Consorte experta en venenos – Capítulo 43: Medicina extrema para el entrenamiento

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami

[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations]


Enfrentando los gritos de la Princesa Changping, en lugar de discutir, Han Yunxi puso una expresión de médico muy seria. Era un rostro que era tranquilo y a la vez algo severo, lleno de una autoridad que le da a las personas una sensación de seguridad. En lugar de responder las preguntas, acarició ligeramente el rostro de la princesa Changping para calmarla. Incluso la emperatriz estaba nerviosa y con miedo de preguntar.

Han Yunxi tocó el lado derecho, luego el izquierdo. De acuerdo con los últimos resultados de sus escáneres, la Princesa debería tener otra reacción pronto. Permaneció tranquila acariciando su rostro durante algún tiempo, la princesa Changping y la emperatriz se ponían, cada vez, más ansiosas. Sin embargo, ninguna de las dos se atrevió a abrir la boca y hacer preguntas, mucho menos a hacer comentarios impertinentes. Incluso Gu Beiyue, que estaba parado fuera de la cortina de la cama, estaba empezando a sentirse un poco incómodo. Sabía que Han Yunxi podía tratar venenos, pero no estaba seguro de si ella podría curar lo que tenía la cara de la Princesa Changping. A lo sumo, él la había recomendado.

¡En un instante, la atmósfera se había vuelto tensa!

Sin embargo, de repente, Han Yunxi retiró su mano como si estuviera asustada, antes de levantarse y retroceder con un grito de alarma.

— ¡Cielos! ¡El veneno ha cambiado, pronto se volverá contagioso!

— ¡¿Qué?!

Al oír esto, la emperatriz retrocedió temiendo por su vida. Todas las damas de la corte al rededor hicieron lo mismo, temiendo por sus vidas.

¡Esto es realmente horrible!

No solo la princesa, sino cualquier persona con una enfermedad infecciosa, incluido el emperador, sería sacada del palacio y encerrada en una sala separada. Si no pudiesen curarse, no podrían regresar por el resto de sus vidas.

La princesa Changping dio un tirón, antes de gemir en voz alta con miedo.

— ¡No quiero! ¡No quiero! ¡Wahh…muhou, sálvame! ¡No quiero irme lejos! ¡No!

La emperatriz fue la que se retiró más lejos, tan tensa que su rostro se había vuelto blanco.

—Yunxi, ¿puedes tratarla o no?

Han Yunxi evitó la pregunta y su expresión se volvió imponente.

—Parece que el veneno va a actuar de nuevo.

Efectivamente, tan pronto como ella habló, la princesa Changping comenzó a luchar.

— ¡Arde! ¡Muhou, mi cara está empezando a picar otra vez! ¡Déjame ir! ¡Libera mis manos!

Muhou , ¿por qué no me ayudas a rascarlo por mí? ¡Te lo ruego!

Muy pronto, sus piernas comenzaron a picar, pero también estaban amarradas, y ninguna cantidad de patadas podía ayudarla a liberarse. Al ver esto, todos quedaron asombrados. No esperaban que Han Yunxi, realmente, tuviera la habilidad para identificar el momento del estallido del veneno. La emperatriz estaba muerta de miedo y no se atrevió a acercarse. Tiró de la mano de Han Yunxi y dijo.

— ¡Realmente, adivinaste el momento adecuado! Han Yunxi, eres demasiado formidable. Debes tener alguna forma de salvar a Changping, ¿verdad? Una enfermedad contagiosa no es un asunto menor. Tienes una solución, ¿no?

Si se diera a conocer este acontecimiento, no sería solo la Princesa Changping, sino también la emperatriz quien debía ser llevada lejos. ¡Sin importar si la emperatriz no llegara a contagiarse de la enfermedad, le tomaría un año antes de que pudiera ver al emperador otra vez! Dentro del palacio, ¿cuántos ojos han observado y codiciado su posición? Por ello, no podía permitirse perder un año.

—Sálvame…muhou, date prisa y deja que ella me salve. Voy a morir si esto continúa, ¿quién de ustedes puede ayudarme? Padre imperial… ¡Quiero ver a mi padre imperial!

La princesa Changping se sacudió y giró, demasiado atormentada para hablar. Sólo ahora, Han Yunxi apartó la mano de la emperatriz con un tono serio.

—Lo intentaré.

— ¡Bien, bien! —Asintió la emperatriz con la cabeza.

Han Yunxi se acercó para sentarse al lado de la princesa Changping. Al ver esto, todos se pusieron ansiosos y miraron fijamente. ¿Esta mujer, realmente, tendrá una solución? La princesa Changping gritaba locamente, usando toda su fuerza para sacudir la cabeza y retorcer su cuerpo. Cuando vio a Han Yunxi, captó sus sentidos y la maldijo.

— ¡Todo es tu culpa! ¡Todo es por ti! ¡Tú eres la que me dejó en este estado! ¡Te lo advierto, si no puedes salvarme, mi muhou no te perdonará!

— ¡Basta! —El tono de la emperatriz era severo— ¿Qué tipo de tontería estás diciendo?

Estaba a punto de disculparse con Han Yunxi cuando, esta última, levantó la mano para pedir silencio. La emperatriz se calló, pero la princesa se volvió cada vez más loca.

—Han Yunxi, si tú…

Sin embargo, antes de que terminara, Han Yunxi le puso un ungüento en la cara. En un instante, la princesa cerró la boca, sus ojos se abrieron con incredulidad.

Esta medicina…

¡Tan refrescante!

¡El lugar donde la tocaba estaba frío y no picaba!

—Si yo… ¿qué? —Han Yunxi preguntó en voz baja.

La princesa Changping se quedó muda por un segundo, antes de negar con la cabeza.

—No, nada…

Han Yunxi aplicó el ungüento en otro lugar donde la erupción venenosa era evidente, la sensación refrescante es mejor que convertirse en un inmortal. La princesa Changping inspiró profundamente, antes de exhalar y suspirar con emoción.

— ¡Se siente tan bien!

— ¿De verdad? —Han Yunxi sonrió, mientras preguntaba.

La princesa Changping solo asintió con la cabeza.

— ¡Quiero más! ¡Mucho más!

Han Yunxi pareció dudar, luciendo algo reacia. La princesa estaba muy nerviosa al ver la gran botella de ungüento, en las manos de Han Yunxi. No se molestó en comportarse altiva, mientras suplicaba.

—Tía Imperial Qin, ¡te lo ruego, por favor! Me equivoqué, la culpa es toda mía. Estaba equivocada, por favor, sálvame.

La emperatriz también se puso ansiosa.

—Han Yunxi, Changping todavía es joven y no sabe cómo comportarse. Si te a hecho daño en cualquier aspecto, ¡por favor, no te lo tomes en serio!

Han Yunxi se dio la vuelta.

—La estimada emperatriz debe estar hablando en broma. ¿Por qué Yunxi guardaría rencor contra la generación más joven? Es solo que como hay cortes en su cara, tengo miedo de dejar cicatrices si uso este ungüento. Por eso dudé. —Se sentó a los pies de la cama, aplicando medicamentos a Changping, mientras hablaba en un tono serio. —Vamos a detener la picazón en las piernas primero. En cuanto a la cara, sugiero que la princesa lo soporte un poco, para que no arruine su aspecto. Haré mi mejor esfuerzo para crear un antídoto, antes de que el veneno se vuelva contagioso.

Al oír esto, la emperatriz finalmente suspiró aliviada.

— ¡Excelente, excelente!.

Ella procedió a decirle a Changping:

— ¡Solo aguanta un poco más! ¡Si tu cara es arruinada, Qingwu gege ya no te va a querer!

La princesa Changping estaba notablemente destrozada.

— ¡Bien, bien, bien! Soportaré, puedo soportarlo…ya lo he soportado mucho tiempo.

Hizo todo lo posible por concentrarse en la sensación refrescante de sus piernas. Pero, a pesar de que dijo que ya lo había soportado, sus manos aún luchaban contra sus ataduras. ¡Realmente, es demasiada comezón para soportarlo!

Después de aplicar el ungüento, Han Yunxi solo dijo una cosa.

—Durante este período de tiempo, puede ser contagiosa, por lo que es mejor no acercarse a ella con demasiada frecuencia.

Sus palabras, indudablemente, enviaron a la princesa Changping a las profundidades del infierno. No había algo como el afecto familiar en el palacio. La emperatriz no pensaba ir a visitar a la princesa, dejando solo a unas pocas damas de la corte para que la atendieran. Incluso Han Yunxi la había dejado atrás. Al ver como se alejaba, la princesa se llenó de odio. Pero, aún no sabía cuántos días más necesitaba sufrir.

Antes de llegar a la sala de invitados, la emperatriz ya estaba haciendo preguntas.

—Han Yunxi, ¿qué es exactamente ese veneno?

—Erupción de veneno, probablemente, lo recogió en la prisión. Ese lugar está demasiado sucio y lleno de toxinas —Han Yunxi habló, fingiendo ser considerada. —Estimada emperatriz, la princesa es una rama dorada y la hoja de jade. Si no hay algo importante que hacer, no la dejes ir corriendo a las cárceles.

Por supuesto, la emperatriz sabía acerca de los métodos de tortura de la princesa esa noche en las celdas de la prisión. Frente a la burla de Han Yunxi, no pudo evitar que su rostro se pusiera rojo por la irritación y la vergüenza. Aun así, tenía que apretar los dientes y soportarlo. Por un lado, Gu Beiyue le lanzó una mirada furtiva a Han Yunxi, mientras sonreía. Esta mujer realmente no tuvo ninguna pérdida. Aquellos que le debían, eventualmente, se encontrarían devolviéndole el pago.

Pasó mucho tiempo, antes de que la emperatriz volviera a hablar.

— ¿Cuánto le tomará recuperarse?

—Estará bien tan pronto como se trate el veneno. Escribiré una receta para el antídoto, así que haga que alguien encuentre los ingredientes de inmediato.

Han Yunxi caminó a través de las puertas mientras hablaba, la emperatriz la siguió rápidamente, ordenándole a alguien que trajera pincel y tinta para servirla.

Un antídoto típico solo necesitaba unos pocos ingredientes, pero Han Yunxi escribió una lista completa de ellos, suficiente para llenar dos hojas de papel. También, dentro de ellos, había algunos ingredientes raros y preciosos. La emperatriz no podía entenderlo, pero Gu Beiyue no pudo resistir poner una sonrisa cuando leyó la lista.

¿Realmente, esta mujer está escribiendo la receta para un antídoto?

¡Claramente, está saqueando una casa en llamas[1]! Muchos de estos artículos son ingredientes mutuamente exclusivos que no pueden mezclarse en el mismo medicamento. Al final, cuando Gu Beiyue pensó que Han Yunxi había terminado, sacó una tercera hoja de papel y anotó el ingrediente final: piel de cigarra de diez estaciones[2]

Estos restos de cigarra, son pieles dejadas por las cigarras cuando mudan y se encuentran comúnmente en la medicina tradicional china. Pero una cigarra típica solo arroja pieles de nueve estaciones. Una cigarra de piel de diez estaciones es muy rara. La emperatriz no entiende estas cosas, pero la mirada del experimentado usuario del almacén, Gu Beiyue, se volvió, momentáneamente complicada, pero mantuvo la compostura.

—Estimada emperatriz, esta es la receta. Por favor, reúna estos ingredientes lo más rápido posible. Herviré el antídoto yo misma, el rostro de Han Yunxi estaba lleno de sinceridad.

La emperatriz pasó rápidamente la receta a Gu Beiyue.

—Médico imperial Gu, te lo encargo. Asegúrate de obtener todo lo de la lista.

La emperatriz, realmente, había pensado en esta situación como un asunto demasiado simple, pero no era su culpa. ¿Acaso, el palacio no tiene todo tipo de ingredientes medicinales?

Gu Beiyue asintió con la cabeza y se fue. Para la tarde del mismo día, había reunido todos los ingredientes necesarios en la lista de Han Yunxi, excepto la piel de cigarra de diez estaciones.

— ¿El palacio no tiene esto? —La emperatriz se mostró incrédula— ¿Has buscado cuidadosamente?

—Estimada emperatriz, este funcionario puede verificar que no tenemos ninguno en el almacén.

Mientras Gu Beiyue hablaba, miró a Han Yunxi, antes de continuar.

—La piel de cigarra de diez estaciones es un artículo de valor incalculable, es equivalente al valor de varias ciudades. Hasta el momento, solo dos existen, uno en manos de la emperatriz del norte del país Li y el otro…

— ¿Dónde está? —La emperatriz se mostró irritada.

—Este funcionario solo sabe que está en manos de la Gran Concubina Yi, pero no sé si ya se ha utilizado —contestó honestamente Gu Beiyue.

— ¿Está con mufei? —Han Yunxi se quedó asombrada.

Está bien, ella lo sabía desde mucho antes. De lo contrario, no lo habría agregado a la lista. Lo vio en las habitaciones de la Gran Concubina Yi, donde está montada como una obra de arte. Se rumora que lo guarda para la dote de Murong Wanru, por lo que la cara de la niña se ve feliz cada vez que lo ve.

Esto dejó a la emperatriz en una posición difícil. No era fácil obtener algo de la Gran Concubina Yi. Después de un rato, la emperatriz preguntó sinceramente.

—Yunxi, ¿por qué no hablas con tu mufei sobre eso?

Han Yunxi dejó escapar un suspiro.

—Estimada emperatriz, mi mufei es honesta y de buen corazón. Definitivamente, ayudaría si puede salvar una vida, es solo que…

La emperatriz esperó, ansiosa, a que continuara.

—Sí…si voy a pedírselo, ¿no tendré que hacerle saber sobre la enfermedad de Changping? Pero, ni usted ni Changping me dejarán hablar sobre ello.

Han Yunxi estaba en una posición incómoda. Estas palabras hicieron que la emperatriz se diera cuenta de la gravedad de la situación. Una mirada fría pasó por sus ojos, mientras se preguntaba si Han Yunxi estaba haciendo esto a propósito. Después de que Han Yunxi curó a Changping y se fue a casa, la Gran Concubina Yi, sin duda, le haría preguntas. Para entonces, estaría atrapada entre dos decisiones difíciles: contarlo todo y ofender a la emperatriz, o guardar silencio y hacer infeliz a la Gran Concubina Yi.

Si ella fuera a pedir la piel de la cigarra ahora, sería equivalente a que la emperatriz le diera permiso para decirle a la Gran Concubina Yi la verdad. Nadie podría culparla. La emperatriz se llenó de indignación ante la inteligencia de Han Yunxi. Ella realmente la había subestimado.

Al ver a la emperatriz vacilar, Han Yunxi esperó pacientemente. En realidad, ella tenía un antídoto de los tiempos modernos en su bolsa médica. Simplemente, aprovechó la oportunidad para tomar algunos ingredientes preciosos como su tarifa de consulta, mientras resolvía sus problemas con la Gran Concubina Yi, todo lo posible para mejorar su camino hacia el futuro.


[1] Saquear una casa en llamas (趁火打劫) – chen huo dajie, para aprovechar la desgracia de alguien para hacerle daño, un pez en aguas turbulentas.

[2] Cigarra Slough (蝉蜕) – Chantui, la piel mudada de las cigarras, un ingrediente común en la medicina tradicional china se utiliza para disipar el viento y el calor del cuerpo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *