Al borde de lo impresionante – Capítulo 54: La simpleza de Yixuan Feng

Traducido por AlbaAVD

Editado por Sakuya


¡Ese viejo zorro! El dragón negro lo maldijo. En realidad, desde un principio había planeado desmembrarlos en mil pedazos apenas esos humildes humanos lo salvaran, pero, actualmente, había cambiado de opinión. Los humanos siempre han sido las criaturas más despreciables, desvergonzadas y astutas. Seguir y aprender de ella estas cosas y volver a tratar con su hermano mayor, fue una buena idea.

Claire entrecerró los ojos. El pensamiento de Cliff y el suyo coincidieron. Pero, observándolo bien, este dragón definitivamente no los mataría ahora.

Cliff lanzó un hechizo sobre el cristal y luego se lo entregó a Claire. Sacó su varita y la levantó con fiereza, comenzando a cantar un largo conjuro. La varita emitió un rayo de luz en la cabeza del dragón negro y luego se convirtió en cuatro haces de luz que llovieron, atacando directamente las cuatro esferas de luz que tenían cautivo al dragón.

Lentamente, las cuatro esferas comenzaron a vibrar cada vez más intensamente. Pequeñas gotas de sudor aparecieron en la frente de Cliff, pero no detuvo su canto, y en su lugar, comenzó a cantar más rápido.

El dragón negro dejó escapar un largo rugido y luego, usando sus dos garras delanteras, agarró directamente los rayos de luz y tiró con fuerza.

El ruido crepitante continuó, mientras una luz áspera y blanca envolvía al dragón negro. Sus alas se desplegaron, lanzando una ola de qi, soplando tanto que todos tuvieron que entrecerrar los ojos.

Al momento siguiente, los cuatro pilares fueron destruidos por el dragón negro. Cuando la luz blanca se disipó, el dragón estiró su cuerpo, ¡obteniendo su libertad!

¡Roooaaar~~! —un rugido se alzó ferozmente hacia el cielo, descargando su más profundo resentimiento y la sensación de felicidad alcanzada, luego de obtener su libertad.

Cliff abrió los ojos lentamente y se secó las gotas concentradas de sudor de la frente. Claire apresuradamente ayudó a Cliff a sentarse.

El dragón negro los miró profundamente. Luego, una luz blanca lo envolvió y al desaparecer esta, el anterior dragón negro emergió en una figura humana. Cabello u ojos negros, su ropa completamente negra. Su hermoso rostro tenía un rastro de salvajismo enfocándose en las profundidades de sus ojos.

—Claire, el diente, el diente. —Summer le recordó a Claire en voz baja.

—Si te entregara el diente ahora, ¿no regresarías y completarías tu prueba? Entonces, ¿no estaría perdiendo? Simplemente desaparecerías. —Claire se volvió y le respondió a Summer. Esta chica era astuta y Claire conocía su naturaleza muy bien.

—Cielos, no hables tan despiadadamente. Después de regresar, entrego el diente y termino mi examen, regresaré de inmediato. Te acompañaré hasta el Bosque de los Elfos. Todavía no te he pagado —Summer se comprometió de inmediato.

—Entonces, su alteza, he pensado en mi tercera petición —Claire ignoró a Summer y se volvió hacia el dragón negro.

—Mi nombre es Ben Berna Alexa Betlabu Etfeid…[1] —El dragón, ahora humano, comenzó a decir su nombre como si estuviera cantando una oración. Habló durante mucho tiempo sin ninguna indicación de detenerse. ¿Los nombres de los dragones eran tan largos?

—Solo te llamaré Ben —Claire interrumpió las palabras de Ben. —Dale a esta chica el diente que prometiste y luego envíala de vuelta a la casa del clan Ai Luo y después de que complete el examen, tráela y reúnete con nosotros. Acamparemos aquí y los esperaremos. Un día y una noche debería ser suficiente. Si esta chica no vuelve, pisotea la casa de su clan hasta que ni siquiera queden los restos.

Después de escuchar esto, la expresión de Summer cambió grandemente. En realidad, ella tenía la idea de regresar y no volver nunca más. Claire, esta chica, era realmente peligrosa. Su sexto sentido le decía a Summer que, mientras se quedara con Claire, el peligro vendría llamando a la puerta. ¡En el lejano, lejano futuro, Summer confirmaría una y otra vez que su sexto sentido era anormalmente exacto!

—Me niego. —Una expresión de desdén apareció en la cara de Ben —No hay manera de que deje que un humilde humano se siente en mi espalda.

Summer comenzó a sonreír, pero cuando escuchó las siguientes palabras de Claire, su sonrisa se congeló.

—No dije que la dejes montarte. Puedes suspenderla sobre tu cola o agarrarla con tus garras. —Claire interrumpió a Ben con impaciencia.

—Oh, eso está bien. —Esta vez, Ben asintió cooperativamente.

—Cla… Claire… Por favor, no… —Summer miró a Ben, quien repentinamente había asumido su verdadera apariencia, su voz temblaba cuando ella le preguntó. — ¿Ser sostenida por esas garras espantosas y luego volar alto en el cielo? ¡¡¡No!!!

—Vamos. —Por supuesto que a Ben no le importaría eso. Extendió sus garras y agarró el pequeño cuerpo de Summer y batió sus alas para elevarse en lo alto. Mientras Summer gritaba temerosa, la figura de Ben desapareció lentamente en el cielo.

Todos levantaron la vista para mirar a la distancia. Fue solo hasta que la figura del dragón desapareció de su vista que bajaron sus miradas.

—Claire, ¿crees que volverá? Sigo sintiendo que ese dragón no es tan confiable —Yixuan Feng preguntó algo preocupado.

— ¿Tratará mal a esa ladrona? ¿Qué pasa si vuela sobre un cuerpo de agua o cordillera y la arroja a la muerte? —Wenmo Shui preguntó, frunciendo el ceño.

—Él no lo hará —Claire respondió en voz baja, pero segura. Parecía que Ben conocía su propio temperamento muy claramente, demasiado impulsivo y ardiente, sin ninguna astucia, razón por la que había sido atrapado. Ahora, finalmente había aprendido un poco de inteligencia cuando obtuvo su libertad, así que, naturalmente, no dejaría pasar esta oportunidad.

Sí él realmente quería aprender cómo ser despreciable, desvergonzado y astuto de ella. Era algo que te dejaría sin palabras. Claire se acarició la barbilla.

—Entonces, vamos a acampar aquí hoy. Chico, ve y encuentra algunas ramas para la fogata. Chico con la espada, ve a cazar la cena. Cara de poker, sí, eso es correcto, estoy hablando de ti, deja de mirarme, levanta la tienda. —Cliff se sentó tranquilamente e instruyó a todos, luego palmeó el lugar a su lado. —Ven, querido discípulo, sentémonos aquí y descansemos un rato.

Yixuan Feng fue a buscar ramas de árboles, Wenmo Shui fue a cazar con su espada y Jean comenzó a construir la tienda.

—Maestro, ¿has ido al Bosque de los Elfos antes? —Preguntó Claire.

—Lo hice. Envié a un elfo a su hogar. Él tenía mucha curiosidad sobre cómo era el mundo humano y quería conocer a los humanos. —Cliff miró hacia adelante. De repente, su mirada comenzó a ser un poco apática, como si hubiera visto algo del lejano, lejano pasado.

Claire se calló, esperando las siguientes palabras de Cliff, porque vio un leve rastro de pena en las profundidades de los ojos de Cliff. ¡El elfo que Cliff había salvado era definitivamente una mujer! Seguro que sí.

—Ese elfo era muy hermoso, muy gentil. Tan puro como una hoja de papel blanco. Tenía curiosidad acerca de cómo era el mundo exterior, por lo que se escabulló en secreto del Bosque de los Elfos, pasó por el Valle del Dragón y luego llegó al bullicioso mundo de los humanos. —dijo Cliff en voz baja, como si temiera alarmar a la persona en su corazón.

—Tu maestro y ese elfo definitivamente cometieron adulterio —La voz de Walter sonaba vulgarmente en la mente de Claire.

Fuera de las expectativas de Walter, Claire en realidad hizo un sonido de aprobación, de acuerdo con la idea de Walter.

—Pero la codicia y el ansia de la humanidad estaban lejos de lo que podía imaginar, por lo que fue capturado por humanos y encerrado. Estaban planeando ofrecerlo a un emperador muy pervertido y vulgar… —La expresión de Cliff comenzó a ponerse un poco furiosa.

Pero después de que él había hablado hasta este punto, Cliff no volvió a hablar, se quedó en silencio. Un leve rastro de pena apareció en su rostro.

—No hay necesidad de hablar. Tu maestro fue definitivamente un héroe que salvó a una damisela en apuros y luego se enamoró a primera vista. Pero es imposible que los humanos y los elfos se casen. Los elfos tienen vidas mucho más largas que los humanos. Además, la raza de los elfos definitivamente no permitiría que un humano ensuciara su sangre pura y noble, así que esto no es más que una trágica historia… —Walter interrumpió y dijo con entusiasmo, hasta el punto de que su escupida prácticamente voló.

Claire también había concluido esto.

Justo en este momento, un grito miserable vino de las profundidades del bosque. Luego, se escuchó el grito de enojo de Wenmo Shui.

¡Algo había pasado!

Claire se levantó bruscamente, dirigiéndose a la dirección de donde provenían los sonidos.

—Santa mierda, ¿quién está gritando tan miserablemente? Tal vez Wenmo Shui se topó con una belleza, quiso seducirla, no lo aceptaron y se suicidaron, y luego… —Walter relato desde ​​su imaginación, hablando de manera molesta.

—Cállate —Claire calló a Walter de mal humor, apresurándose rápidamente hacia donde provenían los sonidos.

— ¡M****a! ¡M****a! ¡M****a! —Walter de repente gritó tensamente. —Claire, es un aura luz. Maldita sea, son los perros del Templo de la Luz. ¡Hay tantas, al menos cinco personas! No, todavía hay uno más.

¿Qué? ¿Gente del Templo de la Luz? ¿Cómo podrían aparecer aquí?

—Claire —Justo en este momento, la voz de Yixuan Feng vino desde atrás. Él también se había dirigido a toda prisa. Pronto, Jean también vino de otra dirección, reuniéndose rápidamente con los dos.

—Es gente del Templo de la Luz —dijo Claire en voz baja.

— ¿Cómo lo sabes? —Preguntó Yixuan Feng con sorpresa.

—Porque la gente frente a nosotros tiene una armadura blanca y la insignia del Templo de la Luz —dijo Claire de mal humor.

— ¿Ah? —Yixuan Feng miró hacia el frente. Por supuesto, vio a cinco santos caballeros vestidos con una armadura blanca que atacaban a Wenmo Shui con sus espadas y mientras él estaba resistiendo con un poco de dificultad, no permitiendo que los santos caballeros lo pasaran. Claire miró más allá de Wenmo Shui y se sorprendió al ver a otro caballero santo. Pero su armadura blanca ya estaba extremadamente sucia, cubierta de barro y manchas de sangre. En su abrazo se encontraba una niña que estaba completamente pálida y ¡completamente cubierta de sangre! La niña estaba abrazando al caballero con fuerza, con el rostro lleno de preocupación, porque el caballero estaba a punto de desmayarse. Evidentemente, ya habían pasado por una dura batalla.

¿Qué estaba pasando?

¿Por qué Wenmo Shui y el Templo de la Luz iban uno contra el otro?

— ¡M****a! ¡Cinco contra uno! ¡Basura! —Aulló Yixuan Feng enojado. Por supuesto que no le importaba si eran del Templo de la Luz, en sus ojos, solo había cinco escorias usando sus números para ir injustamente contra su hermano. Los movimientos de Yixuan Feng eran la definición misma de ágil y cruel. Inmediatamente, llamó a varios carámbanos para sobrevolarlos. Antes de que los santos caballeros reaccionaran, otra ola de carámbanos voló sobre ellos.

—Soldado ¿es tu lealtad hacia mí más grande que tu creencia en la religión del Templo de la Luz? —Claire le preguntó de repente a Jean.

—Señorita, usted es mi religión. —Jean sonrió débilmente, respondiendo en voz baja.


1.- Un montón de cosas que suenan en inglés.

| Índice |

One thought on “Al borde de lo impresionante – Capítulo 54: La simpleza de Yixuan Feng

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *