Consorte experta en venenos – Capítulo 28: La Inquietud antes del castigo ilegal (2)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Los carceleros la salpicaron brutalmente, un cubo tras otro de agua helada. El líquido frío fluía desde su cuello hacia abajo por su cuerpo, congelando a la ya fría Han Yunxi, hasta el punto de que sus manos y pies temblaban mientras sus dientes empezaban a tiritar.

— ¡Oh mi Dios! ¿Por qué son tan torpes y no golpean a Qin Wangfei? Mira lo triste que se ve —la princesa Changping se rió a carcajadas. —Han Yunxi, date prisa y ruégales o quizás podrías rogarme en su lugar. Pide que te dé una bofetada y te dejaré ir.

Así es, la princesa Changping había venido esta noche a buscar venganza. ¿Qué tipo de persona era Han Yunxi? Se atrevió a tocar su Qingwu, a sermonearla sobre su propiedad e incluso a castigarla después. ¡Esta noche iba a hacer que esta zorra le pagara la espalda!

— ¡Salpíquenla! ¡Salpica bien! ¡Salpica hasta que ella esté pidiendo perdón! —Mirando la delgada capa de hielo que se formaba en el suelo, la Princesa Changping confió en que Han Yunxi pediría misericordia muy pronto.

Sin embargo, se decepcionó rápidamente. Han Yunxi no rogó, de hecho, incluso dejó de esquivar para pararse en la cama de ladrillo, apoyándose en una esquina, mientras miraba a la princesa. Su patético estado la hacía parecer un perro mojado. A pesar de esto, seguía siendo increíblemente hermosa, magnífica y juvenil. Sus labios morados se curvaron hacia arriba en una leve sonrisa, mientras sus ojos claros se llenaban de ridículo. Justo en este momento, estaba de pie mirando a la Princesa Changping.

— ¿De qué sonríes? ¡No me mires! —La princesa Changping estaba completamente desconcertada. Se suponía que estaba jugando con Han Yunxi, pero ¿por qué se sentía como si la princesa fuera la humillada?  — ¡Han Yunxi, no me mires! ¡Cierra tus ojos!

—Han Yunxi, te lo digo, si no pides perdón hoy, ¡definitivamente, no te dejaré ir! Oficial de la Corte Norte, abra la puerta.

La princesa Changping estaba tan enojada que quería tratar personalmente con esta mujer barata.

—Princesa, no debes. Ella es de la casa del Duque de Qin —el funcionario de la Corte Norte aún temía las consecuencias, de lo contrario habría torturado a Han Yunxi hace mucho tiempo.

— ¡Ahora mismo es una prisionera! ¡Te ordeno que abras la puerta de inmediato!

La Princesa Changping resopló, antes de ordenar a los otros carceleros que siguieran echando agua. Han Yunxi miró fríamente a la princesa gritando como un perro rabioso, con un sentimiento de desdén creciendo en sus ojos. Esto, solo empujó a la princesa Changping más cerca de un frenesí.

—Oficial de la Corte Norte, ¿te atreves a desobedecer las órdenes de la princesa? ¿Todavía no abrirá esta puerta?

El Oficial de la Corte Norte no podía abrir ni abandonar la puerta. A pesar del frío, su frente se rompió en sudor debido a la presión, antes de ceder ante las amenazas de la princesa Changping. Unos pocos carceleros se apresuraron a mantener a Han Yunxi en su lugar. Ella no se resistió, pero encontró todo el asunto bastante hilarante. ¿Temían que le hiciera algo a la princesa Changping?

Estaba tan fría que no le quedaba fuerza.

La princesa Changping cruzó los brazos, mientras caminaba furiosa hacia adentro.

—Han Yunxi, sigue mirándome, si tienes agallas, ¡sigue mirando!

Han Yunxi bajó la cabeza y no se movió, como una persona muerta. La princesa Changping estaba muy satisfecha por esta reacción. Usó una mano para levantar la barbilla de Han Yunxi, justo a tiempo para que esta última le escupiera un trago de agua helada en su cara.

— ¡Ahhh…! —Gritó la princesa Changping, empujándola a un lado, mientras se limpiaba la cara. — ¡Puta! ¡Sí que tienes agallas!

—El título de wangfei es, naturalmente, más alto que el tuyo, así que soy tu superior. Princesa Changping, este es un hecho que nunca cambiará.

Han Yunxi miró por encima, con una voz llena de burlas. No era que ella no temiera a la muerte. Más bien, sabía que incluso si suplicara piedad, la princesa Changping no la dejaría en paz. Pedir perdón solo aumentaría su humillación y jugaría a favor de los caprichos de la princesa Changping.

Cuando la princesa se secó la cara, se corrió el maquillaje en el proceso. Eso, combinado con su expresión malévola, la hacía parecer una tigresa feroz.

—Mi superior, ¿verdad? ¡Muy bien, entonces esta princesa te servirá!

Mientras hablaba, agarró un cubo de agua y lo arrojó sobre la cabeza de Han Yunxi, quien se encogió cuando el frío se extendió, de inmediato, de su cráneo a sus cuatro extremidades, sintiendo que sus células se habían congelado. Todo en su mente se puso blanco.

Pero la pesadilla acababa de empezar.

Muy rápidamente, la princesa Changping tomó otro cubo y lo vertió sobre su cabeza nuevamente. Más y más siguieron sin parar hasta que todos los cubos se habían vaciado. Los dos carceleros que se aferraban a Han Yunxi tenían sus dedos congelados y rígidos, por no decir nada de Han Yunxi. Aun así, mantuvo su mirada fija en la princesa Changping como una escultura de hielo, mirándola sin moverse. Parecía que podía ver a través del corazón de la Princesa Changping y todas sus pequeñas vanidades, fallas y pensamientos sucios y pequeños. Esta mirada no solo petrificó a la princesa, sino también a los carceleros de los alrededores.

Cuando liberaron a Han Yunxi, ella cayó al suelo, su cuerpo rígido se estrelló ruidosamente contra el suelo.

¿Está Muerta?

El corazón del funcionario de la corte norte dio un vuelco cuando colocó un dedo debajo de su nariz. Al ver que todavía estaba respirando, logró recuperar los latidos de su corazón. La princesa Changping miró el cuerpo rígido de Han Yunxi, pero no sintió satisfacción por su venganza. En cambio, había una sensación de miedo que se arrastraba. Ella claramente sabía que esta mujer ya no podía actuar contra ella, pero aun así tenía miedo. Ni siquiera se atrevió a mirar la cara de Han Yunxi de nuevo, sino que trató de reforzarse.

—Han Yunxi, esto te sirve para calmarte. Bien podría decirte ahora. Incluso si Qingwu gege despierta, no pienses en salir de la cárcel! ¡Definitivamente, vas a morir!

Cuando terminó, la princesa Changping se giró apresuradamente para irse, pero no dio unos pasos antes de resbalarse y caer de bruces.

— ¡Ahhhhh…! —Su grito agudo casi les rompe los tímpanos. El funcionario de la corte norte y sus carceleros la agarraron rápidamente de los brazos para ayudarla a levantarse, mientras mostraban una expresión cenicienta y asustada.  En cuanto se incorporó, la princesa Changping comenzó a gritar. — ¡Mi cintura! Mi cintura… ¡no me toques! ¡Me duele mucho la cintura!

—Princesa, no se ha fracturado, ¿verdad? —Dijo alarmado el funcionario de la Corte Norte. Si lo hiciera, entonces sería difícil recuperarse. No solo eso, las repercusiones significarían que podría volver a lastimarse fácilmente si, en el futuro, llegara a hacer grandes movimientos.

La princesa Changping, asustada,  se sentó en el suelo helado, demasiado asustada para moverse a pesar de su dolor. Indignada, le gritó al funcionario de la corte norte.

— ¡Apresúrate y llama a un médico imperial!

Mientras hablaba, sintió que su cara comenzó a picar. Ella no pensó mucho en eso y comenzó a rascarse, pero sus movimientos no se detuvieron.

—Estimada princesa, ¿por qué no te llevamos de vuelta? No es conveniente que los médicos imperiales vengan aquí.

El Oficial de la Corte Norte estaba a punto de llorar. Si vinieran los médicos, ¿no expondrían sus intentos de tortura?

La princesa Changping tenía mucho dolor, pero no se atrevió a moverse. Cuando se sentó en el suelo, el agua fría se filtró en sus faldas y llenó su cuerpo de frío. Quería gritar de dolor, pero aún más debido el frío. ¡Pero ella fue la que causó que toda esta agua estuviese aquí! ¿A quién podía gritarle?

— ¡Entonces apúrate y llévame! ¿Que estas esperando? ¿¡Todos ustedes son un montón de barriles de arroz?! —gritó, mientras se seguía rascando, descargando todos sus males en el Oficial de la Corte Norte. El oficial, abatido, ordenó a sus carceleros que trajeran una camilla y, con cuidado, subieron a la princesa en ella antes de sacarla de la celda. Antes de irse, la princesa Changping se volvió, solo para ver a la inmóvil Han Yunxi tendida en el suelo, mirándola con sus ojos fríos todavía mirándola.

¡Cielos!

La princesa Changping se volvió, demasiado asustada para mirar de nuevo. Incluso se arrepintió de haber venido aquí en primer lugar. Sólo entonces los labios de Han Yunxi se curvaron en una sonrisa. Era una sonrisa especialmente atractiva que podría causar la caída de naciones.

Princesa Changping, solo espera hasta que tu cara se arruine!

Mientras estaba tendida en el suelo, deslizó un poco de veneno bajo los pies de la princesa Changping para que se cayera. Eso no fue un gran problema. Lo más importante fue el hecho de que el veneno era un tipo de tiña tóxica que crecería en su cara y pies, creando una erupción escamosa similar a la psoriasis que era más asquerosa que el viejo tumor facial de Han Yunxi.

Después de asegurarse de que todos se habían ido, Han Yunxi no pudo contenerlo más. Todo su cuerpo comenzó a temblar violentamente, sus dientes empezaron a temblar. Su nariz estaba tan adolorida que quería llorar, pero no tenía la energía. El agua fría en el suelo se había convertido en una fina capa de hielo que incluso cubría partes de su cuerpo. ¿Qué tan baja era la temperatura de su cuerpo ahora?

Han Yunxi ni siquiera tenía la fuerza para levantarse, aunque eso no ayudaría en nada. Toda la celda estaba cubierta de humedad y hielo. Si ella permaneciera fría, las funciones de su cuerpo, lentamente, decrecerían más y más. En este momento, deseó que hubiera un médico cerca para despertarla con unas pocas agujas de acupuntura. Ella también era doctora, pero no del tipo típico. Todo lo que tenía eran venenos y antídotos.

En su desesperación, Han Yunxi sacó un poco de veneno del sistema de desintoxicación. Era un tipo de toxina que produce calor, causando estremecimientos al elevar la temperatura corporal. Aunque este veneno es extremadamente dañino para el cuerpo, en este momento no tenía otra opción. Después de tomarlo, se tiró al suelo, exhausta.

Rápidamente, el veneno hizo efecto. El calor emitido de dentro de su cuerpo luchó contra el hielo de afuera. Entre las fuerzas opuestas de calor y frío, Han Yunxi cayó en un estupor. Parecía que alguien entró para limpiar el agua y rellenar la leña. Se colocó un dedo delante de la nariz para controlar su respiración, pero la aturdida Han Yunxi ni siquiera pudo abrir los ojos para ver quién era.

♦ ♦ ♦

Cuando finalmente recuperó la conciencia, era la noche del día siguiente. No necesitaba tomar un antídoto para su veneno debido a que el frío lo había quemado todo. Aunque escapó de perder su vida, seguía atrapada, temblando de frío. Aunque quería volver a tomar el veneno, sabía mejor que nadie que una segunda dosis, definitivamente, le quitaría la vida. Mirando a su alrededor en un círculo, Han Yunxi descubrió que alguien había barrido la celda y había eliminado todos los rastros de la noche anterior. Un fuego cálido ardía debajo de la cama, ​​en el costado había algunos platos calientes y un conjunto de ropa limpia.

¿Cuál…era el significado de esto?

Justo cuando ella se preguntaba esto, Gu Beiyue llegó a la puerta de la celda con algunos artículos en sus manos.

¡Así que es por esto!

El funcionario de la corte norte temía que Gu Beiyue viera evidencia de tortura, es por lo que limpió todo para que las cosas se vieran bien en la superficie. Cuando los carceleros abrieron el camino, Gu Beiyue agitó una mano hacia ella.

—Estimado wangfei, ven rápido.

Rápidamente se agachó, vertiendo cuidadosamente la sopa de un recipiente en un tazón antes de empujarla a través de los barrotes.

—Estimado wangfei, por favor bebe esto mientras está caliente. Tu sirviente preparó personalmente esta sopa para disipar la humedad y el frío.

Gu Beiyue era una persona muy amable. Vestido con una túnica blanca y un temperamento tranquilo, parecía incompatible con el entorno sombrío. Sin embargo, al verlo, Han Yunxi no pudo evitar sentirse bien. Se acercó y miró su expresión sincera y preocupada, luego, el vapor que brotaba del tazón de sopa, y sintió que su corazón se retorcía de incomodidad. Lo que pasó la noche anterior ya había pasado, pero no pudo evitar sentirse maltratada.

No importa cuán fuertes son las personas, ¿no se ablandan sus corazones cuando los demás se preocupan por ellos?

¿Hacía frío aquí? ¡No solo era frío, sino lo suficientemente frío como para quitarle la vida a una persona! ¿Disipar la humedad y el frío? ¿Cómo podría un plato de sopa enfrentarse contra los cubos de agua helada de la noche anterior? Y sin embargo, una palabra de amistad de este hombre la había calentado.

Desde que era joven, nadie le había dicho una sola palabra de cariño, y mucho menos le habían hecho sopa para calentar su cuerpo.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 28: La Inquietud antes del castigo ilegal (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *