Consorte experta en venenos – Capítulo 40: Viciosa, ella quiere matar

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Mientras Han Yunxi muera, la posición de esposa principal permanecería vacía. Después de que Murong Wanru se convirtiera en la esposa secundaria, podría disfrutar de todos los beneficios de una consorte y olvidarse de la pesadilla de ser una mujer con un estatus de bajo nacimiento. Cuando finalmente llegaron a la puerta de la casa de madera, la tranquila Murong Wanru no podía esperar más. Tan pronto como los guardias abrieron las puertas, se abrió paso y entró. En la habitación llena de leña, una figura de color azul hielo se encontraba paralizada en el césped, débil y frágil, dando la impresión de que una sola ráfaga de viento podía volarla.

—Jeje, sabía que se había desmayado —la Gran Concubina Yi dio un resoplido frío —Alguien, vaya a despertarla.

Inmediatamente, el guardia trajo un cubo de agua. Murong Wanru sabía muy bien cómo estaban las cosas y reprimió sus crecientes emociones, mientras hablaba —Mufei, el agua está muy fría. ¿Por qué no voy y despierto a la cuñada?

La Gran Concubina Yi la miró de mala gana— ¡Eres demasiado amable!

Murong Wanru se llenó de alegría, rápidamente, dio un paso adelante, fingiendo empujar a Han Yunxi— ¡Cuñada, cuñada, despierta. Mufei está aquí…cuñada, cuñada, sé buena y admite tus errores a Mufei, ella te perdonará!

Mientras la empujaba, usó su cuerpo para bloquear la vista de las personas detrás de ella, su otra mano temblaba involuntariamente. Estaba muy emocionada, además de un poco temerosa, aun así comprobó la respiración de Han Yunxi bajo su nariz. Cuando acercó su dedo, su corazón se apretó. Ella sabía lo que debía gritar después de descubrir que Han Yunxi había muerto, y qué decir.

La mano de Murong Wanru ni siquiera alcanzó la nariz de Han Yunxi antes de que ésta abriera los ojos para mirarla.

—Aún no estoy muerta. ¿Qué estás haciendo? —Aunque estaba, extremadamente débil, Han Yunxi no había perdido el conocimiento. Su cautela innata la hizo ponerse en guardia como un erizo, sus ojos de fénix le dieron a Murong Wanru una mirada tan filosa como un cuchillo. Sorprendida, Murong Wanru lanzó un agudo grito— ¡Ah! —Y cayó hacia atrás.

— ¡Wanru! ¿Qué pasa? —La Gran Concubina Yi gritó alarmada. Dos guardias se apresuraron de inmediato para mantener a Han Yunxi en su lugar.

Tomando a Murong Wanru de la mano, la Gran Concubina Yi miró desdeñosamente a Han Yunxi— ¿Qué le hiciste a Wanru?

—No he comido en días…Mufei, ¿qué crees que podría hacerle? —Han Yunxi se burló a cambio.

La Gran Concubina se quedó sin palabras por un momento, antes de ponerse furiosa por la humillación, mientras apartaba la comida rancia —Incluso un perro de la casa puede comer, pero ¿por qué, tú no?

¿Este insulto significaba que ella era menos que un perro?

Han Yunxi se levantó con dificultad —Mufei…Chenqie lo hará…hará una apuesta contigo, ¿Qué tal eso?

La Gran Concubina Yi estaba infeliz pero era curiosa— ¿Qué otras cosas podrías tener? Dilo para que lo escuchemos.

Han Yunxi hizo un gran esfuerzo para levantar el recipiente de agua clara a su lado. —Mufei…apuesto a que incluso los perros de la casa no beberán esta agua.

Murong Wanru estaba asombrada —Cuñada, ¿por qué apuestas con Mufei con algo como esto? Mufei está demasiado enojada, por eso usó perros como ejemplo. La generación más joven no debería tratar de igualar el ingenio con la más vieja —Hablando así, tomó el agua de las manos de Han Yunxi y la derramó con enojo. En respuesta, Han Yunxi tenía una sonrisa fría en su corazón. Estaba tan débil que le tomó un gran esfuerzo el sólo hablar, mucho menos, podía discutir con Murong Wanru. Todo lo que quería era verificar su suposición. Con Murong Wanru actuando tan nerviosa, ¡estaba segura de que, sin duda, el veneno era suyo!

Cuando Han Yunxi la miró, sus labios blancos dibujaron una sonrisa ridícula. Murong Wanru parecía haber recibido una descarga eléctrica y, apresuradamente, evitó su mirada. Sostuvo la mano de la Gran Concubina Yi —Mufei no te enfades, dale a la cuñada un poco más de tiempo. La cuñada, definitivamente, admitirá sus errores.

Han Yunxi sonrió fríamente. Murong Wanru tenía miedo de que se disculpara, ¿verdad? Temía que ella y las relaciones de la Gran Concubina se calienten, ¿cierto? Murong Wanru era como un mediador en una pelea, intentando arrastrar a la Gran Concubina. A diferencia de personas como ella, que actuaron de forma  servil y mansa para llegar a obtener el favor de la Gran Concubina Yi, Han Yunxi tenía una moneda de cambio que ninguna mujer de este período poseía. Miró fríamente a Murong Wanru, sus labios se torcieron en una sonrisa perpetuamente burlona.

Justo en este momento, Gui mama entró corriendo desde afuera— ¡Gran Concubina Imperial! ¡Gran Concubina Imperial! ¡No es bueno! ¡No está bien!

— ¿Qué te ha puesto tan nerviosa? —Dijo la Gran Concubina Yi infelizmente.

— ¡Gran concubina imperial, llegó la princesa Changping! —Dijo Gui mama a toda prisa.

Con estas palabras, la sonrisa de Han Yunxi se amplió, mientras veía a Murong Wanru aumentar su miedo.

— ¿Princesa Changping? —La Gran Concubina Yi estaba estupefacta. La princesa mimada de la Emperatriz Viuda y la Emperatriz, nunca antes, había venido a la propiedad del duque de Qin, ¿por qué?

Cuando no había evento alguno, la Gran Concubina nunca visitaba las salas imperiales. Había pasado mucho tiempo desde que se había enfrentado, formalmente, contra la gente de la Emperatriz Viuda. Por un momento, la Gran Concubina Yi se llenó de buen humor, mientras empujaba el asunto de Han Yunxi a la parte posterior de su cabeza.

— ¿Y qué si ella ha venido? ¿Por qué estás tan nerviosa? Incluso si viene la Emperatriz Viuda, ¡es igual! Déjala esperar, no tengo tiempo para verla —agitó la mano con gracia —Primero me sumergiré en un baño caliente y luego tomaré una siesta. Las aguas termales en casa son tan relajantes.

Al ver esto, Gui mama estaba cargada de dolor. Ella no se atrevió a hablar, pero tampoco podía no decirlo —Gran Concubina Imperial… ¡La princesa Changping dijo…dijo que quería ver a Qin Wangfei!

¿Qué?

Todos quedaron impactados por esas palabras. Entonces, ella ha venido a buscar a Han Yunxi. Murong Wanru estaba muy alarmada, miró con temor a Han Yunxi. La cara de la Gran Concubina Yi estaba ardiendo de vergüenza y enojo, mientras pateaba a Gui mama con su pie —Cosa inútil, ¡ni siquiera puedes informar las cosas correctamente! ¿Para qué quiere verla la princesa Changping?

—Tu sirviente no lo sabe. La princesa Changping está muy ansiosa. Dice que si no la ve, se quedará aquí durante toda la noche —respondió Gui mama rápidamente.

Solo entonces, la Gran Concubina Yi se volvió para mirar a Han Yunxi con una fría burla— ¿Para qué te quiere Changping?

Han Yunxi retiró su sonrisa y fingió sacudir la cabeza débilmente. Ella no respondió. La Gran Concubina entrecerró los ojos, pero no preguntó más, solo delegó a Gui mama —Ve y dile que Qin Wangfei no tiene tiempo y que debe esperar —Dado que la Emperatriz Viuda se había atrevido a emitir una orden de arresto contra la gente del duque de Qin a sus espaldas, por supuesto, aprovecharía la oportunidad para mostrar su fuerza contra la princesa Changping.

Al ver que el grupo de personas se marchaba, Han Yunxi, finalmente, bajó la guardia para recostarse, desganadamente, sobre la hierba, con las manos apretadas en puños. Era tan doloroso que parecía que su interior la estaba devorando. Aun así, se animó desde el fondo de su corazón —Han Yunxi, tienes que aguantar. Solo aguanta un poco más, estarás bien.

⧫ ⧫ ⧫

¿Cómo podría la princesa Changping esperar? Gritó y gritó, desde la sala de invitados, pero la Gran Concubina Yi le permitió hacer lo que quisiera sin prestar atención.

— ¡Qué Han Yunxi! ¡Hmph, esta princesa irá a buscar a la madre imperial y veremos si me ves o no! —La princesa Changping dejó estas palabras y salió furiosa.

La Gran Concubina Yi estaba perpleja —Wanru, ¿por qué crees que vino la princesa Changping?

—También me parece extraño. Ella no guarda rencor por el incidente del joven general, ¿verdad? —Adivinó Murong Wanru.

— ¡Como se atrevería! Ni siquiera he liquidado cuentas con ella y, ¿todavía tiene la cara para verme? —La Gran Concubina Yi se enojó.

⧫ ⧫ ⧫

No importa por qué vino la princesa Changping, Murong Wanru no le daría a Han Yunxi ninguna oportunidad de abandonar la casa de madera. Tenía que mostrar una mano fuerte primero. Esa noche, había arreglado que los sicarios la mataran, pero, inesperadamente, la Princesa Changping llegó a altas horas de la noche con la Emperatriz. La Emperatriz difería de la princesa Changping en que ella era la madre de la nación y la esposa oficial del Emperador. La Gran Concubina Yi debía ser cortés en la superficie.

— ¡Oh! ¿Qué tipo de brisa tuvimos esta noche para traer a madre e hija a esta casa? —La cara de la Gran Concubina Yi era agradable y amable, mientras convocaba a los sirvientes para que trajeran un buen té.

La Emperatriz se sentó en una posición más alta que la Concubina Imperial, pero en términos de piedad filial, todavía tenía que rendirle homenaje. Por supuesto, la Gran Concubina Imperial devolvió los saludos. La princesa Changping estaba enfadada y se hizo a un lado, inmóvil. Sólo ahora, la Gran Concubina Yi descubrió que la princesa llevaba un sombrero de bambú con un velo de muselina blanca en todo el contorno, cubriéndole completamente la cara y la cabeza.

—Changping es… —La Gran Concubina Yi tenía curiosidad.

Una sola pregunta fue suficiente para incitar a la princesa Changping, quien gritó — ¡Estoy bien!

—Changping, no seas grosera —la Emperatriz reprendió infelizmente, aunque, en su corazón, estaba indefensa.

La princesa Changping no tenía idea de qué tipo de cosa sucia la había infectado esa noche en las cárceles. Después de que le picaron los pies y la cara durante dos días, se desarrolló una picazón insoportable que la hizo arañar y rascarse. ¿Quién hubiese imaginado que después le saldría una erupción de tiña[1]?

Al principio, comenzó en sus pies, pero al segundo día había aparecido en su rostro. Había trozos tras trozos de piel parecidos a la psoriasis, pero todos los médicos imperiales que la vieron, dijeron que no se trataba de eso. Solo podían corroborar que no era psoriasis, nadie podía diagnosticarla específicamente. Unos pocos sospechaban que era veneno, pero ninguno de los doctores de veneno pudo resolverlo. Debido al incidente de Mu Qingwu, la princesa Changping odiaba al médico imperial Gu y no lo buscó. Pero desde anteayer, su erupción en el pie comenzó a picar nuevamente. No había forma de que la princesa pudiera soportarlo más allá de rascarse y arañarse hasta que se abrió la piel. Los médicos imperiales sólo podían tartamudear que eso podría dejar cicatrices.

La princesa Changping estaba lo suficientemente desesperada como para dejar de lado su resentimiento y buscar al médico imperial Gu. Dijo que podría ser veneno, pero no era algo que él pudiera tratar. Por lo que le sugirió que le pidiera a Han Yunxi que echara un vistazo. La princesa se desmotivó en ese mismo momento, diciendo que eso era imposible.

Sin embargo, a partir de ayer, las erupciones en su rostro también comenzaron a picar. Si se rascaba, dejaría cicatrices, pero cuando la erupción reacciona, no puede evitar rodar por el suelo sufriendo, sin atreverse a tocarlas con las manos.

¡Ella no quiere arruinar su cara!

Aunque no estaba resignada, ni creía en las habilidades médicas de Han Yunxi, no le quedaba otro camino. No podía renunciar a su último hilo de esperanza y, hoscamente, terminó buscando a Han Yunxi.

La Gran Concubina Yi levantó los labios en una sonrisa satírica —Esta chica es un genio, estoy asombrada.

La Emperatriz estaba aquí por un favor y no se atrevió a replicar. En cambio, ella se rió —Gran concubina Yi, ¿Qin Wangfei no está en casa? Changping dijo que vino de noche pero no la recibió.

La Gran Concubina preguntó en respuesta— ¿Qué necesitas de Yunxi?

La Emperatriz estaba a punto de hablar cuando la princesa Changping la interrumpió. Ella no quería que la Gran Concubina Yi supiera acerca de que su cara estaba arruinada. ¡Cuanta más gente supiera, más personas se reirían de ella! Si la Gran Concubina Yi lo tratara como una broma, estaría aún más deshonrada.

—Tengo algunos asuntos que hablar con ella. Gran concubina Yi, date prisa y haz que salga, tengo asuntos importantes que la llevarán al palacio —dijo directamente la princesa Changping.

La Gran Concubina exhaló ligeramente. No preguntó nada más, pero dijo a la ligera— ¿De verdad? Pero Yunxi y el duque de Qin salieron a hacer un recorrido turístico.

— ¿Qué? ¿A dónde fueron? —La princesa Changping estaba lo suficientemente asombrada como para dar unos pasos hacia adelante, se veía extremadamente agitada.

—Aiya, Changping. Debes conocer la disposición de tu tío imperial Qin. Nunca le dice a su madre a dónde va —la Gran Concubina tenía una mirada impotente en su rostro.

La princesa Changping estaba ardiendo de impaciencia —Entonces…entonces ellos…

En este momento, la Emperatriz, de repente, agarró las manos de la princesa Changping. Una emperatriz seguía siendo una emperatriz. Ella sabía que la Gran Concubina Yi estaba haciendo las cosas difíciles a propósito. La princesa todavía quería hablar, pero la Emperatriz apretó sus manos, reprendiéndola severamente.

—Changping, te he enseñado muchas veces a no ser tan directa. No estás mostrando respeto por tus mayores. Sí, tu asunto es muy importante, pero como Qin Wangfei no está aquí, ¿no estás haciendo las cosas incómodas para la Gran Concubina Yi?


[1] tinea (癣) – xuan, también llamada tiña debido a su apariencia como una erupción circular con apariencia de anillo. Un tipo de infección fúngica común de la piel.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *