Consorte experta en venenos – Capítulo 105: Tienda de té, otra pista aparece

Traducido por Anissina

Editado por Ayanami


¡Long Feiye!

Realmente era Long Feiye. La Tercera Señora nunca lo había visto en persona, ¡pero ya tenía una profunda enemistad con él! En estos dos meses, Long Feiye había matado a incontables de sus subordinados, incluso a su más talentosa y extraordinaria discípula mayor que podía comandar enjambres de mosquitos venenosos.

La Tercera Señora estaba lista para salir y luchar contra Long Feiye hasta la muerte, pero su lado naturalmente lógico le decía muy claro que no podía. Sí, no podía mostrarse a ese hombre y exponerse a sí misma en su lugar, de lo contrario los años de esfuerzo del Norte de Li se habrían desperdiciado. Antes estaba desconcertada porque ninguno de sus guardias se había movido contra Han Yunxi. Ahora, finalmente, entendió que era porque ¡Long Feiye había venido!

Era correcto que sus guardias no se movieran; de otra manera, nunca podría deshacerse de las sospechas. Pero lo que no entendía era porqué Long Feiye acompañaba a Han Yunxi. ¿No le disgustaba esta mujer? ¿A menos que se hubiera ganado su confianza después de descubrir el veneno de Mu Qingwu?

¿Incluso hasta el punto de que la experta en venenos Han Yunxi estaba ayudando a Long Feiye en su investigación sobre los espías enemigos? Solo entonces, Long Feiye, ignorante sobre venenos ¿fue capaz de matar a su discípula mayor? En otras palabras, ¿la culpable principal de la muerte sería Han Yunxi?

Ante esto, la Tercera Señora apretó con más fuerza la daga en sus manos.

El país del Norte de Li había pasado años entrenando a sus espías enemigos para protegerse de Long Feiye. ¡Nunca pensó que, en la cúspide de cosechar sus esfuerzos de años, Han Yunxi metería la pata y arruinaría todos sus planes! Y ahora la investigación la había llevado directamente a su puerta.

Han Yunxi, ¡juro que mi vida no estará completa hasta que acabe con la tuya!

En circunstancias apremiantes, Li Mingyue[1] no tuvo más remedio que suprimir las furiosas llamas de su estómago. Ella retiró silenciosamente su daga y se acostó de lado.

—¡Falta poco!

Han Yunxi respondió a Long Feiye levantando abruptamente las cortinas de la cama para examinar antes de acercarse a la Tercera Señora y comprobar sus manos. Sin embargo, todavía no había ninguna advertencia del sistema de desintoxicación.

—Uf… —Con un gran suspiro de alivio, el corazón de Han Yunxi se hundió en su pecho. —Nada en ninguna parte, eso es genial.

Le dio una palmadita a la mujer bajo las sábanas y sonrió. —Tercera Señora, le he causado una afrenta. —Entonces, cubrió cuidadosamente a Li Mingyue, bajó las mantas de la cama y se fue.

Tan pronto como oyó cerrar la puerta, Li Mingyue abrió los ojos, su rostro era aterradoramente sombrío.

—¿Eso es genial? Jaja, Han Yunxi, ¡definitivamente te haré entender el verdadero significado de genial!

♦ ♦ ♦

Una vez que Han Yunxi salió, Long Feiye sólo tuvo que mirar su expresión para saber el resultado general. Pero aun así preguntó:

—¿Cómo fue?

—Nada en ninguna parte. Su Alteza, creo que debo haber cometido un error —sonrió Han Yunxi, de muy buen humor.

—Aunque no encontraste otros rastros, no prueba que no haya sospechas —la voz de Long Feiye se puso seria. Estaba muy insatisfecho con el resultado.

—Esos tres venenos en el edificio de madera eran venenos comunes de serpiente, no es extraño que hayan aparecido aquí —Han Yunxi se apresuró a explicar. —Por supuesto, si Su Alteza aún tiene dudas, podría cuestionar a la Tercera Señora sobre si guardaba veneno de serpiente, y por qué razón.

Cuando vino a tomar el té la última vez, Han Yunxi había querido interrogar a la Tercera Señora. Pero como temía que golpear la hierba asustara a la serpiente, eligió examinar los alrededores. Ahora que no había encontrado nada, no le preocupaba.

Long Feiye estaba a punto de responder cuando escuchó el sonido del agua cerca. Parece que los sirvientes se habían levantado.

—¡Vámonos!

Sin decir una palabra más, Long Feiye tomó a Han Yunxi en sus brazos e instantáneamente se desvaneció en los cielos oscuros sin hacer ruido. Cuando finalmente regresaron al Patio de los Hibiscos, el sol ya había salido. Long Feiye pudo haber sido un infeliz durante todo el viaje, pero aun así tuvo en mente la lesión del pie de Han Yunxi y la llevó al Pabellón de las Nubes, donde la puso en la sala y la dejó sentarse en la mesa.

Justo en ese momento, Zhao mama había entrado llevando agua. Cuando vio esta escena, inconscientemente dio unos pasos hacia atrás. Pero sólo se detuvo un momento antes de entrar con una sonrisa para presentar sus respetos.

—Su sirviente saluda a Su Alteza y a la estimada wangfei, buenos días.

Long Feiye asintió y le hizo una señal para que se levantara. Zhao mama se enderezó y rápidamente sirvió dos tazas de té antes de traerlas, los ojos echaron un vistazo al loft de arriba con una sonrisa.

—Su Alteza y estimada wangfei ciertamente se despertaron temprano.

Han Yunxi casi escupió su té por las palabras de Zhao mama. ¿Qué quiso decir la Zhao mama con esas palabras? ¿Cometió el error de pensar que Long Feiye pasó la noche aquí? Long Feiye pareció darse cuenta de esto también, y tosió ligeramente en respuesta antes de bajar la cabeza para beber su té en silencio.

—Su Alteza, Su Señoría, por favor esperen un momento. Su sirviente preparará el desayuno ahora —Zhao mama se apresuró a decir mientras se preparaba para salir.

Pero Long Feiye finalmente habló.

—No hay necesidad, su señoría todavía tiene cosas que hacer.

—No importa lo ocupado que esté su señoría, aun así debe tomar el desayuno. No sea que se haga daño en el estómago por morirse de hambre —persuadió ella.

Sin embargo, Long Feiye simplemente se levantó sin hacer caso a Zhao mama. En su lugar habló con Han Yunxi.

—No golpees la hierba y asustes a la serpiente con ese asunto. Su señoría naturalmente tiene sus propios arreglos, ¿entendido?

—En realidad… —En realidad, Han Yunxi había tratado de persuadirlo de lo contrario todo el camino de regreso, pero Long Feiye todavía quería investigar.

—Tus acciones se detienen aquí, —la voz de Long Feiye se volvió seria. Había llevado a esta mujer todo el camino mientras escuchaba su clamor al oído, y había perdido la paciencia. La boca de Han Yunxi se movió, pero sólo podía permanecer en silencio. Long Feiye parecía preocuparse de que ella intentara algo de nuevo, porque le echó una mirada profunda antes de darse la vuelta para irse.

Cuando se fue, Han Yunxi puso los ojos en blanco. Aunque no podía aceptar emocionalmente la decisión de Long Feiye, su lado lógico estaba de acuerdo en que era necesario seguir investigando. Después de todo, los espías se habían escondido tan profundamente que no podían permitirse el lujo de dejar ir ninguna pista, no importa cuán pequeña fuera.

Familia Han, familia Han… ¡no sabía cuál sería su destino!

—Estimada wangfei, ¿Por qué no mantuvo a Su Alteza aquí para la comida? —Pregunto Zhao mama.

Han Yunxi recuperó sus sentidos y dijo:

—¿Por qué lo haría?

¿Ehh…?

Zhao mama se quedó sin palabras, insegura de lo que acababa de pasar.

—No… no hay razón, tu sirvienta preparará el desayuno ahora, —dijo Zhao mama mientras se retiraba rápidamente y suspiraba con emoción. ¡Los corazones de este maestro y señora eran demasiado difíciles de leer!

El estómago de Han Yunxi refunfuñó mientras miraba la manera en que se retiraba Zhao mama. Ese era el problema con el estómago, una vez que le prestas atención, se ponía hambriento sin falta. Llena de dudas, Han Yunxi bajó de la mesa, recordando que había dejado su zapato en el Recinto Solitario. Cojeó hasta un asiento antes de reclinarse perezosamente con un suspiro. Muchas cosas se habían logrado anoche, pero el tiempo había pasado tan rápido. Incluso ahora, todavía no había recuperado completamente sus sentidos. ¿Quién sabe si ese hombre tiene hambre? ¿Con qué tipo de cosas está ocupado tan temprano en la mañana? ¿Iba a proteger los nombres de la lista? En su memoria, había muchos que aún están vivos. Tan ocupado como estaba, no debería llevarle mucho tiempo comer una comida.

Sin saberlo ella misma, la decepción pasó por los ojos de Han Yunxi. Luego apretó los labios, demasiado perezosa para pensar más en ese hombre.

¿Qué clase de persona era el jefe de los espías del Norte de Li? ¿Sería alguien que ellos conocían, ocultándose a su lado? Han Yunxi reflexionó y se preguntó hasta que inexplicablemente se quedó dormida. Cuando Zhao mama regresó con el desayuno, vio su estado de agotamiento y no se atrevió a molestarla. Han Yunxi durmió bien toda la mañana y la tarde hasta que Mu Qingwu vino a pedir una audiencia. Fue bastante eficiente en su trabajo, y unos pocos días fueron suficientes para preparar un informe de investigación detallado que registró los detalles de cada persona que había estado en contacto con él en los últimos tres años, y lo que pasó durante su reunión.

Después de dormir, la sangre de Han Yunxi estaba clara y alerta. Ella leyó tranquilamente el informe y todas las instancias en él. Había una cantidad considerable de personas registradas en el documento, cinco de las cuales eran buenos amigos de Mu Qingwu, cuatro primos hombres, dos primas mujeres, y la última y más llamativa, ¡Mu Liuyue!

Aunque Han Yunxi no había descartado a Mu Liuyue, no pudo resistir una sonrisa al ver su nombre, pensando que Mu Qingwu era realmente un buen tipo.

—¿Realmente pusiste a tu hermana pequeña en la lista también? —Han Yunxi se burló.

—La estimada Wangfei dijo antes que el envenenador podría haber empleado a alguien más para administrar el veneno. Si es necesario, incluso escribiré el nombre de mi padre junto al de mi hermana pequeña —Mu Qingwu tenía cejas gruesas y ojos grandes. Sus pupilas brillaban con espíritu, y parecía muy solemne cuando era serio. Han Yunxi lo estimaba en secreto en su corazón, asintiendo con la cabeza mientras continuaba leyendo.

El material tenía anotaciones detalladas sobre cada persona, registrando la frecuencia de sus visitas con Mu Qingwu, los lugares de las reuniones, y detalles sobre lo que pasaba cada vez. Han Yunxi leyó los nombres antes de concentrarse en el primero y sus detalles asociados, trabajando en su camino hacia abajo. Mientras leía, bromeaba, —Joven General, estos son sus asuntos privados.

—Mientras pueda ayudar a descubrir al espía enemigo, la estimada wangfei puede incluso apelar a su majestad para que estudie nuestros secretos militares —Mu Qingwu seguía siendo serio y sincero.

—¡No! No quiero saber —Han Yunxi se negó apresuradamente. Entendió la lógica en la que cuanto más sabía uno, más se encontraba en peligro.

Mientras Han Yunxi seguía leyendo, finalmente se puso seria. Mu Qingwu se quedó esperando a un lado, con miedo de hacer ruido. Cuando levantó la cabeza y observó el perfil enfocado de Han Yunxi, no pudo apartar la mirada. Desde que vio por primera vez a esta mujer en las puertas del Duque de Qin, supo que no era como las demás. Pero nunca pensó que tendrían tantas interacciones con ella. No podía evitar preguntarse si se hubieran conocido antes… si ella no se hubiera casado con el Duque de Qin…

Han Yunxi se concentró en el informe y no tenía idea de que Mu Qingwu la miraba de reojo. Leyó cada uno de los registros, la mayoría de los cuales no tenía motivos para sospechar. Cuando los amigos se reunían, generalmente era para beber juntos. El veneno de diez mil serpientes definitivamente no estaría en el vino, de eso estaba segura. Y no era frecuente que Mu Qingwu bebiera.

Además, esos primos y primas patrilineales podrían haber pasado con frecuencia, pero no en patrones regulares. La mayoría de las veces, sólo visitaban la finca para hacer llamadas.

Finalmente, la mirada de Han Yunxi se posó en los datos de Mu Liuyue. No hace falta decir que Mu Liuyue era la que más contacto tenía con Mu Qingwu. Cada vez que iba a casa, veía a su hermana pequeña, pero esto era muy normal. Excepto que había un registro que llamó la atención de Han Yunxi.

¡Té!

¡Mu Liuyue invitaba regularmente a Mu Qingwu a tomar té en la tienda de fragancias celestiales en las afueras de la capital! Han Yunxi levantó la cabeza para mirar hacia Mu Qingwu, quien la miraba fijamente. Sus miradas se encontraron, y éste inmediatamente bajó su cabeza como un ladrón atrapado en el acto. Pero la aprensiva Han Yunxi ni siquiera era consciente de su extraño comportamiento.

—Joven General —preguntó ansiosamente, —¿Tu hermana pequeña te invita a tomar el té a menudo?

Las puntas de las orejas de Mu Qingwu estaban ardiendo. Nunca antes había estado en una posición tan difícil y no sabía lo que le había pasado. De alguna manera, se las arregló para levantar la cabeza y responder.

—Sí, vamos una o dos veces al mes. Liuyue es cliente habitual de la tienda de fragancias celestiales que está a las afueras de la ciudad.

—¿Una o dos veces al mes? —Han Yunxi dijo dudosa. El tiempo para esto estaba demasiado separado para coincidir con los tiempos de administración de los venenos.

—¿Ustedes dos compran el té de allí? —Preguntó de nuevo.

La mayoría de los visitantes de las tiendas de té compran hojas de té para llevar a casa. Esto lo entendió.


[1] Li Mingyue (李明月) – Es el nombre completo de la Tercera Señora Li. Mingyue significa ‘luna clara’

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *