Vida después del matrimonio – Capítulo 11: Un buen pasto no es comida para un caballo arrepentido.

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Soy un buen caballo que nunca volverá a pastar en un viejo prado.

Desde que regresamos de mi hogar paterno, incluso se podría decir que los sentimientos entre Han Lei y yo se intensificaron rápidamente, todos los días fueron súper dulces, mi esposo buscaba diferentes excusas para llevarme a su oficina y besarnos, por supuesto, era durante las pausas para el almuerzo o cuando no estaba ocupado por el trabajo.

Hoy, hace un momento, nos separamos de mala gana de nuestro acostumbrado beso en el estacionamiento de la compañía, y ahora, después de sólo unas horas, recibí una llamada de Han Lei, pidiendo que vaya a su oficina.

Entré al ascensor con una dulce sonrisa, dándome cuenta de que me estaba pareciendo a una especie de mascota, siempre que él llamara, iría de inmediato a verlo, ¿quién podría pensar que me comportaría de esta forma?

Aún no le agrado al secretario masculino personal de Han Lei, Qin Hao, pero después de presenciar a la tentadora sexy de grandes pechos ser repelida por las palabras de Han Lei sin una pizca de lástima, parecía haberme considerado una camarada de armas. Pero, debido a que soy una mujer, había un reflejo condicionado, todavía me trata muy fríamente. En realidad, ha sido claramente más amigable conmigo que antes, considerando que ya no me dirige esos malos tratos.

Después de entrar en la oficina de Han Lei, descubrí que había otro hombre aparte de él.

Ese hombre estaba parado frente a las grandes ventanas del piso al techo, de espaldas a mí, parecía como si estuviera mirando seriamente el denso tráfico fuera de la ventana.

Su vista trasera era muy elegante y me resultaba familiar.

Cuando esa figura se volvió hacia mí, y vi esa sonrisa me quedé en blanco.

Esta persona era apuesto, un poco mayor que Han Lei, de unos treinta años, todo su cuerpo exudaba un encanto maduro y firme, sonreía dulce y felizmente.

Nunca imaginé que algún día nos volveríamos a encontrar, pero no esperaba que nos volviéramos a encontrar así.

Han lei, como antes, nos presentó con una sonrisa amistosa —este es Lin Zhe, el señor Lin, es nuestro nuevo cliente, esta es nuestra diseñadora en jefe…

Lin Zhe levantó la mano e interrumpió la presentación de Han Lei, me miró con los ojos llorosos y continuó con ternura —¡Xia Ying, mucho tiempo sin verte!

—¿Oh? —Aunque Han Lei no estaba contento con la interrupción, permaneció inexpresivo y dijo —parece que ustedes se conocen.

Esta oración fue una afirmación.

—Jeje, por supuesto, porque antes trabajaba como consejero de la escuela secundaria de Xia Ying —Lin Zhe permaneció mirándome con ternura y respondió sonriendo.

Sí, reconocí al hombre frente a mí, este hombre se llamaba Lin Zhe, no solo fue mi consejero en la escuela secundaria, sino también mi primer amor.

De acuerdo, admito que mentí, anteriormente, en total, había salido seis veces, no cinco veces.

La diferencia fue que solo una vez perseguí activamente a alguien, las cinco veces restantes me persiguieron a mí.

Y el hombre que perseguí activamente, mi primer amor, es precisamente el hombre que está frente a mí en este momento y es el nuevo cliente de nuestra empresa.

Recuerdo mi primer amor con Lin Zhe, fue una relación muy pura y confusa. Ese año, acababa de ingresar a la escuela secundaria, pero mis padres eligieron este momento para irse de casa, dejándome para luchar contra esas tres malvadas mujeres que se apoderaron de mi casa.

Justo cuando estaba experimentando una profunda sensación de soledad e inquietud, apareció Lin Zhe, bajo el papel de un distinguido consejero de secundaria.

En ese momento, Lin Zhe era un adulto joven, guapo y de temperamento gentil, no podía verlo como un maestro, sino más como el hermano mayor de al lado.

En los campus de la escuela secundaria, no había escasez de chicas que anhelaban un amor hermoso con el consejero, por lo tanto, Lin Zhe se convirtió en el enamoramiento y anhelo secreto de muchas chicas de secundaria, sin embargo, los niños de esa generación eran muy puros y reservados. Incluso si nos agradaba alguien, simplemente nos escondíamos y lo observamos desde lejos, como si eso nos trajera la mayor satisfacción. Lin Ze fue promocionado como una persona admirada por todos, un ídolo intocable de las masas.

Al comienzo de conocer a Lin Zhe, no tenía intenciones o ideas poco saludables, simplemente quería compartir mi soledad e inquietud en mi corazón con él.

Nunca olvidaré la expresión de Lin Zhe cuando me vio por primera vez, estaba llena de conmoción, alegría y una profunda decepción.

Lin Zhe era un consejero sobresaliente y muy responsable, cada vez que hablaba con él, sentía que mi corazón era más ligero, como si se recargara de electricidad y tuviera más energía para luchar contra las tigresas que me esperaban en casa. Nos llevábamos bastante bien, como profesor y como amigo.

Con el paso del tiempo, gradualmente, sin importar lo densa que fuera, descubrí que Lin Zhe me trataba de manera diferente a todos los demás, parecía cuidarme y protegerme más allá, incluso más allá de la simple relación entre un maestro y una alumna.

Lin Zhe era un hombre lleno de encantos, por supuesto, me sentí conmovida, por eso, cuando ingresé al segundo año, se lo confesé. No hubo suspenso, empezamos a salir, a partir de entonces, iniciamos un viaje de amor puro y confuso.

Debido a que era una relación de maestro y estudiante, éramos muy discretos, hasta que más tarde rompimos, nadie se dio cuenta de que estábamos saliendo.

Estar junto a Lin Zhe fue muy cómodo, siempre me cuidaba meticulosamente, disipando las inseguridades y frustraciones encerradas en mi corazón. A veces, incluso me proporcionó planes para oprimir a las tres tigresas.

Cuando estábamos juntos, a menudo evitábamos a personas conocidas, luego nos tomábamos de la mano, nos besábamos en secreto, nos abrazábamos ligeramente, todo era muy hermoso, incluso con solo besos superficiales y pequeños abrazos. Todavía sentía que era simple felicidad, pero al mismo tiempo, mi corazón estaba lleno de inquietud. Siempre que me miraba, sentía que veía a alguien en mí, como un sustituto.

Este sentimiento siempre había estado en mi mente, hasta que confirmé mi sexto sentido.

Después de terminar de estudiar esa noche, una fuerza inexplicable me instó a ir a los densos bosques del campus, en ese momento, el cielo estaba muy oscuro, sin embargo, la luz de la luna era muy brillante, lo suficientemente brillante como para dejarme ver claramente a una pareja abrazándose fuertemente en las profundidades del bosque.

El hombre era Lin Zhe, y la mujer resultó ser la esposa de nuestro director.

Lin Zhe la besó profundamente. Incluso los espectadores podían decir que la estaba abrazando con fuerza, como si quisiera fundirla en su cuerpo. Nunca había visto esa faceta de él. Nunca me había besado, ni abrazado de esa forma. De alguna manera, en vez de ira, sentí envidia.

Contrariamente a lo esperado, no hubo gritos, llantos ni dolor de corazón. Salí lentamente del bosque sin tocar una sola hoja.

Después de esa noche, Lin Zhe se preocupó más por mí, me trató con más educación e incluso me miró con más afecto. Para mí, estaba claro que no estaba pensando en mí, sino en la esposa del director.

Según mis observaciones, la esposa del director era su segunda esposa y su diferencia de edad era muy grande. La mujer era joven y hermosa, creo que ella y Lin Zhe eran pareja antes, pero, por alguna razón, se separaron. Más tarde, Lin Zhe descubrió que partes de mi temperamento y apariencia se parecían a la directora. Así, egoístamente, me pidió salir pensando en otra persona.

Permanecí tranquila y serena, permitiendo que Lin Zhe hiciera su elección porque no quería mantener una relación reticente.

Finalmente, Lin Zhe me dijo que iba a renunciar e irse al extranjero. Sabía que finalmente había elegido a la directora. La excusa glorificada que usó fue que se iba al extranjero para continuar sus estudios, pero en realidad, se estaba fugando con ella.

Por lo tanto, antes de que me sugiriera explícitamente que rompiéramos, tomé la iniciativa de preguntar. Después de que rompimos, solté un pequeño suspiro de alivio. Parecía que, en vez de ser mi amante, él estaba más calificado para ser un vecino guapo y amable.

Despedí a la pareja que se fugaba en secreto con una sonrisa, así terminó mi primer amor. Al final, no fui tan fuerte como pensaba y lloré. Mi corazón se sintió sofocado y triste.

Parece que nadie puede acostumbrarse a que los estudiantes de secundaria hablen sobre el amor de los adultos.

—Oh, diciendo esto, ¿los sentimientos entre ustedes no parecen ser tan malos?

Han Lei me apartó de mis recuerdos con sus palabras indiferentes.

Me volví para mirar a mi esposo, vaya, aunque este tipo se estaba riendo, su sonrisa no mostraba ninguna alegría.

Moví la boca con burla, ya que realmente no sabía cómo responder.

Al final, Lin Zhe me invitó a cenar con la excusa de recordar y discutir los detalles del trabajo.

Por la noche, sentados en un restaurante de alto nivel, Lin Zhe y yo comimos tranquilamente, como en aquellos días en que estuvimos saliendo.

Después de la cena, Lin Zhe ayudó a servir vino para los dos y comenzó a charlar ociosamente conmigo.

—Al ver los logros que has alcanzado, estoy realmente feliz por ti —dijo Lin Zhe con una sonrisa.

Vergonzosamente, jugueteé con mi cabello y tímidamente dije —en realidad no, nuestro presidente solo estaba bromeando.

—Bien, ¿tu relación con la hermana mayor sigue siendo tan buena como antes? ¡Tu relación con ella puso celosas a todas las chicas! ¿Cómo es que no vi a la hermana mayor regresar contigo? De hecho, la esposa del director también fue estudiante de nuestra escuela antes. Como no sé su nombre, solo puedo referirme a ella como hermana mayor.

Al escuchar mis palabras, Lin Zhe apartó la mirada de mí y en sus pupilas negras, un rastro de pérdida parpadeó. Cuando volvió a mirarme, había recuperado su calma original.

—Rompimos —dijo sonriendo.

Esa noticia fue demasiado impactante para mí. Estaban locamente enamorados, incluso se fugaron juntos, ¡pero habían roto!

—Um, lo siento, no era mi intención preguntar, no pensé… —realmente no supe qué decir.

—Por qué te disculpas, fue porque nuestras personalidades no coincidían, eso es todo —Se encogió de hombros y dijo con una mirada indiferente.

Todo lo que pude hacer en ese momento fue forzar una sonrisa.

De repente, se inclinó, acercó su rostro al mío y dijo con seriedad —ahora que te he vuelto a ver, lo lamento, lamento haberte dejado.

—¡Pero estoy casada! —Estaba tan sorprendida que no pude evitar soltarlo.

—Vaya, parece que llegué un poco tarde.

Se apoyó en el respaldo de la silla y levantó su copa. Sus ojos brillaron con una expresión indescriptible y luego dijo con una sonrisa —Y que, incluso si estás casada, podrías divorciarte. De todos modos, decidí perseguirte una vez más.

¿Cómo podría ser así, como si me quedara quieta a esperar? Además, su tono sonaba como si solo él pudiera decidir cuándo romper, como si no pudiera casarme sin su consentimiento. Tal vez, lo hubiera hecho si no hubiera conocido a Han Lei, pero ahora, lo siento, este pasto no es digno de ti, tu caballo arrepentido ya no tiene derecho a comer.

Pero, después de todo, una vez nos amamos, por lo que decidí pensar en palabras estándar y profundas para rechazarlo sin lastimarlo.

Justo cuando estaba dudando, escuché la voz de Han Lei.

—¡Vaya! ¿No es este el señor Lin?

Han Lei, que había aparecido de repente, caminó hacia nosotros con gracia y se paró a mi lado. Luego procedió a saludar Lin Zhe.

Falso, falso, Han Lei, ah, Han Lei, no solo tu sonrisa es falsa, tu tono también lo es.

Lin Zhe se congeló un poco y dijo con un rostro inexpresivo —sí, qué coincidencia, ¿el presidente Han también está aquí para cenar?

Han Lei sonrió aún más brillantemente, se sentó a mi lado y puso sus brazos alrededor de mi cintura posesivamente, sin sonreír y dijo —no, vine a buscar a mi esposa. ¡Pensar que acompañaría a otro hombre a cenar mientras me dejaba solo!

Lin Zhe me miró con una cara interrogante, la sonrisa en su rostro parecía haberse deformado.

Me forcé a reír.

—Los presentaré, aunque supongo que no se necesita presentación, el presidente Han es en realidad mi esposo —luego me volví hacia Han Lei y le susurré al oído —este señor Lin es en realidad mi primer amor.

Al escuchar esto, Han Lei abrió los ojos de par en par, con un rostro lleno de seriedad y respeto, le gritó a Lin Zhe —¡Este viejo!

Viejo… llamó a Lin Zhe viejo…

Rápidamente, bajé la cabeza, resistiendo mi risa que estaba a punto de salir. Han Lei, ¡eres verdaderamente talentoso!

 

| Índice |

2 thoughts on “Vida después del matrimonio – Capítulo 11: Un buen pasto no es comida para un caballo arrepentido.

  1. KALMIA says:

    Oooohhh apareció un viejo amor 😲😲😲😲… hahaha ese esposito bien celoso 😆😆😆😆 lo amo … 😍😍😍😍…
    Ps.. Gracias por tan buen capítulo…😚😚😚

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *