Consorte experta en venenos – Capítulo 44: Libera la ira de tu corazón

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Los ojos de la Emperatriz eran oscuros y sombríos, llenos de indignación. Pero, como se trataba de salvar la vida de alguien, simplemente, no había otra manera. Ella ocultó su ira y habló suavemente —Yunxi, ¿qué tal esto? Puedes decir que Changping está enferma, pero no qué tipo de enfermedad. Como no es algo bueno, es mejor no difundirlo.

—Emperatriz, mi Mufei no es una extraña. Naturalmente, no se lo dirá a nadie —Han Yunxi era una buena nuera, así que de inmediato se levantó para defender a su suegra.

La Emperatriz asintió con la cabeza, mientras la convencía: —Por supuesto. Pero…dado que la enfermedad de la princesa Changping puede ser contagiosa, y ya que está en su cara, esta chica soltera necesita mantener algo de su orgullo, ¿no es así?

Han Yunxi parecía completamente comprensiva, mientras asentía —Chenqie lo entiende. Le diré que Changping ha contraído una enfermedad aguda acompañada de fiebre, y que necesita la piel de la cigarra de diez estaciones para eliminar su calor interno y tratar el veneno.

—Mhmm, así está bien. Tú…harás el viaje personalmente, ¿verdad? —Preguntó la Emperatriz. Como ella ya había cedido hasta este punto, no había forma de que sacrificara su rostro para rogarle a la Gran Concubina Yi. ¡Las cosas ya estaban bastante mal!

Si Han Yunxi fuera, todo lo que ella hiciera sería inútil. Por supuesto que no lo haría, y habló con tono serio —Necesito vigilar a la princesa aquí, en caso de que el veneno se vuelva contagioso. Estimada Emperatriz, no es recomendable retrasarse. Creo que deberías enviar a alguien en mi lugar —Mencionar la palabra “contagioso” hizo que la Emperatriz se sintiera ansiosa nuevamente. Sin otra opción, le entregó el asunto a Gu Beiyue. Él no expresó su opinión, respetuosamente, se retiró para pedir el artículo de la residencia del duque de Qin. Durante toda la tarde, la situación allí, no estaba clara, especialmente cuando Gu Beiyue no regresó. Ansiosa, la Emperatriz se sentó en la sala de invitados con los nervios de punta, mientras Han Yunxi se refugiaba en la sala de la estufa para hacer su llamado “antídoto”. No permitió que nadie la molestara, pero se había robado esos valiosos ingredientes medicinales hace mucho tiempo.

Todos los artículos e ingredientes preciosos de los que se había quedado sin reservas estaban guardados en el espacio de almacenamiento de su sistema de desintoxicación, los reemplazó con algunos ingredientes simples y comunes para mezclar y hervir en su lugar. En este momento, se estaba calentando por el fuego de la estufa, mientras reflexionaba sobre la situación en la casa del Duque de Qin.

La Gran Concubina Yi está convencida de que había perdido la cara por ellos cuando la encerraron en la cárcel. Bueno, entonces, ahora le daría la oportunidad de recuperar su orgullo, por lo que debería ser feliz, ¿verdad? Como la princesa Changping era la que estaba enferma, la Gran Concubina Yi no podría explicarse si se negaba a ayudar. Han Yunxi estaba convencida de que la Gran Concubina Imperial no la abandonaría. Murong Wanru, probablemente, se frustraría al ver que le quitan su preciosa dote, ¿cierto? Han Yunxi no pudo evitar reírse ante la idea.

¡Sin embargo, ella no había esperado que Gu Beiyue regresara con la Gran Concubina Yi a la corte al atardecer!

Esto fue una sorpresa incluso para la Emperatriz, que tuvo que obligarse a sonreír. Sin hacer preguntas, ganó la iniciativa al hablar primero —Gran Concubina Yi, es solo un ingrediente medicinal. ¡Changping no puede asumir la responsabilidad de molestarte para que vengas en persona!

Antes de que pudiera explicar más, la Gran Concubina Yi echó un vistazo a Han Yunxi sentada a un lado y respondió: —Si supiera que es para tratar una enfermedad, no la habría dejado venir— ¿Qué tipo de habilidades médicas tiene ella? ¿No está haciendo lo que piensa y escribiendo recetas sin sentido? ¿No le haría daño a Changping?

Han Yunxi no dijo nada.

La Emperatriz se puso más ansiosa y se apresuró a explicar: — ¿Cómo es eso posible? Está el médico imperial Gu para verificar las cosas.

— ¿El médico imperial Gu supervisa las cosas? ¡Entonces, déjalo tratarla, es mucho más seguro! —Respondió la Gran Concubina Yi, mirando a Han Yunxi. —Esta chica ignorante e incompetente es una mentirosa. Si ella supiera cómo tratar enfermedades, ¿por qué la llamarían basura inútil? Hace unos días incluso estaba en prisión, entonces, ¿qué puede curar?

Ante estas palabras, la cara de la Emperatriz se oscureció, mientras respiraba hondo. ¡La Gran Concubina Yi vino hoy para pelear! Aun así, una emperatriz era una emperatriz, y su autocontrol  era excelente. Ella solo dio un suspiro impotente. —Oh mi. No hagas comentarios tan modestos, Gran Concubina Imperial. ¿Quién se atreve a llamar basura inútil a Han Yunxi? ¡No dejaré que se salgan con la suya! ¡La situación del joven general fue un malentendido! ¡Un malentendido! Changping ya se disculpó por el delito, usted como un mayor no debe atender las palabras de un junior.

La Gran Concubina estaba muy complacida de escuchar estas palabras, mientras miraba con recelo a la Emperatriz— ¡Vaya, vaya, todos saben que el mal genio de Changping proviene de que la malcrias!

Los ojos de la Emperatriz ardían con furia, pero aguantó como antes, levantándose cortésmente de su silla y bromeando en respuesta: —Sí, sí, es un error de Chenqie. Chenqie le pedirá perdón por sus errores a la Gran Concubina Imperial.

La Gran Concubina Yi fingió estar nerviosa, mientras ayudaba a la Emperatriz a levantarse —No me atrevo, no me atrevo. Solo estaba haciendo una broma. Estos niños, todos ellos son mimados y adorados por sus mayores. Al igual que Yunxi de nuestra familia, ¿no la malcrío todos los días?

Al ver a estas dos hembras del harem atacando con sus falsos afectos, tanto Han Yunxi como Gu Beiyue sintieron que se les erizaba la piel de gallina, mientras intercambiaban miradas. Al menos, Han Yunxi sabía que sus días en casa ya no serían tan difíciles como antes. ¡La Gran Concubina Yi estaba disfrutando de esta hipocresía a su gusto!

Estaba de buen humor y tenía tiempo para hacer una demostración falsa de amistad. Pero la Emperatriz no tenía esta ventaja, tomando en cuenta que la situación de la princesa Changping podría volverse contagiosa en cualquier momento. Ella no quería perder un segundo de tiempo.

—Gran Concubina Yi, las habilidades médicas de Yunxi no son menos que las del médico imperial Gu. No sé cómo se extendieron afuera rumores para decir que ella es una basura inútil. Tal como lo veo, la Emperatriz viuda lo dijo bien: el duque de Qin tuvo suerte al casarse con Yunxi —la Emperatriz fue muy sincera.

En el pasado, estas palabras habrían provocado a la Gran Concubina Yi, pero ahora sonaban relajantes y cómodas para sus oídos. Originalmente, pensó que había algo sospechoso en que Han Yunxi curara al joven general, pero después de que el médico imperial Gu fuera a su casa y le explicara la situación, se sorprendió. ¿Quién hubiese imaginado que las habilidades médicas de Han Yunxi eran tan buenas? ¡La Emperatriz viuda debe lamentar el haber obligado al duque de Qin a casarse con ella! Mientras tanto, la Emperatriz se disculpó y persuadió a la Gran Concubina Yi hasta que su corazón finalmente se suavizó. Después de años y años de competir con la Emperatriz viuda, había pasado mucho tiempo desde que ella liberó toda su ira. Como resultado, alegremente, sacó la piel de la cigarra de diez estaciones y pasó por alto a la Emperatriz para entregarlo personalmente en manos de Han Yunxi.

—Yunxi, debes tener mucho cuidado con la princesa Changping en tus manos.

Han Yunxi se levantó para aceptarlo —Chenqie entiende, Mufei puede calmar sus preocupaciones. Chenqie irá a hervir la medicina de inmediato.

—Estimada Wangfei, este funcionario será su asistente —se apresuró a decir Gu Beiyue. Sabía que la receta de Han Yunxi era una farsa y tenía curiosidad por saber más sobre el verdadero antídoto.

¿El médico imperial jefe quiere ser el asistente de Han Yunxi? La Gran Concubina Yi estaba aún más feliz, mientras sonreía —Entonces ve con médico imperial Gu y date prisa.

Sin embargo, a mitad de camino, Han Yunxi despidió a Gu Beiyue —Médico imperial Gu, deberías ver a la princesa Changping —Gu Beiyue sabía que no quería que la siguiera. Dudó, queriendo decir algo más, pero finalmente decidió quedarse callado con una sonrisa.

—Este funcionario obedecerá tu orden.

Sin embargo, tan pronto como estaba a punto de irse, Han Yunxi se dio la vuelta con una sonrisa tan fresca como una flor— ¡Gu Beiyue, gracias! —Luego se volvió y se fue, dejándolo un poco aturdido. Después de un rato, él negó con la cabeza impotente, las pupilas de sus ojos estaban tan cálidas como la brisa de abril.

Han Yunxi entró en la sala de la estufa y se deshizo de la mezcla que estaba hirviendo, antes de reemplazarla con el paquete de antídoto que sacó de su bolsa médica. Lo convirtió en una decocción, antes de llevarla personalmente. La Emperatriz y la Gran Concubina Yi estaban esperando junto a la puerta de la princesa Changping. Al ver a Han Yunxi llevar el cuenco sola, la Emperatriz quedó encantada —Esto es todo, ¿verdad?

—Exactamente —asintió Han Yunxi.

La Emperatriz abrió personalmente las puertas pero no entró. Incluso le cerró el paso a la Gran Concubina Yi —Gran Concubina Imperial, el interior huele a medicina. Changping es sensible al viento, así que no hemos abierto las ventanas en los últimos días. ¿Por qué no esperamos afuera?

La Gran Concubina Yi tenía una obsesión poco saludable con la limpieza. Una vez que percibió el aroma de algo desagradable, retrocedió con miedo —Eso podría ser lo mejor.

Gu Beiyue entró naturalmente, dejando a la Emperatriz y a la Gran Concubina Yi esperando en las habitaciones más allá. Aunque la princesa podía curarse, la Emperatriz aún estaba nerviosa por los resultados finales. Incluso la furiosa Gran Concubina Yi que se invitó a entrar estaba un poco perturbada. Inesperadamente, terminaron esperando una hora, antes de que la Emperatriz no pudiera sentarse más.

—Alguien, entre y vea qué pasa.

La Gran Concubina Yi frunció el ceño ligeramente, pensando para sí misma, Han Yunxi, ah, Han Yunxi. Vine aquí para aumentar mi orgullo hoy. Si me haces perder la cara en el palacio, ¡no sólo te mataré de hambre por unos días y noches!

La dama de la corte temía el riesgo de contraer una infección, pero tenía que entrar. Sin embargo, las puertas se abrieron, antes de que ella diera un paso. Quien salió fue Gu Beiyue, seguido de Han Yunxi. Rápidamente, las ventanas de ambos lados también se abrieron. La Emperatriz y la Gran Concubina Yi se levantaron al mismo tiempo para preguntar: — ¿Cómo está?

—Hemos tratado la fuente de la enfermedad. Es solo que la princesa se ha agotado estos días, por lo que su cuerpo está muy débil. Ella necesita ser debidamente cuidada para que recupere la salud —dijo Han Yunxi con calma.

— ¡¿En serio?! —La Emperatriz parecía incrédula —Entonces, ¿es verdad que…todo está bien?

Lo que realmente quería preguntar era si quedaron cicatrices. Estas palabras eran solo para Han Yunxi. Ella asintió y respondió: —Estimada Emperatriz, Changping ha estado esperando verte. Deberías darte prisa y entrar.

Con las palabras de Han Yunxi, el corazón de la Emperatriz, finalmente, se relajó en su pecho, entró sin decir nada. La Gran Concubina Yi seguía pensando que algo estaba mal, pero no podía adivinar lo que era. Ella la siguió adentro también.

Dentro de las cámaras, la princesa Changping había sido desatada. Aunque no tenía mucha energía, su mente estaba llena de emoción. Le ordenó a un criado que le trajera un espejo para mirar. Aunque su piel parecía más gruesa que antes, con una leve herida en los lados izquierdo y derecho, ¡aún era mejor que una cara llena de erupciones! Gu Beiyue y Han Yunxi habían dicho que sus cicatrices tardarían unos meses en desaparecer por completo, pero en este momento, estaba demasiado emocionada para preocuparse por los detalles.

¡Su cara está bien! ¡Su aspecto no se arruinó y no infectaría a otras personas!

La princesa Changping no quería admitirlo, pero tenía que decir que Han Yunxi le salvó la vida al recuperar su rostro. La Emperatriz se apresuró y se cubrió la boca tan pronto como vio a Changping.

¡Cielos, es verdad!

¡Todos los médicos imperiales y famosos especialistas en venenos no tenían forma de curar este veneno, Han Yunxi lo hizo con un solo tazón de medicina! ¡Y se hizo a una velocidad increíble! Se sentó y miró la cara, clara y limpia, de su hija, demasiado conmovida por las palabras.

Pero la Gran Concubina Yi permaneció desconcertada —Changping, te enfermaste de fiebre, pero ¿cómo te lastimaste la cara?

—Es porque no pudo soportar la enfermedad y se rascó —la Emperatriz ofreció una excusa a toda prisa. La princesa Changping estaba demasiado envuelta en su propia alegría, mirando al espejo, mientras ignoraba a los demás.

— ¿Qué, entonces Han Yunxi no trató eso al mismo tiempo? —Preguntó la Gran Concubina Yi con dudas.

Gui mama, a su lado, habló —Para responder a la Gran Concubina Imperial, Qin Wangfei recetó un medicamento para aplicación externa, dice que las marcas sanarán en unos pocos meses más.

La Gran Concubina Yi estaba muy satisfecha y se echó a reír —Entonces, eso es bueno. Jeje, Changping, es tu fortuna tener a tu tía imperial.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *