Consorte experta en venenos – Capítulo 6: Llegó la hora propicia

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Temprano, a la mañana siguiente, una gran multitud se había congregado alrededor de las puertas de la residencia del Duque de Qin. Han Yunxi no lo sabía, pero había al menos 30 organizadores de juegos de azar que entraban y salían del palacio, organizando grupos de apuestas sobre si pasaría o no las puertas de la casa del Duque. Alrededor de mil personas habían hecho apuestas.

La música de bodas ni siquiera había comenzado sin embargo, el ruido de la multitud  creó una atmósfera animada y bulliciosa, así que Han Yunxi ni siquiera tuvo que preocuparse por quedarse dormida y perder la hora propicia, desde que la despertaron no pudo volver a dormirse.

Echó un vistazo al color del cielo y calculó que todavía había tiempo suficiente para que se despertara por completo y cuidara de su rostro.

Un pequeño tumor maligno no era nada para un toxicólogo áureo, de forma que una noche fue más que suficiente para destruir cualquier evidencia de su existencia previa. Han Yunxi se quitó la gasa, se limpió los restos de la medicina y se acarició suavemente la mejilla que se sintió suave y tersa. El lugar donde se encontraba el tumor había sido reemplazado por una capa de piel fina y brillante. Lástima que no tuviera un espejo o podría haber visto cómo era.

Por lo menos, si no era hermosa, al deshacerse del tumor significaba que ya no era una mujer repugnante, ¿verdad?

Antes de terminar de limpiar y ordenar la dimensión, para defensa propia, escondió algunas agujas de acupuntura, junto con unos polvos venenosos dentro de sus mangas. Incluso si alguien olfateaba un medicamento, no encontraría ningún rastro de él.

Se puso el velo nupcial, se sentó derecha en el sedán y cerró los ojos para descansar un poco, mientras esperaba la hora propicia.

El tiempo pasaba como una corriente de aire, mientras la multitud reunida se hinchaba en números. Aunque este era el segundo día de la boda, la noticia seguía siendo la comidilla de la capital. Incluso los miembros de la familia Han se habían disfrazado para esconderse en la multitud y ver el resultado.

¡Finalmente había llegado la hora propicia!

Crujir…

Cuando las puertas de la residencia del duque de Qin se abrieron, la ruidosa multitud guardó silencio, nadie se atrevió a hacer un sonido. La residencia del duque no había actuado perversamente, sino que había abierto generosamente las puertas de entrada. Sin embargo, el novio no vino, ni hubo personas enviadas para escoltar a la novia adentro. Solo estaba el viejo guardián de la puerta, Liu, que salió al encuentro.

¿Qué?…¿Cuál es el significado de esto?

Para bien o para mal, el novio tenía que abrir la puerta de la silla de manos, antes de que la novia pudiera entrar, ¿verdad?

Esta situación convirtió el silencio de la multitud en una quietud mortal. Casualmente, todos los ojos se volvieron hacia el sedán nupcial. Sin importar a qué resultado apostaron, todos esperaban nerviosamente lo que sucedería después.

Los miembros disfrazados de la familia Han no pudieron evitar maldecir a Han Yunxi en sus corazones. Aunque casarse con la familia del Duque de Qin era como afirmar lazos de parentesco con aquellos de alta posición social, ¡Esto no significaba más, que vergüenza y humillación!

Nana Wang, escondió una sonrisa fría bajo sus ojos, guardando silencio a propósito, para que la situación se tornara más incómoda, mientras esperaba que pasara la hora propicia por la falta del novio pero, quién se habría imaginado que alguien abriría la puerta de la silla de manos con un   “bang”… ¿desde adentro?

Con su corona de Phoenix, su capa de borla bordada y su velo de novia, Han Yunxi descendió con confianza del sedán cubierto.

No era muy alta, y un largo período de desnutrición la había vuelto bastante delgada, por lo que las túnicas de boda no se ajustaban a su cuerpo. Pero, mantuvo la espalda recta y la cabeza en alto, de pie, de tal manera que le dio una fuerza de carácter, el aura de confianza que emitía impedía que pudieras apartar la mirada.

—Llegó la hora propicia, ¿por qué no hay música de boda? —preguntó en voz alta.

Cuando esas palabras salieron de su boca, la multitud finalmente se recuperó y se dio cuenta de lo que había sucedido. Cielos, la novia había abierto su propia puerta y dejado el sedán, ¿cómo podría esto estar sucediendo?  ¡Esa no era la costumbre establecida!

— ¡No sabía que existiera una mujer tan descarada como tú, Han Yunxi! ¡Realmente saliste! Como no se quiere casar, te estás forzando a cruzar la puerta, ¡qué vulgar! —grito alguien de la multitud.

Insultos que fueron seguidos por otros, “¡que vulgar!” “¡sinvergüenza!” e incluso “eres una moza, conoce tu lugar”, provenían de las cuatro esquinas de la multitud con el único objetivo de madecirla.

Han Yunxi todavía era un ser humano, y una mujer también. Sabía que estaba siendo descarada, pero ¿qué otra cosa podía hacer? ¿Quedarse en la silla de manos hasta la próxima hora propicia? ¿Podría ella aguantar fuera todo ese tiempo?

El Emperador se había enojado con el Duque de Qin y actuó precipitadamente, ordenándole que la tomara como esposa. Si las cosas se salían de control, ¿qué le podría hacer el Emperador al Duque? Al final, toda la culpa recaería sobre ella. Si ella moría entonces, el contrato de matrimonio sería anulado. Una amarga tristeza revoloteó sobre su corazón, antes de que Han Yunxi endureciera sus nervios.

Continuar viviendo es lo más importante.

Mientras le lanzaban invectivas, Han Yunxi dijo en voz alta, —Esto fue originalmente algo que el Duque de Qin debería haber hecho. Pero, como el duque está demasiado ocupado para venir, solo puedo reemplazarlo. ¿Quiere decir que el Duque de Qin me convirtió en una mujer vulgar?

Tan pronto como pronunció estas palabras, la multitud explotó.

— ¡Han Yunxi, estás confundiendo lo correcto y lo incorrecto! ¡Calumniadora! ¡El Duque de Qin nunca querría casarse contigo!

—Así es, ¿realmente crees que el Duque quiere casarse contigo? ¿No has mirado un espejo desde que eras una muchacha? ¿No conoces la cara bestial que posees?

Han Yunxi calmó sus pasos, volteándose hacia la fuente de la voz. Aunque su cuerpo era delgado y frágil, su voz estaba llena de poder. —La Emperatriz Viuda lo aprobó y el Emperador en persona ordenó que se realizará antes de fin de mes. Ustedes dicen que el Duque de Qin no quiere casarse conmigo ¿cómo podría ir contra el decreto Imperial o no cumplirlo? ¿Quién fue él que habló? ¡Sal!

Cuando las palabras salieron, toda la escena se calmó. Las personas que acababan de hablar tenían expresiones pálidas a causa del miedo, con la lengua atascada entre los dientes, perdieron la capacidad de hablar. Ninguno de los demás hizo más comentarios. ¿Quién se atrevería a difamar al Duque de Qin?

Ahora que la multitud había cerrado la boca, todo estaba en calma. Han Yunxi tomó una respiración profunda para no perder el equilibrio. — ¡Toquen la música de boda! —gritó con orgullo.

| Índice |

2 thoughts on “Consorte experta en venenos – Capítulo 6: Llegó la hora propicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *