Consorte experta en venenos – Capítulo 87: Su señoría se encargará del veneno de serpiente

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


No estaban seguros de que el envenenador estaba en términos íntimos con la residencia del General, pero, ¡tampoco podían descartar esta situación!

Las palabras de Han Yunxi, finalmente, aclararon la comprensión de Mu Qingwu. —Los pensamientos de la estimada wangfei son realmente meticulosos, este humilde funcionario lo entiende.

♦ ♦ ♦

Han Yunxi discutió algunos detalles más con Mu Qingwu antes de dejar la residencia del General. Sin que ella lo supiera, apenas se había ido cuando Long Feiye llegó poco después Esta era la segunda vez que venía a la propiedad del General Mu después de investigar el asunto de los espías del país del norte de Li. Vestido completamente de negro, se sentó con autoridad en el asiento de honor dentro del salón principal, con una mirada fría. Esos ojos arrogantes, que miraban hacia abajo a todo, se parecían a los de un soberano del mundo. Todo el salón estaba vacío excepto por el General Mu, que estaba presente.

Poco tiempo después, Mu Qingwu se apresuró a presentar sus respetos con una reverencia militar oficial. —Este humilde funcionario saluda a Su Alteza, el Duque de Qin.

Long Feiye levantó una mano para disculparlo y preguntó fríamente: —¿Mi Ai Fei[1] Han Yunxi acaba de irse?

¿Han Yunxi? 

Tanto el General Mu como su hijo se sintieron extraños al escuchar esas palabras de la boca del Duque de Qin. En su memoria, el Duque de Qin nunca había llamado a esa mujer por su nombre. Por supuesto, era aún más imposible para él llamar a Han Yunxi su ai fei. Pero en el pasado, la había llamado Qin Wangfei como todos los demás. ¿Desde cuándo había cambiado de hábitos?

A pesar de sentir curiosidad, ya fuera el General Mu o Mu Qingwu, ninguno de los dos tuvo el valor de preguntar. —La estimada Wangfei acaba de irse, estas son las nuevas pistas que nos dio —dijo Mu Qingwu, entregándole apresuradamente la hoja que le había dejado. Añadió como explicación: —Estos son los tres venenos que la estimada wangfei no mencionó la última vez. Se supone que son muy raros, por lo que solo unos pocos los poseerían en todo nuestro Continente del Reino de las Nubes.

Long Feiye asintió y preguntó: —¿Ha logrado algún resultado investigando a los sospechosos de su residencia?

El General Mu se sonrojó de vergüenza. —Respondiendo a Su Alteza, actualmente, no hemos logrado nada.

—Amplía el alcance de tus sospechosos y sigue investigando —reconoció Long Feiye, su mirada se volvió aguda mientras bajaba la voz. —Especialmente a las mujeres.

Al escuchar esto, el General Mu y el Joven General se sorprendieron. El Duque de Qin había seguido las órdenes del Emperador de buscar los espías del país del norte de Li, pero todos los que se habían encontrado hasta ahora eran mujeres. En otras palabras, el envenenamiento de Mu Qingwu podría estar relacionado con ese caso. Además, ¡la propiedad del General podría haber escondido, sin saberlo, espías del norte del Li, desde hace mucho tiempo! ¡La residencia del general era un lugar muy delicado que era fuente de innumerables secretos militares!

¡Las cosas se habían puesto serias!

¿Cómo podría el General Mu tener tiempo para preocuparse por Mu Liuyue ahora? Hace mucho tiempo había empujado la apuesta de ella con Han Yunxi a la parte posterior de su cabeza y aceptó de inmediato. —Que Su Alteza el Duque de Qin calme sus preocupaciones. ¡Ampliaré el alcance de mis investigaciones para buscar al sospechoso, independientemente de si son familiares!

Mu Qingwu sabía que su padre favorecía a Liuyue. Al ver su oportunidad ahora, intervino: —Padre, Qin Wangfei sospecha que el envenenador podría haber usado la mano de otra persona para hacer el acto. Tal como lo ve este hijo, tampoco podemos descartar a esas primas que nos visitan con frecuencia. —Hizo una pausa por un momento, antes de agregar: —Por supuesto, también deberíamos mirar el lado de Liuyue.

Si este fuera cualquier otro día, las palabras de Mu Qingwu se enfrentarían con una furiosa reprimenda del General Mu. ¿Cómo podía su propia hermana menor tener alguna intención maliciosa contra él? ¿Cómo iba a ser tan descuidada? Pero, en estas circunstancias y frente al Duque de Qin, el General Mu no se atrevió a perder los estribos. Se perdió en sus pensamientos antes de mirar hacia el Duque de Qin.

—Las palabras de la estimada wangfei son lógicas.

Long Feiye parecía pensativo, antes de asentir rápidamente con la cabeza. Recogió la receta y dijo: —Su señoría se encargará de estos tres venenos de serpiente. En cuanto a todo lo demás, la velocidad es fundamental.

—¡Sí! —El padre y el hijo Mu corearon al unísono, mientras obedecían respetuosamente.

Long Feiye se levantó para irse, pero, de repente, se detuvo en la puerta. No se dio la vuelta, pero su voz era fría mientras hablaba. —¿Su señoría escuchó… que Han Yunxi y Mu Liuyue tienen una apuesta?

¿Qué?

¡Su Alteza el Duque de Qin incluso sabía sobre la apuesta de Han Yunxi y Mu Liuyue! El General Mu había intentado reducir los efectos prohibiendo los chismes del evento, pero ¿cómo se enteró Su Alteza el Duque de Qin?

—Para responder a su Alteza, de hecho, existe tal apuesta. Mi hija actuó de manera desobediente y presuntuosa, así que me aseguraré de disciplinarla bien  —explicó apresuradamente el General Mu. No importa qué, él intentaría evitar que eso sucediera. En el peor de los casos, obligaría a Liuyue a disculparse. ¡No podía permitirse una apuesta que hiciera sufrir pérdidas a ambos lados!

—Por favor, confíe en mí, Alteza, definitivamente…

Antes de que el General Mu pudiera terminar, Long Feiye lo interrumpió con un pequeño comentario. —Su señoría está anticipando los resultados. —No pidió detalles, pero se alejó y desapareció en el patio que había más allá.

Este… 

El General Mu quedó aturdido en su lugar, incapaz de recuperarse durante mucho tiempo. Lentamente, se volvió para mirar a Mu Qingwu. —Tú… justo ahora, ¿escuchaste… escuchaste lo que dijo Su Alteza el Duque de Qin?

Mu Qingwu estaba lleno de dudas mientras murmuraba: —Su alteza dijo que estaba anticipando los resultados.

El rostro del General Mu se puso blanco a medida que se ponía ansioso. —Esto… ¿qué significa esto?

¿No podría ser que Su Alteza el Duque de Qin quisiera ver a Liuyue quitarse la túnica exterior y correr por la calle Xuanwu? El General Mu, inmediatamente, descartó este hilo de pensamiento. Debe estar pensando demasiado las cosas. No importa qué, ¿cómo podría Su Alteza el Duque de Qin estar lo suficientemente relajado como para ponerle las cosas difíciles a una chica soltera como Liuyue?

Entonces… ¿quería ver perder a Qin Wangfei, quitarse su túnica exterior y correr en su lugar?

¡Nonono!

El General Mu se dio una palmada en la frente. ¡Eso era aún más imposible! Si Qin Wangfei realmente terminara corriendo de esa manera, ¡entonces, sería la cara de Su Alteza el Duque de Qin la que estaría recibiendo una bofetada! Ansioso, el General Mu volvió su mirada hacia Mu Qingwu. —¿Qué está anticipando Su Alteza?

—Los resultados de la apuesta… —dijo Mu Qingwu tímidamente.

—¿De quién son los resultados? —Preguntó el General Mu de nuevo.

Mu Qingwu no tenía respuesta para esa pregunta. El General Mu se enfureció y se inquietó, antes de volverse a un lado para azotar brutalmente el aire. —¡Mu Liuyue! Esa maldita chica, ¿cuándo dejará de causar problemas?

Si Su Alteza el Duque de Qin ya había hablado, independientemente de lo que realmente quisiera decir, entonces, el General Mu no tenía forma de obligar a Mu Liuyue a disculparse. Tampoco podía suplicarle a Qin Wangfei que anulara la apuesta. ¿Cómo se suponía que iban a limpiar el desastre después?

Mu Qingwu vio que su padre estaba realmente enojado y dijo: —Padre, Liuyue ya ha crecido. Ella debería asumir la responsabilidad de sus propios problemas. El asunto de los agentes enemigos es muy importante: si realmente son espías del norte de Li y el Emperador nos culpa, será difícil de explicar.

La situación ya se había desarrollado hasta este punto, entonces, ¿qué más podía decir el General Mu? Le dio a Mu Qingwu una mirada agitada. —¡Elabore una lista de nombres e investigue a cada sospechoso inmediatamente! Si realmente es uno de los nuestros, ¡no los perdonaré!

♦ ♦ ♦

Mientras tanto, Mu Liuyue no tenía ni idea de la ira de su padre. Actualmente, se encontraba en una famosa casa de té en las afueras de la capital junto a la plantación de té Fragancia Celestial, reuniéndose con una amiga. Por supuesto que estaba interesada en los resultados de la investigación, pero ni su padre ni su hermano le habían dicho nada. Aun así, ver a su padre con la cara larga todos los días fue suficiente para que adivinara que no habían progresado mucho.

Ya habían pasado diez días, quedando 18 días. ¡Solo por esto, podía decir que las perspectivas de Han Yunxi estaban plagadas de sombrías posibilidades! Además, incluso si había nuevos progresos en los próximos días, no tenía miedo. Con su padre y su hermano mayor en el caso, estaba segura de que no dejarían de preocuparse por ella. Pasara lo que pasara, había formas de prolongar la investigación hasta el último día.

Esta vez, no solo quería que Han Yunxi comiera su propia fruta amarga[2], sino que también, la cruel realidad, le enseñara una lección: ¡el título vacío de Qin Wangfei no era nada comparado con un buen origen familiar! ¡No tenía nada de qué estar orgullosa a pesar de haberse casado con la residencia del Duque de Qin! Pensando hasta aquí, Mu Liuyue se rió para sí misma. Al mismo tiempo, Han Ruoxue llevó una tetera y sonrió en respuesta.

—Bueno, bueno, mi Señorita mayor, ¿en qué estás pensando que te ha hecho tan feliz? Dile a la hermana menor para que yo también me divierta. —Mientras hablaba, colocó la tetera sobre la mesa y se sentó con las piernas cruzadas, apoyando la barbilla en ambas manos mientras esperaba que Mu Liuyue hablara.

Mu Liuyue la miró y se rió unas cuantas veces más antes de calmarse. —No es nada, ¿cómo puede haber algo?

Han Ruoxue le dio una mirada dudosa. —Te estás riendo tanto que tu cara está brillando. No podrías estar pensando en alguien de alguna residencia…

Antes de que pudiera terminar, Mu Liuyue agarró la taza de té frente a ella y se dispuso a aplastarla, pero Han Ruoxue la bloqueó rápidamente. —¡Está bien! ¡Entonces, no preguntaré! ¡Me abofetearé mi propia cara en su lugar!

Han Ruoxue exageró abofeteándose a sí misma un par de veces. Antes de venir, le preocupaba que esta Joven Señorita mayor se negara a reunirse con ella debido a Han Yunxi. Pero no esperaba que su actitud fuera la misma de antes. Sin embargo, esto estaba dentro de las expectativas. A Mu Liuyue le gustaba interactuar con ella en el pasado, no solo porque Han Ruoxue le dio generosos obsequios, sino porque podía preguntar muchos detalles sobre Han Yunxi.

Mu Liuyue le echó una mirada antes de volver a reír. —Así está mejor.

Al ver que su estado de ánimo era bueno, Han Ruoxue decidió que hoy era el momento adecuado para verla.

—Ven, ven, tu sirviente preparará otra taza de buen té como disculpa a la Joven Señorita —bromeó Han Ruoxue, pretendiendo hablar como un sirviente.

Mu Liuyue enarcó una ceja. —Muy bien, su señoría esperará.

La pareja estalló en carcajadas antes de que Han Ruoxue abriera su bote de hojas de té y se lo entregara. —Huela, sienta lo fragante que es.

La gente de Tianning era adicta al té, especialmente los de la capital. Las casas de té eran de varios pisos, grandes y pequeñas, se esparcían por las calles de la ciudad, mientras que las afueras estaban llenas de varias tiendas de té. Personas como Mu Liuyue y ella, que eran muy exclusivas sobre el Camino del Té, rara vez visitaban las casas de té. Sus propias hojas de té y agua de manantial eran mucho mejores que las vendidas en las tiendas. Si estaban de buen humor o si tenían cosas que discutir fuera de casa, normalmente, se reunían en las tiendas de té en las afueras de la ciudad. Elegían hojas de té recién cosechadas y secas, con agua de manantial de montaña para remojar el té. Ese nivel de fragancia y sabor era aún más alto que el té casero.

Estrictamente hablando, Mu Liuyue y Han Ruoxue sólo podían considerarse amigas del té. Cada vez que las dos se encontraban, siempre era en una tienda de té, y Han Ruoxue le había regalado a Mu Liuyue muchos botes de té invaluables que valían la pena en varias ciudades.

Mu Liuyue olfateó un poco el té, encontrándolo claro y refrescante. Cerró los ojos e inhaló el aroma mientras le indicaba a Han Ruoxue que comenzara a prepararlo. Incluso las mismas hojas de té, el agua y la tetera podrían producir diferencias en la preparación en manos de diferentes personas. Han Ruoxue era una experta en este campo, por lo que a Mu Liuyue le gustaba beber su té preparado personalmente. Sin embargo, no tenía idea de que Han Ruoxue había aprendido su Camino del té de su madre, la Señora Li.

Muy pronto, una taza de té teñida ligeramente fue entregada a Mu Liuyue, quien olió la fragancia primero, antes de probar un pequeño sorbo. Sólo después lo bebió en serio. Una vez que hubo degustado por un tiempo, fue toda elogios.

—¡Excelente! ¡Exquisito! Creo que tendré que invitar a la princesa Changping la próxima vez para que ella también pruebe un poco.

Al escuchar esto, Han Ruoxue estaba secretamente encantada. Hacía tiempo que quería formar conexiones con la princesa Changping a través de Mu Liuyue.


Selena
Hay que descifrar los mensajes de Long Feiye, nadie los entiende… ¡No sabe cómo expresarse, pobrecito! Hay una tarea larga por delante jaja

[1] Aifei (爱妃) – literalmente “amada concubina / consorte”, un antiguo equivalente de “querida / amada” para la esposa de un señor.

[2] Comer su propia fruta amarga (自食恶果) – zhishi eguo, que significa sufrir las consecuencias de las propias acciones, cocerse en su propio jugo.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *