Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 15: Reunión con el Pequeño Wang

Traducido por Rencov

Editado por Nemoné


Al mirar las diez mantas apiladas sobre su cuerpo, que le impedían moverse, Zhu Yao se sintió extremadamente incómoda. No solo eso, no estaba claro cuándo comenzó, su maestro estaba parado a su lado, y con sus manos, estaba colocando como si nada la undécima manta, como si estuviera a punto de aplastarla.

—Maestro… 

Zhu Yao se sintió un poco desanimada, ¿era el nuevo método inventado por su maestro para despertarla? Debo decir que tú ganas.

—Mn —Yu Yan respondió con indiferencia.

Sin dejar rastro, guardó la undécima manta, y por su expresión tranquila y serena, pareciera que no era él la persona que había vigilado a su discípula junto a su cama toda la noche.

— ¿Cómo está tu cuerpo? —Mientras decía eso, su mano ya había llegado a su muñeca para comprobar su pulso.

Zhu Yao, quien fue interrogada acerca de su tía a primera hora de la mañana, se sonrojó por completo. Pero, al ver la expresión seria del sujeto que la interrogó, reunió valor y respondió:

—Mucho mejor.

Como si quisiera demostrar que de hecho estaba sana, trató de levantarse.

Después de confirmar que no había anormalidades en su pulso, Yu Yan finalmente se sintió a aliviado. Retirando su mano, le dijo que descansara más, y que no se levantara con tanta prisa. Mirando que el cielo se había tornado brillante, recordó el pedido de su discípula de beber agua con azúcar morena. Dio media vuelta y se dirigió a la cocina.

— ¡Maestro, espera un minuto!

Justo cuando giró su cuerpo, la discípula detrás de él le estiró las mangas. Cuando se volvió, vio el rostro de su estúpida discípula que parecía que estaba a punto de llorar, como ella dijo lastimosamente:

— ¿Te importaría sacarme? Me están presionando las mantas, no puedo salir sola.

Yu Yan suspiró en su mente

Cinco días después, la tía de Zhu Yao se fue según lo previsto, pero durante esos cinco días, vivió en pura miseria. Olvídate de su maestro, quien se la pasó todo el rato cosiendo y haciendo sus toallas sanitarias, la Montaña Bosque de Jade, que por lo general era tranquila y serena, de repente se puso animada. Todos los días, habría oleadas tras oleadas de discípulos que subirían la montaña con el propósito de enviarles suministros de azúcar morena y antes de irse, siempre la mirarían con curiosidad. Ella sentía como si toda la secta supiera que su tía estaba aquí.

Un cuenco de agua con azúcar morena también aparecería en la mesa para cada comida. Después de haberla bebido tanto, ahora sentiría náuseas con solo ver el agua. Al fin y al cabo, los cuencos de agua azucarada fueron preparados por su maestro, no había nada más que pudiera hacer sino apretar los dientes y beberlos todos. Por lo tanto, en el momento en que su tía se fue, ella claramente, sin rodeos, y con firmeza expresó que ya no los necesitaba. Solo entonces su maestro finalmente detuvo sus acciones de “envenenamiento”.

Debido a este incidente, Zhu Yao estaba profundamente preocupada por su vida de cultivación. Este maestro suyo, mirándolo desde todos los aspectos, tenía que decir que no estaba insatisfecha con él. Apuesto, alto nivel de cultivo, alto estatus, e incluso agregó puntos de experiencia en todas las habilidades posibles de la vida. El punto principal era que él era enormemente bueno con ella, su discípula. El único defecto era… le faltaba un poco de sentido común.

Exacto, sentido común. Al igual que este incidente, si no fuera por su comportamiento extremadamente sincero, ella habría creído que él tenía un hoyo en el cerebro.

Ella se preguntaba cómo él pudo sobrevivir durante tantos años.

Parecía como que tenía que darle recordatorios de vez en cuando en el futuro, a fin de cuentas, ella era alguien que había experimentado la vida de dos mundos diferentes. Con alguien que era como un montón de preocupaciones como su maestro, parecía que no le era posible vivir su vida tranquilamente como practicante.

Lanzando un largo suspiro, Zhu Yao, que se había refugiado durante otro medio mes después del incidente de su tía, decidió bajar de la montaña para aliviar su aburrimiento. Alcanzando a un discípulo que acababa de pasar, ella hizo que la llevara a la Montaña Principal. Había decidido ver al Pequeño Wang.

Después de todo, se podía considerar que ambos provenían de la misma ciudad y ella fue quien lo trajo aquí también. Naturalmente, se sentía responsable de él, y desde su último encuentro, el pequeño también había mostrado preocupación por ella. Aunque era joven, poseía el compromiso de ser un hombre de verdad. Ocasionalmente, un sentido de orgullo de alguna manera se elevaría dentro de ella.

Después de hacer algunas preguntas a lo largo del camino, descubrió que un grupo de discípulos habían terminado la lectura sobre la entrada a la secta, y que habían sido asignados a las diversas Montañas.

—Disculpa, hermano marcial sénior, me preguntaba si has escuchado hablar de un cierto niño llamado Wang Xuzhi, y al lugar al que le han asignado. —Zhu Yao continuó sus pesquisas.

— ¡Wang Xuzhi! —Los ojos del discípulo brillaron, y su actitud ligeramente irritada se volvió extremadamente entusiasta—. ¿Estas preguntando sobre el discípulo de la cámara que acaba de ser aceptado por el Maestro de la Secta? ¿El que tiene la vena espiritual celestial de fuego?

Zhu Yao asintió. A pesar de que no sabía si el Pequeño Wang fue admitido como un discípulo del Maestro de la Secta, si esa persona poseía la vena espiritual Celestial de Fuego, entonces debería ser él.

—Y tú eres…

—Soy su hermana mayor.

Zhu Yao casualmente se le ocurrió una razón. Para no tener a otra persona más que la llame su ancestro, en el camino, decidió no revelar su identidad.

Inesperadamente, en el momento en que el discípulo escuchó esto, su actitud hacia ella se volvió mucho más respetuosa.

—El hermano marcial júnior Wang ha sido aceptado por el Maestro de la Secta; en estos momentos, debería estar en la Montaña de la Espada. Si a usted hermana marcial júnior no le importa, este discípulo de aquí puede llevarla allí.

Obviamente, Zhu Yao estaba feliz de que alguien la guiara, y así, lo siguió a la Montaña de la Espada. Cuando llegó, se dio cuenta de que esta no estaba tan lejos de donde vivía pues flotaba justo debajo de la Montaña del Bosque de Jade. Y, había formaciones de teletransportación entre las Montañas, por lo que no era exactamente necesario de volar entre ellas.

Ese discípulo llevó a Zhu Yao a una formación de teletransportación después de otra, y finalmente, se teletransportaron a un pequeño patio. Dentro este, con solo una mirada, ella pudo ver al Pequeño Wang, quien estaba balanceando una espada que era mucho más larga que él.

Luego se despidió de la persona que la trajo aquí y le dio las gracias antes de entrar. En el momento en que entró, Wang Xuzhi la vio. Una gran sorpresa brilló en su pequeña cara que estaba empapada de sudor. Corrió directamente hacia ella después de guardar su espada, y gritó en voz alta mientras corría:

— ¡Esposa!

Zhu Yao levantó su puño y envió un golpe a su pequeña cabeza y un gran chichón creció en su cabeza.

— ¿Qué tonterías estás gritando? No tienes nada de modales.

— ¡No es una tontería! —Con una expresión lastimosa, el Pequeño Wang se frotó su dolorida cabeza. Insatisfecho, refutó—: Mi padre una vez me dijo, que una mujer trata a su marido como su cielo, así que soy más grande que tú.

¿Por qué no podía dejar ese asunto en paz? Zhu Yao no pudo sino pinchar con fuerza sus redondas mejillas.

—Parece que a un niño pequeño como tú no se te ha enseñado bien, ¿por qué estás teniendo una esposa en tu mente todos los días? ¡Quién se convertiría en tu esposa de todas formas!

—Desde luego, tú —dijo Wang Xuzhi en tono serio—. Un verdadero hombre debe ser honesto, y mantener sus palabras. Una vez dije que me casaré contigo, por lo que ciertamente me casaré contigo. No te menospreciaré. Y, tengo diez años, ¡ya no soy un niño!

Aiya, eres bastante terco, ¿eh?

— ¿Eso fue algo que tu padre te enseñó también?

Wang Xuzhi negó con la cabeza.

 —Mi maestro me enseñó eso.

Zhu Yao sintió que era gracioso, y le acarició la cabeza.

—Entonces, ¿tu maestro te enseñó esto? Como alguien que cultiva para convertirse en una deidad, debes abstenerte de los placeres normales de la vida y negar la satisfacción material, por lo que no puedes tener pensamientos de encontrar el amor. ¡Estás destinado a no tener esposa en toda tu vida!

Wang Xuzhi sacudió la cabeza, como si hubiera pensado en algo con respecto a lo que ella acababa de decir, frunció el ceño y dijo:

—Pero… ¡Mi maestro tiene una esposa, mi hermano mayor marcial sénior también tiene una e incluso mi hermano marcial sénior Shushu la tiene!

Uh… De acuerdo, su versión de educación parecía ser incorrecta.

—Ejem… escuché que el Maestro de Secta te ha tomado como su discípulo. —Zhu Yao cambió el tema de conversación.

En el momento en que habló de su maestro, Pequeño Wang al instante mostró una cara orgullosa, y altivamente levantó la cabeza.

—Soy un discípulo de la cámara, ¿sabes?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *