Consorte experta en venenos – Capítulo 71: Encuentro amargo con una lengua venenosa

Traducida por Selena

Editado por Ayanami


La emperatriz había allanado el camino para que la emperatriz viuda la siguiera naturalmente. —Mira eso, estaba tan feliz hoy que me olvidé de esta cosa problemática.

Han Yunxi sonrió fríamente en su corazón y no habló, permitiendo que la suegra y la madre cantaran y representaran su propia obra.

—Madre imperial, creo que no la deberíamos reconocer como una hija adoptiva. Al fin y al cabo, todos somos una sola familia, por lo que, siempre y cuando sigas adorando a Yunxi y te visite a menudo, será lo mismo. —La emperatriz habló de una manera tan despreocupada que ni siquiera parecía ser un gran problema.

La emperatriz viuda asintió con la cabeza. —Bueno, eso está bien. Yunxi, ¿qué te parece?

—Todo será como decida la emperatriz viuda. El duque de Qin está preocupado por los asuntos de estado, por lo que, Chenqie no lo molestará —Por supuesto, Han Yunxi tuvo que expresar una opinión. Incluso si no confía en la emperatriz viuda, no puede descuidarla al nivel de cometer un delito penal.

Las palabras de Han Yunxi le permitieron a la emperatriz viuda sonreír con dificultad. —Jeje, realmente, eres una niña obediente —Como las cosas habían terminado así, era inconveniente para Han Yunxi quedarse. Ella intercambió algunas palabras educadas de cortesía, antes de levantarse y despedirse.

♦ ♦ ♦

Tan pronto como se fue, la cara de la emperatriz viuda se puso seria, mientras le daba una mirada a la taza de té de Han Yunxi. — ¡Esa cosa no puede distinguir lo bueno de lo malo!

—Madre imperial, no te enojes. No vale la pena dañar tu cuerpo con tu temperamento. Chenqie ha dicho durante mucho tiempo que esta chica no es simple. En el futuro, tendremos que tenerlo en cuenta —la emperatriz intentaba calmar con sus palabras a la emperatriz viuda.

—Hmph, esa vergonzosa chica no puede distinguir entre la altura de los Cielos y las profundidades de la Tierra. Para mí, usarla es mostrarle mi favor, ¡pero ella tuvo las agallas para rechazarme! ¡Solo déjala esperar, algún día haré que se arrepienta! ¡No creo que pueda vivir bien en la casa del duque de Qin! Esta vez, tuvo suerte, ¡pero es mejor que no caiga en mis manos la próxima vez!

La emperatriz viuda realmente estaba enojada. Ciertamente, no esperaba que Han Yunxi se negara y no pudo calmarse en mucho tiempo…

♦ ♦ ♦

Han Yunxi solo pensó en todo el asunto como una broma, pero, finalmente, exhaló aliviada después de salir del palacio. Cuando pasó por la casa del clan Han en el camino, se detuvo por un largo tiempo. La familia Han en la capital no era descendiente de aristócratas, pero tenían el prestigio de ser reconocida y por su antigüedad.

Actualmente, sus puertas bermellones estaban cerradas y todo parecía tranquilo, pero Han Yunxi sabía que una vez que Han Congan fuera acusado mañana, esta familia caería en el caos y la ruina. Los recuerdos de este cuerpo seguían flotando en la superficie de su mente. Todos eran recuerdos infantiles de intimidación, vergüenza y humillación. Aunque eran recuerdos de la persona original, se habían unido a este cuerpo durante mucho tiempo para convertirse en suyos y su propio pasado.

Todo fue tan vívido y real como si hubiera sucedido ayer.

Mucho tiempo después, Han Yunxi sonrió fríamente, mientras se daba la vuelta para alejarse.

♦ ♦ ♦

Ya era de noche cuando Han Yunxi regresó a la residencia del duque de Qin. Ni siquiera estaba segura de poder tocar la puerta, pero vio luces en las ventanas desde la distancia. Las que estaban en el salón principal brillaban aún más. Su corazón se llenó de dudas. ¿Había sucedido algo en medio de la noche? Con la personalidad de la Gran Concubina Yi, ¡rara vez se quedaría en pie hasta tan tarde! Incluso si el cielo cayera, ¡podría no quedarse despierta toda la noche!

¿O le había pasado algo a Long Feiye?

Han Yunxi no pudo evitar preguntarse si la estaban esperando.

Llegó a las puertas lo suficientemente rápido y descubrió que el viejo portero la había estado esperando. Un golpe fue suficiente para abrir las puertas.

— ¡Estimada Wangfei, felicitaciones! La Gran Concubina Imperial te ha estado esperando durante mucho tiempo, date prisa y entra —el viejo portero estaba muy emocionado.

¿Felicitaciones?

Ahora Han Yunxi estaba completamente sorprendida. ¡Esto realmente estaba relacionado con ella! ¿Podría haber algo bueno con estas “felicitaciones” proclamadas por el sirviente de la Gran Concubina Yi? Preocupada por las dudas, no se molestó en preguntar más, sino que se dirigió de inmediato a la sala principal.

♦ ♦ ♦

Justo cuando entró, vio tres grandes cofres de tesoros abiertos. Uno tenía taels de oro, otro taels de plata, y el último estaba lleno de perlas y joyas. Junto a ellos había varios rollos de seda de alta calidad.

Caray, la vista hizo que sus ojos brillaran. ¿De dónde vienen todas estas cosas tan valiosas?

El oro, la plata y las joyas cegaron sus ojos por lo que no se podría culpar a Han Yunxi por verlos, antes de mirar a su suegra. La gran concubina imperial estaba sentada en el asiento de honor, con su rostro delicado tan tenebroso que parecía que se le podía sacar agua. ¡Murong Wanru estaba a su lado, un destello de celos, admiración y odio pasó por sus ojos tan pronto como llegó Han Yunxi!

—Mufei, ¿estaba buscando a Chenqie? —Han Yunxi se inclinó para presentar sus respetos.

—Jeje, la persona con servicio meritorio ha regresado. Date prisa y levántate, ¿cómo podría permitirme aceptar tus respetos? —La voz de la Gran Concubina Yi se había vuelto amarga y sarcástica, por lo que, probablemente, había oído hablar de los eventos en la corte.

Han Yunxi se levantó y volvió a mirar el tesoro, con el corazón despejado. Esta era, probablemente, la recompensa del emperador Tianhui. Demasiado agradable, ¿por qué se había enviado tan rápido? Echó un vistazo a la Gran Concubina Yi cuando su boca se torció. Su madre había salvado a la emperatriz viuda, mientras ella salvaba al nieto de la emperatriz viuda. No es de extrañar que la Gran Concubina Yi quisiera colgarse.

—Cuñada, nunca supe que tus habilidades médicas eran tan excelentes. Incluso curaste la extraña enfermedad del príncipe heredero, por lo que, su majestad y la estimada emperatriz viuda deben estar encantados, ¿verdad? Mira, todo esto se te fue otorgado. Lo enviaron esta misma noche —dijo Murong Wanru con una sonrisa.

La Gran Concubina Yi todavía estaba enojada, pero mencionar al emperador y a la emperatriz viuda solo agregaba petróleo al fuego.

— ¡Jeje, tu vida debería ser más fácil ahora que has hecho feliz al emperador y a la emperatriz viuda! —La gran Concubina Yi sonrió fríamente.

¿Qué quiso decir con eso? En lugar de dormir, ¿se había levantado a medianoche para maltratarla? ¡Ella no tenía tolerancia en absoluto!

Han Yunxi no podía soportar la ironía implícita utilizando ese tono de voz. La Gran Concubina Yi había medido su fuerza contra ella varias veces. Si ya no conocía el temperamento de Han Yunxi, entonces, no le importaría mostrarlo una vez más.

—Mufei habla con razón. Su majestad y la emperatriz viuda estaban muy felices. El emperador dijo que, si no fuera por todos los rumores en la capital, no habría sabido que Chenqie tenía habilidades médicas —sonrió Han Yunxi.

Con estas palabras, la cara de Murong Wanru se puso blanca.

La Gran Concubina Yi palideció. Ella no esperaba que Han Yunxi se atreviera a mencionar esto nuevamente. Esta mujer inútil, realmente, se está volviendo cada vez más audaz. 

— ¿De Verdad? —La Gran Concubina Yi habló con los dientes apretados —Esta es tu suerte también. Con todas estas recompensas, ¿no debería felicitarte?

—Por supuesto. El honor de Chenqie es el honor de mufei y el honor de la familia. Su majestad y la emperatriz viuda, definitivamente, recordarán la amabilidad del duque de Qin —dijo Han Yunxi nuevamente.

Comparándola con la aspereza de la Gran Concubina Yi, ¡tenía una lengua venenosa! Un cuchillo afilado fue apuñalado en el lugar más tranquilo de la Gran Concubina Yi. Este asunto fue una humillación para ella, pero Han Yunxi en realidad lo llamó un honor. Más importante aún, ella todavía estaba sonriéndole a Han Yunxi.

La Gran Concubina Yi estaba tan enojada que apretó la mandíbula, incapaz de hablar. Ella no sabía por qué había esperado a Han Yunxi hasta la medianoche. ¿Era para verla presumir o siendo sarcástica en su cara?

Al ver el silencio de la Gran Concubina Yi, Han Yunxi habló. —Mufei, esta vez su alteza también prestó un servicio meritorio. Su alteza arriesgó su vida para obtener la píldora de sangre vital. Sin ella, chenqie no habría podido comenzar su tratamiento.

¿Qué?

¡Estas palabras venenosas perforaron el corazón, el bazo, los pulmones y los riñones de la Gran Concubina Yi! ¡Su hijo más preciado se enfrentó al peligro para conseguir la medicina del nieto más preciado de su enemigo!

La Gran Concubina Yi rugió de rabia. — ¡Suficiente, Han Yunxi! ¡Ya basta!

Sus manos ya se habían apretado en puños dentro de sus mangas, las uñas clavándose en sus palmas. ¡Incluso entonces, el dolor no se podía comparar con su angustiado corazón! Pensó que si supiera quién difundió esos rumores, ¡no los perdonaría!

Murong Wanru estaba aterrorizada de ser descubierta y se contuvo por primera vez, demasiado dócil para embellecer aún más la historia. Han Yunxi vio la cara de la Gran Concubina Yi a punto de retorcerse de ira y se sintió muy bien. Casi olvida lo cansada que estaba. ¡Hmph, ella ni siquiera había actuado! ¿La Gran Concubina Yi realmente cree que era una especie de gato loco?

—Mufei, se necesitó mucha concentración para tratar al príncipe heredero y ahora estoy cansada. Si no hay nada más, Chenqie se irá. Su majestad dijo que dejara que Chenqie descansara bien.

Han Yunxi pronunció las últimas palabras, especialmente, para los oídos de la Gran Concubina Yi. Ella no era lo suficientemente estúpida como para usar a la emperatriz viuda contra su mufei, pero el emperador era diferente. Con esto, ella podría tener unos días de paz y un buen descanso. Estaba a punto de irse cuando la Gran Concubina Yi envió una orden.

—Han Yunxi, ¡será mejor que te detengas!

Esta voz era muy feroz, pero diferente de los tonos enojados habituales de la Gran Concubina Yi. Pero ella no podía escuchar de dónde venía la diferencia. Sus pasos se detuvieron cuando preguntó con calma: — ¿Mufei tiene alguna otra instrucción?

—Han Yunxi, ¿la emperatriz viuda te retuvo para cenar en el palacio? —La Gran Concubina Yi preguntó con frialdad, con un tono más serio ahora y menos sarcástico.

Han Yunxi estaba un poco sorprendida. Entonces, ella incluso sabe sobre esto. Parece que la Gran Concubina Yi también tiene ojos en el palacio.

—Sí —respondió ella con sinceridad.

— ¿Por qué la emperatriz viuda te retuvo? —Preguntó la Gran Concubina Yi. Si no fuera por esta noticia, no necesitaría quedarse despierta hasta tan tarde para esperar a Han Yunxi.

Han Yunxi se volvió cautelosa. ¿La Gran Concubina Yi sospecha algo? Eso sería un gran problema, especialmente, si cree que tiene algo con la emperatriz viuda. Con su personalidad, Han Yunxi nunca sería perdonada.

Aunque la actitud de Han Yunxi no cambió, fue cuidadosa con sus respuestas. —La emperatriz viuda nunca había retenido a nadie para cenar antes. Ella dijo que chenqie tuvo éxito tratando la enfermedad del príncipe heredero y que quería recompensar a chenqie.

Los ojos de la Gran Concubina Yi se volvieron oscuros y sombríos. La emperatriz viuda no tenía la costumbre de retener a nadie, ¡así que dejar que esta chica se quede no debería ser tan sencillo! ¿Le dijo algo a la chica? Esta mocosa salvó a su nieto más preciado, entonces, ¿por qué tendría una excusa para ofenderla? ¡Y ahora esta chica ya no era fea y poseía habilidades médicas! ¡Ella podría ser utilizada!

En el pasado, la emperatriz viuda había desposado a la hija de su salvavidas con el duque de Qin solo por ese propósito, ¿verdad?

Los ojos de la Gran Concubina Yi se volvieron aún más oscuros, mientras miraba a Han Yunxi en silencio. Han Yunxi pensó que la seguiría interrogando. Su corazón estaba agitado en este momento pero, debía ser cautelosa. ¿Qué pretende la Gran Concubina Yi? ¿Qué quería hacer ella?

La Gran Concubina Yi miró a Han Yunxi por un largo tiempo, antes de darle una sonrisa fría. Se sacudió las mangas y se alejó. Esta sonrisa hizo que los pelos de Han Yunxi se pusieran de punta. Sabía que sus días no iban a ser pacíficos, después de todo.

♦ ♦ ♦

Sin embargo, después de luchar en todas sus pruebas, Han Yunxi se recuperó muy rápidamente. Sus ojos estaban imperturbables, y no atacó en las sombras. No estaba preocupada si la Gran Concubina Yi decidía investigar.

Pero, antes de llegar a una conclusión, sería mejor no molestarla, ¡de lo contrario, va a contraatacar con toda su fuerza!

Una vez que la Gran Concubina Yi se fue, la verdadera culpable Murong Wanru exhaló en silencio. Lo que más temía era que mufei investigara la fuente de esos rumores, pero, afortunadamente, la cena de Han Yunxi con la emperatriz viuda había distraído a mufei. Por lo que, ella entendió de la personalidad de mufei, había meditado sobre sus heridas por un largo tiempo, antes de rastrear este asunto hasta el final.

Han Yunxi, ¿y qué si has curado la enfermedad del príncipe heredero? ¿Y qué si el emperador te respalda? El emperador está ocupado con otros asuntos todos los días; No tiene tiempo para ocuparse de todo.

Murong Wanru sonrió mientras se acercaba con consejos. —Cuñada, mufei está feliz por tu bien. Pero, después de esperar tanto tiempo, por supuesto que estaría de mal humor. No te lo tomes tan en serio.


Selena
Pobre Han Yunxi no la dejan en paz en ninguna parte. Pero ella es tan astuta que, de alguna manera, saldrá adelante. Murong Wanru el duque de Qin ya tiene esposa y no le interesas…

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *