Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 55

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Todos se volvieron para mirar a Xuanyuan Huan. Las doncellas lo miraron ansiosamente, anticipando su respuesta, esperando que lograran atraer su atención.

Baili Yuyan también miró ansiosamente. Todavía recordaba las amorosas palabras que compartían juntos, y esperaba que él también lo hiciera.

—Yo la quiero… ¡a ella!

Xuanyuan estiró su dedo, señalando a una mujer.

Baili Hongzhaung estaba aburrida hasta la muerte mientras charlaba ociosamente con Dibei Chen. Durante el banquete, ella se había familiarizado bastante con él.

Afortunadamente, a este tipo tampoco le gustó mucho el banquete, por lo que ambos prefirieron sentarse en la esquina y comer felizmente.

Pero de repente, todos tenían los ojos puestos en ellos. Baili Hongzhuang levantó los ojos y miró a su alrededor. ¡La persona a la que se refería Xuanyuan Huan era en realidad ella!

—Baili Hongzhuang… —Dijo lentamente Xuanyuan Huan.

En el momento en que Baili Hongzhuang apareció, sus ojos nunca se habían movido a otra parte.

Aunque no entendía cómo Baili Hongzhuang cambió tanto, simplemente no podía olvidarse de ella.

Solo al ver a Baili Hongzhuang y Dibei Chen charlando tan felizmente, su corazón se sintió incómodo.

En cualquier caso, ¡solo tenía que conseguir a Baili Hongzhuang como su mujer!

Cuando todos vieron a Xuanyuan Huan elegir Baili Hongzhaung, las expresiones en sus caras se volvieron extrañas.

Hace solo un mes, Baili Hongzhuang fue abandonada por él y, además, Xuanyuan Huan incluso había pedido que se cancelara el compromiso muchas veces.

Pero ahora él la quiere de vuelta. ¿No es esto como una broma?

Baili Yuyan observó a Xuanyuan Huan en estado de shock. ¡No podía creer que realmente eligió a Baili Hongzhuang!

Las expresiones de las caras de Xuanyuan Yutian y Jiang Jinying momentáneamente se pusieron feas cuando escucharon su respuesta.

Xuanyuan Huan podría elegir a cualquier mujer presente en el banquete. ¡Cualquier mujer excepto Baili Hongzhuang!

— ¡No puedes! —La voz de Xuanyuan Yutian era imponente, con el aura de un gobernante.

Las palabras de un Emperador no eran una broma. Él mismo había cancelado el compromiso antes, así que ¿cómo podría regresar y volver a convertir a Baili Hongzhuang en la Princesa Heredera?

No importa lo increíble que Baili Hongzhuang sea ahora, ¡ella y Xuanyuan Huan definitivamente no pueden estar juntos otra vez!

La expresión de Xuanyuan Huan cambió cuando miró la cara rígida de Xuanyuan Yutian, a punto de replicar cuando Jiang Jinying repentinamente lo detuvo.

— ¡Huan, no causes problemas!

Jiang Jiying bajó la voz.

— ¡Madre Imperial, a tu hijo solo le gusta Baili Hongzhuang! —Subrayó Xuanyuan Huan.

La cara hermosa de Jiang Jinying frunció el ceño

—Hay tanta gente aquí, y todavía te atreves a contradecir a tu padre, ¿significa que no quieres ser el Príncipe Heredero?

Cuando Xuanyuan Huan insistió en romper el compromiso, Xuanyuan Yutian ya estaba disgustado. Quererlo nuevamente, en tal caso, es simplemente imposible.

Al escuchar las palabras de Jiang Jinying, Xuanyuan Huan no pudo evitar sentirse sorprendido. Echando un vistazo rápido para ver los ojos penetrantes de su padre, solo pudo cerrar la boca obedientemente sin ninguna otra palabra.

Baili Hongzhuang no pudo evitar relajarse. Afortunadamente, no necesitó intervenir para resolver el problema. ¡La estupidez de Xuanyuan Huan realmente hizo que quisiera sacarle los sesos!

Después, Xuanyuan Huan se limitó a permanecer inexpresivo, dejando que su madre, Jiang Jinying, escogiera algunas concubinas para él. Si él no podía obtener a Baili Hongzhuang, entonces no le importaba a quién conseguía.

Al ver a Xuanyuan Huan actuar obedientemente, Jiang Jinying también se sintió aliviada. ¡Ella era solo una mujer, y absolutamente no podía dejar que los sentimientos del Emperador acerca de Huan cambiaran!

Al final, Xuanyuan Yutian declaró al primer ministro del país de Feng Bo, la hija de Li Chengqian, Li Yuyue como la esposa del príncipe heredero.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *