Consorte experta en venenos – Capítulo 52: Una extraña enfermedad, un hombre embarazado

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations. Se le da su respectivo crédito al equipo de traducción en inglés.]

Frente a la impaciencia del Emperador Tianhui, Han Yunxi sabía que cualquier otra explicación, simplemente, se convertiría en un debate. Si discutiera con el Emperador, ¿no perdería la cabeza? En secreto, le echó un vistazo a Long Feiye. Ella solo sabe cómo tratar venenos, ese tipo también debería saberlo. En cualquier caso, debería hablar por ella.

Desafortunadamente, Long Feiye todavía permanecía ociosamente tomando té a un lado, ignorando sus asuntos por completo. Han Yunxi casi quería reírse de sí misma. Claramente, había pensado demasiado en él, ¿cómo podía ayudarla este tipo? Probablemente, pasó por ahí, porque no tenía nada más que hacer. Como no podía explicarse a sí misma, no lo haría. Han Yunxi haría todo lo posible por curarlo y, si realmente no podía, no es como si el Emperador lo matara por ella.

—Su majestad, ya que Yunxi ha sido llamada para tratar la enfermedad, deje que Yunxi tome primero el pulso del Príncipe heredero —dijo con seriedad.

El Emperador Tianhui estaba esperando estas palabras exactas —Han Yunxi, no decepciones a Zhen.

La presión se intensificó, pero Han Yunxi hizo todo lo posible para resistir mientras seguía al Emperador y al Duque de Qin al Palacio del Este. Había guardias posicionados junto a las puertas, ya que pocas personas conocían los detalles sobre la extraña enfermedad del Príncipe heredero. Era un gran secreto, por lo que solo Han Yunxi sabía que se trata de un pulso de embarazo. Si esta era la situación del Príncipe heredero, ella se preguntó el por qué su enfermedad nunca había cambiado. Desde que se enfermó hace siete años, nunca había salido del Palacio del Este.

El Príncipe heredero es el hijo de la Emperatriz, y ha sido inteligente desde su nacimiento. Su estado es respetado y honorable, el Emperador lo adora. Desde que cumplió tres años, el Emperador no escatimó esfuerzos para convertirlo en lo que es hoy. Y, sin embargo, al final, fue víctima de una extraña enfermedad. Si no podía curarse, entonces, el Emperador Tianhui tendría que considerar un heredero diferente al trono. Un nuevo Príncipe heredero malgastaría tanto tiempo y esfuerzo en su educación e incitaría al desorden dentro de la corte. La competencia era cruel y despiadada entre los hijos imperiales.

El país de Tianning todavía se está desarrollando, y el Emperador no quería imaginar los resultados de una disputa por la herencia. Por lo tanto, mantuvo al Príncipe heredero en su posición durante siete años, a pesar de que no hubo cambios en su condición. El Príncipe, postrado en cama, seguía al día con los asuntos de la corte para que los conociera como la palma de su mano.

Al entrar en el Palacio del Este, el corazón de Han Yunxi se hundió, otro tercio, al ver a todos los guardias posicionados afuera. Ella no pudo evitar preocuparse por el problema. De todas las enfermedades por ahí, el Príncipe heredero tuvo que atrapar un pulso de embarazo inmencionable. Para decirlo de otra manera, esta era la vergüenza de la familia imperial Tianning y podría verse como un signo calamitoso para la dinastía.

Si el Emperador decidiera renunciar al Príncipe heredero, ¿no tendrían que morir también todas las personas que sabían de su extraña enfermedad? Han Congan, Gu Beiyue…y ella en camino a ver al Príncipe heredero. Aunque ella es la Qin wangfei, ¡podía decir que el Emperador no tenía lugar para ella en la familia imperial! Han Yunxi se mantuvo silenciosa todo el camino, hasta que se acercó a los dormitorios del Príncipe heredero. La Emperatriz viuda y la Emperatriz habían llegado hace mucho tiempo, pero no Han Congan o Gu Beiyue. Había esperado que aparecieran esos dos.

Al parecer, el Emperador Tianhui había decidido dejarle todo a ella.

Más allá de la cortina de cuentas colgantes, estaba la forma nebulosa de alguien cubierto debajo de las colchas, muy probablemente, se trate del Príncipe heredero. Desde esta distancia, el sistema de desintoxicación podría recoger cualquier veneno y alertarla sobre los detalles. Al no escuchar alarmas, Han Yunxi todavía se aferró a una última esperanza, mientras se inclinaba un poco más para realizar un escaneo de todo el cuerpo para confirmar sus conclusiones.

Al ver a Han Yunxi entrar, la Emperatriz viuda fue especialmente cariñosa y cercana, tirando de su mano. Su rostro se agitó con sentimientos cálidos como si nunca hubiera emitido una orden de arresto contra esta chica.

—Yunxi, ah, realmente te involucras en muchas cosas inesperadas. Solía pensar que toda mi suerte desapareció cuando tu madre falleció, pero tú heredaste las habilidades médicas de tu madre. ¡Bien, esto está muy bien!

Era inútil explicarle cosas al Emperador, mucho menos a esta abuela imperial. Sin mencionar que Han Yunxi no creía que realmente esperan que ella cure al Príncipe heredero. Todo esto es para mover la papa caliente de Han Congan a sí misma y encontrar una excusa para agregar otro crimen a su cabeza.

Han Yunxi no tenía ganas de explicar, solo esbozó una leve sonrisa —Tampoco tengo claros los detalles, así que haré lo mejor que pueda.

Esta vez, la Emperatriz se adelantó para tomar la otra mano de Han Yunxi como si fueran muy cercanas —Yunxi, no seas tan modesta. ¡No permitiré que no lo cures! Si ni siquiera tú puedes ayudarlo, entonces…entonces… —la Emperatriz dejó de hablar, levantando una manga para limpiarse los ojos llorosos.

Al ver esto, el Emperador perdió algo más de su paciencia —Es suficiente, Qin Wangfei. Es mejor que vengas con Zhen.

—Sí —asintió Han Yunxi. Al ver que ni la Emperatriz o la Emperatriz viuda iban a entrar, pensó que Long Feiye tampoco lo haría. Pero este tipo silencioso, en realidad, entró primero a la habitación. No le había dicho una sola palabra, lo que lo hacía parecer bastante desagradable en la vista de Han Yunxi. Respiró hondo y entró en la habitación, donde podía ver claramente a la persona en la cama. Solo que esa persona estaba cubierta con colchas y acostada sobre su espalda. Ella no podía ver su rostro con claridad, pero Han Yunxi sabía que estaba despierto.

Este es el Príncipe heredero del país de Tianning, Long Tianmo[1].

Mientras procesaba esto, Long Tianmo habló —Tianmo no tiene forma de levantarse de la cama para presentar sus respetos, así que el Emperador me disculpe. Que el Tío Imperial Qin también me disculpe.

Han Yunxi sintió una leve sorpresa en su corazón. Esperaba que Long Tianmo estuviera sumido en la desesperación y con mal genio, pero parecía que todavía recordaba sus modales. Aunque su voz era un poco débil, no tenía ningún rastro del aura de una persona enferma. Siete años, había sufrido esta extraña enfermedad durante siete años enteros. Sería excusable si no hablara o incluso tratara de ahuyentarlos. Este hombre, ¿qué tan fuerte es su estado mental? No es de extrañar que el Emperador lo considerara altamente y aún no se hubiese rendido.

Como médico, la sensible Han Yunxi, inmediatamente, sintió su fuerte voluntad de vivir incluso sin que él lo expresara. Este es el tipo de paciente que admira. Dividido por las cortinas de la cama, Han Yunxi se sentó al borde de su cama y dijo: —Mano.

Pasó algún tiempo antes de que Long Tianmo sacara su muñeca sin decir una palabra. Obviamente, estaba insatisfecho y no confiaba en ella en lo más mínimo. Han Yunxi quería decirle que ella es aún más infeliz, pero arrojó esos pensamientos molestos tan pronto como tocó su mano y se puso seria. Con su concentración, el Emperador Tianhui y Long Tianmo también se mostraron cautelosos e incluso un poco ansiosos. Solo Long Feiye la estaba midiendo, mientras estaba sentado a un lado. Nadie podía decir lo que estaba pensando.

Han Yunxi no se movió de inmediato para tomarle el pulso, sino que activó su sistema de escaneo para un examen en profundidad. Desafortunadamente, los resultados fueron decepcionantes: no hay veneno presente. Ella controló sus pensamientos, antes de proceder a tomarle el pulso. Aunque era especialista en venenos, todavía sabía cómo examinar enfermedades, pero no de manera competente. Si hubiera anemia, reumatismo, infecciones agudas después de fiebre, gastroenteritis crónica, cirrosis del hígado con ascitis o síntomas similares, el cuerpo aún tendría un pulso suave a pesar de estar enfermo.

Han Yunxi sintió un pulso suave, lo que hizo parecer que Long Tianmo no estaba enfermo en absoluto. La desconcertó por un momento. ¿Qué tipo de pulso es este? Han Congan y esos nobles directores de la academia de medicina habían dicho que es un pulso de embarazo, pero ¿y ella? Incluso si los antiguos no entendían los conceptos básicos, tenía que conocerlos: ¿cómo podrían los hombres tener el útero y la matriz para dar a luz un bebé?

Aunque las teorías médicas modernas presentan posibilidades de embarazos masculinos después de procedimientos quirúrgicos, esas son solo teorías, no  hechos establecidos. ¿Cómo se relaciona con Long Tianmo? Esto solo podría ser el síntoma de alguna enfermedad desconocida. Pensando hasta aquí, Han Yunxi soltó su mano.

El Emperador Tianhui se dio cuenta y preguntó: — ¿Cómo lo ves?

—Su majestad, ¿puede llamar al médico imperial Gu? —Preguntó Han Yunxi sinceramente, como si necesitara consultarlo.

Al escuchar esto, la cara del Emperador se puso fea —Gu Beiyue ya lo ha visto. ¡Él no tiene ningún método! ¿Qué viste exactamente?

Han Yunxi no sintió temor cuando respondió honestamente —Su majestad, el Príncipe heredero tiene un pulso suave, pero no puedo determinar la condición exacta de ese pulso. Yunxi, temporalmente, no tiene forma de llegar a una conclusión sin más exámenes, por lo que necesito la ayuda del médico Imperial Gu.

— ¿No es un pulso de embarazo? —El Emperador se sorprendió.

Long Feiye también miró con interés, aparentemente asombrado. En este punto, la Emperatriz viuda y la Emperatriz se apresuraron a un lado.

— ¿No es un pulso de embarazo? ¿Realmente no lo es?

—Yunxi, entonces, ¿qué es? ¡Date prisa y habla!

—Yunxi, sabía que no decepcionarías al Emperador. Date prisa y dinos, ¿cuál es el problema?

La Emperatriz viuda y la Emperatriz estaban muy emocionadas. Por un segundo, Han Yunxi casi creyó que eran sinceras. Sin embargo, justo en este momento, Long Tianmo, de repente, levantó las cortinas de la cama y señaló su estómago en tono burlón —Qin Wangfei, dices que no es un pulso de embarazo. Entonces, ¿qué es esto?

Incluso con la separación de una cortina de gasa entre ellos, Han Yunxi podía ver claramente.

¡Cielos!

¡Solo vio que el abdomen de Long Tianmo era muy grande, como un estómago embarazado de siete meses!

Esta…

Han Yunxi parecía haber pensado en algo cuando su rostro se volvió blanco como la ceniza. Ella sabía de qué se trata. Las cosas son complicadas ahora, ¡extremadamente complicadas!

—Ella ni siquiera puede examinar adecuadamente el pulso. Padre Imperial, Erchen[2] se niega a dejar que me trate —la voz de Long Tianmo era excepcionalmente fría. Ya estaba completamente molesto por Han Congan, entonces, ¿cómo podía confiar en la basura inútil de su hija? ¿Y qué si Han Yunxi fuera la Qin Wangfei? Aunque el Tío Imperial Qin, la persona que más temía, estaba presente en la escena, no sería cortés. Sabía que el Tío Imperial Qin nunca favorecería a esta mujer.

— ¿Tomó el pulso incorrectamente? —Preguntó la Emperatriz viuda con desilusión.

—Pensé que sucedería un milagro. ¡Yunxi, entonces ni siquiera notaste el estómago de Tianmo! Pensé que…aiya, ni siquiera puedes tomar el pulso correctamente, ¿cómo crees que puedes salvarlo ahora? —Suspiró la Emperatriz.

Long Tianmo volvió a cubrirse y se volvió para acostarse con la espalda hacia ellos. Al ver esto, el espacio entre las cejas del Emperador Tianhui se convirtió en líneas verticales[3]. Se enfrentó a Han Yunxi con indignación y hielo en su tono. — ¡Obteniendo fama y cumplidos! ¡Ganando renombre engañando al público! ¡Tú…y tu padre, los dos…alguien, llévala por Zhen por 30 palizas con las tablas!

La Emperatriz viuda y la Emperatriz intercambiaron miradas, antes de sonreír en tácito acuerdo. Long Feiye se mantuvo sentado, mientras miraba fríamente a Han Yunxi, como si esta mujer no fuera su wangfei, sino alguien completamente ajena a él. La Emperatriz viuda y la Emperatriz estaban esperando que Han Yunxi suplicara piedad para que pudieran arrojarle piedras mientras estaba abajo[4]. Podrían vincularla con el crimen de engañar a su Monarca. Pero los ojos de Han Yunxi brillaban con una cara llena de furia.

Ella estaba…en realidad estaba mirando al Emperador Tianhui, no un poco tímida. Sus dos manos estaban apretadas en puños, ese pequeño cuerpo escondía una explosión de fuerza que podía estallar en cualquier segundo. Esta mujer, ¿qué está planeando? ¿Se da cuenta de lo que está haciendo ahora? El emperador Tianhui la miró incrédulo, con los ojos muy abiertos. ¡Es la primera vez que alguien se atrevía a mirarlo!


[1] Long Tianmo (龙 天 墨) – Tian es el cielo, los cielos, celestial; Mo es tinta negra

[2] Erchen (儿臣) – una forma humilde de auto-dirección para hombres equivalente a “su sujeto” o “su sirviente”. Se usa cuando se habla con un superior.

[3] líneas verticales: específicamente, se arrugaron hasta que se parecían al carácter chino chuan (川).

[4] arrojar piedras sobre ella mientras estaba abajo (落井下石) – luojin xiashi, arrojar piedras sobre alguien que ha caído en un pozo, golpear a una persona cuando está abajo.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 52: Una extraña enfermedad, un hombre embarazado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *