Mi discípulo murió una vez más – Capítulo 19: Una Buena Amiga China

Traducido por Rencov

Editado por Yonile


Zi Mo tosió un par de veces, la atención de todos una vez más se centró en él, con una expresión seria, dio su veredicto final:

—Xiao Yi, heriste gravemente a uno de tus hermanos de la misma secta, así que, como castigo destruiré tu cultivación y serás expulsado de la Secta Interna. Tendrás que comenzar tu entrenamiento desde cero, y espero que, esta vez, cultives de manera adecuada y diligente. 

Después de decir esto, con un gesto de su mano, un rayo de luz cayó directamente sobre el cuerpo de Xiao Yi. Él se estaba manteniendo sentado con todas sus fuerzas, pero al recibir el impacto se desplomó en el suelo. Su cultivo fue destruido.

—Yuanxiu, la forma en que educaste a tu hijo no fue la correcta. Ahora tendrás que cuidar bien a Ling Long, la niña que fue empujada hacia al estanque por el pequeño gordo Zhao. Ese será tu castigo. Si algo le vuelve a suceder, serás el responsable.

—Este discípulo obedece.

—En cuanto al pequeño gordo Zhao, también ha causado daño a otros. Voy a emitir mi veredicto una vez que se recupere de sus heridas.

Zi Mo se acarició la barba. Con un movimiento de su mano, llamó a dos discípulos para que entraran a la sala.

—Este asunto ha quedado concluido. Pueden regresar a sus deberes. Lleven a Xiao Yi a la secta externa.

Los dos discípulos obedecieron sus instrucciones. Levantaron a Xiao Yi del suelo y se dirigieron a la entrada. Cuando pasaron al lado de Zhu Yao, Xiao Yi levantó de repente la cabeza y la miró fríamente.

El corazón de Zhu Yao se congeló. Este pequeño mocoso no podría estar odiándola ¿verdad?

Diablos, será mejor que tengas claro esto. Antes, fui yo quien le hice el favor a ese viejo Zi Mo, y te salvé.

Con el corazón pesado, regresó al Bosque de Jade, y se sintió profundamente triste. No más de un mes había pasado desde que entró en la secta y ya había ofendido a los dos grandes Señores de la Montaña de la Medicina y Refinación de Artefactos. Su vida era tan “maravillosa” que le daba miedo que cuando saliera más adelante recibiera una paliza por parte de un grupo de personas. Como resultado, decidió convertirse seriamente en una Nini después de esto para evitar salir más seguido.

Hablando de eso, ella y ese niño Xiao Yi sí que estaban predestinados, se lo encontraba cada vez que salía, sin mencionar la extraña sensación que se hacía más profunda con cada encuentro. No sabía cómo describir este sentimiento. No era ni odio ni amor, era una sensación extraña que era incapaz de describir.

Asimismo, si teníamos en cuenta sus tres vistas deformadas, menos podría gustarle. Especialmente, la expresión que le mostró antes de irse, hizo que su vello se erizara. No pudo evitar sentir escalofríos, apenas podía creer que ojos como esos pudieran aparecer en un niño cuya edad era solo de diez.

—¿Has vuelto?

Una fría voz alejó sus pensamientos.

Yu Yan estaba en el patio parado al lado de la mesa. Un plato de verduras, que emitía un apetitoso aroma, estaba en sus manos, mientras miraba a la persona que acababa de regresar. La actitud de un hombre recién casado se apoderó de Zhu Yao.

—Cariño he… Espera, no. Maestro.

Zhu Yao, a quien le encantaba comer, dejó atrás sus malos ánimos, y se acercó a toda prisa. Su maestro la estaba esperando para comer.

Yu Yan no respondió. Solo miró a su idiota discípula que comenzó a comer, suspiró en silencio y se sentó frente a ella.

Como un viento feroz que sopla las hojas de un árbol, Zhu Yao arrasó con todos los platos de comida e incluso eructó después de terminarlos. Al ver a su maestro que comenzó a limpiar, sintió que estar bajo la tutela de un maestro que era capaz de todo era sin duda su mayor bendición desde que comenzó a cultivar. PS: Si no fuera por sus travesuras habituales.

No obstante, su cultivo…

—Maestro…

Un sentimiento de culpa se elevó dentro de ella.

Yu Yan detuvo sus movimientos, y la miró ligeramente.

—Umm…

Por un momento, Zhu Yao no supo qué decir. Se sintió un poco incómoda, estiró de la esquina de su ropa y dijo:

—Incluso hasta ahora, todavía no he sentido alguna energía espiritual, así que…

¿Alguna vez te has arrepentido de tomarme como tu discípula?

Yu Yan frunció las cejas. Lanzó un arte con sus manos, los platos y palillos en la mesa volaron de forma automática hacia la cocina. Se sentó frente a ella una vez más y le indicó que continuara.

Zhu Yao, se sintió más apenada.

—Ejem… lo que quiero decir es que, podría ser posible… podría ser que no soy apta para cultivar en una deidad.

Cuando bajó de la montaña la otra vez, descubrió que incluso el niño con menos talento había aprendido a absorber energía espiritual, mientras que ella seguía sin poder sentirla. Sería una mentira decir que eso no la afectó.

Al principio, se vio seriamente obligada a reconocerlo como su maestro, sin embargo, los humanos tienen sentimientos después de todo. Luego de vivir con él durante tantos días, ¿cómo podría sentirse indiferente cuando Yu Yan la estaba cuidando sinceramente? No podía tratarlo como alguien mayor, pero, todavía era elegible como amigo, como hermano, ejem… como amiga.

Ella entendió lo deseoso que estaba por tener un discípulo. Había escuchado de las conversaciones privadas de unos discípulos que su maestro podría haber ascendido hace mucho tiempo. Sin embargo, como aún no había encontrado a un buen discípulo, había decidido reprimir su nivel de cultivo para no ascender. Pero ella…

—¿Por qué no encuentras otro discípulo? —se sentía culpable por retenerlo.

Yu Yan se sobresaltó un poco, con las cejas bien juntas, quedó atónito por un momento. De repente, extendió la mano para tocarle la frente, y su expresión se volvió más extraña.

Ella no tiene fiebre.

—Maestro, hablo en serio.

Zhu Yao apartó la mano. Estaba siendo diferente por una vez, ¿no podrías respetar un poco su dignidad y ser serio?

Yu Yan emitió un largo suspiro y sin dudar le dio una expresión de “¿por qué mi discípula es tan estúpida?”. Luego, con una mirada seria, comenzó a instruirla:

—En el futuro, no bajes de la montaña tan seguido, esto es para que evites aprender cosas malas.

Nomás había bajado de la montaña por unas horas, y se volvió más estúpida. Yu Yan creía que tenía mucho sentido, y había endurecido su determinación de enseñarle en un ambiente cerrado, para que no fuera influenciada por otros.

Zhu Yao se quedó sin palabras.

—¡De ahora en adelante, hasta que construyas tu Fundación, no puedes bajar de la montaña! —ordenó con severidad.

—¡Maestro! —ella estaba siendo confinada, así como así.

La expresión de Yu Yan se volvió aún más fría, parecía que no había lugar para la discusión.

—Entraste en la secta más tarde que la mayoría, a diferencia de un niño, tu mente no puede enfocarse en un solo objetivo y poner todo en él. Por eso, es normal que tengas un comienzo tardío en comparación con los demás, no tienes que preocuparte demasiado. En este período, solo debes alejarte de las distracciones y concentrarte en cultivar. Podrás comprenderlo a su debido tiempo. Cultivar es algo que va en contra de las leyes de la naturaleza en primer lugar, no es un problema por el que debas estar demasiado ansiosa.

—¿Pero y si nunca seré capaz de comprenderlo?

—Entonces continuarás cultivando —dijo Yu Yan firmemente—. No tienes de qué preocuparte. Incluso si no eres capaz de todo, tu maestro te protegerá.

Zhu Yao no sabía cómo responderle, él nunca había pensado en renunciar a ella.

Maldita sea, ¿qué pasa con este sentimiento de querer llorar? Maestro, siempre te desvías del sentido común, ¿por qué tienes que decir tales declaraciones emocionales ahora? ¡Bastardo!

Zhu Yao se frotó los ojos ferozmente, y solo se detuvo después de que se pusieron rojos.

—Umm… Maestro, antes, cuando bajé de la montaña, creo haber causado algunos problemas.

Zhu Yao decidió ser completamente honesta. Su maestro era muy poderoso, pero si alguien le fuera a dar una paliza algún día, al menos, sabría a quién buscar.

—Creo haber ofendido a alguien.

Yu Yan la miró con escepticismo.

Por lo tanto, como medida preventiva, le explicó claramente todo el incidente que sucedió antes. Hmph. ¿El viejo Zi Mo se atrevió a usarla? Entonces, obviamente, se atrevería a informarle a sus espaldas.

—Aunque solo estaba siguiendo las intenciones del Maestro de la Secta, para perdonar a ese niño. El venerable Zi Yuan definitivamente me guardará rencor por este incidente, es por eso que…

Yu Yan frunció el ceño, y se sumió en un profundo pensamiento por un momento. Justo cuando pensó que su poderoso maestro se golpearía el pecho y diría que la protegería, Yu Yan levantó la cabeza, la miró con firmeza y dijo:

—¿Quién es Zi Yuan?

Incapaz controlarse por un momento, Zhu Yao se cayó de la silla.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *