Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 110

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya

 Sus corazones estaban muy ansiosos. Ayer, Li Yuyue regresó a casa de mal humor, y nada de lo que dijeron podría consolarla.

Li Chengqian también odiaba a Dibei Chen, pero Li Yuyue realmente actuó sin pensarlo ayer. No podía ir al Príncipe Chen y empezar a discutir con él. Solo podía esperar una mejor oportunidad para pisar al Príncipe Chen bajo sus pies.

Pero hoy, Li Yuyue de repente gritó a primera hora de la mañana. ¿Podría haber pasado algo de nuevo?

Cuando Li Yuyue se fue a dormir la noche anterior, sintió que le picaba un poco la cara. Después de rascársela un poco, ya no le importaba.

¡Nunca pensó que cuando se levantara por la mañana para vestirse y mirarse al espejo, vería su rostro completamente cubierto de pecas!

Las pecas densas cubrían ambos lados de su nariz, haciendo que su original, incomparable y hermosa cara, fuera fea.

Inmediatamente comenzó a lavarse la cara, pero no importaba cómo limpiaba, las pecas estaban profundamente enraizadas en su rostro. Fue simplemente imposible de lavar.

—¡Cómo podría ser esto! —Li Yuyue acarició su rostro, asustada—. ¿Cómo se hizo mi cara así durante la noche?

Li Yuyue todavía estaba inmersa en estado de shock, simplemente no podía creer que estaba sucediendo, que era un sueño. ¡Su rostro del que estaba tan orgullosa!

Cuando Li Chengqian y Zhao Wenqiang llegaron a su habitación para ver una escena tan desordenada, las criadas se mantuvieron a un lado, sin atreverse a hablar.

—Yue’er, ¿qué te pasó? —Preguntó Zhao Wenqiang.

Ella era muy clara con respecto al temperamento de su hija, que siempre fue mimada y nunca le faltó nada. A menos que alguien provocara a Li Yuyue, no había forma de que ella gritara a primera hora de la mañana.

—¡Madre!

Li Yuyue se dio vuelta, cubierta en lágrimas para mirar a Zhao Wenqiang parada detrás.

Al ver cómo el hermoso rostro de Li Yuyue estaba cubierto de lágrimas, Zhao Wenqiang se sintió abrumada por la compasión, y después de una mirada más cuidadosa, de repente notó el cambio que había sucedido en la cara de Li Yuyue y solo podía mirarla fijamente.

—Yue’er, ¿qué pasó con tu cara?

Li Yuyue negó con la cabeza, llorando.

—No sé. Cuando me levanté esta mañana, ya se había vuelto así. ¿Qué puedo hacer? ¡Ah!

Ella recordó las palabras de Baili Hongzhuang de ayer. Antes de que ella esté realmente casada, podría suceder cualquier cosa.

Ahora con su cara así, ¿cómo podría su alteza, el príncipe heredero, querer casarse con ella?

La cara de Li Chengqian también cambió. Su hija puede convertirse en la Emperatriz, pero si su apariencia fuera así, ¿cómo podría salir y ver a otras personas?

—¡Date prisa y trae un doctor! —Li Chengqian agitó su mano fuertemente, ordenando al sirviente.

—¡Sí! —El sirviente inmediatamente aprovechó la oportunidad y se retiró, regresando a la mansión para tratar de encontrar un doctor.

Li Chengqian y Zhao Wenqiang inspeccionaron con cautela el rostro de Li Yuyue lleno de pecas. Las pecas densamente llenas eran simplemente lo suficiente como para que alguien se sintiera disgustado después de una sola mirada. ¿Dónde estaba su aspecto generalmente hermoso?

—¿Cómo podría tu cara, perfectamente buena, convertirse en esto sin ninguna causa o razón? —Zhao Wenqiang hizo una mirada nerviosa, el día de la boda con el Príncipe Heredero no estaba muy lejos.

Una vez que salieran las noticias, la prefectura de su primer ministro se convertiría en una gran broma.

Después de muchos intentos, Zhao Wenqiang y Li Yuyue llegaron a la conclusión de que esas pecas permanecerían en la cara de Li Yuyue durante algún tiempo, de las cuales era básicamente imposible deshacerse.

—¿A quién conociste entre ayer y hoy? —Al pasar un largo tiempo, Li Chengqian finalmente habló.

—Nadie, aparte de la pelea con Baili Hongzhuang, no había más gente. —Li Yuyue sollozó.

Escuchando sus palabras, la cara de Li Chengqian no pudo evitar cambiar ligeramente.

—¿No me digas que esto tiene algo que ver con Baili Hongzhuang?

Cuando Baili Yuyan fue desfigurada, nadie sabía por qué o cómo sucedió. Pero el rencor de Baili Yuyan y Baili Hongzhuang durante mucho tiempo era algo que todos conocían.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *