Consorte experta en venenos – Capítulo 21: La basura inútil habla por sí misma

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


[Las traducciones más originales y actualizadas son de volaretranslations, se da el crédito respectivo al traductor en Inglés]

¿Tentativa de asesinato?

—Espera… ¿qué tipo de ojos tienes, que piensas que intento asesinar a tu joven general? —Preguntó Han Yunxi con enojo.

¿Incluso a los antiguos les gusta difamar, las buenas intenciones de las personas?

Li Changfeng pateó la daga hacia el suelo con sus manos y con voz fría dijo:

—Todos nosotros lo vimos con nuestros propios ojos. Mujer, no me importa quién te envió, ¡pero prepárate para la muerte!

Ya habían detenido al conductor, ansioso, quería revelar la identidad de su ama, pero no encontró el momento inadecuado. En lugar de eso, gritó— ¡Error, es un malentendido! Acabamos de pasar y vimos al joven general en el suelo, así que mi ama quería salvarlo. Ella no tiene malas intenciones, el verdadero culpable se escapó hace mucho tiempo.

Li Changfeng levantó las cejas hacia Han Yunxi y soltó un resoplido.

—Si ibas a salvarlo, ¿para qué usar una daga? ¿A quién intentas engañar? Que alguien la agarre.

—Usé la daga para salvarlo. Una aguja venenosa está incrustada profundamente en el interior. Si no la saco a tiempo, las consecuencias no serán algo que un guardia como tú pueda entender —dijo Han Yunxi con seriedad, intimidando a todos los presentes.

Li Changfeng vaciló un poco. Hace cuatro horas, el joven general había perseguido a un espía enemigo en esta área y desapareció. En cuanto a lo que sucedió exactamente, nadie lo sabe. Miró la daga en su mano, pero no se atrevió a arriesgarse. Esto era algo que, realmente, no podía manejar.

—Detente con tus tonterías. ¡Llévala a la casa, aclararemos cualquier malentendido en frente del general! —Li Changfeng levantó a Mu Qingwu en sus brazos y se alejó rápidamente.

— ¡Lo lamentarás! —Gritó Han Yunxi.

Ese maldito hombre, ¿cómo se atreve a mover a Mu Qingwu después de haber sido envenenado? Solo acelerará la circulación de toxinas en sus órganos. Bien, ella iría a la finca del general. No había nada que temer cuando ella no había hecho nada malo.

En un lugar como ese ¿No le harían confesar cargos falsos bajo tortura?

Resultó que había sobreestimado la Casa Mu. Todos los miembros de la familia Mu se habían unido al ejército. Sus cuerpos eran ásperos y contundentes, más aptos para usar sus manos que sus bocas. Cuando Mu Qingwu fue entregado a sus habitaciones, un médico imperial convocado corrió tras él. Han Yunxi y el conductor se quedaron en el centro de la sala, donde el General Mu, sus cejas gruesas, ojos grandes y una abundante barba los miraron. Señaló con el dedo a Han Yunxi.

—Habla, ¿quién te envió?

¿Quién la envió?

¿Parecía ella una asesina o agente enemigo? Ni siquiera se resistió cuando la trajeron aquí. Este cabeza de cemento iba a llevar a Mu Qingwu a su muerte, tarde o temprano. Han Yunxi mantuvo la calma sin perder la compostura.

—Voy a decir esto por última vez. Yo solo era un transeúnte que quería salvarlo. El joven general ha sido envenenado y su situación es urgente. Si no lo tratan ahora, los efectos serán demasiado espantosos para imaginarlos.

—Que broma. He visto muchas mujeres como tú antes. ¿Te atreves a argumentar contra la evidencia concluyente? —Mientras el General Mu hablaba, se acercó más y más a Han Yunxi, sacudiendo ruidosamente su látigo para que la gente a su alrededor temblara de miedo. Han Yunxi mantuvo una mirada seria y firme, permaneció allí sin temor, con una mirada fría, sin dejar de mirar los del propio Mu. Era la primera vez que el general se encontraba con una mujer tan atrevida.

— ¿Y qué?

— ¡Veré si mantienes tus mentiras! —Levantó el látigo y la golpeó directamente.

Han Yunxi no lo esquivó. Sabía que no podía evitarlo, por lo que sufrió la peor parte del golpe, lo suficientemente duro como para arrancarle la piel del brazo. Sin embargo, sus cejas ni siquiera se movieron, mientras lo miraba.

— ¡Te arrepentirás!

— ¡Haré que te arrepientas primero! —Dijo el General Mu, azotándola de nuevo. En ese momento, Li Changfeng escoltó al médico imperial Gu de vuelta al pasillo. El médico imperial Gu Beiyue [1] era un joven de poco más de 20 años, pero era el jefe de todos los demás médicos de la corte. No llevaba las complicadas túnicas del Patio de Médicos Imperiales, sino las blancas, limpias y sencillas. Refinado y cultivado, tenía una cara serena que irradiaba calidez incluso cuando no sonreía. Era un médico que se parecía más a un erudito.

El General Mu le dirigió a Han Yunxi una mirada de odio antes de correr al lado de Gu Beiyue, áspero y grosero. —Date prisa y dime, ¿está bien mi hijo?

—Ha caído en coma con una fiebre alta y constante. Tendré que observarlo durante dos días más —dijo Gu Beiyue con el ceño fruncido, como si estuviera considerando algo.

—Pero, ¿qué le pasa a él? ¡Estaba perfectamente bien hasta que se desmayó! ¡Dímelo ahora! —El General Mu hablaba como si rugiera, parecía que en cualquier momento podría comerse a Gu Beiyue.

Aunque el general controlaba a los militares, Gu Beiyue era un oficial de segunda fila y el médico personal del emperador. No importa cómo se sintiera, el General Mu no podía, simplemente, gritarle. Gu Beiyue parecía indefenso, pero no insistió en el tema. En cambio, habló tan seriamente como antes.

—No tiene heridas ni dolores. Su pulso es normal también. Es por eso que estoy desconcertado y solicité dos días para una mayor observación —Gu Beiyue era el jefe de todos los médicos imperiales. Si este era su diagnóstico, no había necesidad de invitar a ninguno de los demás. El General Mu estaba irritado e infeliz.

—De acuerdo, dale al médico imperial Gu la habitación de invitados, se quedará aquí los próximos dos días.

Justo en este momento, Han Yunxi rió a carcajadas.

— ¡Que broma! ¡Una broma tan grande como los cielos! Un impresionante médico jefe como tú, ni siquiera puede decir que ha sido envenenado. Si lo observas durante dos días más, te garantizo que estás ayudando a crear la tumba de Mu Qingwu.

Toda la zona quedó en silencio ante estas palabras, mirando fijamente a Han Yunxi. ¿Qué exactamente…había dicho esta mujer? Gu Beiyue miró también, finalmente, notó a Han Yunxi por primera vez. Sospechaba que era veneno, pero no habló porque no estaba seguro.

— ¡Tú! ¡Te atreviste a maldecir a mi hijo! —El General Mu tenía un temperamento explosivo, camino hacia ella con la intención de azotarla, pero el conductor del carruaje no pudo contenerse más.

— ¡General Mu, no puedes permitirte golpearla! ¡Ella es Qin Wangfei! —Gritó.

¿Ah? ¿Qin Wangfei?

El látigo del General Mu flotó en el aire, sin lograr aterrizar. La habitación entera estaba en shock. ¿Cómo podría ser esto?

— ¿Qué dijiste? —El general le estaba gritando al conductor.

—Estimado general, esta es Qin Wangfei. Esta mañana ella solo fue con Su Alteza el Duque de Qin para presentar sus respetos a la corte. Vimos al joven general tendido en el camino de regreso. ¡Estimado Wangfei, absolutamente, no conspiró para matar al joven general! ¡Por favor, use un juicio claro, estimado general! —Gritó el conductor. Temiendo que no le creyeran, sacó la placa de la puerta de entrada del Duque de Qin para demostrarlo. ¿Cómo explicaría las cosas en casa si alguien golpeara a Wangfei?

Cuando la multitud vio la placa de identificación de la residencia del Duque de Qin, no tuvieron más remedio que creerle. Entonces, notaron la herida en su brazo. Una por una, sus expresiones se volvieron complicadas. Así que esta mujer era la basura inútil de la Familia Han, la que se bajó del sedán de bodas sola… ¿Qin Wangfei Han Yunxi?

Han Yunxi no quería revelar su identidad tan bruscamente. El estatus de Wangfei le dio muchos privilegios, pero también muchas restricciones, especialmente, para una Wangfei no reconocida como ella. Era mejor ser sutil. Pero, como el conductor lo reveló todo, estas personas deberían comportarse, ¿no?

¿Quién pensaría que el látigo del General Mu se lanzaría violentamente igual que antes? Aunque no tocó su cuerpo, le dio un susto considerable.

— ¿Y qué pasa si es el Qin Wangfei? ¡El asesinato deliberado del joven general sigue siendo un delito capital! Habla, ¿quién fue el que te envió? —La cara del General Mu estaba enrojecida de odio, haciéndolo parecer un demonio. Si alguien se atrevía a lastimar a su precioso hijo, los explotaría, independientemente, de si era Qin Wangfei o incluso del Duque de Qin. Además, esta mujer no era favorecida por el Duque. Ni siquiera apareció para el día de su boda, por lo que ella no tenía ninguna influencia real. Con un título vacío como ese, ¿quién la temería?

Han Yunxi no pudo evitar algo tan imprevisto. Pero tampoco insistió en ello. Cuando se encontró con la mirada furiosa del General Mu, su voz era fresca.

—No quiero perder palabras contigo. Lo diré una última vez. Tu hijo ha sido envenenado. ¡Si no tratas la toxina en dos horas, puedo prometer que incluso los inmortales no podrán salvarle la vida!

— ¡Hahahah! —El General Mu se rió a carcajadas. — ¡Escucha esto! ¿Todos oyeron lo que ella dijo? ¿Incluso la basura inútil de la Familia Han sabe cómo diagnosticar enfermedades ahora? ¡Con tanta facilidad como decir que el sol saldrá del oeste!

El General Mu sonrió, mientras miraba hacia Gu Beiyue.

—El médico imperial Gu, la escuchaste hablar. Su diagnóstico es completamente diferente al tuyo. Una basura inútil y el médico jefe, ¿a qué palabras debo prestar atención? —Estas palabras estaban llenas de burla, hicieron que todo el salón se echara a reír. Sin embargo, Gu Beiyue no se rió cuando miró a Han Yunxi. Sus cejas se juntaron ligeramente, como si estuviera pensando en algo. Rápidamente, el General Mu dejó de reír.

¡Que alguien se lleve a esta mujer! ¡Cuando el joven general despierte, dejaremos que los tribunales de justicia decidan su castigo!

Han Yunxi no pudo soportarlo más. Se dio la vuelta con una mirada feroz, lo suficiente como para asustar a los guardias que se acercaban y retrocedieran unos pasos. ¡Estas personas estaban desperdiciando la vida de Mu Qingwu! Miró brutalmente al General Mu antes de simplemente tomar asiento.

—El médico imperial Gu, debes examinar dos cun[2] del ombligo del joven general, específicamente, los puntos de acupuntura Profund Spirit y Obscure Serenity[3]. Usa una aguja para probar el veneno y verás si estoy mintiendo.

En ese momento, una mujer vestida con ropas de color amarillo claro entró, tenía rasgos bonitos y una mirada arrogante. Era la misma mujer que disparó el dardo que derribó el velo de Han Yunxi el día de su boda, la hija del General Mu, Mu Liuyue. Como muchas otras hembras en la capital, esperaba que nadie se casara con el Duque de Qin. Incluso si ella no pudiera casarse con él, no permitiría que otra mujer lo hiciera en su lugar.

Una basura inútil como Han Yunxi no solo lo robó, sino que ahora estaba aquí para conspirar contra su hermano mayor. ¡Ella nunca la dejaría ir! Tan pronto como entró Mu Liuyue, tomó la mano del General Mu y le dirigió a Han Yunxi una mirada provocada.

—Padre, apúrate y mándala a los tribunales. ¡Todos la vieron tratando de lastimar al hermano mayor con una daga! ¿Por qué te molestas en hablar palabras sin sentido con ella? ¿Qué puede saber una basura inútil sobre las artes médicas?

Han Yunxi no podía recordar cómo había despreciado a esta dama, pero sentía su enemistad hostil. Su cabeza parecía estar a punto de explotar mientras calculaba mentalmente el tiempo. El veneno de Mu Qingwu pronto alcanzaría sus órganos internos. Naturalmente, el General Mu no confiaba en Han Yunxi, así que solo le gritó a los guardias.

— ¿Están ustedes para ser solo cubos de arroz? ¡Dense prisa y llévensela!

— ¡Aguanten! —En este punto, repentinamente, Gu Beiyue gritó.

Sabía acerca de los puntos de acupuntura Profund Spirit y Obscure Serenity. No eran solo puntos de acupresión comunes porque nadie más allá de los adeptos en el campo habría oído hablar de tales nombres, y mucho menos conocer sus ubicaciones. Dos cun por encima del ombligo y, sin embargo, Han Yunxi fue quien los marcó con precisión. Además, estos dos puntos de acupuntura eran extremadamente sensibles a los venenos que afectan los órganos internos. Realmente, era el mejor lugar para probar.

Si Han Yunxi sabía esto, eso significaba que no era basura inútil. Aunque sus palabras podrían ser dudosas, Gu Beiyue había estado debatiendo si Mu Qingwu estaba envenenado o no. Sus habilidades para desintoxicar los venenos eran débiles, por lo que no podía hacer un diagnóstico de inmediato. En este momento no haría daño confiar en Han Yunxi por una vez.

—General Mu, el estimado Wangfei habla razonablemente. Voy a intentarlo ahora mismo —dijo Gu Beiyue, apresuradamente.

Mu Liuyue salvajemente bloqueó su camino. — ¡No puedes hacerle caso, médico imperial Gu! ¿Quién no sabe que ella es la basura de la Familia Han? ¿Qué entendería ella sobre los puntos de acupuntura o los venenos? ¡Es una broma!

—Joven señorita, con la vida de una persona en juego, el tiempo es esencial, especialmente, si hay veneno. Por favor, no produzca problemas —respondió Gu Beiyue con seriedad.


[1] Gu Beiyue ( 顾 北 月) – Gu es un apellido que también significa “dar la vuelta y mirar”, Beiyue significa “luna del norte”.

[2] Acupuntos de Espíritu Profundo y Serenidad Oscura (玄 灵, 冥 幽 穴) – xuanling, mingyou mai, traducciones literales de nombres de puntos de acupuntura.

Kiara
Estas series chinas me matan si hubiera sido un hombre el que encuentra al joven general, seguro que hasta las gracias le dan pero como fue una mujer... arg me enferman. Esperemos que Han Yunxi pueda salir bien de esto.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 21: La basura inútil habla por sí misma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *