Boda relámpago – Capítulo 66: El plan de Jiang Li

Traducido por Akatsuki

Editado por Ayanami


Jiang Li estaba muy calmado, mientras contactaba con todos mis amigos y familiares para que comprarán acciones de XQ, yo soltaba suspiros entre cada llamada.

Él estaba a punto de perder XQ y aun así tuvo el corazón para que otros se beneficien de esto.

Comencé con mi madre y He Zi, les pedí que compraran acciones de XQ con el dinero que tenían. He Zi me preguntó si era por que XQ tenía problemas y necesita ayuda. No quería decirle eso, así que solo respondí: —No te preocupes. Mientras puedas comprar, definitivamente, obtendrás ganancias.

Eso era lo que Jiang Li me había dicho. Al principio, pensé que comprar acciones de XQ era equivalente a ayudarlo, pero no estaba segura. De todos modos, sería transmitido por la televisión.

Más tarde, Jiang Li me explico que comprar las acciones de XQ era una buena inversión, ya que las ganancias serían equivalentes a la cantidad invertida. Le pregunté por qué y me respondió que las acciones de XQ, en ese momento, estaban infravaloradas y que si eran compradas, mientras mantenían su precio bajo, nadie sufriría pérdidas, así cuando Ai Rui obtenga XQ, el valor de las acciones subirán frenéticamente. Así que al invertir ahora, sin duda, obtendrían una buena ganancia.

♦ ♦ ♦

Hoy Jiang Li me hizo algunas preguntas absurdas.

JL: —De todos los ejecutivos con los que nos hemos reunido. ¿Cuál de ellos hablo más contigo?

Lo pensé por un momento y le respondí: —El de barba pequeña.

JL: — ¿Qué te dice?

Yo: —No entendí la mayor parte de lo que dijo.

Jiang Li sonrió y me acarició la cabeza. Su voz, esta vez, sonó muy confiada: —Él es el espía.

Yo: —… ¿Ah?

Jiang Li me explicó: —En estos días, XQ limitó la información que era entregada a los miembros ejecutivos, por lo que no pudo quedarse quieto y trato de obtener más información de ti.

Tontamente le pregunté: — ¿Por qué no intentó obtener información tuya?

De repente, sentí que tenía retraso mental. Jiang Li tenía una piel tan gruesa que, aunque no tuviera un centavo, podría pretender ser rico. Así que Barba-Pequeña temía ser engañado por Jiang Li.

JL: —Él solo está tratando de pellizcar un caqui suave.

[N/T: Tratando de obtener algo de alguien que es fácil de intimidar]

Admito que soy un caqui suave, pero cuando pensé que el espía intentaba obtener información, no pude evitar sentir un escalofrío.

Yo: —Jiang Li, ¿No tienes miedo de que filtre tus secretos empresariales?

JL: —Aunque eres tonta, no eres ingenua.

Nuevamente, sentí que estaba en lo correcto. Barba-Pequeña me hizo muchas preguntas extrañas, ya fuera engañada directa o indirectamente, solo le decía que no lo sabía. Si Jiang Li no le informó, yo no tenía el derecho de hacerlo. Pensando en ello, Barba-Pequeña era muy sospechoso.

Miré a Jiang Li, como él confía en mí, me sentí conmovida y le sonreí.

Yo: —Jiang Li, realmente eres muy bueno.

Él me sonrió. — ¿De verdad?

—Mmm… —Asentí con la cabeza.

JL: —Entonces, dame un beso.

Yo: —…

¡Por favor! Tu empresa va a ser comprada, ¿podrías al menos mostrar algo de ansiedad?

♦ ♦ ♦

Hoy, después del trabajo, no fuimos a casa, sino que salimos a cenar con mi padre, quien había emigrado a Australia.

Él, vino de visita, nos dijo que nos echaba de menos y quería cenar con nosotros. Al inicio, pensé que debido al problema de XQ, Jiang Li estaría cansado y se negaría a asistir. No espere que aceptará.

Suspiré.

Este, realmente, era un caso de ‘El Emperador no está ansioso, pero el eunuco si’ ¡Yo soy el eunuco!

[N/T: La persona involucrada no está ansiosa pero su acompañante si lo está.]

Hablamos con mi padre por un rato, luego preguntó por el problema de XQ, ya que lo había escuchado en las noticias.

Jiang Li le explicó, mientras comíamos y luego: —No se preocupe. Podemos resolver el problema.

Mi padre estaba preocupado y le preguntó: — ¿Necesitas ayuda? ¿Tienes dinero?

Jiang Li negó con la cabeza: —No. Tengo un préstamo del banco, será suficiente.

Yo: —Jiang Li, ¿Entonces, tú…?

—Shhh… —Me sonrió y me dijo: —Nadie en la compañía lo sabe, excepto yo.

Lo entendí claramente, sabía acerca del espionaje y era posible que Barba-Pequeña sólo fuera uno de ellos. Por supuesto que no dejaría que supieran secretos tan importantes de la compañía, pero estaba segura de que todos los bancos habían escuchado del problema de XQ. Así que tenía curiosidad de saber qué banco estuvo dispuesto a prestarle dinero. Se lo pregunté a Jiang Li y me respondió que siempre que el banco se beneficiará, obviamente, aceptarían el préstamo.

Fui demasiado perezosa como para comprender los beneficios del banco y, al final, seguí pensando que ese préstamo no era bueno.

JL: —Te explico. Si XQ, desafortunadamente, cae en manos de Ai Rui…ellos tendrán que hacerse responsables de la deuda. Pedir dinero prestado, sin la necesidad de liquidar el préstamo, no es una situación que se pueda encontrar todos los días.

Finalmente lo entendí. La táctica de Jiang Li era la de ‘matar dos pájaros de un tiro’. Por un lado, podía usarlo para defenderse de Ai Rui y si el plan fracasa, Jiang Li ya habría gastado el dinero y en la cuenta de XQ habría una gran deuda de la que Ai Rui tendría que hacerse responsable.

Naturalmente, como Ai Rui se haría responsable de la deuda de XQ, entonces, se convertiría en una situación donde ‘una mujer lleva consigo a sus hijos a su nuevo compromiso’. La táctica era ‘si es posible lucharemos, si no, me retiraré para convertirte en mi chivo expiatorio’

Jiang Li, eres demasiado insidioso.

De repente, mi padre dijo: —Jiang Li, de hecho, no necesitas pedir prestado dinero al banco. Tengo algo que puedes usar.

Yo: —Papá, ¿Cuánto dinero tienes? Puedes comprar acciones de XQ y obtener ganancias.

Mi padre hizo una pausa y respondió: —Debería tener algunos cientos de millones. No estoy muy seguro, recientemente, he gastado mucho.

Casi me atraganto. Mi padre era de la clase trabajadora y, durante la mitad de su vida, fue reparador de calderas/calentadores, ¿De dónde vinieron esos millones?

Mi padre me habló con un tono serio: —Chica, te estoy diciendo la verdad. Tu padre, yo, heredé un legado extranjero hace algún tiempo. De allí el dinero.

Seguía sorprendida: — ¿En serio…en serio?

Mi padre asintió, confirmando que era verdad.

Suspiré. Este mundo realmente es asombroso, incluso mi padre se convirtió en multimillonario.

Yo: —Papá, invierte en compra de acciones de XQ. Sería una lástima que no lo hicieras.

Jiang Li intervino: —Papá, no compres acciones de XQ. En cambio, compra las de Ai Rui.

Me quedé mirando a Jiang Li: — ¿Estás loco?

Lo negó tranquilamente y dijo: —No estoy loco…papá, no te importa ganar más dinero, ¿Verdad?

Mi padre lo negó vigorosamente: —Por supuesto que no. ¿Quién no quiere ganar más dinero?

JL: —Muy bien. Entonces, después de un tiempo, el precio de las acciones de Ai Rui empezará a caer y cuando llegue a diez dólares o menos, compre. Sin importar el porcentaje que quiera invertir, sólo hágalo. Obviamente, cuanto mayor sea el número de acciones, mejor. Y si algunos accionistas importantes vienen a buscarte, sería mucho mejor.

Realmente, no entendía lo que Jiang Li estaba planeando, así que lo mire confundida.

Me miró y me dio una palmada en el hombro y dijo: —No te preocupes. Tengo un sentido de la proporción.

Después de pensarlo un poco, me dije a mí misma que, Jiang Li era el tipo de persona que planea todo meticulosamente y espera a que su oponente caiga en su trampa. Así que, debería tener plena confianza en él.

Para cuando finalmente terminó la cena, ya era muy tarde. Antes de irse, mi padre me abrazó. De repente, me di cuenta de que su abrazo no era tan fuerte como antes y que no parecía ser tan alto como siempre. Suspiré.

¿Sigue creciendo? O acaso…

Me sentí triste.

♦ ♦ ♦

Tal como Jiang Li lo había dicho, Ai Rui comenzó su ataque. Compraron las acciones de XQ y a algunos accionistas de la junta directiva.

Me preocupe mucho por Jiang Li. Además, el fuerte respaldo de Ai Rui, el padre de Xue Hong, seguía sin aparecer.

Según Jiang Li, tal vez, pensó que XQ no podía resistir, así que sería fácil manejar la situación y por ello dejó que su hija se hiciera cargo.

A decir verdad, no tenía claro el plan de Jiang Li. Incluso su asistente me lo explicó, pero sentí que su explicación fue muy exagerada. Según él…era como si Jiang Li estuviera cantando una ópera de los treinta y seis capítulos de ‘El Arte de la Guerra’ de Sun Tzu a la vez.

[N/T: Un libro sobre tácticas y estrategias militares, escrito por un famoso estratega militar chino hace más de 500 años]

Más tarde, me encontré con Jiang Li y le conté, me respondió que su asistente estaba diciendo tonterías.

Aunque la credibilidad de su asistente no era alta, cuando dijo ‘contraataque’ y ‘batalla’, le entendí un poco.

Pasaron varios días y las acciones de XQ aumentaron su valor, y esos grandes aumentos me hicieron sentir más ansiosa. Aunque Jiang Li me había dicho que no me preocupara, Ai Rui se mantenía a la ofensiva.

Y, efectivamente, no mucho después, las cosas que me preocupaban, comenzaron.

Ese día, Ai Rui anunció públicamente que consiguieron el 25% de las acciones de XQ. Jiang Li, que estaba viendo las noticias conmigo dijo: —Así que…sólo pudieron obtener esa cantidad.

Yo: —Jiang Li, ¿Cuánto tienes?

JL: —20

Estaba confundida: — ¿Cuánto?

JL: —Veinte por ciento.

Me quedé helada.

Ellos tienen el veinticinco por ciento y tú solo el veinte. ¿Eso significa que XQ le pertenece a Ai Rui?

Trague saliva, incluso mi voz había cambiado: —Ahora…ahora…

JL: —XQ es una filial de Ai Rui.

No tenía nada que decir. Mi corazón se sentía muy triste, mis ojos se pusieron rojos y luche por contener mis lágrimas.

Jiang Li me acarició la cabeza y se echó a reír: — ¿Por qué estás tan ansiosa? Solo estoy dejando a XQ, temporalmente, en las manos de Ai Rui.

Lo miré.

¿Tienes un plan de rescate?

Jiang Li me sonrió y dijo: —De lo contrario, ¿quién me ayudaría a pagar mi deuda?

Yo: —…

Jiang Li, eres demasiado astuto.

Aún no estaba tranquila, después de todo, Ai Rui obtuvo el veinticinco por ciento y, si Jiang Li quería volver, ¿Realmente le dejarían?

Pudo ver mis dudas y dijo: —Todavía falta un diez por ciento de las acciones de XQ.

Yo: — ¿Diez por ciento?

Jiang Li, ¿podrías dejar de ser tan misterioso?

JL: —Ante los ojos de Ai Rui y el resto, este diez por ciento se considera perdido. Cuando forme esta empresa tenía un socio, y él tenía ese diez por ciento. Luego, se sintió aburrido de su vida y, en secreto, me preguntó si podía venderme sus acciones. Desde entonces, ha viajado por todo el mundo hasta que llegó a África, desde donde me llamó y me dijo que había sido mordido por un león…

Yo: —Ese hombre…es muy interesante…pero Jiang Li, ¿Que sucedió con sus acciones?

JL: —Te las transferí.

Yo: —… ¿Cuándo pasó eso?

JL: —No mucho después de casarnos.

Yo: — ¿Confiabas en mí?

JL: —Si nos hubiésemos divorciado, te habría dado las acciones como compensación.

Su respuesta fue muy honesta, pero la palabra ‘divorcio’ me hizo enojar y lo fulminé con la mirada.

Se rió, me abrazó y me beso: —Guan Xiao Yan, realmente me gusta verte así.

Lo ignoré y volví a ver la televisión.

JL: —Me preguntó quién propuso un divorcio, primero.

Lo escuché y, de inmediato, me sentí avergonzada. Para complacerlo, puse mis brazos alrededor de su cuello y lo besé.

Mí gesto lo hizo muy feliz. Mientras me besaba, deslizó su mano hasta mi cintura y se quedó ahí por un momento, luego comenzó a subir, por debajo de mí ropa.

Me besó hasta que empecé a sentirme mareada, aún tenía un rastro de conciencia. Recordé dónde estábamos y no dudé en apartarlo.

Pero él siguió y yo seguí…

Volví la cara hacia un lado y le dije sin aliento. —Jiang Li, estamos en tu oficina.

Persiguió mis labios y, mientras besaba, murmuró. — ¿Qué hay con eso?

¿Qué quiere decir con ‘qué hay con eso’?

Repetí débilmente. —Oficina, está es tu oficina.

Una oficina es para hacer trabajos de oficina, no para hacer esto…

Lentamente, hizo una sonrisa hipnotizante y dijo: —Eso es bueno, podemos intentarlo aquí.

Yo: —…

Jiang Li, eres demasiado malvado. (>_<)

♦ ♦ ♦

Más tarde, mientras estaba en su oficina y después de haberme mordido una y otra vez, tal vez, sintió que estaba actuando un poco por la borda, así que me abrazó, me dio una palmadita en la espalda y me consoló. —Está bien. Esto es sólo un romance de oficina. Es normal.

Me sonrojé y enterré mi cabeza entre sus brazos. Mi corazón derramaba lágrimas en silencio.

Esto, definitivamente, no es un romance de oficina, es claramente un asunto ilícito en la oficina…

| Índice |

2 thoughts on “Boda relámpago – Capítulo 66: El plan de Jiang Li

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *