Al borde de lo impresionante – Capítulo 50: Mírame golpearte hasta destrozarte el rostro

Traducido por AlbaAVD

Editado por Sakuya


Antes de que Heath terminara de hablar, se oyeron pasos desde la puerta. Una adorable figura emergió de ella…

Lingyun Leng frunció el ceño ligeramente, mirando fríamente hacia la puerta.

Claire también observó. Una joven se acercó lentamente luciendo un vestido blanco como la nieve cuyo patrón en su vestido mostraban su alta posición en el Templo de la Luz. Tenía un hermoso y rizado cabello color avellana, un par de bonitos ojos negros bajo dos cejas arqueadas y sus finos labios curvados en una débil sonrisa debajo de una nariz perfecta. Caminó suave y elegantemente mientras sonreía. Como era de esperar, era una dama elegante y hermosa.

Ella era la actual Princesa Divina del Templo de la Luz Xueqing Liu, también era alguien con un apellido antiguo, y era experta en magia de Luz.

—Saludos, su alteza. Bienvenidos a la ciudad de Niya. Soy la Lord de esta ciudad, Claire Hill —Claire se acercó cortésmente y le saludó.

—Saludos, su excelencia. Vengo por orden del Papa para ayudarle, pero parece que no hay necesidad de eso ahora. —La Princesa Divina respondió cortésmente, sonriendo.

—No, no, es gracias a su alteza el Príncipe Divino y a la ayuda del Templo de la Luz que logramos controlar la plaga tan rápidamente —respondió con una sonrisa.

Walter puso los ojos en blanco y añadió con amargura:

—Claire, ¿quieres vomitar?

Cuando Claire elogió al Príncipe Divino, un destello de timidez y orgullo apareció en las profundidades de los ojos de Xueqing Liu. Aunque solo fue un instante, Claire lo atrapó e inmediatamente comprendió lo que estaba pasando. Esta Princesa Divina pretendía venir a ayudar, pero realmente estaba persiguiendo a su amado.

—Lingyun, ¿estás bien? Escuché que realizaste un bautismo a muchas personas a la vez y consumiste toda tu magia. —Xueqing Liu vio a Lingyun Leng, quien estaba detrás de Claire, y preguntó con preocupación.

—Estoy bien —Lingyun Leng le respondió con indiferencia. —La plaga ya ha sido exterminada. Así que princesa divina, deberías volver primero.

Ella llamó con afecto a Lingyun pero él se dirigió fríamente a la Princesa Divina.

Un rostro amigable con un corazón frío. Oh, no, un rostro atractivo con un corazón helado.

—Mira a quién traje conmigo —A Xueqing Liu no le importó la actitud fría de Lingyun Leng, y en cambio siguió sonriendo y habló con amabilidad.

Lingyun Leng volteo a ver hacia las puertas, cuando vio la pequeña figura que siempre tenía en mente.

—Hermano —Una voz dulce flotó.

— ¡¿Xuanxuan?! —La expresión en el rostro de Lingyun Leng se suavizó de inmediato, y se apresuró hacia la puerta.

—La salud de Xuanxuan ha mejorado mucho recientemente. Escuché que la plaga estaba bajo control y Xuanxuan también quería verte, así que pedí permiso para poder traerla a buscarte. —Xueqing Liu sonrió y también caminó hacia ellos.

—Gracias. —Lingyun Leng tomó al pequeño Xuanxuan en sus brazos y se dio la vuelta para agradecerle a Xueqing Liu. Esta vez, su tono era sincero.

Xueqing Liu dio una sonrisa suave y satisfecha.

Claire le dio a Heath una mirada significativa, y él se fue. Claire también se volvió hacia el patio trasero, y Yixuan Feng se levantó de inmediato para seguirle de cerca. Jean también se fue en silencio, dejándolos solos.

—Claire, ¿qué vamos a almorzar? El huevo cocido para el desayuno era realmente bueno. El cocinero dijo que le enseñaste cómo hacerlo, ¿hay algo aún mejor? —Yixuan Feng siguió a Claire y le preguntó ruidosamente.

Esto hizo que Claire recordará que a este tipo parecía gustarle comer. Durante su primera competencia con Lashia, le dolió el estómago por comer tanto y tuvo que ir al baño, abandonar y perder la competencia.

—Sí —respondió Claire, con la voz apagada.

— ¿Qué es? ¿Qué es? —Yixuan Feng se emocionó y comenzó a molestar a Claire.

—Primero, ayúdame con algunos documentos en el estudio sobre la Asociación de Comercio —Claire lanzó una frase y luego se dirigió al estudio.

Ella definitivamente no desperdiciaría un regalo del cielo. Este chico, Yixuan Feng, pertenece a una familia que estaba enfrente de la mayoría de las familias aristocráticas. Su madre era la ministra principal en la corte real de Lagark, favorecida por el emperador y respetada por todos los demás funcionarios. Su madre tenía un carácter feroz y una personalidad jactanciosa, mientras que el padre de Yixuan Feng era el amable y culto presidente de la asociación comercial más grande de Lagark. En pocas palabras, él era un loco impresor de efectivo. Y Yixuan Feng heredó ambos de sus méritos: intrépido, con un cerebro inteligente. Él no perdería ni una moneda de cobre al negociar si puede evitarlo. Estos eran todos los datos referentes a él que Claire había descubierto.

En el estudio, Claire se sentó frente al escritorio, hojeando la pila de documentos. La mano derecha de Claire llevaba un delicado guante de encaje blanco plateado, preparado para ella por Yixuan Feng. Cuando se levantó por la mañana, él estaba en cuclillas frente a su puerta, sosteniendo una bolsa tan alta como media persona. Estaba lleno de guantes de todas las formas, colores y tamaños, para que Claire cubriera su marca negra. Cómo consiguió tantos guantes en una noche iba más allá de su comprensión.

—Claire, estos impuestos sobre las ventas pueden reducirse, estos no pueden. Éste se puede reducir en un veinte por ciento. Al hacer esto, no solo puede alentar su entusiasmo, también puede cobrar una suma justa de dinero. Y lo más importante, todavía derramarán lágrimas de gratitud. —Yixuan Feng habló mientras le señalaba a Claire los documentos que tenía en la mano.

Claire miró de cerca. Efectivamente, los impuestos reducidos eran muy pequeños, pero muy obvios.

—Sí, tendrás algo bueno para comer para el almuerzo —Claire recogió la pluma y rápidamente escribió una receta en un pedazo de papel —Lleva esto a la cocina y diles que hagan esto para el almuerzo.

—Está bien, je je je —Yixuan Feng tomó la receta y salió por la puerta felizmente. Pensó alegremente en su corazón que, en el futuro, cuando Claire se convirtiera en su esposa, tendría cosas buenas para comer todos los días.

—Claire, estoy tan aburrido —se quejó Walter, aburrido hasta morir. Ya no se atrevía a salir a pasear. Después de todo, en este momento, no solo estaba el miserable Príncipe Divino en esta mansión, sino que también vino la Princesa Divina. Si notaran su aura, se acabó.

Claire hojeó rápidamente la pila de documentos, estampó los aprobados y desechó los que no estaban aprobados. Después de mucho tiempo, cuando Claire sintió que se le secaban los ojos, se levantó y decidió caminar.

El jardín trasero de la mansión del lord estaba lleno de girasoles dorados. Nadie sabía qué el lord anterior tenía un interés tan único, pues este jardín no estaba plantado con flores ricas y coloridas, sino lleno de girasoles. Actualmente, todas estaban floreciendo, brillantes y doradas.

Claire levantó la vista, pero de repente vio que había una pequeña figura en medio de los altos girasoles. ¿Cabello plateado?

En ese momento, esa pequeña figura parecía haber sentido algo, girándose y encontrando la mirada de Claire. Iris violeta, una cara que era un poco pálida, y labios delicados. Los ojos claros le permitieron a Claire entender que se trataba de una niña muy pura, no manchada de ninguna manera, por lo que ha sido protegida con mucho cuidado. ¡Es la hermana menor de Lingyun Leng! Porque los rasgos faciales de los dos eran algo similares.

Pero la niña se quedó paralizada mientras miraba a Claire y se quedó mirándola.

Claire no habló, dándose la vuelta para irse. Ella no era buena conversando con gente tan inocente.

—Espera, hermana mayor —Pero esa voz dulce por detrás la hizo detenerse.

Claire detuvo sus pasos, se dio la vuelta lentamente y vio a la joven corriendo a toda prisa, casi tropezando.

— ¡Disminuya la velocidad! —Claire sabía que esta niña frente a ella estaba enferma y correr tan rápido no sería bueno para su salud. Claire se agachó un poco, atrapando a la niña que estaba corriendo.

—Hermana mayor, mi nombre es Xuanxuan Leng —La niña de cabello plateado e iris violeta miró a Claire con ojos grandes y se presentó con seriedad —Tengo cinco años este año. Estoy muy feliz de conocer a la hermana mayor.

Claire se sintió un poco incómoda. ¿Por qué esta niña parecía tan madura?

—Oh, hola, Xuanxuan. Soy Claire —respondió un poco incómoda, ella realmente no sabía cómo hablar con una persona que era tan clara como el cristal.

—Hermana mayor, me gustas, eres una buena persona —dijo inesperadamente Xuanxuan Leng, con una brillante sonrisa floreciendo en su bonita cara.

Claire se sintió aún más incómoda, agachándose ante la niña, sin saber qué decir.

Walter rugió de risa. ¿Una buena persona? ¿La pequeña demonio era una buena persona? Que broma tan ridícula. ¡Cielos, en realidad había alguien que decía que la pequeña demonio era una buena persona, demasiado gracioso!

— ¿Xuanxuan? —En ese momento, una voz preocupada sonó. Era la voz de Lingyun Leng.

— ¡Hermano, estoy aquí! —la pequeña se dio la vuelta y gritó.

Claire escuchó los pasos de dos personas, lo que significaba que la gentil y elegante Princesa Divina también estaba, por lo tanto, con más razón debería irse. Ella no quería estar atrapada entre una cara caliente y un trasero frío.

Claire se levantó para irse, pero un tirón del borde de su ropa la detuvo. Claire miró hacia abajo y vio que la pequeña mano de Xuanxuan Leng se aferraba con fuerza al borde de su ropa.

—Xuanxuan, no te molestaré más, sé obediente. Me voy. —Claire estaba un poco en conflicto.

—Hermana mayor, no te vayas. ¿Jugaras con Xuanxuan por un tiempo? —Xuanxuan Leng mostró sus grandes y claros ojos y miró a Claire suplicante. La gente no podía rechazar esa patética pero linda expresión.

Por supuesto, la gente normal no podía negarse, pero Claire sabía que el enredarse con las personas del Templo de la Luz no tendría ningún beneficio en absoluto. Claire acarició la cabeza de Xuanxuan Leng con suavidad.

—Sé una buena chica, Xuanxuan. Su alteza la Princesa Divina estará contigo…

Antes de que ella terminara su oración, Lingyun Leng y Xueqing Liu aparecieron ante ellos.

Cuando los dos vieron que Xuanxuan Leng se aferraba con tanta fuerza a la ropa de Claire que estaba fuera de forma, ambos estaban muy asombrados, porque aparte de ellos, Xuanxuan no se acercaría a nadie y nunca hablaría con extraños. Pero ahora ella estaba completamente aferrada a Claire, así que, por supuesto, se sorprendieron.

—Su alteza el Príncipe Divino, su alteza la Princesa Divina —La sonrisa de Claire era un poco tensa.

—Su excelencia… —La expresión de Xueqing Liu cambió ligeramente, mirando la mano de Xuanxuan Leng que estaba agarrando la ropa de Claire.

—Xuanxuan, ¿qué estás haciendo? ¿No nos dijiste que te esperáramos un poco más? —Lingyun Leng se acercó y extendió la mano para sostener Xuanxuan Leng.

Pero Xuanxuan Leng hizo algo que Lingyun Leng no esperaba. Xuanxuan Leng se aferró a la pierna de Claire, mirando a Lingyun Leng.

—Hermano, solo quiero jugar con la hermana mayor.

Claire abrió la boca de par en par, mirando el Xuanxuan Leng que se aferraba con fuerza a su muslo y se quedó sin habla.

La expresión de Lingyun Leng fue un poco avergonzada. Esta fue la primera vez que vio a su obediente hermana hacer algo fuera de los límites.

Xueqing Liu sonrió, pero una mirada profunda se reflejó en sus ojos. Ella se acercó con gracia y dijo suavemente:

—Excelencia, si no está ocupado, ¿podría jugar con Xuanxuan por un tiempo? Esta pequeña niña suele estar sola, así que es bastante solitaria. Hoy finalmente conoció a alguien a la que está dispuesta a acercarse…

Cuando Xueqing Liu habló sobre esto, una pizca de culpa y ternura brilló en los ojos de Lingyun Leng. Era porque él no siempre podía estar con Xuanxuan para que no se sintiera sola.

—Lingyun, mientras Xuanxuan esté feliz, está bien, ¿verdad? —Preguntó Xueqing Liu, gentil y cariñosa.

Lingyun Leng levantó la cabeza para mirar a Claire, su tono un poco avergonzado, pero con un toque de súplica.

—Excelencia, sé que está muy ocupada, pero ¿puede cuidar de Xuanxuan por un tiempo para mí? —Lingyun Leng también se sintió muy extraño. ¿Por qué fue Xuanxuan, que nunca habló con extraños, íntimo con Claire, a quien nunca había conocido antes? Pero, como Xueqing Liu había dicho, mientras Xuanxuan estuviera feliz, nada más importaba.

—Esto… —Claire estaba un poco en conflicto. ¡Sería extraño si ella supiera cómo hacer felices a los niños!

— ¡Caramba, esta Princesa Divina no es simple, para nada simple! —Exclamó Walter en la cabeza de Claire. —Ella sabe cómo golpear el punto blando de ese hombre. Inteligente, la admiro.

Nadie notó que cuando Walter habló, la mirada de Xuanxuan Leng se movió hacia el bolsillo de Claire. El asombro apareció en sus ojos y luego desapareció de inmediato.

—Hermana mayor, hermana mayor —Xuanxuan Leng tiró de la ropa de Claire y dijo obedientemente —Hermana mayor, no te crearé problemas, seré buena.

—Entonces te estaré molestando, excelencia. —Dijo Lingyun Leng con vergüenza a Claire, luego miró a Xuanxuan Leng con mucho cariño —Xuanxuan, sé buena. No le hagas las cosas difíciles, ¿entiendes?

La boca de Claire se torció, silenciosamente echando humo. ¡Qué demonios, ahora me estás poniendo las cosas difíciles!

—Hermana mayor, vamos por allá. —Xuanxuan Leng agarró la mano de Claire y la apartó con entusiasmo.

Lingyun Leng permaneció en su lugar, observando la figura de las dos, todavía desconcertado.

Xueqing Liu, aún gracioso y sonriente, caminó hacia Lingyun Leng —Lingyun, vamos a descansar por un rato. Xuanxuan estará bien en compañía de su excelencia.

—Está bien —Lingyun Leng respondió débilmente y se dio la vuelta para entrar con Xueqing Liu.

Xuanxuan Leng llevó a Claire hacia la parte más profunda del jardín trasero, sonriendo de oreja a oreja mientras miraba los girasoles con entusiasmo.

Claire siguió detrás de Xuanxuan Leng robóticamente.

El aire circundante era fresco y cómodo, un ligero viento refrescaba todo.

Luego, ante el asombro de Lingyun Leng y Xueqing Liu, Xuanxuan Leng se quedó pegada a Claire. Se sentaron juntas a comer y cuando Claire estaba trabajando, ella se sentaba a un lado y leía, esperando obedientemente. Incluso quería ir con Claire cuando esta salía a patrullar. Solo después de mucho consuelo y mimos, finalmente accedió a quedarse en la mansión.

Claire se subió al carruaje, extremadamente conflictiva. Finalmente se deshizo de Xuanxuan Leng. Cuando Cliff se enteró de que ella iba a patrullar, él también se subió al carruaje, porque podía ir a ver a las bellas damas en las calles.

—Claire, ese kebab que tomamos para el almuerzo fue realmente bueno. —Yixuan Feng, quien estaba sentado en la parte de atrás, comentó soñadoramente, todavía saboreando el sabor.

Claire se apretó las sienes con los dedos y se los frotó con fuerza. Qué suerte tuvo ella en estos días. Este tipo no solo se pegó a ella, sino también esa niña, Xuanxua.

Justo cuando a Claire le dolía la cabeza, una gran explosión llegó desde el techo del carruaje. Algo pesado había aterrizado encima.

El carruaje comenzó a mecerse locamente y algunos transeúntes gritaron.

Al momento siguiente, una espada afilada cortó la parte superior del carruaje con un silbido, la hoja fría paso ferozmente por la cara de Yixuan Feng.

¿Asesinos?

El carruaje ya había hecho una parada de emergencia, los caballos que tiraban del carruaje relinchaban ruidosamente.

Pero Yixuan Feng, que parecía estar disfrutando de la desgracia de alguien, extendió la mano y golpeó la espada. Comenzó a reírse alegremente,

—Wenmo, ¿cómo está tu crisantemo? —Por supuesto, Yixuan Feng reconoció esta espada, era la espada de Wenmo Shui.

Era mejor si no preguntaba, pero ahora que lo hizo, la espada comenzó a vibrar violentamente y fue sacada de golpe. Al siguiente momento, una racha de vicioso Dou Qi cortó horizontalmente con un fuerte auge, cortando todo el techo del carruaje, exponiendo a la gente dentro de él a todos los transeúntes.

—Ja, así que me perseguiste. —Yixuan Feng se rio como si no fuera gran cosa.

— ¡Tú, hijo de p***a, por hacerme algo así! —Wenmo Shui levantó su espada y apuntó a Yixuan Feng, gruñendo furiosamente.

— ¿Qué hice? —Yixuan Feng se enfrentó al cielo, pareciendo inocente.

— ¡Voy a matarte! —Wenmo Shui giró su espada y estaba a punto de correr, pero Claire notó que él estaba caminando un poco de forma extraña. ¿Por qué estaba torciendo su trasero?

Pero en este momento, sopló un fuerte viento que arruinó el cabello y la ropa de Wenmo Shui. Un momento, estaba corriendo furiosamente con su espada. Al momento siguiente, había clavado su espada en el suelo y se estaba peinando con calma el cabello con la mano hasta que estuvo limpio como antes y luego alisó cuidadosamente la ropa. Luego, sacó su espada con calma, y ​​de repente cambió su expresión de nuevo a ser asesino y rugió.

— ¡Yixuan Feng, voy a matarte hoy!

Esta escena dramática hizo que la boca de Claire y Cliff se contrajera.

—Por supuesto, los monstruos solo pueden ser amigos de los monstruos. —Walter suspiró.

— ¿Crees que te tengo miedo?! ¡Heck, vamos entonces! ¡Mírame cómo te golpeo hasta destrozarte el rostro! —Yixuan Feng saltó del carruaje, listo para pelear.

—Primero paguen por mi carruaje, de lo contrario, le diré a mi maestro que los corte en pedazos hoy. —Al ver que la situación estaba a punto de explotar, la siniestra y helada voz de Claire sonó.

El sol ardía en lo alto, brillando directamente en el carruaje. El sol era muy cruel justo después del mediodía, y Claire no podía abrir los ojos bajo el sol. ¡Lo más importante es que el techo del carruaje del lord fue rebanado en público! ¿Le quedaba alguna dignidad?

Todos los transeúntes ya se habían ido, y de repente la calle quedó en silencio.

Cliff se puso de pie, sacó su varita mágica y, con rostro solemne, tosió un poco. Miró a Wenmo Shui.

— ¡Niño, dame el dinero, o te afeitaré la cabeza! ¿Crees que no puedo hacerlo ahora? —Solo entonces Cliff se puso de pie para hablar. Antes, había percibido que, aunque la persona saltaba agresivamente en el carruaje, no había ninguna intención de matar.

— ¡No! —Aulló Wenmo Shui, extendiéndose para cubrir su cabeza. Sabía quién era este anciano. Era el mago sabio de Amparkland, un hombre con una personalidad rara que nunca siguió las reglas. Realmente podría afeitar su cabello extremadamente suave y muy elegante.

—Entonces dame el dinero —Cliff saltó del carruaje, caminó hacia Wenmo Shui y extendió su mano.

Wenmo torció la boca y sacó su bolsa de dinero, a punto de sacar algo de dinero.

Pero Cliff agarró la bolsa de dinero, la pesó en su mano, luego caminó hacia el carruaje con un humor feliz, mientras murmuraba que siempre se siente mejor cuando se gasta el dinero de otras personas.

Wenmo Shui miró a la bolsa de dinero sin poder hacer nada, deseando decir algo, pero sin atreverse a hacerlo. Todo por su cabello.

—Claire, esto debería ser suficiente dinero para el transporte, ¿verdad? —Cliff sacó un pedazo de papel dorado, se lo entregó a Clare y luego miró alegremente la bolsa de dinero, murmurando —Continua tu patrulla, voy a ir esa sastrería en la Calle Este. He oído que la costurera ahí no solo es talentosa y amable, sino también coqueta y cariñosa. Me haré un poco de ropa. —Era muy obvio que este anciano pervertido estaba fingiendo ir a comprar ropa y en realidad quería acosar a las chicas guapas. Permitir que una bella costurera midiera tu cuerpo hacia arriba y hacia abajo era un gran placer.

—Jajajaja ~~~ —Yixuan Feng se echó a reír, hasta que le dolió el estómago.

—No luchen en mi ciudad, o haré sus rostros irreconocibles. —Claire lanzó la frase despreocupadamente, salió del carruaje roto con calma y comenzó a caminar hacia adelante. ¡Por supuesto que podía ser tan arrogante con Cliff como su respaldo!

Yixuan Feng la siguió inmediatamente por detrás. Wenmo Shui se frotó la nariz con timidez. En este momento no tenía dinero y no podía vencer a Yixuan Feng aquí, entonces, ¿qué debería hacer?

Después de dudar por dos segundos, Wenmo Shui enfundó su espada y los siguió, su andar un poco extraño.

—Te lo digo, ni siquiera pienses que te seguiré a casa. ¿Mi mamá te hizo venir a traerme de vuelta? —Yixuan Feng soltó un resfriado ante el Wenmo Shui que los alcanzó.

—No, tu mamá no me dijo que te persiguiera. —Wenmo Shui respondió con la verdad.

—Entonces, ¿qué estás haciendo aquí? —Preguntó Yixuan Feng, desconcertado. —Mi mamá no se rendiría tan fácil.

—Tu mamá me dijo que te dejará quedarte aquí hasta que estallara la guerra, y luego tendrás que usar tus habilidades para regresar con seguridad. Te servirá bien si mueres aquí, y ella fingirá que nunca tuvo un hijo tan estúpido e incapaz como tú. Y si puedes, trae a una esposa. —Wenmo Shui se encogió de hombros, repitiendo exactamente lo que esa mujer T-rex había dicho.

Pero Yixuan Feng exclamó alegremente:

— ¡Sí! Mamá es la mejor.

Al oír todo esto, Claire torció la boca. ¿Qué clase de madre era esta? Esto fue llamado una madre? No es de extrañar que Yixuan Feng haya crecido hasta convertirse en un monstruo.

—Um, hermosa dama. —En este momento, Wenmo Shui abrió la boca para hablar con Claire sin vergüenza.

Claire miró de reojo a Wenmo Shui, respondiendo en voz baja.

— ¿Qué?

—No tengo dinero en este momento, así que, ¿ves? ¿puedo trabajar para ti? —La sonrisa de Wenmo Shui fue un poco halagadora. Por supuesto, esta no fue la única razón por la que quería quedarse junto a Claire; había otras razones que no podía decir en este momento.

—Bien, una moneda de oro por mes, más comida y alojamiento —Claire dijo con frialdad —Todo lo que necesitas hacer es escuchar mis órdenes. —Ella no sabía por qué este poderoso Wenmo Shui quería quedarse, pero ya que estaba en su puerta, sería un desperdicio no aprovecharlo. Casualmente, Claire podría usarlo en estos dos días.

— ¿Qué? —Wenmo Shui gritó de nuevo. — ¿Tan poco?

— ¿De qué diablos te estás quejando? Estoy trabajando gratis. —Yixuan Feng escupió en el suelo, con desdén por la codicia de Wenmo Shui.

—Eso es porque eres lujurioso, eres tan estúpido como un idiota, te lo buscaste tú solo, pero yo… —Wenmo Shui comenzó a charlar.

—Voy a arrancarte la boca, nunca pudiste escupir marfil (nada bueno) —Yixuan Feng comenzó a maldecir enojado.

— ¿Y podrías escupir marfil? Escupe algo para que yo lo vea —replicó Wenmo Shui.

Claire no prestó atención a los dos jóvenes que luchaban detrás de ella y, en cambio, pensó mientras caminaba.

La nobleza de Niya había enviado una invitación conjunta, deseando que Claire asistiera a su banquete especialmente preparado.

Darles la bienvenida y dar una recepción a un visitante era falso. En realidad, iban a sondear y mostrar su fuerza.

Cada nuevo lord se encontraría con tal problema. La nobleza local quiere obtener la mayor ganancia para sí misma, e inevitablemente hay algunos lords que de repente obtuvieron algún tipo de idea nueva y quieren implementar algunas nuevas leyes que perjudicarían sus ganancias, por lo que tenían que evitar esto desde el principio. Esta plaga dañó seriamente a Niya y, aunque la capital envió suministros de socorro, sólo pudo resolver una parte del problema. Los nobles controlaban muchos sindicatos y tiendas, por lo que temían que Claire les impidiera vender suministros diarios a precios elevados.

Por la noche, Cliff vino a buscar a Claire en el estudio.

Cliff estableció una barrera mágica, bloqueando cualquier sentido mágico. Después de asegurarse de que nadie pudiera escuchar su conversación, se sentó con una expresión seria.

— ¿Bien? ¿Ocurrió algo? —Claire vio la cara seria de Cliff y supo que las cosas no eran tan simples.

Pero Cliff dijo.

—Claire, hay una manera de deshacer la marca en tu mano.

Claire se congeló. ¡¿Había una manera de deshacer la marca del dios de la oscuridad?! ¿Quién podría hacer eso?

—El Dios de los Elfos —Cliff continuo con un poco de dificultad —Esta marca, solo la puede deshacer el Dios de la Oscuridad o el Dios de los Elfos.

Claire hizo una pausa. Otro Dios

—A los elfos les gusta vivir en soledad y no les gustan los humanos. Pero los elfos son puros y amables, y su Dios también lo es. Si pudiéramos hacer que su Dios descienda y deshaga tu marca para ti… —Cliff frunció el ceño, el resto de su oración sin terminar. Evidentemente, también pensó que esto era un poco improbable. Sin mencionar que ni siquiera podían entrar en el Bosque de los Elfos. Incluso si lo hicieran, los elfos nunca permitirían que los humanos se acercaran a su templo y definitivamente no convocarían al Dios Elfo.

—Maestro —Claire se rio entre dientes —Conozco tus buenas intenciones, pero algunas cosas no pueden ser deseadas. Mientras tanto, trabajaré duro y me haré más fuerte. Incluso si llega el día en que ya no puedo resistir más y dejarte, por favor, no estés triste. Debes vivir de forma segura.

—Claire… —La voz de Cliff fue ahogada por unos pocos sollozos —No hables así. Cuando era joven, rescaté a un elfo. Después de que termines este negocio en Niya, iremos al Bosque de los Elfos y probaremos nuestra suerte para tratar de encontrarlo.

—Sí, Maestro.  —Claire asintió, sonriendo. Aunque había muy poca esperanza, las buenas intenciones de Cliff habían conmovido enormemente a Claire.

—Duerme temprano y no te canses demasiado —insistió Cliff.

—Sí, Maestro, voy a terminar este asunto tan pronto como sea posible. Después de tratar con esos nobles dos días después, le entregaré todos los asuntos a Heath y luego podremos irnos —Claire sonrió y asintió.

—Está bien, me voy a la cama. Los huesos viejos no pueden soportar tales emociones. —Cliff bostezo.

—Maestro, probablemente debería primero limpiarse la marca de labios en su mejilla —Cuando Cliff salió de la habitación, la voz de Claire se escuchó por detrás. Cliff inmediatamente se limpió la cara con la mano torpemente. Esto fue dejado por esa pequeña costurera de antes que lo adoraba.

♦ ♦ ♦

La plaga estaba bajo control, por lo que el Príncipe y la Princesa Divinos se despiden. Xuanxuan Leng se aferró a la ropa de Claire, sin querer separarse.

—Xuanxuan, sé bueno, tu hermano y la Princesa Divina te están esperando —Claire tomó a Xuanxuan con resignación, a punto de ponerla en el carruaje.

—Hermana mayor, debes venir a visitarme. Si no lo haces, haré que el hermano me lleve a verte —dijo abrazando el cuello de Claire con fuerza, reacia en dejarla ir.

—Está bien, muy bien, muy bien —respondió Claire de manera breve.

—No me trates a la ligera. Debes venir a visitarme —dijo decididamente Xuanxuan Leng, sosteniendo firmemente el cuello de Claire. De repente, bajó la voz para que solo ellas dos pudieran escuchar —Hermana mayor, en el futuro, cuida bien de mi hermano —Nadie se dio cuenta de que una chispa de luz brillaba en las profundidades de los iris violetas de Xuanxuan Leng.

¿Qué? Claire se sorprendió y luego se confundió. ¿Qué se supone que significa esa frase?

—Está bien, Xuanxuan, es hora de irnos —dijo Lingyun Leng con mucho cariño, pero con resignación, caminando y recogiendo Xuanxuan Leng.

—Adiós, hermana mayor. —Xuanxuan Leng se acurrucó en los brazos de Lingyun Leng, su cabeza se asomó sonriendo.

Lingyun Leng llevó a Xuanxuan Leng al carruaje, luego se dio la vuelta y miró a Claire con aire de disculpa.

—Lo siento mucho, te he traído varios problemas estos días. No sé qué pasa con esta niña. Ella nunca habla con extraños, pero es tan amable contigo. —Este fue lo más largo que Lingyun Leng había dicho desde que Claire lo conoció.

Claire vaciló ligeramente. Ella seguía pensando que algo estaba mal, pero no podía pensar que era realmente.

La Princesa Divina también vino a despedirse.

Luego, el carruaje se alejó lentamente del castillo, desapareciendo de la vista de todos. Jean silenciosamente hizo su camino para pararse detrás de Claire como antes. El único problema que lo molestó fue que su lugar parecía estar un poco lleno de gente. Había otros dos compañeros que seguían de cerca a Claire por detrás.

♦ ♦ ♦

El carro se fue. Lingyun Leng sostuvo Xuanxuan Leng. Xuanxuan Leng se acurrucó en sus brazos y se quedó dormida.

Xueqing Liu miró la expresión suave y amorosa en el rostro de Lingyun Leng, extremadamente conflictiva. Ella lo deseaba tanto, deseaba que él pudiera tener esa expresión para ella. Pero a excepción de su hermana, nunca expresó tales emociones frente a otras personas. Aunque sonrió a todos, Xueqing Lu sabía que no era una sonrisa real. Cómo ella envidiaba a esta niña Xuanxuan Leng quien pudo recibir su amor.

Los ojos de Xuanxuan Leng estaban cerrados. Una leve sonrisa apareció en sus labios, como si estuviera teniendo un buen sueño.

Lingyun Leng miró la sonrisa en los labios de Xuanxuan Leng y también sonrió levemente, lo que hizo que Xueqing Liu casi se quedará aturdida.

Nadie sabía lo que soñaba Xuanxuan Leng, y nadie sabía que el rumor era una verdad a medias, el rumor de que el iris violeta del Príncipe Divino podía ver el futuro, era falso. Los raros iris violetas podían ver el futuro, pero no los iris de Lingyun Leng, ¡sino los de Xuanxuan Leng!

¡Xuanxuan Leng podía ver el futuro!

El precio para ver el futuro fue la salud enfermiza de Xuanxuan Leng. ¡Desde la primera vez que Xuanxuan Leng vio a Claire, ella supo que el destino de Claire y el destino de su hermano querido estaban entrelazados estrechamente!

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, junto con Heath, Jean, Yixuan Feng y Wenmo Shui, Claire se dirigió al banquete que los nobles prepararon para ella.

El banquete se organizó en una de las casas de los nobles en Niya.

Cuando llegó el carruaje de Claire, el sirviente anunció la llegada del lord en voz alta y clara para notificar a los nobles que la estrella del espectáculo de hoy finalmente había llegado.

Claire llevaba un bonito vestido verde pálido e hizo un aspecto deslumbrante en la puerta. Más llamativos fueron los tres hombres guapos detrás de ella, cada uno con su propio estilo y encanto, que atrajo de inmediato muchas miradas envidiosas de jóvenes y damas aristocráticas. Algunos, incluso adivinaron maliciosamente que estos eran boytoys que Claire compró con dinero. Aunque Claire se había vuelto inmensamente popular, todavía no cambiaba su actitud de cazadora de hombres.

Claire sintió las miradas enfermas de la multitud en el pasillo y se rio con frialdad en su corazón. Estos parásitos deben haberse preparado para esto, listos para apretarla como una suave uva.

Qué pena. Fue muy desafortunado que a pesar de que ella no era una mala persona, tampoco podría ser descrita como una buena persona.

Entonces, si estas personas prepararon un “gran regalo”, entonces ella no sería modesta y tomaría la iniciativa para obtener la ventaja.

Una brillante y deslumbrante sonrisa floreció en el hermoso rostro de Claire una vez más.


AlbaAVD
Una pista para el siguiente capitulo: Verano.

| Índice |

6 thoughts on “Al borde de lo impresionante – Capítulo 50: Mírame golpearte hasta destrozarte el rostro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *