Consorte experta en venenos – Capítulo 120: Peligro, mil libras penden de un hilo [1]

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Los tensos hilos de araña se rompieron, atrayendo la atención tanto de Gu Qishao como de Han Yunxi. ¿Cómo sucedió esto? A menos que…

—¡Ja, estos mosquitos venenosos son el enemigo natural de este hilo de araña! Las criaturas tóxicas pueden mantenerse a raya. —Gu Qishao se rió, sujetando a Han Yunxi con fuerza mientras daba vueltas en el enjambre de mosquitos. No estaba claro qué veneno utilizó, pero espantó a todos los insectos, muchos de los cuales cayeron muertos a sus pies.

Las alarmas de Han Yunxi no habían dejado de sonar en su cabeza. Había una que alertaba de los mosquitos venenosos, otra de los dardos de araña venenosa y otra de la cosa que Gu Qishao estaba esparciendo por el aire. La razón por la que él no temía a los mosquitos venenosos era probablemente porque era experto en combatir el veneno con veneno, ¡una hazaña difícil!

Al mismo tiempo que los mosquitos se dispersaban, Gu Qishao sostenía a Han Yunxi mientras huía con el enmascarado, Qingyi y el resto iban en su persecución. Un dardo tras otro volaban hacia ellos. En comparación con los mosquitos que picaban hasta hartarse, Gu Qishao se concentró más en esquivar los proyectiles del enmascarado. Mientras pudieran entrar en el bosque, los dardos serían bloqueados y escaparían más rápido.

Gu Qishao viajaba a una velocidad extraordinaria. Dentro de su abrazo, Han Yunxi podía incluso oír los poderosos y rápidos latidos de su corazón. Nunca imaginó que un hombre tan dulce y elegantemente atractivo pudiera tener un corazón tan viril. La velocidad de Gu Qishao era bastante rápida, pero el enmascarado también era aterradoramente veloz. Si no hubieran aprovechado la oportunidad antes para ganar ventaja, probablemente lo habría alcanzado hace tiempo.

Justo cuando Gu Qishao estaba a punto de entrar en el bosque, un dardo pasó volando junto a él para golpear contra una rama antes de rebotar hacia ellos.

¡Qué habilidad de lanzamiento tan experta! 

Gu Qishao se vio obligado a dudar y apartarse del camino. En una batalla entre expertos, la victoria o la derrota dependían de un solo momento de descuido más que de una competición de fuerzas. En el momento en que Gu Qishao se distrajo, el enmascarado lo alcanzó y agarró a Han Yunxi por el brazo. Gu Qishao apretó la cintura de Han Yunxi y golpeó con el puño, mientras el enmascarado lo bloqueaba con la otra mano, agarrando aún más fuerte el brazo de Han Yunxi. Ella hizo todo lo posible por liberarse del enmascarado, incluso mordiéndole la mano y añadiendo más veneno. Lamentablemente, eso parecía ser inútil contra este hombre.

El cielo sabe si era un Humano venenoso, un Cadáver Venenoso o un Gu Venenoso.

Han Yunxi no tuvo tiempo de reflexionar sobre estas cosas. Era evidente que su fuerza era más débil que la del enmascarado. Tuvo una repentina idea y sacó su daga para apuñalarlo, pero la larga espada de Qingyi se clavó desde un lado, haciéndola saltar para que no le cortaran la mano.

¡Qué horror! 

Qingyi y el resto de los asesinos vestidos de negro los habían alcanzado. Inmediatamente, rodearon a Gu Qishao por todos lados. Utilizó una mano para sujetar a Han Yunxi mientras la otra luchaba contra el enmascarado, completamente incapaz de enfrentarse a Qingyi y los demás asesinos. Una mirada siniestra brilló en los ojos de Qingyi mientras hacía girar su espada y apuntaba a los ojos de Gu Qishao.

Gu Qishao se encontraba en un punto muerto con el enmascarado. Si quería evitar la espada de Qingyi, su única opción era liberar a Han Yunxi. Pero una vez que lo hiciera, ella caería en manos del enmascarado. Al final, había conseguido agarrarla por un golpe de suerte. Hacerlo de nuevo sería imposible contra estas probabilidades.

¿Qué podía hacer?

¡La espada de Qingyi se acercaba! En ese momento crítico, Gu Qishao seguía dudando. De repente, Han Yunxi gritó: —¡Suéltame! —Y se giró bruscamente para soltar la mano de Gu Qishao, apartándolo de una patada. De este modo, Gu Qishao cayó hacia atrás, mientras la espada de Qingyi atravesaba sus ojos. Mientras tanto, el enmascarado arrastraba a Han Yunxi a su lado.

Parecía que todo había terminado…

Pero al mismo tiempo, se escuchó el rápido sonido del viento que pasaba.

Una flecha voló hacia el aire al brazo del enmascarado. Parecía tener la fuerza de atravesar los Cielos y la Tierra, agitando las corrientes de aire a su alrededor en un violento frenesí. Su velocidad era similar a la de un relámpago que descendía de los cielos y partía el bambú, derribando las montañas y volcando los mares con su abrumadora fuerza.

Nadie esperaba que esto sucediera en medio de todo el caos. El enmascarado retiró la mano a tiempo para que la flecha se deslizara por su manga. Aunque no dio en el blanco, la fuerza suprimida en la flecha fue suficiente para derribarlo.

—¡Flecha de ballesta de iridio![2] —Qingyi gritó alarmada.

¡Long Feiye ha llegado!

Selena
¡Llegó el segundo héroe! ¡Justo a tiempo! 🙂

Sin que nadie la sujetara, Han Yunxi cayó directamente al suelo, pero al oír ese sonido se dio la vuelta por instinto. Sólo vio una figura alta y altiva que descendía de los cielos para aparecer detrás de ella. Tenía el aura reverencial de un inmortal y un rostro tan frío como el de un demonio. Una mano permanecía detrás de su espalda mientras la otra mantenía su arco apuntando al enmascarado.

Era él. Long Feiye, ¡había venido!

No se había dado por vencido ni la había decepcionado, sino que había perseguido al enjambre de mosquitos venenosos para llegar. En ese momento, Han Yunxi se olvidó de su situación, aunque seguía cayendo. No tenía ni un poco de miedo, pero tenía el inexplicable impulso de saltar de alegría. Siempre que este tipo apareciera, ella estaría segura de estar a salvo.

—¡Long Feiye! —Exclamó el enmascarado con una voz quebrada. Ya estaba temiendo que Long Feiye los siguiera, así que quería coger a Han Yunxi e irse. ¿Quién esperaba que Gu Qishao interfiriera y lo retrasara? Debería haberse dado cuenta de que la llegada del enjambre de mosquitos significaba que Long Feiye no estaba muy lejos.

Ahora mismo, el enmascarado era el más cercano a Han Yunxi. Su mirada feroz se oscureció al ver la advertencia de Long Feiye con la ballesta, antes de lanzarse tras Han Yunxi.

Otra flecha de iridio atravesó los cielos como si los desgarrara, dirigiéndose hacia el enmascarado. El cielo sabe cuánta energía interna había puesto Long Feiye en su disparo, pero fue suficiente para sorprender a todos los presentes. Aun así, el enmascarado no se rindió, persiguiendo a Han Yunxi mientras se preparaba para esquivar la flecha.

Inesperadamente, Long Feiye se sumergió en la estela de la flecha, con el rostro frío. La mirada del enmascarado se congeló mientras lanzaba un aluvión de dardos ocultos tras él. Eran sólo unos pocos, porque su motivo no era disparar a Long Feiye, sino esparcir veneno. Las habilidades de artes marciales del duque eran excepcionalmente fuertes, pero no entendía de venenos. ¡Eran su debilidad!

—¡Hay veneno! —Han Yunxi gritó alarmada. Ahora mismo estaba a sólo unos tres o cuatro metros del suelo, a punto de estrellarse en cualquier momento. Mientras tanto, la flecha de iridio alcanzó al enmascarado, que se vio obligado a esquivar y perder la oportunidad de agarrar la mano de Han Yunxi. Sin embargo, el veneno que soltó se dispersó a su alrededor.

Si no podía conseguir lo que quería, ¡prefería arruinarlo antes que dejar que cayera en manos de Long Feiye! A menos que Long Feiye se detuviera, él también sería envenenado. Inesperadamente, Long Feiye ignoró el veneno en el aire y siguió volando hacia abajo. Justo cuando Han Yunxi estaba a punto de caer al suelo, su poderoso brazo la levantó y la abrazó. Poco después, giró su cuerpo para aterrizar firmemente con ambos pies en el suelo. Sus movimientos tenían una belleza y una gracia indescriptibles. Han Yunxi miró su perfil perfectamente frío y deseó que este peligroso momento no terminara nunca.

Al ver a Long Feiye sumergirse en la nube de veneno para rescatarla, el enmascarado se quedó completamente sorprendido. ¿No temía a los venenos? Sin embargo, no había tiempo para preguntarse eso ahora.

—¡Retirada! —Intervino.

Si a Long Feiye no le importaban los venenos, entonces ninguno de los presentes sería su rival. ¡Tenían que retirarse! Al mismo tiempo, Gu Qishao atacó por sorpresa a Qingyi. Al ver esto, el enmascarado se acercó y la apartó de su camino, enviando un dardo en dirección a Gu Qishao. Después de aprender la lección la última vez, Gu Qishao seguía desconfiando de esos dardos. Esquivó unos cuantos antes de darles caza, sólo para descubrir que el enmascarado y sus compatriotas habían desaparecido hace tiempo en el bosque.

Gu Qishao no perdió el tiempo y utilizó su látigo para apuntar a los asesinos rezagados de túnica negra. Para entonces, Mu Qingwu y el guardia Shangguan se habían unido a la lucha. Long Feiye tampoco los persiguió, sino que mantuvo la vista fija en la silueta en retirada del enmascarado. Sólo después de que el otro se marchara, frunció las cejas de repente y escupió una bocanada de sangre negra.

Los venenos del enmascarado eran bastante ineficaces contra Gu Qishao y Han Yunxi. Esta última era una maestra de los venenos. Aunque no tomara el antídoto inmediatamente, su inmunidad era mejor que la de otras personas, y el veneno tardaría más en reaccionar para ella. El primero era un experto en el uso de venenos para combatir los venenos, por lo que lo más probable es que el polvo de veneno no tuviera ningún efecto sobre él. Pero Long Feiye era un caso diferente. Había pasado poco tiempo antes de que el veneno actuara en su interior. El enmascarado había esparcido demasiados venenos para que Han Yunxi pudiera saber cuál era de inmediato.

—Suéltame, tengo que examinarte rápidamente —dijo ella, con una expresión marcada por la ansiedad sin darse cuenta.

Long Feiye observó su carita y la dejó ir sin decir nada. Han Yunxi se giró para mirarlo de frente, poniendo en marcha inmediatamente los escáneres de su sistema de desintoxicación antes de descubrir tres tipos diferentes de veneno. Maldito sea ese enmascarado, ¿todos sus polvos eran venenos diferentes?

Al ver la sangre junto al labio de Long Feiye, Han Yunxi no se lo pensó dos veces antes de ponerse de puntillas para extender una mano.

Long Feiye la atrapó con disgusto. —¿Qué estás haciendo? —Desde que era joven, tenía una obsesión enfermiza por la limpieza y odiaba que le tocaran, especialmente en la cara.

—Recogiendo muestras de sangre para su análisis. Sólo entonces podré saber cuáles son los tres venenos que te han infectado —Han Yunxi seguía ansiosa y no pensó demasiado. Long Feiye dudó antes de bajar la mirada. No la miró, pero le soltó la mano.

El pálido rostro de Han Yunxi se llenó de concentración mientras se ponía de nuevo de puntillas y utilizaba su dedo índice para tocar ligeramente la comisura del labio de Long Feiye en busca de un poco de sangre. Una vez no pareció ser suficiente, así que le dio otro ligero toque.

Sus movimientos eran ligeros, sus uñas hacían un suave contacto con el borde de sus labios. Era tenue y ligeramente cosquilloso, una sensación muy extraña. Long Feiye levantó inconscientemente los ojos para mirarla, pero Han Yunxi estaba totalmente concentrada en el veneno de Long Feiye y no tenía ni idea de lo cariñosas que parecían sus acciones. Permaneció tan seria como siempre y retiró la mano en cuanto recogió suficientes muestras.

Cuando lo hizo, Long Feiye sintió una inexplicable sensación de pérdida y decepción.

Maldita sea, siempre había sido misofóbico y repelente hacia las mujeres que me tocaban. Pero contra esta mujer, realmente me sentí insatisfecho después de eliminar la contradicción en su corazón. ¿No era suficiente? ¡¿Quería que continuara?! 

Long Feiye rechazó instintivamente esta pérdida de control y desvió la mirada, volviéndose en dirección a Gu Qishao. Han Yunxi era ajena a los pensamientos de Long Feiye. Después de recoger la sangre, se agachó inmediatamente en el suelo para sacar su bolsa médica…

Ayanami
Fue una batalla intensa, espero que no se les olvide que nuestra protagonista también está envenenada y además severamente herida!!!! Ahora si, aquí les presento a nuestro bello hombre enmascarado~~ ♥

♦ ♦ ♦

Selena
¿Que se abra el telón! Comienza la obra de teatro…

Han Yunxi: Tengo que decir que eso fue nostálgico. Yo y el Hombre de Apoyo C, escapando desesperadamente de los asesinos enemigos…

Han Yunxi: ¿No acabamos de pasar por este guión hace 10 capítulos?

Gu Qishao: Muchacha venenosa, ¿a quién llamas varón de apoyo C?

Han Yunxi: Bueno, eres el tercero que aparece. Primero fue Mu Qingwu, luego Gu Beiyue.

Gu Qishao: ¡Entonces hazme un Apoyo Masculino A++! Mejor aún, ¡haz que Long Feiye sea un C y que yo ocupe su lugar!

Long Feiye: Comparado conmigo, tus habilidades son sólo de nivel C en el mejor de los casos.

Gu Qishao: Tch. Comparado con cualquiera, ¡tienes un agujero en el pecho en lugar de un corazón!

Long Feiye: ¿Qué quieres decir?

Gu Qishao: Te lo diré claramente. Si el mundo fuera justo, un imbécil como tú nunca conseguiría a la chica. Muchacha venenosa, ¡no pierdas el tiempo con él!

Long Feiye: No tienes derecho a decirle a mi wang fei lo que tiene que hacer.

Gu Qishao: ¡Y tú no tienes derecho a dictar quién le gusta!

Han Yunxi: Esperen un segundo, chicos. ¡Dejen el drama para la historia! ¡Sin burlas!

Gu Qishao: ¡Hmph! ¡Nos vemos en el próximo capítulo! *se va a la mierda*

Long Feiye: *se da la vuelta*

Han Yunxi: *palmas en la cara*.

[1]mil libras penden de un hilo (千钧一发) – qianjun yi fa, un dicho que describe un peligro inminente o una cuestión de vida o muerte.

[2]El iridio era la aleación de hierro más fuerte de este mundo, pero su uso estaba restringido a los miembros de la casa imperial. ¡Y las flechas de ballesta de iridio eran el arma exclusiva del Duque de Qin!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *