Elección Absoluta – Capítulo 60: Dos elegantes idiotas

Traducido por Zico

Editado por Sakuya


Shi Xiaobai estaba sorprendido. ¡Esta persona realmente usó su nombre para estafarlo!

Anteriormente, los dos apasionados fans, Ye Jiaquan y Lingcun se habían peleado por él, y ahora, la seductora que enviaron los videojuegos había usado su nombre para estafarlo. Nunca esperó que el nombre Shi Xiaobai fuera tan asombroso.

Este Rey es demasiado excelente. No importa cuán bajo sea el perfil que este Rey trate de mantener, no hay forma de ocultar su excelencia. ¡Está hablando de este Rey!

Shi Xiaobai no pudo evitar darse un centenar de gustos en su mente, pero no reveló ni una sola emoción en su rostro.

Si se tratara de cualquier otro, probablemente habría revelado su identidad y denunciado a Yang Weiwei, advirtiéndole que no usara su nombre para estafar a otros, pero Shi Xiaobai no lo haría.

En primer lugar, Shi Xiaobai tuvo que ocultar su identidad. Después de que Kali se fue anoche, un anciano de pelo blanco con un sombrero de mago lo visitó. El anciano dijo ser Gaia y dijo un montón de tonterías que Shi Xiaobai olvidó en el momento en que las escuchó. Sin embargo, el asunto que el anciano exhortó repetidamente a Shi Xiaobai a recordar fue que, debido a varias razones, era mejor que mantuviera su identidad como Tu Dahei.

Para Shi Xiaobai, ocultar su identidad no era algo inaceptable y de hecho, era algo bastante interesante. Por ejemplo, en la situación actual, Shi Xiaobai casi se había echado a reír.

—Ahem, ya que Shi Xiaobai es un cliente habitual del campo de batalla café, entonces debes haber conocido a Shi Xiaobai. ¡Da una descripción de cómo se ve Shi Xiaobai! —Shi Xiaobai miró a Yang Weiwei con ojos llenos de curiosidad. Quería ver cómo esta estafadora continuaría con su farsa.

La sonrisa de Yang Weiwei se congeló por un momento mientras su cerebro giraba a toda velocidad. Naturalmente, ella no sabía cómo se veía Shi Xiaobai, pero parecía como si este joven nunca antes hubiera conocido a Shi Xiaobai. Era improbable que hubiera problemas si ella daba algunos adornos.

Después de pensar por unos momentos, Yang Weiwei dijo con una sonrisa, —Por supuesto que he conocido a Shi Xiaobai. Es muy guapo. Tiene el pelo negro, y en la esquina de su ojo derecho, hay un pequeño lunar rojo. Le gusta vestir de blanco, y aunque parece alto y delgado, da la sensación de estar lleno de músculos. Siempre tiene una cálida sonrisa en su rostro y cuando sonríe, revela dos hoyuelos. Es muy accesible y muy caballeroso, como un príncipe.

—Nunca lo he visto perder los estribos. No puedes culparlo por la forma en que trata a sus amigos. A menudo paga de su propio bolsillo para tratar a los demás. Normalmente, se tomaría el tiempo para dar consejos a los demás, incluso si está ocupado. También se lleva bien con los clientes más débiles, nunca se da aires de genio. A todo el mundo le gusta mucho.

Yang Weiwei dio una mirada de adoración. Describió a Shi Xiaobai perfectamente y ni siquiera parecía haber terminado, como si temiera no poder aclararlo más. Cuando terminó, sonrió tímidamente y susurró, —A mí… también me gusta, desafortunadamente, soy demasiado vieja… ¡Sigh!

Su último suspiro parecía impregnar todos los sentimientos de su corazón.

Shi Xiaobai estaba aturdido. ¿No es esta actuación demasiado realista?

Típicamente, los estafadores trataban de hablar en términos vagos al mentir, temiendo que pudieran introducir fallas en sus mentiras, pero Yang Weiwei era completamente lo opuesto. De su descripción de Shi Xiaobai, era como si sumergiera al oyente en una descripción real. El tono de su último suspiro y esa expresión suya era penetrante hasta el corazón.

En tiempos como estos, ¡las habilidades de actuación de los estafadores podrían tener una oportunidad en los Oscars!

—Oh, dime qué otras actuaciones espectaculares ha tenido Shi Xiaobai en el campo de batalla café. —Shi Xiaobai era adicto a este juego que tenía con Yang Weiwei. Miró a Yang Weiwei con una mirada excitada, esperando ansiosamente sus improvisaciones.

Yang Weiwei se lamentó en su corazón. Ella no había logrado convencer al joven con su espectacular actuación. Ahora, ella estaba en problemas. Usualmente para ocultar una mentira, se necesitaban mil mentiras, ¡no era simple ser un estafador!

Sin embargo, como el joven parecía tonto, ella creyó que no tardaría mucho en rendirse a sus exquisitas mentiras y engaños. Yang Weiwei inmediatamente se sintió confiada al empezar a pensar en las formas de engañar al joven cangrejo.

Yang Weiwei no se atrevió a permanecer en silencio por mucho tiempo porque temía que Shi Xiaobai pudiera sospechar. Mientras escribía sus líneas, dijo, — ¡Shi Xiaobai es una existencia que todos conocen en el campo de batalla café! En los combates de colocación para Héroes sin rival, ha ganado los diez asaltos. No ha perdido ni un solo amistoso en el café. Cada fin de semana, en los partidos de clasificación del campo de batalla, él recibió los mayores premios…

Yang Weiwei comenzó a contar las gloriosas acciones de Shi Xiaobai. De hecho, sus mentiras podían ser fácilmente expuestas porque una vez que este joven entrara al campo de batalla café y preguntara a los demás, se daría cuenta de que había sido engañado, pero a Yang Weiwei no le importaba eso. Todo lo que le importaba era hacer de este joven un cliente para asegurar su tazón de arroz. ¡Podría dejar los problemas futuros para su futuro yo!

Yang Weiwei se tomó tres minutos para terminar de describir la maravillosa actuación de Shi Xiaobai y lo hizo sin parar todo el tiempo. Era como si estuviera contando el número de reliquias en su casa. Shi Xiaobai se quedó atónito al escucharla. ¿Qué clase de poderoso truco se necesitaba para ser capaz de describir con tanto realismo? Era como si todos esos asuntos hubieran ocurrido antes, y no parecía que ella los hubiera inventado en el momento.

Shi Xiaobai sintió una sensación de admiración, sintiendo como si hubiera excavado un talento impresionante. Para desarrollar completamente el potencial de estafa de Yang Weiwei, Shi Xiaobai inmediatamente dijo, —Háblame de las habilidades ofensivas, defensivas y técnicas de movimiento en las que Shi Xiaobai es bueno. Oh cierto, ¿Shi Xiaobai tiene algunos movimientos particularmente geniales? ¡Este Rey es realmente curioso!

Yang Weiwei sonrió e inmediatamente puso una sonrisa profesional.

—El movimiento más genial de Shi Xiaobai…

Pasaron 30 minutos. Shi Xiaobai hizo numerosas preguntas sobre Shi Xiaobai, mientras que Yang Weiwei pacientemente las respondió todas. Ambos tenían un interés personal. Uno se comprometió a aprovechar el potencial del adversario, mientras que el otro se comprometió a hacer una mentira -que se había visto desde el principio-.

No obstante, después de un período tan largo de tiempo, Shi Xiaobai parecía no terminar su incesante interrogatorio. Yang Weiwei finalmente no pudo evitarlo ya que dijo con voz pesada, — ¿No me digas que no crees lo que estoy diciendo? ¡Shi Xiaobai es realmente un cliente leal del campo de batalla café! ¿Por qué te mentiría? ¿Cuándo has visto a un mentiroso dar tantos detalles cuando miente?

Shi Xiaobai puso los ojos en blanco. De hecho, nunca había visto uno antes, pero finalmente había conocido uno hoy. Había que decir que, para ella ser una estafadora tan desvergonzada, ¡también era bastante encantadora!

Ahh, eres un verdadero talento. Será una pena si no vas a Hollywood. En otra línea mundial, ¡definitivamente ganarías un Oscar por tu actuación!

Shi Xiaobai le dio una palmada en el hombro a Yang Weiwei y le susurró, — ¡Trabaja duro y mantén el esfuerzo!

Después de que Shi Xiaobai dijo esto, se dio la vuelta y comenzó a usar los Pasos de Cangrejo para salir. Oh no, se hizo adicto a divertirse con la estafadora, ¡perdiendo bastante tiempo!

Yang Weiwei estaba sorprendida. ¿Por qué este joven se negó a creerle a pesar de su duro trabajo? ¿Realmente tenía que hacer lo que Xialin dijo? Si engañar no funciona, usa la fuerza. Si la fuerza no funciona, ¿tenía que forzarlo, aunque tuviera que quitarse la ropa y gritar que la violaban?

No, ¡ella nunca haría tal cosa!

Yang Weiwei finalmente decidió rendirse. Sintió que no era gran cosa si renunciaba. No necesitaba trabajar aquí de cualquier modo. Si no fuera porque su hermano menor es un novato este año, lo que le permite cuidarlo, ¡habría dejado el trabajo hace mucho tiempo y se habría ido de aquí!

Justo cuando Yang Weiwei se desesperó, vio aparecer una figura frente a ella. La figura caminaba hacia ellos y estaba a punto de encontrarse con el Shi Xiaobai que se iba. Los ojos de Yang Weiwei se iluminaron, como si hubiera visto la luz en la oscuridad.

Shi Xiaobai por supuesto vio a la persona que venía. Era un niño de 7-8 años. Se sorprendió un poco al susurrar, — ¿¡Cabra agradable!?

Este chico era Yang Yang, a quien conoció en la prueba de evaluación de novatos.

Yang Yang también se quedó atónito al ver a Shi Xiaobai. Justo cuando quería soltar el nombre de Shi Xiaobai, de repente recordó las serias instrucciones de su Ministro de División. Mientras bajaba la cabeza para mirar los extraños pasos de Cangrejo de Shi Xiaobai, dijo con la cara endurecida, —Tu Dahei, ¿qué estás haciendo aquí?

Los Cielos sabían que la persona con la que Yang Yang no quería encontrarse en toda la Ciudad de Acero era este tonto elegante.

— ¡Pequeño Yang!

De repente, una voz íntima gritó desde detrás de Shi Xiaobai. Yang Yang se sorprendió y ladeó la cabeza para echar un vistazo. Vio a una chica de cuello blanco corriendo con los talones en la mano. Mientras se concentraba en ella, encontró su cara extremadamente familiar antes de decir con un golpe, — ¡Hermana!

Yang Weiwei estaba extremadamente emocionada en ese momento. Nunca esperó que su hermano menor apareciera en aquel momento. ¡Fue un apoyo tan oportuno! Además, su hermano parecía conocer a este joven llamado Tu Dahei, ¿el cielo la estaba ayudando?

Yang Weiwei corrió al lado de Yang Yang y lo puso delante de ella y le dijo a Shi Xiaobai, —Ya que conoces al Pequeño Yang, entonces deberías saber que el Pequeño Yang participó una vez en la prueba de novatos con Shi Xiaobai. Creerías las palabras del Pequeño Yang, ¿verdad?

Shi Xiaobai estaba sorprendido, pero al adivinar lo que Yang Weiwei planeaba hacer, no pudo evitar sonreír.

Yang Weiwei parecía confundida y dijo en voz alta, —Ven, Pequeño Yang, dile a este amigo, Tu Dahei, que Shi Xiaobai es un cliente habitual del café del campo de batalla. Es cierto, ¿no es así?

Yang Yang se quedó atónito al oír esto. Inmediatamente sintió un pellizco alrededor de su cintura y cuando se volteó a mirar, vio a Yang Weiwei guiñándole un ojo. Entendió que su hermana quería que participara en la mentira.

Cuando volvió la cabeza, se dio cuenta que Shi Xiaobai también le estaba guiñando un ojo.

¿Qué demonios? ¿Qué está pasando?

¿A qué juegos están jugando estos dos elegantes idiotas?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *