Consorte experta en venenos – Capítulo 23: Sospechas sin evidencia

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations, se respeta el crédito respectivo del traductor al Inglés]

Desde la infancia, Mu Liuyue había sido el precioso tesoro de la casa del General Mu. También era la mejor amiga de la Princesa Changping y era muy apreciada por la Emperatriz Viuda y la Emperatriz. Aunque solo era una joven señorita, la capital la llamaba Princesa Changping Segunda. Incluso las concubinas imperiales tenían que hacer concesiones por ella.

¿Qué tipo de persona era esta Han Yunxi?

Solo un Qin Wangfei con título y sin poder para respaldarlo. Ni siquiera podía compararse con un sirviente de la casa Qin pero, realmente, pensaba algo de sí misma. ¿Se quedaría allí solo porque le dijeron que lo hiciera? Han Yunxi no parecía haber oído nada. El temperamento de Mu Liuyue se encendió, mientras se apresuraba a alcanzarla, con una mano agarró a Han Yunxi. No sabía si lo decía en serio, pero sus largas uñas se clavaron dolorosamente en la carne de la otra mujer.

— ¿Pudiste despertar a mi hermano? —Preguntó Mu Liuyue de manera insoportable.

El General Mu salió por la puerta, cuando vio la escena, con una con voz fría, expresó.

—Liuyue, déjala ir. Tu hermano se despertará muy pronto.

— ¿Entonces estás diciendo que todavía no se ha despertado? —Mu Liuyue lo encontró inconcebible. —Padre, ¿realmente le crees a ella?

Han Yunxi, realmente, sintió dolor por las uñas que se estaban enterrando en su piel y miró hacia atrás con un par despiadado de ojos en forma de fénix.

— ¡Déjame ir!

— ¡No! ¡No puede irse hasta que mi hermano se despierte! —Mu Liuyue se negó a liberarla. En cambio, Han Yunxi extendió la mano para pellizcar dos puntos de acupuntura en la muñeca de Mu Liuyue, lo que provocó que su mano se aflojara para poder sacudirla implacablemente.

— ¡No tienes derecho a restringir la libertad de este Wangfei! —Se fue tan pronto como terminó de hablar. Mu Liuyue fue arrojado al suelo. Furiosa, se levantó y se preparó para perseguirla, pero el General Mu la detuvo.

— ¡Suficiente! Ella no se atrevería a decir mentiras.

Mu Liuyue no estaba contenta en absoluto. No estaba satisfecha de que Han Yunxi se hubiera ido antes de que su hermano se hubiera despertado o de que la mujer hubiera actuado como el Qin Wangfei a pesar de que no lo era. Corrió unos pasos para gritarle.

— ¡Han Yunxi, te lo advierto! ¡Si mi hermano no se despierta, definitivamente, no te perdonaré! ¡La Princesa Changping tampoco!

Princesa Changping…

Esta princesa era la perla en la Emperatriz y el amor de Emperatriz de la Viuda. Su personalidad era cien veces más mimada que Mu Liuyue y se había mantenido al lado de Mu Qingwu desde que era joven. Más o menos, ella y Mu Qingwu podrían considerarse ciruelas verdes frescas y caballos bajo el bambú, como un hombre y una mujer que tenían afectos el uno por el otro desde la infancia[1]. Todos en la familia real sabían de sus aspiraciones para casarse con Mu Qingwu algún día. Lástima que la Emperatriz y el Emperador se opusieran por completo, por lo que no se habían movido para formalizar el matrimonio.

Si se enteraba de que Mu Qingwu estaba en problemas, ¡Solo los cielos sabía lo que pasaría después!

Han Yunxi escuchó la advertencia de Mu Liuyue, pero no se lo tomó en serio. ¿A quién le importa esta Princesa Changping o Duanping[2]? Ella nunca había fallado en el campo de la medicina antes, además, cuando se trataba de venenos, el sistema de desintoxicación tampoco cometería un error. Después de eliminar el veneno, lo había escaneado otra vez para asegurarse de que el veneno de Mu Qingwu había disminuido hasta un punto en el que no dañaría su salud. Su temperatura también había comenzado a bajar, por lo que, probablemente, pronto recobraría el conocimiento.

Mientras Mu Qingwu despertara, demostraría que no había tenido intenciones asesinas. ¡Incluso el Emperador de Jade y Lao Zi[3] no podrían hacerle nada, entonces! Cuando salió de las puertas de la casa del General, Han Yunxi dio un largo suspiro, finalmente, está libre de este problemático asunto. En el regreso a casa en el carruaje, ella volvió a tratar la lesión del látigo, minimizando sus heridas, mientras cubría la herida con un pañuelo atado para ocultarlo de la vista. Ella todavía tenía que ver a la Gran Concubina Yi e informar sobre los procedimientos en la corte. Sin embargo, tan pronto como entró en las puertas, le dijeron que la Gran Concubina Imperial se había ido a su finca occidental y no regresaría por unos días.

¿Quería evitar la casa que Murong Wanru había ensuciado? Pensando en esto, Han Yunxi no pudo evitar resoplar de risa.

Perfecto. Sin la Gran Concubina Yi en casa, su vida sería más fácil. Cuando un nuevo funcionario asume el cargo, aplicará medidas nuevas y estrictas para que todos lo sigan, pero era mucho más difícil el atender a una nueva suegra. Han Yunxi pudo admitir que no era una buena nuera, por lo que sería mejor que la estimada anciana nunca regresara.

Cuando Murong Wanru salió por la puerta, lo primero que vio fue a Han Yunxi riéndose, lo que la hizo estallar de ira. Después de que esta mujer se fue con el Duque de Qin, la Gran Concubina Yi también se había ido corriendo, dejando órdenes para que el Mayordomo reemplazara todo en las habitaciones y renovara todo el lugar. ¡Le había dado un golpe de ignorancia a la chica! Murong Wanru se había sentado en su propia inmundicia y gritó hasta que su voz se volvió ronca, pero nadie le había prestado atención. Al permanecer sola en su humillación, se había visto obligada a salir sola y correr hacia sus habitaciones. Cuando la noticia de su diarrea se extendió a toda la ayuda doméstica, ninguno de ellos se atrevió a reírse en su cara. Pero Murong Wanru estaba segura de que todos se reían a sus espaldas.

¡Tan molesto, tan frustrante! Solo pensar en eso la hizo llorar y ver a Han Yunxi la hacía enojarse más. Ella no sabía que las habilidades con el veneno de Han Yunxi eran tan refinadas, así que pensó que había usado el veneno equivocado. En cualquier caso, todo fue culpa de esta mujer. Al ver a Han Yunxi mirarla, Murong Wanru, finalmente, tragó su temperamento.

—Mufei fue a descansar a una casa diferente y no regresará por varios días. Si la cuñada extraña a Mufei, puedo llevarte a verla en cualquier momento. Si la cuñada quiere comer algo, usted también puede decírmelo. Le diré a las cocinas que lo preparen para ti.

¿La llevaría allí? ¿Se lo diría a las cocinas? Han Yunxi dibujó una sonrisa en su rostro que no parecía una sonrisa en absoluto. ¿Por qué esta mujer sonaba como si fuera la dueña del lugar cada vez que hablaba con ella? La hacía parecer una invitada en lugar de la nueva nuera de la familia.

Murong Wanru bajó los escalones para preguntar.

—Hermana política, ¿dónde está mi hermano mayor? —Con tal tono, hizo que pareciera que Long Feiye le pertenecía y no tenía relaciones con Han Yunxi.

—Él no volvió conmigo. Tampoco sé dónde se ha ido.

Cuando se enfrentó a alguien que no le gustaba, Han Yunxi no quería decir una palabra más. Ya estaba dando grandes pasos hacia el patio principal. Murong Wanru alcanzó sus pasos corriendo, tomando, estrechamente, la mano de Han Yunxi.

—Cu…ña…da…anoche…mi hermano lo hizo…contigo de verdad…

Han Yunxi dejó de caminar y liberó su mano, levantando una ceja.

— ¿Real? ¿Falso? ¿Tienes alguna objeción?

Murong Wanru se sorprendió al tomar rápidamente la mano de Han Yunxi.

—Cuñada, ¿qué estás diciendo? ¿Has entendido mal? Aunque mi hermano mayor no estaba feliz de casarse contigo, todavía entraste por nuestras puertas. Entiendo que el tipo de mi hermano es el mejor, así que solo pido por ti. Si te está tratando con frialdad, dímelo y te respaldaré.

Falsa.

El hecho de que ella fingiera ser así, incluso sin que nadie la viera, la convertía en un loto blanco excepcional[4].

—Sólo bromeaba. ¿Por qué estás tan nerviosa? —Han Yunxi bromeó.

—Cuñada, no puedes hacer chistes casuales como estos, ¡me asustarás! ¡Ni siquiera he tenido tiempo de alegrarme por ti! Espero el día en que tengas un pequeño hijo para mi hermano mayor en tu estómago—explicó Murong Wanru a toda prisa.

— ¿Es así? Jeje, espero el día en que te cases con un buen marido y tengas tus propios hijos. Me importas tanto que definitivamente me esforzaré por arreglar bien tu matrimonio —sonrió Han Yunxi, golpeando el punto débil de Murong Wanru con una frase. Ver la cara rígida de esta última mejoró, enormemente, su estado de ánimo. —No te preocupes. Cuando tu hermano regrese, hablaré con él al respecto. Un hermano mayor podría tener el poder de un padre en una casa, especialmente, para un hombre como Long Feiye.

—Cuñada, en realidad… —Murong Wanru comenzó a explicar, pero Han Yunxi la detuvo.

—Está bien. Estoy cansada, así que ahora te marchas y te ocupas tú misma. —Ella se alejó un largo trecho antes de volverse para agregar, —Señorita Murong, anoche… ¡fue real! ¡Así que no te preocupes por eso!

Murong Wanru se detuvo abruptamente, incapaz de controlarse. Su pequeña cara lastimosa se volvió salvaje y terrible, sus manos se cerraron en puños.

—Han Yunxi, ¡llegará el día en que te saque de las puertas de la casa del Duque de Qin! —murmuró fríamente.

♦ ♦ ♦

Han Yunxi, originalmente, pensó que a Long Feiye le llevaría unos días encontrar los ingredientes del antídoto. Sin embargo, tan pronto como ella se bañó en las aguas termales esa noche, Long Feiye entró.

—Ah…tú, ¡espera un segundo!

La exclamación de Han Yunxi no detuvo los pasos de Long Feiye en lo más mínimo. Apareció de la nada ante las aguas termales, vestido, completamente, con un traje negro que se ajusta a su cuerpo perfecto como la noche. Su forma encarnaba las misteriosas cualidades de un guepardo: salvaje, ágil y majestuoso, que irradiaba una agresión inviolable.

Comparado con él, la pintoresca escena de Han Yunxi de una belleza que salía del baño se eclipsó por completo. La sorprendida Han Yunxi se hundió bajo el agua hasta que solo mostró su cabeza, sintiéndose irritada y enojada.

—Long Feiye, ¿qué significa esto? Tú…tú, ¡vete!

Aunque se había casado con este hombre, su corazón no se había casado con nadie. Los hombres y las mujeres deberían mantener su distancia, ¿no lo entendía? En cualquier caso, si no iba a tratarla como a su esposa y asumir la responsabilidad, ¿no podría actuar mejor y evitar los tabúes?

Han Yunxi ya estaba muy nerviosa pero, rápidamente, descubrió que su ansiedad era solo una ilusión. Long Feiye no estaba interesado en aprovecharse de ella. De hecho, él no trató esto como un problema en absoluto. Al margen e indiferente, su voz era tan fría como siempre.

—Traje la muestra de un veneno. Hazme un antídoto porque lo necesito con urgencia.

Un asesino claramente se había aprovechado de él antes, pero su actitud era tan alta y fría. Han Yunxi se sintió como un sirviente que había ofendido a su amo. Vamos… ¡Long Feiye es claramente el que está equivocado!

Finalmente, se calmó lo suficiente como para toser y contestar.

—Hablaremos cuando salga. ¿Puedes irte por un momento?

La cara de Long Feiye era inexpresiva, en silencio, se volvió para irse. Han Yunxi finalmente se relajó, pero inesperadamente se dio la vuelta. Por reflejo, Han Yunxi se hundió de nuevo bajo el agua, esta vez incluso ocultando su cabeza. Al ver esto, Long Feiye no se sobresaltó pero, un hilo de duda se deslizó en su mirada. ¿No se suponía que esta mujer era atrevida?

¿Una pequeña cosa como esta podría asustarla?

— ¡Han Yunxi! —Gritó.

Han Yunxi resurgió en la piscina, limpiándose el agua de la cara mientras gritaba: — ¿vas a salir o no?

Long Feiye se sorprendió un poco. Nadie se había atrevido a gritarle antes, ella era la primera. No se fue, sino que permaneció junto a la orilla del agua con las manos juntas detrás de la espalda.

— ¿No eres la basura inútil de la Familia Han? ¿Dónde aprendiste a tratar los venenos?

La noche anterior, Long Feiye había enviado hombres para investigar a esta mujer. Desafortunadamente, los resultados de su búsqueda coincidieron con los rumores del exterior. Ella fue la hija más inútil en la historia de la familia Han. Además, ninguno de los llamados genios médicos en la Familia Han era experto en venenos.

— ¿Me puede dejar salir antes de hacer preguntas? —Han Yunxi dijo palabra por palabra, mientras reprimía su temperamento.

— No —respondió Long Feiye.

Falta.

Han Yunxi pudo sentir que este hombre sospechaba y ahora estaba tratando de amenazarla. Si ella no hablaba, él no la dejaría salir. Ella fingió no tener otra opción y dejó escapar un suspiro.

—Mi padre me culpo por la muerte de mi madre, por lo que siempre me odió. Cada vez que me veía, era como encontrarse con su enemigo jurado. Agregue a eso mi cara fea, y él me dio un trato más frío —Mientras hablaba, Han Yunxi agachó la cabeza en señal de angustia —En realidad, no soy basura inútil. Ellos simplemente se negaron a enseñarme. Cuando era joven, descubrí los libros de medicina de mi madre y aprendí yo misma en secreto. Sólo dominé mis habilidades recientemente. La verdad era que el tumor en mi cara en realidad era veneno y yo misma lo traté. Tenía miedo de que mi padre me prohibiera aprender artes médicas si descubriera que había encontrado el libro de mi madre, así que nunca se lo conté a nadie más.

Long Feiye medio dudaba, medio le creía. Justo cuando se estaba preparando para pedir detalles, Han Yunxi agregó: —Ya quemé todos los libros médicos porque los aprendí por completo. —Cuando terminó, levantó la vista para encontrarse con los ojos de Long Feiye. Al empujar todo hacia la difunta Lady Tianxin, no había forma de validar sus afirmaciones. Incluso si Long Feiye no la creyera, no podría encontrar ninguna pista que la contrariara.

Long Feiye no habló, pero sus ojos helados parecían ver a través de ella…


[1] hombre y mujer que tenían afecto el uno por el otro desde la infancia (青梅竹马) – qingmei zhuma, literalmente ciruelas verdes con bambú y caballo, símbolos para representar a una mujer y un hombre en su juventud.

[2] Princesa Changping o Duanping (长 平 公主 短 平chang ) changping gongzhu duanping gongzhu, una broma que funciona mejor en chino. Chang significa “largo”, mientras que Duan significa “paz corta”. En otras palabras, Han Yunxi no se preocupa ni por mucho tiempo.

[3] Emperador de Jade y Lao Zi (天皇 老子) – tianhuang laozi, dos figuras importantes en el panteón de las deidades chinas. El Emperador de Jade gobierna sobre el Cielo, mientras que Lao Zi fue el fundador del taoísmo que más tarde ascendió a los Cielos.

[4] Loto blanco (白 莲花) – bai lian hua, coloquial para una mujer de dos caras.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 23: Sospechas sin evidencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *