Consorte experta en venenos – Capítulo 56: Inapelable, acompañarás a tu señoría

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


[Las traducciones originales y más actualizadas son de volaretranslations. Se le da el crédito respectivo a los traductores en inglés]

Han Yunxi le dio la receta al Emperador Tianhui, asegurándose de enfatizar la importancia de la píldora de sangre vital. Ella reflexionó, en secreto, que no importa cómo obtenga la píldora el Emperador Tianhui, le tomaría alrededor de 10 días a medio mes. Durante ese tiempo, podría regresar a la residencia del Duque de Qin y relajarse. Con su gran responsabilidad, ¡quiere ver cómo la Gran Concubina Yi o Murong Wanru se atreven a tratarla ahora! Además, incluso tiene una excusa para ver al médico imperial Gu y entrar libremente al patio de los médicos imperiales.

Hay muchos libros de medicina allí y una gran cantidad de ingredientes medicinales. Para ella, ¡este es el almacén perfecto de Taobao[1]! Después de entregar la receta, Han Yunxi dejó escapar un suspiro, pero…

El Emperador Tianhui dejó el periódico y miró hacia Long Feiye —Duque de Qin, el Valle de las Píldoras Demoníacas no es un lugar común. Deberías hacer un viaje allí personalmente —Aunque su tono sonaba normal, cualquiera que lo escuchara podría decir que era un edicto imperial.

Long Feiye mantuvo su cara de póker fría, mientras asentía —Sí.

Han Yunxi lo miró y no pudo evitar regodearse con su desgracia. Cubo de hielo gigante, ah, todo por mirar despreocupadamente. Ahora, el desastre ha sido llevado a los peces en el estanque[2]. ¡La píldora de sangre vital no es fácil de comprar! Si no pudiera obtenerla, ¡entonces, él se llevaría toda la culpa!

—Su majestad, el patio médico imperial tiene todos los demás ingredientes necesarios para esta receta. Yunxi y el médico imperial Gu pueden prepararlos rápidamente. En cuanto llegue la píldora de sangre vital, comenzaremos el tratamiento de inmediato —dijo Han Yunxi sinceramente.

El Emperador Tianhui asintió con la cabeza —Entonces, esperaremos las buenas noticias del Duque de Qin —Después de esto, todos se dispersaron. Han Yunxi usó la excusa de encontrar a Gu Beiyue para hacer la receta para quedarse, mientras Long Feiye se fue sin prestarle más atención.

⧫ ⧫ ⧫

La Emperatriz partió con la Emperatriz viuda, su corazón cargado de recelo. —Mufei, este…el…corazón de chenqie está en desorden. ¿Podemos o no podemos confiar en Han Yunxi?

La Emperatriz viuda tampoco estaba segura y permaneció en silencio, antes de lanzar un largo suspiro— ¡Si esta muchacha realmente puede curar a Tianmo, entonces, definitivamente, la usaré mucho!

Cuando Lady Tianxin salvó la vida de la Emperatriz viuda, ésta le dio a Han Yunxi al Duque de Qin. Esto fue, debido a que, en realidad, ella estaba dejando una pieza de ajedrez a su lado de modo que Han Yunxi pudiese actuar como su espía plantado. ¿Quién hubiese imaginado que la niña crecería fea y sin talento, o que Han Congan no podría curar al Príncipe heredero?

La Emperatriz asintió con la cabeza y no dijo nada más.

⧫ ⧫ ⧫

Han Yunxi llegó con el estómago vacío a casa, cuando ya era muy tarde. Tan pronto como entró por las puertas, fue convocada por la Gran Concubina Yi. La gran concubina imperial y Murong Wanru habían estado esperando inquietas todo el día. ¿Qué significa el que Han Yunxi regrese tranquilamente a casa?

— ¿Cómo es la situación del Príncipe heredero? ¿Lo puedes tratar? —La Gran Concubina Yi fue directo al grano.

Han Yunxi estaba desconcertada. ¿No había regresado Long Feiye primero? ¿A menos que…él, no volviera a casa? No reflexionó mucho sobre eso y miró los rostros expectantes de la Gran Concubina Yi y Murong Wanru. Un destello de desdén pasó por sus ojos, antes de fingir suspirar y dudar.

—Cuñada, ¿qué pasó? Mufei y yo hemos estado preocupadas todo el día —preguntó Murong Wanru angustiada.

—No pasó mucho. Es lo que es —Han Yunxi respondió suavemente.

— ¿Qué es lo que es? —La Gran Concubina Yi no podía soportarlo.

—No es un problema grave. Tengo una manera de tratarlo —Han Yunxi, finalmente, dejó al descubierto los hechos. No se perdió la sorpresa en los ojos de la Gran Concubina Yi, mucho menos el destello de celos en la cara de Murong Wanru.

¡Aquellos que quisieran reírse a su costa siempre se reirían de sí mismos!

— ¿Quieres decir que has curado al Príncipe heredero? —Murong Wanru no pudo resistirse a preguntar.

—Todavía me falta un ingrediente para que el tratamiento sea menos problemático. Es solo que este artículo es muy difícil de encontrar, por lo que debe comprarse en el Valle de las Píldoras Demoníacas —Han Yunxi fue honesta.

Estas palabras, hicieron que la Gran Concubina Yi dejara escapar un suspiro, mientras Murong Wanru curvaba sus labios burlonamente —He oído hablar del Valle de las Píldoras Demoníacas. Su maestro es Su Excelencia el Demonio de la píldora, es un excéntrico irrazonable. Nunca le muestra la cara a nadie y de ocho a nueve personas de cada diez regresan con las manos vacías. Algunas personas, incluso tienen que ofrecer sus vidas, antes de poder obtener algún medicamento.

Con estas palabras, la agitada Gran Concubina Yi se calmó —Si es así. Entonces, será muy problemático tratar al Príncipe heredero.

Han Yunxi estuvo de acuerdo y asintió con la cabeza— ¡Eso es muy cierto, será muy problemático! —Sin embargo, pronto cambió de tema —Sin embargo, su majestad envió a Su Alteza el Duque de Qin para pedirlo. Tal como lo veo, no debería ser una tarea tan difícil ahora, ¿verdad?

Sus palabras, dejaron a la Gran Concubina Yi y a Murong Wanru aturdidas.

Inmediatamente, la Gran Concubina Yi golpeó con enojo la mesa — ¿Qué? ¿Le dijo al Duque de Qin que fuera al Valle de las Píldoras Demoníacas?

La expresión de Han Yunxi era inocente y sincera, mientras asentía —Si, el Duque de Qin va, definitivamente, podrá obtener la píldora. La decisión de su majestad no puede estar equivocada.

El estómago de la Gran Concubina Yi se anudó y sus manos, repentinamente, se curvaron en puños, resistiendo, por poco, el impulso de abofetear a Han Yunxi. Sin embargo, las palabras, “la decisión de su majestad”, la obligaron a tragarse su ira. A su lado, Murong Wanru ya había perdido toda razón.

Todos sabían que el Valle de las Píldoras Demoníacas era un lugar malo, donde comprar medicinas era muy difícil. ¿Qué pasa si el Duque de Qin llega a un final prematuro allí? ¿Qué pasaría si no logra comprar el medicamento? ¿No tendría que soportar la carga de este crimen?

¿Por qué algo que claramente era la calamidad de Han Yunxi terminó cayendo ante él?

Si supiera antes que las cosas resultarían así, no habría difundido todos esos rumores para arruinar a Han Yunxi. El arrepentimiento de Murong Wanru fue suficiente para que sus intestinos se pusieran verdes. Incluso su rostro había adquirido una palidez enfermiza.

Después de estar agotada durante todo un día, Han Yunxi sintió que su espíritu se refrescaba repentinamente al ver a la madre y la hija silenciarse con una amargura que no podían expresar. Por un momento, olvidó todo su agotamiento.

—Mufei, el Emperador le ordenó a Chenqie que descansara bien estos días en preparación para el tratamiento del Príncipe heredero. Se está haciendo tarde, así que Chenqie se irá ahora —Hablando así, hizo una reverencia respetuosa, antes de darse la vuelta descuidadamente para partir.

La Gran Concubina Yi estaba lo suficientemente enojada como para estallar en cualquier momento, sus puños exponían las venas azules contra su piel. Pero, ella no podía hacerle nada a Han Yunxi. El Emperador no era alguien a quien ella se atreviera a provocar.

— ¡¿Quién fue el que difundió esas mentiras?! ¡Merecen morir! —Dijo la Gran Concubina Yi con rabia.

Murong Wanru saltó, sin atreverse a pronunciar una palabra.

⧫ ⧫ ⧫

Los pasos de Han Yunxi fueron rápidos y ligeros. ¡Era la primera vez que vivía en un mundo imperialmente gobernado, donde pensaba que el poder del Emperador era algo realmente bueno! Una vez, de vuelta en el Patio de Hibiscus, se detuvo al notar que las habitaciones de Long Feiye estaban oscuras.

Ese tipo no ha regresado, entonces, ¿a dónde se había ido?

¿No podría haberse apresurado directamente al Valle de las Píldoras Demoníacas? ¿No fue demasiado rápido?

Se mordió el labio, mientras reflexionaba. Las artes marciales de ese tipo son tan buenas que no debería tener problemas allí. Además, su homónimo está tan extendido que el Demonio de la Píldora, Gu Qi Sha, podría dejarle un poco de cara.

Sus pensamientos calmaron su conciencia, mientras caminaba elegantemente hacia el Pabellón de la Nube Tranquila. Las cámaras estaban bien iluminadas, lo que hizo que Han Yunxi asumiera que la pequeña Chen Xiang debía estar preocupada y encendió las lámparas para esperar su regreso. A pesar de que Chen Xiang es una sirvienta, la idea de que alguien la esperara en casa le dio una sensación cálida.

—Pequeña Chen Xiang… —Han Yunxi llamó, antes de entrar por las puertas. Estaba muerta de hambre y quería que Chen Xiang le encontrara algo de comida. —Pequeña Chen Xiang, tú…

Pero, tan pronto como entró, vio a la pequeña Chen Xiang parada junto a la puerta con la cabeza baja. Junto a la mesa, había un cierto tipo tomando su té. Desde este ángulo, podía ver el vapor que se elevaba desde la taza de té, mientras la bella figura se sentaba allí como una pintura.

Realmente…era irreal.

—Long Feiye… —Han Yunxi no pudo evitar murmurar. La persona dentro de las habitaciones no era otra que el Duque de Qin, Long Feiye, que parecía estar esperándola.

—Ama…su alteza te ha estado esperando durante mucho tiempo —Chen Xiang le recordó bajando su voz, antes de que Han Yunxi recuperara su ingenio. ¿Esperando por mucho tiempo? ¿Podría haber venido aquí justo después de salir del palacio?

Ella se apresuró a caminar —Chenqie rinde homenaje a su alteza.

Long Feiye se sirvió un poco de té y ni siquiera levantó los ojos, diciendo suavemente: — ¿Has terminado la receta?

—Un —respondió Han Yunxi, con el corazón palpitante como un tambor. No podía entender por qué había venido este tipo. Aunque ella sabía que él tenía una mente más aguda que el Emperador, aún no debería saber sobre la verdadera naturaleza de la enfermedad del Príncipe heredero. ¿Por qué está aquí?

Inesperadamente, Long Feiye se levantó y dijo: —Entonces, prepara tus cosas para acompañar a tu señoría al Valle de las Píldoras Demoníacas.

— ¿Qué? —Han Yunxi preguntó sorprendida.

Solo entonces, Long Feiye levantó las cejas para mirar — ¿Hay algún problema?

¡Sí! ¡Un gran problema!

No es un buen lugar, entonces ¿por qué voy?

Han Yunxi tenía una respuesta larga en su corazón, pero su rostro solo reveló una expresión difícil cuando dijo impotente: —Su alteza, Chenqie no conoce al Demonio de la Píldora, así que me temo que no podré ayudar y sólo seré una carga para su alteza.

—Su señoría no teme que sea una carga —dijo fríamente Long Feiye.

Han Yunxi lanzó un suspiro —Pero Chenqie todavía necesita discutir algunos detalles del tratamiento con el médico imperial Gu, así que me temo que…

—El Príncipe heredero ha estado enfermo durante siete años. Unos días más no harán la diferencia, por lo que puede discutir las cosas cuando regrese —dijo Long Feiye.

—Su alteza, ¿y si chenqie se encuentra con un final inesperado en el camino? Será difícil explicarle a su majestad —Han Yunxi amenazó con valentía.

Lamentablemente, si bien esto podría amenazar a la Gran Concubina Yi y Murong Wanru, no hizo nada contra Long Feiye. Sus palabras son inapelables —No habrá finales inesperados.

Han Yunxi cayó en una depresión, pero aun así no podía desgastarse el cerebro para encontrar una excusa para negarse. Como resultado, ella cambió y pregunto: —Su alteza, ¿por qué, de repente, piensa en ir con Chenqie? —Al menos podría preguntar por las razones.

Como era de esperar, Long Feiye no respondió directamente, pero su voz se volvió helada e inflexible —Te daré el tiempo que toma beber una taza de té para prepararte. Su señoría la estará esperando en las puertas traseras. Se giró para irse cuando terminó, dejando que la cara de Han Yunxi cayera, mientras estaba aturdida en su lugar.

¡Long Feiye, eres implacable!

¿Cómo es suficiente una taza de té para prepararse? Pero, resultó que la pequeña Chen Xiang le dio su equipaje preparado previamente y una porción de pasteles ligeros para calmar su hambre. Sin lugar a dudas, Long Feiye le había ordenado que hiciera estas cosas después de endurecer su corazón para llevarla. Han Yunxi quería llorar pero no tenía lágrimas, aunque Chen Xiang estaba muy feliz.

—Ama, los escuché decir que su Alteza nunca ha llevado a una mujer a un viaje antes. Ni siquiera usa sirvientas. Eres la primera, ¿lo sabes?

La boca de Han Yunxi se torció. Calculó que, probablemente, era la única mujer en el mundo que entendía que salir con el Duque de Qin no era una buena noticia.

—Señora, ¿qué tipo de lugar es el Valle de las Píldoras Demoníacas? ¿Para qué vas a ir allí y por cuánto tiempo? —Preguntó la curiosa Chen Xiang, mientras despedía a Han Yunxi.

Han Yunxi puso los ojos en blanco —Si estás tan emocionada, ¿por qué no vienes?

Una joven y asustada, Chen Xiang, regresó a las habitaciones, sacudiendo furiosamente su cabeza. Siguió riendo hasta que su rostro se puso rojo —Si su sirviente está allí, ¡no será conveniente para ustedes dos!

Han Yunxi miró, sin palabras, el cielo. Esta Chen Xiang aún es joven pero es un pequeño demonio. ¿Piensa que van a ir de luna de miel? Ella, impotente, sacudió la cabeza, demasiado perezosa para explicar, mientras se despedía y se iba. En las puertas traseras, Han Yunxi vio un carruaje.

Eh, ¿este tipo no la llevará volando esta vez? Le gustaba la sensación de volar.

¿En qué está pensando ahora?

Han Yunxi sacudió la cabeza antes de subir al carruaje, solo para ver a Long Feiye con la cabeza apoyada en una mano, inclinándose letárgicamente a un lado. Encontró un asiento vacío y también se apoyó perezosamente contra el costado, pensando para sí misma, si nos vamos, nos vamos. ¿Quién teme a quién? Pase lo que pase, usted es responsable de traerme de vuelta a salvo.

Pero luego, Long Feiye levantó los ojos para mirarla antes de ordenar fríamente: —Primero, tomaremos un atajo hacia la Garganta de la Serpiente.

¿Garganta de la Serpiente?

El corazón de Han Yunxi tuvo una mala premonición…


[1] Taobao (淘 宝) – también podría significar desenterrar tesoros, pero en este caso es una referencia al sitio minorista en línea chino Taobao.

[2] el desastre ha sido llevado a los peces en el estanque (殃及 池 鱼) – yangji chi yu, parte del refrán chino 城门 失火 , 殃及 池 鱼 chengmen guan huo, yangji chiyu, lo que significa que los desastres con cosas asociadas con usted terminarán trayendo Tú también eres un desastre. Viene de una historia donde una ciudad se incendió. Para salvar la ciudad, las personas llenaron cubos de agua del estanque cercano hasta que se secaron, matando a los peces que estaban dentro. En este caso, Han Yunxi se ve a sí misma como la ciudad y Long Feiye como el pez (desinteresado) que sufre el desastre junto con ella.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *