Vida despues del matrimonio – Capítulo 12: No se puede provocar a un hombre que es capaz de comer vinagre

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


En este mundo, existen mujeres malvadas y dementes que no deben ser provocadas, pero no son las únicas, un hombre capaz de comer vinagre es mucho más temible.

La tez de Lin Zhe comenzó a oscurecerse lentamente después de que Han Lei lo llamara respetuosamente “mayor”. Creo que fue principalmente por el tono satírico pero serio y respetuoso de Han Lei lo que le hizo enfadarse.

Al final, nuestra cena terminó rápidamente por la extrema desvergüenza de mi esposo.

Después de regresar a casa y tomar una ducha, Han Lei se sentó en la cama con una cara compleja.

Cuando salí del baño, lo vi sentado en la cama haciendo pucheros, como si quisiera golpearse la cabeza contra la pared. Suspiré un poco y me di cuenta de que si no le contaba la clase de relación que hubo entre Lin Zhe y yo, no podría dormir esta noche. Así, tranquilamente, me fui a la cama y me senté frente a  él.

—Xia Ying, ¡eres bastante audaz! ¡Hay alivio para los que se confiesan y castigo para los que mienten! ¡Explícame honestamente tu relación con Lin Zhe! —Dijo en voz alta y con un rostro solemne, mientras estaba sentado con las piernas y las manos cruzadas frente a su pecho.

¿Castigo para los que confiesan, castigo para los que mienten? ¿No está yendo demasiado lejos?

Mi boca se movió un poco y forcé una risa. También me senté con las piernas cruzadas delante de él y lentamente levanté mi mano para limpiarme el sudor de la frente. Luego, le conté brevemente la historia de cómo Lin Zhe y yo nos conocimos, nos enamoramos, y finalmente por qué rompimos.

—En… —fue lo único que dijo después de escuchar mi confesión. Luego bajó la cabeza y miró fijamente la sábana.

Han Lei se sentó allí, mirando la sábana, pero no pude evitar frotarme los ojos cansados. Intenté dejar que lo procesara un poco más y luego recordarle que ya era hora de dormir.

Justo cuando estaba programando una cita con el Dios de los sueños, escuche la profunda voz de Han Lei.

—Entonces…  ¿todavía piensas en él?

—¿Eh?… Esto… —giré la cabeza a un lado, como si estuviera contemplando en silencio.

—¡¿Qué?! ¿Realmente estás dudando? ¿Cómo puedes pensar tan seriamente sobre eso? —Han Lei fue provocado por mi vacilación y rechinó los dientes.

Me estremecí cuando gritó, este tipo era realmente más fuerte que una persona promedio.

Apoyé mi cabeza en el regazo de Han Lei y me acosté cómodamente mientras miraba su hermoso rostro justo encima del mío. Suavemente, sonreí y dije —honestamente, cada mujer no puede olvidar a su primer amor y no soy la excepción. Aunque ya no tengo ese deseo inicial de corazón como antes, sigue siendo un recuerdo inolvidable. No puedo garantizar que no pensaré en él en el futuro, pero puedo garantizar que mis sentimientos hacia él son sólo de amistad. Así que deja de hacer volar tu imaginación. Podría decirse que o no confías en mí o no tienes fe en ti mismo.

Miré a mi celoso y tonto esposo, realmente quería decirle que es él quien no tiene suficiente fe en sí mismo.

Después de que paro su torpe risa, Han Lei bajó el rostro y me miró, sus pupilas se oscurecieron después de atrapar mi mirada. Separó ligeramente sus delgados labios y sonrió.

—¿Qué debo hacer? Realmente no tengo ninguna confianza. ¡Deberíamos unir nuestros cuerpos para restablecerla!

Este tipo, si quieres tener sexo, entonces sólo dilo. No podía creer que realmente usara una excusa tan poco convincente.

Después de sentir sus hormonas masculinas, ¿qué podía hacer? También quería fusionar mi cuerpo con el suyo.

—Bien, entonces, apaguemos las luces y enrollémonos en las sábanas.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, Lin Zhe realmente entró en acción. Usó una excusa para lograr su objetivo de reunirse conmigo a solas. La excusa que usó haría que cualquier persona no pudiera negarse.

Han Lei aceptó sin querer. Después de forzar una sonrisa y rechinar los dientes, dijo —¡De acuerdo, entonces, deberían ir e investigar y discutir apropiadamente, y terminar el trabajo tan pronto como sea posible!

Entonces, se paró en la puerta y nos vio a mí y a Lin Zhe marcharnos.

La excusa de Lin Zhe era simple. Pidió que discutiéramos los detalles del trabajo juntos, pero la razón por la que Han Lei estaba tan enfadado no era porque estuviéramos solos, sino porque Lin Zhe sólo discutió los detalles del trabajo conmigo. Porque Han Lei, ese gran idiota, confiaba en que tendría intenciones hacia mí, sin embargo…

Durante el trabajo, Lin Zhe era muy serio y exigente. A menudo discutíamos e investigábamos hasta el más mínimo detalle más de cien veces para obtener resultados perfectos.

Aunque sospechaba que no tenía intenciones especiales hacia mí, ya que prefería creer que el otro día sólo estaba bromeando, especialmente, considerando que mi esposo es Han Lei, pero al parecer fui demasiado ingenua. Estaba equivocada, realmente equivocada, especialmente después de recibir rosas de Lin Zhe.

Ese día, cuando estaba sentada en mi escritorio, absorta con un proyecto, de repente, recibí un ramo de rosas. Abrí la tarjeta que estaba metida dentro y miré, dentro tenía sólo una firma – Lin Zhe.

Cuando me enfrenté a esas coloridas y ardientes rosas, moví las esquinas de mi boca. Sentí un estallido de dolor palpitando en mi cabeza sin ninguna razón.

Entonces, sonó el teléfono, todo lo que pude escuchar fue a Han Lei rechinar los dientes.

—Escuché que ese tipo te envió un gran ramo de rosas.

—Eh…

¿Cómo lo supo?

—¿Quieres saber cómo lo supe? Cuando Qin Hao pasaba por delante del Departamento de Diseño de tu chico, lo vio por casualidad. Entonces, me informó inmediatamente de la situación.

Así que fue el camarada Qin Hao, ¿no es una coincidencia demasiado grande?

—No necesitas decir nada ahora mismo, ¡sólo escúchame! Tira esas flores a la basura inmediatamente. Luego, después del trabajo, te llevaré a un lugar —expresó y colgó.

Mire la pantalla de mi celular anunciando el fin de la llamada y luego a las inocentes rosas que estaban en mi escritorio, tirarlas sería una verdadera lástima, lo mejor sería regalárselas a mis colegas.

Sin embargo, ¿a dónde me llevará exactamente Han Lei después del trabajo? Su voz tenía un matiz de desolación, ¿quizás iremos a la guarida de un tigre?

Por supuesto, el lugar al que me llevaba no era una guarida de tigres, sino una floristería.

Me llevó en silencio a la floristería y me dijo —¡ve y elige el ramo de flores que más te guste!

Frente a un montón de hermosas flores de todo tipo y colores, que apenas conocía, me quedé atónita y miré desconcertada a Han Lei.

Su hermoso rostro se ruborizó ligeramente y evitó mi mirada. Volvió la cabeza hacia el otro lado y dijo de forma poco natural:

—¿No te envió ese tipo flores?

No pude evitar reírme a carcajadas.

Han Lei, ah Han Lei, ¿cómo puedes ser tan adorable?

Han Lei miró infelizmente mi cara que sonreía de oreja a oreja. Una vez más, giró la cabeza hacia el otro lado mientras resoplaba molesto.

Me acerqué a él mientras sonreía y tomé su mano. Froté mi cabeza en su brazo, sonreí brillantemente y le dije, —¡déjame decirte un secreto, en realidad, soy alérgica al polen!

—¿Ah? —Han Lei me miró aturdido y luego movió sus ojos, —¡entonces vamos a comer!

♦ ♦ ♦

Los siguientes días, Lin Zhe siguió enviándome cosas y, como siempre, según el informe coincidente de Qin Hao, Han Lei tiraría todo y me lo compraría de nuevo.

Hasta que un día, Lin Zhe me llamó a la entrada de la empresa y me entregó personalmente un hermoso broche.

Sostuve el regalo con torpeza y le pedí que dejara de enviar cosas, pero él sólo sonrió, se dio la vuelta y se alejó como si nada hubiera pasado.

Miré la silueta de Lin Zhe y, sin poder hacer nada, dejé escapar un suspiro. De repente, el regalo que estaba en mis manos me fue arrebatado por una mano inesperada. Me di la vuelta sorprendida. Resulta que era Han Lei.

Forcé una risa y parece que esta vez me habían pillado con las manos en la masa. No podría ser que Qin Hao lo viera por casualidad y le informara de que bajara, ¿verdad?

Han Lei miró sombríamente el regalo por un momento, luego lo agarró y lo tiró hacia atrás. El regalo formó un arco perfectamente elegante directo hacia el cubo de basura.

Vi al regalo entrar en el cubo de basura. En ese momento, fui testigo de la brutalidad y las acciones inhumanas de Han Lei. Realmente, fue una atrocidad de su parte.

No es sorprendente que Han Lei me diera una vez más un regalo. La diferencia era que, esta vez, no podía esperar hasta después del trabajo, sino que tomó mi mano y salimos del trabajo.

Han Lei me llevó a una joyería e hizo una línea directa al mostrador de anillos de boda.

—¡Saca todos los anillos de boda que tengas en tu tienda! —Han Lei aclaró su garganta y ordenó.

La joven del mostrador se quedó atónita por la belleza de Han Lei por un momento antes de sacar los anillos de primera calidad de la tienda para que eligiéramos con ojos brillantes.

—Creo en tu perspicacia, elige un par, ¡necesitamos anillos de boda! —Dijo Han Lei con entusiasmo.

Bien, si llevar anillos le tranquiliza y aumenta su confianza en sí mismo, entonces, comprémoslos. De todas formas, no soy quien va a pagarlos.

Así, miré a izquierda y derecha hasta que finalmente elegí un par de simples pero hermosos anillos de boda de platino.

En el coche, Han Lei miró el anillo en su mano, arrugó ligeramente sus cejas y murmuró, —¿No se supone que a las mujeres les gustan los anillos de diamantes con tantos quilates como sea posible?

Levanté las cejas, mientras fingía ser profesional —como diseñadora profesional, déjame decirte, ¡la simplicidad es belleza!

Mirando mi cara seria, Han Lei asintió tontamente con la cabeza, mostrando una mirada muy pensativa.

Quería reírme de nuevo.

Después de una semana, con la cooperación de Lin Zhe, nos felicitamos por terminar el proyecto antes de lo previsto. Como habíamos terminado el trabajo sentí que era necesario tener una discusión seria con él.

Lo invité a una cafetería cerca de la empresa y fui directo al grano.

—Lin Zhe, tu y yo solo podemos ser amigos, no pierdas más tu tiempo conmigo —le dije sinceramente.

—¿De verdad no me vas a dar una oportunidad? —Preguntó Lin Zhe, mientras se reía sin expresión.

—Sabes que el problema no es si te doy una oportunidad o no, ¿verdad?

—Me arrepiento de verdad, no debería haberme dado por vencido contigo aquella vez.

—Los sentimientos no pueden ser forzados y en ese momento sólo podías ver a la hermana mayor. Además, no me gusta ser una sustituta.

—Lo siento de verdad.

Aunque no podía negar que me había herido de verdad en aquel momento, moví la cabeza y sonreí para mostrar que no me importaba.

De repente, Lin Zhe me miró directamente y tomó mi mano que estaba sobre la mesa. Usando el tono más serio, me preguntó —¿De verdad no es posible?

También lo miré seriamente y dije firmemente, —lo siento, lo amo.

Su mano, que estaba sosteniendo mi mano se aflojó lentamente y Lin Zhe volvió a su tono suave y dijo, —de acuerdo entonces. Me rendiré, pero tengo una petición, ¿puedes darme un beso de despedida?

Sonreí y asentí con la cabeza porque después de que termináramos este beso volveríamos a ser sólo buenos amigos.

Los dos nos pusimos de pie y Lin Zhe se acercó a mí. Sus labios ligeramente fríos tocaron ligeramente los míos, al igual que los besos superficiales de mi memoria, luego se fue rápidamente.

Lin Zhe siempre había sido un hombre muy amable, considerado y recto.

Después de ver a Lin Zhe irse, me pareció ver una silueta familiar, que pasó rápidamente.

Mi ojo derecho palpitaba siniestramente.

No podía equivocarme. No me habría equivocado con esa silueta, aunque se hubiera convertido en cenizas.

Ese era ciertamente el leal espía de Han Lei, la silueta del secretario Qin Hao.


Kiara
creo que alguien fue un poco ingenua, al estar regalando besos y pensar que nadie la vería.

| Índice |

5 comentarios en “Vida despues del matrimonio – Capítulo 12: No se puede provocar a un hombre que es capaz de comer vinagre

  1. Kassel says:

    Con permiso, yo me retiro de la lectura. 🙁 tenía esperanzas con la sipnosis pero el protagonista masculino pronto se volvió en un lobo de vientre negro cliché y la prota en la ingenua tonta. Bye bye.

  2. Maryury says:

    Kiara tienes toda la razón ella fue extremadamente ingenua espero que las consecuencias no sean demasiado grabes… Muchas gracias por el gran esfuerzo que haces…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *