Escapó otra vez – Capítulo 53: ¡Los villanos son solo carne de cañón!

Traducido por Army

Editado por Ayanami


Aunque el corazón de Xia Yuqing estaba extremadamente confuso, todavía no podía competir con los ojos llorosos del eunuco. Derrotada, hablo con Zhang Sunshi y Li Yixiang, inmediatamente después, partió hacia el Palacio Qian Qing

Los eunucos imperiales del Palacio Qian Qing, por primera vez, esperaban la llegada de Xia Yuqing. Solo con verla desde lejos, comenzaron a alegrarse.

Cuando Xia Yuqing llegó a la puerta, los escuchó gratamente sorprendida:

—Consorte Qing, has llegado. Entra, entra, el emperador y los varios Daren te están esperando.

Los pasos de Xia Yuqing se detuvieron repentinamente, con un poco de sospecha, miró a los pequeños eunucos en la puerta.

¿Por qué siento como si estuviera a punto de caer en la guarida de un grupo de lobos? Señor Ultra Seme, ¿qué podrías haber hecho? Como estaba regañando a todos, ahora soy tratada como su posible salvadora.

Pero, ¿cómo podían saber que, simplemente, mirando el paisaje, de hecho, ella era sólo carne de cañón? Un descuido, ciertamente, hará que sea bombardeada sin dejar sus restos.

Al ver que Xia Yuqing se detenía, el pequeño eunuco se giró perplejo:

— ¿Qué pasa Niang Niang? Entremos. El emperador te está esperando.

Xia Yuqing hizo sonrisa rígida. Justo cuando quería decir que todo está bien, de repente, hubo un fuerte ruido, proveniente del interior. También se mezcló con el rugido, raramente visto, de Feng Tingye.

Xia Yuqing y el pequeño eunuco, invariablemente, encogieron sus cuellos hacia atrás.

Mirando al suelo, que se había sacudido varias veces, Xia Yuqing tragó saliva y miró al cielo:

—Ah, este día parece haber cambiado. Bengong recuerda que varias consortes imperiales, en su patio, son los más temerosos de este tipo de clima horrible. No, Bengong debe…

Los pies de Xia Yuqing quieren escapar sigilosamente, pero no esperaban que, antes de poder dar un paso, no fuera capaz de hacer un solo movimiento.

Xia Yuqing miró hacia abajo y vio que el pequeño eunuco, quién sabe en qué momento, le había cruzado las piernas como si la estuviera abrazando para salvarle la vida.

—Consorte Qing, por favor, ¡salva a este Nucai! Nucai tiene una madre de ochenta años, varios hermanos y hermanas más jóvenes que acaban de convertirse en adultos, y algunos niños recién nacidos que esperan ser amamantados.

—Todos dependen de las raciones de este sirviente. Sin embargo, si este sirviente va a ser asesinado por ser valiente y justo, ¡no sería solo un cadáver por dos vidas, sino muchas vidas que se fueron con un solo cadáver![1]

Niang Niang, eres tan gentil y amable, ¿cómo podría soportar esto tu corazón?

Mientras el pequeño eunuco seguía actuando y limpiándose las lágrimas con las mangas, miró a Xia Yuqing con ojos llorosos.

La boca de Xia Yuqing se torció.

¿De verdad crees que soy estúpida y que no puedo ver que tienes agua de chile escondida en tus mangas? Además, una madre de 80 años de edad, su hermano menor y su hermana que acaban de convertirse en adultos. 

¿Tu anciana madre tenía setenta años cuando dio a luz a tus hermanos? ¿No sabes que las mujeres sufren de menopausia? Niños llorando lastimosamente por comida, ¿que no eres un eunuco? ¿Qué tipo de eunuco, en este mundo, puede tener hijos? ¿Estás diciendo que eres increíble o que eres un eunuco falso? Si lo que dijiste es cierto, eso sería mágico, pero, de lo contrario, solo eres un eunuco mentiroso. Finalmente, un cadáver por dos vidas, esa frase no se usa de esa manera. ¿Crees que eres una mujer?

Xia Yuqing todavía estaba muy conmovida. Al final, no podía soportar el terrible lamento del eunuco, se abandonó a la desesperación y pisó el Palacio Qian Qing.

El pequeño eunuco, que quedó atrás, tenía dos ojos rojos de un lado a otro con lágrimas cayendo sin control.

¡Maldición, usé demasiada agua de chile!

Justo cuando Xia Yuqing había caminado hacia la parte delantera de la puerta del pasillo lateral del palacio, escuchó un susurro:

— ¡Ese grupo de malditos viejos tercos y avaros! ¿No les dijo Zhen que las inundaciones en la orilla sur del río Huai han sido severas durante los últimos años? Para garantizar la seguridad de la gente del río Huai y para salvar a las personas heridas, Zhen tenía la intención de construir una presa en la orilla sur del río Huai.

—Dejemos que los ministros que tienen dinero ofrezcan dinero y los que no tienen dinero realicen trabajo físico. Como resultado, ¿sabes lo que dicen esos avaros que solo saben leer libros y cubiertos con el olor a cobre? La tesorería del estado está vacía y la construcción del terraplén sería un desperdicio de dinero y recursos. Por favor, piense dos veces antes de continuar.

Hubo otro sonido de algo cayendo en la habitación.

—Cuando todo está dicho y hecho, ¿no tienen miedo de que Zhen les pida dinero? Desde que mi padre heredó el trono, ha sido bueno gobernando el país. ¿Cuándo se había quedado corto el tesoro? La única razón por la que Zhen había abierto la boca era para que conocieran su lugar y pudieran hacer algo por la gente.

—Pero, uno por uno, usaron todo tipo de excusas. ¿Todos ellos, simplemente, no quieren hacerlo? Entonces, Zhen los enviará a todos a sus ciudades de origen para retirarse mañana. ¡Zhen no apoyará su incompetencia!

Al escuchar todo esto, Xia Yuqing se estremeció, luego, abrió cuidadosamente la puerta y entró suavemente.

La primera persona en descubrirla fue Yan Ran, que estaba a punto de llamarla. Justo cuando estaba a punto de gritar, Xia Yuqing, rápidamente, hizo un gesto para decirle que guarde silencio.

¿Qué está pasando? ¿Cómo se enojó tanto el emperador? 

A pesar de que estaba separada por una distancia, se podían ver las chispas volando. Las personas cercanas debían que ser conscientes, de lo contrario, podrían ser asados ​​accidentalmente.

Yan Ran presionó su voz hacia abajo y se inclinó hacia Xia Yuqing:

— ¿Qué más podría ser? La ribera sur del río Huai ha causado inundaciones y decenas de miles de personas están en una situación desesperada. El emperador tiene prisa. Al ver que el río no se ha inundado durante varios años, el emperador pensó que, después del desastre del terremoto, deberían construir una presa en el río Huai y dejar que los cientos de funcionarios hicieran un esfuerzo.

— ¿Quién se imaginaría que, después de todos estos años de vivir como príncipes, estos funcionarios se negarían a aceptar este arduo trabajo? Todos y cada uno de ellos, usaron todo tipo de excusas. Cuando el emperador propuso recaudar dinero para el alivio de desastres, uno por uno, ¡comenzaron a quejarse de su pobreza y de cómo el emperador es demasiado tacaño! ¿No debería estar enojado el emperador?

Xia Yuqing escuchó y su corazón tembló. Recordando lo sucedido hace algún tiempo, de los resultados del caso del Príncipe Rui, estos funcionarios no habían aprendido de una lección. Si esto continúa, el gobierno, seguramente, se convertirá en un río de sangre.

En ese caso… ¡No importa cuál sea la intención original, el oscuro Señor Ultra Seme, estará obligado a llevar el título de ser un tirano asesino! ¿Qué clase de asunto desgarrador es tan terrible para que esta persona siniestra se vuelva hacia la dirección de un villano? 

No, ella no puede permitir que el Señor Ultra Seme se convierta en un villano.

Después de que se convierta en villano, ¿qué pasará con sus 3.000 ukes en el palacio, su felicidad sexual? Se sabe que… ¡todos los villanos son carne de cañón!


[1] Hace referencia a que como todas las personas que señala dependen de su salario como Nucai, si él muere todos mueren con él.

| Índice |

7 thoughts on “Escapó otra vez – Capítulo 53: ¡Los villanos son solo carne de cañón!

  1. Amelíe says:

    Nooooo ya se acabaron los capítulos 😭😭😭😭😭😭mil gracias por la traducción estaré esperando súper ansiosa el próximo capítulo 😊

  2. Hanajima says:

    Me lo parece a mí o cada vez van incrementando el número de ukes que supuestamente hay en el palacio?? Esta mujer tiene mucha imaginación…
    Gracias por el capítulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *