Consorte experta en venenos – Capítulo 49: El loto blanco sufre una derrota

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


[Las traducciones originales y más actualizadas son de volare translation. Se le da el respectivo crédito al traductor ingles]

—Ama, ¿qué hacemos? —Preguntó con ansiedad Chen Xiang. Justo en ese momento, un guardia se acercó corriendo.

—Estimada wangfei, la gran concubina imperial quiere que te apresures.

Han Yunxi frunció los labios. Cuando llueve, diluvia. Si ella esperara que la Gran Concubina Yi la ayudase a salir de este problema, en realidad, piensa demasiado de sí misma. Tan pronto como entró en las puertas, la Gran Concubina Yi comenzó a maldecir en su rostro.

—Han Yunxi, no te sientes cómoda si no te jactas de tus escasas habilidades, ¿no es así?

Mufei no entiende, en ningún momento buscaría problemas por mí misma —respondió Han Yunxi con suavidad.

— ¿Buscar problemas? Más cómo no encontrar problemas por tu causa. ¿Estás segura de que no buscas reconocimiento? Todo el mundo, dentro y fuera del palacio, sabe acerca de sus habilidades. ¿No sabes que están a punto de volverme loca por todo ese alboroto? —Continúo enojada.

Entre todas las personas que vinieron a pedir tratamiento, había una cantidad justa que era demasiado pequeña y humilde como para poder entrar por las puertas del duque de Qin. En cuanto a los altos funcionarios de cargos distinguidos, la Gran Concubina los había rechazado temporalmente. Después de todo, la casa del duque de Qin no es una clínica, ni el hogar de la doctora Qin Wangfei. Si esos aristócratas tuviesen relaciones amistosas con la Gran Concubina Yi, ella podría dejar que Han Yunxi los vea, pero, en este momento crítico, los rumores se habían extendido en todos los rincones de la ciudad. Si ella estableciera un solo precedente, tendría que permitir la entrada a los demás. Si todo esto no hubiese sucedido en las puertas del duque de Qin, podría haber sido un asunto completamente diferente. La Gran Concubina Yi, en realidad, hizo planes hace mucho tiempo.

—Mufei es inteligente y debe saber, desde hace tiempo, que alguien está difundiendo rumores para causar mi caída después de llenarme de gloria con elogios excesivos —dijo sinceramente Han Yunxi.

La gran concubina Yi soltó un resoplido de desprecio y sus ojos adquirieron un brillo calculador.

—No me importa nada de eso. ¡Dime cómo lidiar con esto!

Tan pronto como terminó, el portero corrió a la entrada de su habitación para dar otro informe. Al ver esto, la gran concubina imperial golpeó la mesa furiosa.

—Han Yunxi, múdate de la residencia del duque de Qin.

¿Mudarse?

Han Yunxi entendió de inmediato. Las personas que solicitaron tratamiento, no solo disgustaron a la Gran Concubina Yi como a su supuesta nuera, por lo que quería aprovechar la situación y echarla. Ahora que Han Yunxi había pensado bien las cosas, se dio cuenta de que todos sus esfuerzos por mantener la dignidad de la Gran Concubina en alto, eran inútiles. Sus errores no estaban en los problemas que ella provocaba, sino en su identidad. Si fuera Murong Wanru quien hubiera sido atormentada por los problemas de hoy, la Gran Concubina la haría salir, personalmente, para difundir otros rumores, en un contraataque implacable.

Pero Han Yunxi solo es una nuera forzada además de una forastera, inadecuada para los gustos de la mujer mayor. Entre ellas, existen diferencias irreconciliables. ¡Quién sabe, tal vez, estos rumores podrían haber sido una trampa de la Gran Concubina Yi y Murong Wanru! Si ese fuera el caso, no hay necesidad de obligarse a soportarlo en silencio. Ella lo recibió con una cara sonriente.

—Mufei —Han Yunxi tenía una sonrisa amarga— ¿Quieres separar a la familia? Una cosa tan grande, Chenqie se atreve a no asumir la responsabilidad. Creo que deberías encontrar y discutir estas cosas con su alteza.

Dondequiera que viviera Long Feiye, ella también se quedaría, ya que el hombre cantaba, mientras la mujer lo seguía[1]. Incluso pateó su propia silla sedán para casarse con la residencia del duque de Qin, entonces, ¿por qué se iría tan fácilmente? Una vez que lo hizo, ¿cuántas personas hablarían de ella a sus espaldas y cuánto tiempo podría vivir en paz? Esta boda, fue decidida por la emperatriz viuda y ordenada por el emperador. Incluso su propio marido no podía expulsarla sin una amplia razón, y mucho menos la Gran Concubina Yi.

¿Dividir a la familia?

Al oír esto, la Gran Concubina Yi se quedó atónita. Por un lado, Murong Wanru se quedó sin habla también. ¡Ninguna de los dos, pensó que Han Yunxi se atrevería a decir tales palabras! El precioso hijo de la Gran Concubina Yi, era como su propia vida. Cuando el emperador anterior falleció, ella usó el pretexto de que el palacio era demasiado sombrío para mudarse a su casa. ¿Un forastero como Han Yunxi se atrevió a acusarla de romper con la familia?

La gran concubina Yi perdió toda razón, golpeó la mesa y se levantó.

—Han Yunxi, ¿qué acabas de decir? ¡Repítelo otra vez!

—Dije, sí mufei quiere separar a la familia, por favor, encuentre a su alteza para esta discusión. ¡No puedo hacer esas cosas! Chenqie todavía tiene asuntos que atender, así que me disculparé —Han Yunxi terminó sus frías palabras y se giró para irse.

— ¡Está mal, todo está mal! ¡Alguien que le impida retirarse! —Fuera de sí, la gran concubina grito.

Algunos guardias se movieron de inmediato para bloquear la salida.

— ¡Han Yunxi, en realidad mencionaste que intento separar a la familia! ¿Qué tipo de calificaciones tienes para plantear el tema? ¡Feiye nunca estará de acuerdo contigo! ¡No pienses en ti como algo especial! ¿Te estás rebelando? —Continuo furiosa la mujer mayor.

¡Mufei, estás acusando mal! —Gritó Han Yunxi —para empezar, fue tu idea, no la mía. ¡No debes malinterpretar mis palabras de esta manera!

¿Qué?

La Gran Concubina Yi sintió que su corazón se bloqueaba, mientras luchaba por poner sus pensamientos en palabras.

—Tú, mujer, ¿cómo puedes decir mentiras tan fácilmente? ¿Cuándo dije tal cosa?

—Mufei quiere que me mude. ¿Es posible que me vaya sola sin el duque de Qin? —Preguntó Han Yunxi con seriedad.

Estas palabras, por un momento, dejaron sin respuesta a la Gran Concubina Yi. Han Yunxi asumió la expresión de alguien que se dio cuenta de todo, en gran medida, y dijo con sorpresa.

—Mufei, en realidad no me estás dejando salir por mi cuenta, ¿verdad? Mufei, desde el día en que me casé, no he sido indiferente o irrespetuosa. No he hablado mucho, no he robado a otros, ni me he sentido enferma o sido envidiosa. En este momento, estoy haciendo todo lo posible por darle un heredero a su alteza, así que, ¿por qué me corres?

Han Yunxi había mencionado los siete requisitos para repudiar a una esposa: estéril, derrochadora, irrespetuosa, habladora, ladrona, celosa o estar gravemente enferma, Han Yunxi realmente no había hecho ninguna de estas cosas. La gran concubina Yi solo quería ahuyentarla, sintió que la ira corría hacia su cabeza. Justo cuando estaba a punto de hablar, Murong Wanru interrumpió.

— ¡Cuñada, es un malentendido! ¡Un error! Realmente, has acusado erróneamente a Mufei. No le des importancia a esas palabras, ¿por qué dedicarías tu tiempo a pensar eso? —Habló y, al mismo tiempo, miraba a la gran concubina imperial echando humo, ayudándola a sentarse —Cuñada, lo que quiere decir mufei es que te quedes unos días en el campo. Hoy en día, hay muchas personas enfermas buscándote, pero no pueden simplemente vivir en el lugar del Duque de Qin, ni podemos rechazarlas a todas.

Murong Wanru llenó, obedientemente, una taza de té para la Gran Concubina Yi, mientras continuaba consolándola.

—Mufei, no te enojes. Si te enfermas, ¿cómo se sentirá a gusto la cuñada? Ella entendió mal tus intenciones, así que déjame hablar con ella. Ella lo entenderá y luego, definitivamente, estará de acuerdo.

La gran concubina Yi solo asintió. Había vivido a través del viento y la lluvia en el palacio durante tantos años y sabía cómo calmarse. Ella y Murong Wanru habían discutido cómo engañar a Han Yunxi en un patio lejano. Una vez que se fuera, sería difícil volver. Solo que el hecho de que Han Yunxi mencionara de forma tan trivial “separar a la familia”, realmente, la dejó sin palabras. Feiye es su único orgullo y apoyo, su única esperanza en los años restantes. ¡No importa quién, sería difícil que se llevaran a su hijo de su lado! Han Yunxi miró a Murong Wanru con una sonrisa fría en su corazón. No pudo evitar aplaudir en su corazón a este loto blanco y sus líneas. Ella realmente sabía cómo hablar.

Después de tranquilizar a la Gran Concubina, Murong Wanru apartó a Han Yunxi y se sentó. Han Yunxi también se sentó. A lo sumo, ella había estado buscando asustar a la Gran Concubina Yi sin tener que pelear con ella. Discutir con tus mayores es lo más tonto que se puede hacer. Incluso si tuvieses muchas razones expuestas en detalle, todo lo que tu oponente tiene que decir es que no está dispuesta a ceder, que no eres ser filial, y entonces todo sería tu culpa.

Murong Wanru tenía mucha paciencia, mientras le daba a Han Yunxi un poco de té.

—Cuñada, cálmate. Mufei solo quiere decir que vivas en otro lugar por unos días. De esta manera, puede tratar a todos esos pacientes y tener tiempo para planificar una contra-respuesta contra la situación. No es como si te fuéramos a permitir que te quedes fuera para siempre. ¿Por qué hablaste de romper con la familia? ¡No es de extrañar que Mufei se enojara . ¡Si el hermano mayor se enterara, él también sería bajo contigo!

Con estas palabras, todo giró en contra de Han Yunxi. Las palabras de Murong Wanru eran realmente formidables. A este ritmo, tendría que disculparse con la Gran Concubina Yi y aceptar los arreglos para mudarse, ¿verdad? Murong Wanru, el loto blanco, tenía buenos trucos bajo sus mangas, pero Han Yunxi no era tan fácil de engañar. Ella evitó discutir y habló directamente.

—Salvé al joven general y a la princesa porque tenían venenos que podía tratar. No me atrevo a llamarme médico divino o alma compasiva. ¡Iré a aclarar los hechos ahora mismo!

Terminó poniéndose de pie para irse. Si hubiera alguien que la maldijera como basura inútil en su cara, por supuesto que ella respondería. Pero no era necesario que todos en el mundo supieran que ella era una genio. Los Cielos envidiaban a las personas de talentos superiores, y mucho menos a la gente común. Los elogios excesivos podrían causar que una persona perdiera todo su honor, ella nunca había querido subir tan alto en primer lugar.

La Gran Concubina Yi se puso ansiosa de nuevo y exclamó

— ¡Tú, detente ahí! Tú… ¿caerás en desgracia con ese tipo de exposición?

—Mufei, ¿no me digas que también me has entendido mal? No soy médico, ni sé cómo tratar enfermedades. Simplemente, me sumergí en tratar venenos. Si me obligan a tratar a los pacientes, ¿qué pasa si no puedo y los mató en su lugar? ¿No sería eso aún más vergonzoso? —Preguntó sinceramente Han Yunxi.

Estas palabras, dejaron a la Gran Concubina y a Murong Wanru sin la capacidad de replicar. El resentimiento amargo brilló a través de los ojos de la última. Ella fue la que comenzó estos rumores, era su primera oportunidad para expulsar a Han Yunxi de la casa, la segunda era manipular a los pacientes de Han Yunxi para que la acusaran de matarlos con sus tratamientos. Era una espada de doble filo que cargaba en sus manos, ¡pero las palabras de Han Yunxi habían roto todo eso!

Murong Wanru estaba demasiado insatisfecha con los resultados. Dio un suspiro de impotencia y dijo:

—Cuñada, el arte de la medicina y los venenos son una sola familia. Eres demasiado modesta. Con todos esos rumores florecientes, la gente podría pensar que estás actuando noble y virtuosa si intentas negarlos. Hay muchas familias nobles entre ellas. Si el hermano mayor estuviera aquí, no tendríamos que temer ofenderlos, pero… —Murong Wanru dejó de hablar aquí.

— ¿Pero qué? —​​Preguntó la gran concubina Yi en tono grave.

Murong Wanru miró a Han Yunxi, la miró completamente perdida.

—Pero la cuñada también representa al hermano mayor. Si ella decepciona a todas las personas, me temo que afectará la imagen del hermano mayor en sus corazones. Eso es lo más importante.

La posición de Long Feiye era alta y poderosa, de modo que incluso el emperador tenía que ceder un poco ante él. No fue sólo debido al poder en sus manos, sino por su prestigio entre la gente común de la ciudad de Tianning. Las palabras de Murong Wanru eran acertadas. También animaron a Han Yunxi. Si esa mujer no lo hubiera mencionado, ella misma habría tratado el asunto. Este tipo de problema estaba perfectamente ubicado y fue empujado hacia Long Feiye.

—Las palabras de Wanru son correctas. No puedo actuar como la autoridad para estas cosas, por lo que es mejor encontrar a su alteza y discutir antes de decidir.

Como no podía ahuyentar a Han Yunxi, la gran concubina Yi estaba decepcionada. Ahora que estaban hablando de Long Feiye, inmediatamente se volvió cautelosa. Había perdido el pollo, pero no quería que mordisqueara el arroz[2] y afectará la imagen de su hijo.

—Alguien envíe un mensaje al patio de Hibiscus. Dígale al duque de Qin que se apure, ¡solo diga que tengo asuntos urgentes! —Ordenó la Gran Concubina Yi de inmediato.

Al ver esto, Murong Wanru contuvo el aliento en secreto. ¡Ella sabía que había perdido completamente!


[1] el hombre cantó mientras la mujer seguía (复 航 妇 随) – fuchang fusui, un modismo para la armonía matrimonial.

[2] perdió el pollo pero no lo quiso picar el arroz (偷鸡 不成 反 蚀 蚀 一把 米) – idioma que significa perder un objetivo pero no está dispuesto a dejar que ese objetivo dañe los intereses propios.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 49: El loto blanco sufre una derrota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *