Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 98

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Incluso en la tenue iluminación de la habitación, aún podía ver las mejillas enrojecidas de Baili Hongzhuang. El amor y el afecto de repente llenaron su corazón.

Baili Hongzhuang sintió que su cuerpo se ponía rígido cuando su cálido aliento abanicó su rostro. Su voz era dura, —Tú quieres mucho.

—Oh… —Dibei Chen levantó una ceja, deliberadamente arrastrando su voz, —Originalmente esto era…

— ¡Date prisa y muevete! —Baili Hongzhuang estaba avergonzada por la ira.

Al principio, ella quería echar directamente a este tipo de la cama, pero luego temió que fuera demasiado fuerte y las dos personas de afuera escucharan.

Y, segundo, ¡porque la fuerza de este tipo era tan grande que ni siquiera podía empujarlo!

Al ver la apariencia de Baili Hongzhuang, la sonrisa en los ojos de Dibei Chen se profundizó.

Por lo general, Baili Hongzhuang siempre se veía calmada e indiferente, era la primera vez que veía otras emociones en sus ojos, y aunque era enojo, todavía sentía que era muy linda.

Al momento siguiente, los ojos de Baili Hongzhuang se volvieron conmocionados cuando el atractivo rostro de Dibei Chen se acercó lentamente a ella, inmediatamente empujó contra él, pero su cuerpo era como una colina inmóvil.

¡Este tipo la veía como una broma!

Justo cuando el rostro de Dibei Chen estaba a punto de tocar los labios de Baili Hongzhuang, Baili Hongzhuang repentinamente sacudió la cabeza hacia un lado. Su cálido aliento sopló en la nuca de él mientras levantaba la cabeza para susurrar palabras que hicieron que sus orejas se pusieran rojas.

—Esposita, eres realmente linda.

Las palabras de Dibei Chen fueron pronunciadas con sinceridad. Baili Hongzhuang era realmente tan linda que otros simplemente no pudieron resistir.

— ¡Si no te bajas, te daré una probada de la vida peor que la muerte! —Baili Hongzhuang rechinó los dientes.

Este chico se atrevió a molestarla mucho. ¡Tenía que dejarlo ver su poder!

La cara de Dibei Chen cambió ligeramente. Podía sentir claramente a Baili Hongzhuang doblar sus rodillas. ¡Su pequeña esposa realmente puede ser despiadada!

De repente, los labios de Dibei Chen se engarzaron en una sonrisa cautivadora. Él la abrazó con fuerza y ​​revirtió sus posiciones. Ahora, Baili Hongzhuang estaba sobre su cuerpo.

— ¡Esposita, eres demasiado cruel!

Baili Hongzhuang también quedó atónita por un momento, siendo abrazada fuertemente por Dibei Chen. Ambas manos se apresuraron hacia Dibei Chen, ¡este hombre era demasiado odioso!

Viendo cómo Baili Hongzhuang era realmente infeliz, Dibei Chen la tomó de las manos y sonrió en voz baja, —Está bien, dejaré de molestarte.

Diciendo eso, Dibei Chen liberó sus manos, permitiendo que Baili Hongzhuang dejara sus brazos.

Viendo la apariencia de Dibei Chen después de tomar ventaja de ella, Baili Hongzhuang resopló fríamente. ¡Ya no le importará este tipo!

Pero en su corazón, en realidad estaba de mal humor. ¡Si tuviera más tiempo para cultivar, entonces nunca habría sido reprimida por este hombre!

Por el movimiento entre ellos, el colgante de jade también cayó con la túnica exterior de su vestido. Cuando Dibei Chen vio el jade, la luz en sus ojos se agudizó.

—Esposita, ¿de dónde sacaste el colgante de jade?

Al escuchar la voz casi conmocionada de Dibei Chen, una luz brilló en los ojos de Baili Hongzhuang. ¡El tono de Dibei Chen reveló claramente que sabía algo sobre el colgante de jade!

Desde que Baili Hongzhuang encontró esto, la única prueba de su identidad, siempre lo había estado llevando sobre su cuerpo. Solo podía esperar encontrar a sus padres biológicos en el futuro.

Solo el colgante de jade no podía significar nada en absoluto. En su opinión, tratar de encontrar a sus padres con el colgante de jade solo era demasiado difícil.

¡Nunca pensó que había alguien a su lado que lo supiera realmente!

— ¿Sabes qué es este colgante de jade? —Preguntó Baili Hongzhuang.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *