaron completamente impresionado, antes de notar que le respondí positivamente a la bruja.

Ya veo, quiero que ella sea mi maestra.

Incluso cuando sabe quién soy, me trata como una persona normal.

Ella nunca me negó, sino que sonrió y me aceptó. Qué bueno sería si pudiera estar a su lado y protegerla. Todo eso me hizo darme cuenta de mi deseo.

Pero, debo arreglarlo con ella. Ella también debe quererlo.

Cuando recuperé mi fuerza, decidí ir con ella. Al ver que quiero ir allí, la bruja me dio información de manera sincera, algo sorprendente. La única hija principal de la casa ducal. La prometida del Príncipe Heredero. La futura reina.

Nunca hubiera pensado que fuera una persona así. Pero, en ese caso, ella puede necesitarme. Sin duda seré útil. Vestido con la ropa de mi clan, me dirigí a la mansión donde ella vive. Mientras corría con una postura baja, presioné ligeramente mi ojo izquierdo.

En este ojo izquierdo se almacena la formación mágica del arte secreto de mi clan. Solo se puede usar después de encontrar un maestro y liberar el sello. Pero, se puede usar solo una vez, sin el contrato, para probar el potencial del maestro.

La probaré con eso.

¿Cómo reaccionará al ver el arte secreto de Hiyuma?

Al ver brillar mis ojos rojos, me pregunto si, esta vez, ella los evitará con disgusto.

Quiero creer que ella no lo hará. Pero, no puedo decir que estará bien, con certeza.

Si no le gusta, si trata de usarme, no puede ser mi maestro.

Si eso sucede, no se puede evitar. Me rendiré con ella y me iré. Me embarcaré en un nuevo viaje. Para buscar un maestro que aún no he visto. Mientras corría, ya me había resuelto trágicamente.

Honestamente, quiero quedarme a su lado, cómodamente y sin decir nada. Pero, quiero protegerla, a quien me trató como a una persona, con mis propias manos. Para hacer eso, no tengo más remedio que hacerla mi maestra.

Eso es todo lo que quiero de ella, que me robó el corazón brillantemente.

Lo admito. Después de todo, no puedo pensar que pueda ser nadie más que ella, deseo que ella también me acepte y se convierta en mi maestra.

| Índice |

13 thoughts on “¡No quiero ser Princesa! – Historia paralela 18: El deseo de Shinigami

  1. Haomuri says:

    Ay que bonito!!! No sé pero me imagino a Caín como el hijo adoptado de Freed y Lidi XD Me alegra saber que quiere a Lidi como su maestra n.n

    Gracias por el capítulo! Por fin me puse al día xD

  2. Yinett says:

    😭😭😭 Que hermoso capítulo, él, a pesar de todo, es una persona muy pura, ojalá que Lidi si quiera ser su maestra y, en ese caso, que cierto príncipe no se ponga celoso. Ya quiero ver qué pasa uwu.
    Muchas gracias por el cap.

  3. Angie says:

    Que hermoso!!💞 si Lidi acepta, le sera fiel toda la vida, Pero siento que alguien se pondrá muy celoso…
    Muchas gracias por el capitulo 🙌😘

    • Miniwa says:

      La descripcion de su ojo es tan convincente que me lo imagino literalmente como un rubi en su ojo lol
      Lo siento solo tengo falta de imaginqcion xd
      Gracias por el cap ♡♡

  4. Yusmy says:

    Gracias por el capítulo.
    Cuando vea el ojo brillar de seguro no se va a asustar sino que lo va a ver como fascinante o aún más hermoso, pero la pregunta si ella aceptará ser su maestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *