Consorte experta en venenos – Capítulo 37: Una visita, el joven general recuerda la amabilidad

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami

[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations.]


No, un día es suficiente. Este medicamento extraerá todo el veneno restante de su cuerpo. No deje que la herida se moje y cuando duerma esta noche, asegúrese de no acostarse encima de ella explicó Han Yunxi, meticulosamente.

En realidad, si este tipo no le tenía miedo al dolor, cortarlo de verdad era la opción más rápida. Long Feiye asintió, antes de agitar su mano, indicando que podía marcharse. En este momento, Han Yunxi al salir de la habitación con su bolsa médica, realmente, se parecía a un sirviente.

¡Bien, puedo soportarlo!

Cuando Han Yunxi vino a retirar la medicina a la mañana siguiente, tal como describió, todo había desaparecido. El veneno fue absorbido completamente por el antídoto, cambiando la fragancia de las hierbas en un desastre apestoso. En consecuencia, ella simplemente vendo la herida. Ahora que había curado completamente el veneno de Long Feiye, esperaba que él dijera algo, pero todo lo que hizo fue despedirla de nuevo cuando terminó.

¡Qué hombre tan arrogante y despiadado! Esa es su opinión personal, pero no se fue de inmediato. En su lugar, hizo una reverencia y dijo. 

Su Alteza, gracias por ayudarme en el asunto de la finca del general.

Aunque sabía que se había involucrado con la situación de Mu Qingwu por el bien del nombre del duque de Qin y su propio antídoto, aún le había salvado la vida. Inesperadamente, la respuesta de Long Feiye fue como el hielo.

Puedes tratar los venenos, pero no eres un Bodhisattva. Recuerda tu estado y preocupate menos por los negocios de otras personas. Tampoco salgas tan a menudo. ¿Puedes recordar eso?

Han Yunxi reprimió el resentimiento en su tono. 

Sí, chenqie recuerda. Chenqie se irá ahora. 

No pudo evitar pensar que podía salvar a una buena persona en lugar de dejarla morir.

En cuanto a salir con menos frecuencia, jeje, Han Yunxi tenía una sonrisa fría. ¡Chenqie no puede hacer eso! Vivir toda su vida sólo sentada aquí, pasando por alto los asuntos domésticos, es un destino peor que la muerte. Tocó los tres taels de plata restantes en sus mangas y reflexionó: Una mujer debe tener algún tipo de carrera, independientemente del período en el que viva.

Aparentar ser marido y mujer con el duque Long Feiye, donde el agua de pozo no tocaba el agua del río[1], tampoco era tan malo. Una vez que hubiera estabilizado su posición en la casa del duque de Qin, debería encontrar algo que hacer. De lo contrario, ¿a dónde más iría a buscar monedas?

♦ ♦ ♦

En los días que siguieron, durante sus paseos por los jardines, Han Yunxi nunca vio a Long Feiye. Este tipo va y viene como una sombra, probablemente, se fue hace mucho tiempo.

Pero Long Feiye la sorprendió y poco días después le dio una sirvienta llamada Chen Xiang[2]. Era un poco más joven que Han Yunxi, de unos quince a dieciséis años. Su constitución era pequeña y delicada, limpia y bonita; ella tenía una personalidad linda e inteligente y una sonrisa muy tímida. A Han Yunxi le gustó a primera vista.

¿Conoces alguna artes marciales? Le preguntó Han Yunxi con curiosidad.

Chen Xiang negó con la cabeza. 

No.

¿Dónde serviste antes? Preguntó Han Yunxi a continuación.

Mi familia vive en el oeste de la villa Brookwater, me vendieron aquí ayer. Fue mi hermano mayor Chu Xifeng quien me trajo aquí Chen Xiang respondió obedientemente.

Entonces, ¿con quién te encargó? Preguntó Han Yunxi de nuevo.

Para obedecer las palabras de la estimada wangfei. Dijo que si le sirvo bien, wangfei me dará bonitas recompensas Chen Xiang repitió palabra por palabra.

¿Bonitas recompensas?

Las esquinas de los labios de Han Yunxi se torcieron en una sonrisa que no era verdadera, cuando le dio a Chen Xiang su primera tarea: si Murong Wanru venía a buscarla, debía decirle que estaba durmiendo y que no tenía tiempo para verla. Tal como proveyo, Murong Wanru vino a invitarla a tomar el té y fue rechazada, después a dar un paseo y fue rechazada, esta mañana envió a alguien más para invitarla a una excursión y fue rechazada nuevamente. Sin la Gran Concubina Yi en el lugar, el estatus de Murong Wanru no era suficiente para obligarla a hacer nada.

Aunque la pequeña Chen Xiang es joven, es diligente y trabajadora. Con sus asuntos en orden, Han Yunxi estaba mucho más a gusto. Por supuesto, ella no podía, simplemente, quedarse dormida. En estos pocos días había inspeccionado a fondo su sistema de desintoxicación. Este sistema es similar a una dimensión separada llena de múltiples mini dimensiones. Una se usó para examinar venenos, otra para crear medicamentos y otra para el almacenamiento de ingredientes e instrumentos médicos. Han Yunxi se reclinó en el patio, tomando el sol, mientras se encontraba en un viaje mental a través de su sistema de desintoxicación. Inesperadamente, descubrió que todavía había una parte que no había visto antes, pero no había forma de que su conciencia entrara.

Extraño, ¿es un área que no había sido desarrollada todavía? Los investigadores no le habían mencionado esto en el pasado. Han Yunxi es muy curiosa, pero sabía que la sensación era inútil. Estos detalles técnicos son cosas que no podía entender, incluso si usaba todo su cerebro. Afortunadamente, las dimensiones existentes dentro del sistema de desintoxicación eran suficientes para que las usara como quisiera.

Sacando su mente del sistema de desintoxicación, Han Yunxi levantó la cabeza para disfrutar de los cálidos rayos del sol. El veneno de la tiña de la princesa Changping ya debería haber estallado con toda su fuerza, ¿verdad? Se imaginó a la princesa, amante de la belleza, caminando con la cara cubierta, pidiendo ayuda a los médicos. Era una imagen divertida. En medio de su deleite secreto, la pequeña Chen Xiang corrió hacia ella.

Estimado wangfei, alguien de las puertas vino a decir que tienes invitados.

¿Invitados? ¿Qué tipo de gente vendría a la propiedad del duque de Qin para buscar a Han Yunxi?

¿Quién es? Han Yunxi abrió los ojos para preguntar en un tono perplejo.

La mama dijo que son invitados de honor. Están esperando en la sala de invitados, algo acerca de un joven general y un médico imperial. Ella habló demasiado rápido, así que no escuché claramente respondió Chen Xiang.

¡Mu Qingwu y Gu Beiyue!

Han Yunxi sintió una oleada de alegría cuando se puso de pie. Ella realmente quería ver a Gu Beiyue y darle las gracias en persona, pero no pudo encontrar la oportunidad de salir de la casa. Tampoco sabía dónde buscarlo. A Long Feiye no le gusta que salga de la residencia. Por el momento, todavía tenía que ejercer moderación.

Nunca esperó que Gu Beiyue y Mu Qingwu vinieran en persona.

Han Yunxi se cambió de ropa, antes de salir del patio. Una vez que llegó a la sala de invitados, vió a Gu Beiyue y Mu Qingwu sentados tomando té. Gu Beiyue seguía vestido de blanco, se veía culto y refinado. Mu Qingwu ya no era débil ni enfermizo, sino que estaba sentado con la postura de un soldado, sus brillantes ojos brillaban. Cuando vieron entrar a Han Yunxi, ambos se alegraron y se levantaron para saludarla.

Este humilde funcionario rinde homenaje a Qin Wangfei, deseando que Wangfei sea ​próspera y saludable.

Pueden levantarse, ven y siéntate el estado de ánimo de Han Yunxi era muy bueno.

Mu Qingwu no dijo nada más, rápidamente se arrodilló sobre una rodilla ante Han Yunxi, con las manos unidas en un puño. 

Estimado wangfei, hoy este humilde funcionario vino a agradecerte por salvarme la vida.

Date prisa y levántate. ¿No me agradeciste ese día ya? Han Yunxi sonrió.

Eso fue ese día. Hoy este humilde funcionario ha venido formalmente a agradecerte. Este modesto servidor no tiene cómo pagar su compasión, excepto prometer su ayuda si, alguna vez, estimada wangfei me necesita. 

Mu Qingwu fue muy serio, mostrando sus ojos brillantes y su mirada nivelada. Era como un niño pequeño, solo que mucho más grande, y su sinceridad era muy linda.

Han Yunxi asintió con la cabeza. 

Está bien, lo recordaré. 

Mientras hablaba, se giró para mirar a Gu Beiyue. 

Médico imperial Gu, ¡creo que debería presentar mis respetos y agradecerle también!

Al ver su postura, el médico imperial Gu se sorprendió, pero se apresuró a impedir que Han Yunxi se inclinara. 

¡Estimada wangfei, no puedes! Gu Beiyue también se veía serio con sus cejas fruncidas. Ante esto, Han Yunxi casi quiso usar sus manos para suavizar su expresión. Un hombre cálido como él no debería tener esa mirada.

—De verdad, estoy muy agradecida Han Yunxi ofreció una reverencia con ambas manos, estaba siendo completamente sincera. En este asunto, Gu Beiyue fue el único que la ayudó sin ningún motivo.

Al estudiar las palabras negras en ese papel blanco, Gu Beiyue solo dijo a la ligera.

Estimada wangfei puede destruir esto por mí. En realidad, vine porque…

Antes de que pudiera terminar, Han Yunxi podía adivinar sus pensamientos. 

Ese veneno, pude descubrirlo por el olor.

En las prisiones, si Mu Qingwu se despertaba, ella había accedido a contarle a Gu Beiyue cómo podía descubrir los venenos sin nada a mano. Han Yunxi no quería mentir, pero si le contaba a Gu Beiyue sobre la existencia del sistema de desintoxicación, probablemente, nunca lo entendería. Este era su único recurso.

Sin embargo, estas palabras fueron recibidas por una voz familiar. 

— ¿Lo has reconocido por el olor? Qué nariz tan formidable tienes, cuñada.

Esta voz…Murong Wanru.

Murong Wanru entró con pasos deliberados, vistiendo una túnica de color amarillo claro sobre su cuerpo de aspecto delicado, especialmente apretado en su pequeña cintura, que parecía que podía sostenerse con un brazo. Su figura era fascinante, sus mejillas aún más.

Murong Wanru nació como una criada. A pesar de que fue adoptada por la Gran Concubine Yi, no tenía títulos propios. Cuando vio a Gu Beiyue y al joven general, todavía debía inclinarse, sus movimientos eran tan ágiles como una golondrina. Hacía que la gente tuviera ganas de ayudarla de inmediato.

Y mira, Mu Qingwu ya estaba albergando sentimientos protectores hacia la niña. 

Murong Wanru es demasiado cortés, apúrate y levántate.

Murong Wanru asintió suavemente, antes de enderezarse para sentarse junto a Han Yunxi. Ella mantuvo sus ojos bajos. 

Cuñada, todavía me culpas, ¿verdad? Ya te lo supliqué tres veces, al menos deberías darme la oportunidad de explicar.

¡¿Eh?!

Estas palabras insondables dejaron a Han Yunxi como la malvada del cuento.

¿Podría ser que la señorita Murong tuvo algún problema oculto que le impidió buscar a la Gran Concubina Yi esa noche? Gu Beiyue pregunto.

Sólo entonces, Han Yunxi recordó lo que habia pasado. Nunca había confiado en Murong Wanru para salvarla. Ya era lo suficientemente bueno que la chica no hubiera intentando hacerle daño, mientras estaba en la cárcel, así que si Murong Wanru no lo hubiera mencionado, realmente lo habría olvidado.

Además, las tres veces que Murong Wanru la buscó recientemente, fue para beber té o hacer una compra. Ella nunca había hablado pidiendo disculpas.

¿Qué estaba haciendo ahora, disculpándose con ella en este lugar? ¿Solo intenta parecer inocente frente a Gu Beiyue y Mu Qingwu? Probablemente, lo hace para proteger su imagen. Después de todo, si Gu Beiyue se lo contara a alguien más, su reputación podría verse arruinada.

Murong Wanru contuvo el aliento, pareciendo indefensa. 

—Médico imperial Gu, Wanru realmente no arregló las cosas bien. ¡Wanru se avergüenza! No sabes, he estado tratando de explicarle a mi cuñada estos días, pero tan pronto como regresó, cerró sus puertas contra mí.

Después de que terminó, Murong Wanru se levantó y, sirvió una taza de té, personalmente, que le ofreció con ambas manos a Han Yunxi. 

Cuñada, sé que no eres una persona mezquina. Es solo que lo que pasó fue demasiado serio. Pero realmente no quise decir todo eso. Toma un poco de té y dame la oportunidad de explicarte, ¿no?

¿Por qué sonaba, cada vez más, como si la estuviera maldiciendo por ser mezquina?

Si vas a explicarte, entonces solo hazlo! ¿Qué pasa con este discurso superfluo?

Han Yunxi no aceptó el té, pero habló con frialdad. 

El que pidió tu ayuda fue el Médico Imperial Gu, no yo. Deberías explicarle las cosas a él.

¡Qué palabras feroces!

Murong Wanru se sorprendió un poco, pero rápidamente recuperó la compostura para enfrentarse a Gu Beiyue. 

Médico Imperial Gu, sé que debo explicarme a usted. Pero la cuñada me ha ignorado durante tantos días que primero necesitaba pedirle perdón.

Han Yunxi estaba a punto de vomitar. ¿Realmente necesita patear a alguien más para recuperar su propia imagen?

Así que estás obsesionada con tu reputación, ¿eh? Ella la arruinaría completamente hoy.

Entonces, deberías apresurarte y explicar expresó Han Yunxi con frialdad.

Después de que el médico imperial Gu se fue esa noche, estaba muy ansiosa. Salí corriendo de la casa de inmediato, pero me desmayé antes de llegar a las puertas de la ciudad.

Mientras hablaba, Murong Wanru mantuvo la cabeza tristemente agachada y su voz parecía ahogarse en sollozos. 

Cuñada, sabes que mi cuerpo no está bien. Cuando me pongo nerviosa o ansiosa, tiendo a desmayarme. Regresé, pero le dije a Xiao Liuzi[3] que montara un caballo rápido e informara las noticias. ¿Quién sabía que el malvado sirviente no fue en absoluto, sólo se escondía detrás de la puerta para dormir…cuñada, no lo sabías pero…cuñada, todo es mi culpa!

Una risa burlona subió a los labios de Han Yunxi cuando preguntó. 

¿Cuándo descubriste que Xiao Liuzi nunca fue a buscar a Mufei?


[1] el agua de pozo no tocó el agua del río (井水不犯河水) – jingshui bu fan heshui, también conocida como ‘Me ocuparé de mis asuntos, te importa el tuyo’.

[2] Chen Xiang (沉香) – literalmente agalloch eaglewood (madera de agar), pero su nombre también puede significar “fragancia descendente”.

[3] xiao liuzi (小 六 子) – Little Sixth, un sirviente en la casa del duque de Qin.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *