Princesa Consorte Chu – Capítulo 25: El médico y el sacerdote taoísta están listos para la batalla

Traducido por Moux

Editado por Ayanami


Aun así, las palabras ya habían salido de su boca. Incluso si quería retractarse, por el miedo, le era imposible. Por lo que, su única opción era continuar.

—Por lo que he visto, temo que no haya opción…sin embargo, el invitar a un fuerte sacerdote taoísta para realizarle un exorcismo a xiaojie y deshacerse del espíritu demoniaco, juzgo que, de esta manera, xiaojie mejorará.

Ahora que Su Qing oía al médico decir lo que ella quería, planeaba reafirmar sus palabras, sin embargo, su velocidad no podía compararse con la de Yun Qian Meng, quien le arrebató la oportunidad de hablar.

Mirando al doctor como si sus ojos fueran dos cuchillas afiladas, Yun Qian Meng dio dos pasos al frente.

—Esta es la primera vez que ben xiaojie ha conocido a un médico que tiene conocimiento sobre espíritus y demonios…no sabría decir si… ¿un doctor, por lo general, estudia la medicina o alquimia? —Dijo, con una voz baja y dura, mientras en sus ojos había un destello de burla.

Yun Qian Meng, en realidad, era una persona de un mundo moderno donde trabajaba como detective policiaca, así que ella no cree en fantasmas o espíritus. Así que no podía contenerse, al ver como el médico intentaba manchar su nombre con esa clase de cosas.

Todos escucharon la burla, implícita, en el tono de voz que Yun Qian Meng usó y, uno por uno, mostraron distintas expresiones.

Liu Han Yu consideró que los pensamientos de Yun Qian Meng eran muy meticulosos, tanto, que incluso su discurso era retórico y lleno de inteligencia; aunque antes se sentía ansiosa, ahora su corazón estaba aliviado.

Además, Yun Xuan Zhi, quien miraba furioso al médico, frunció levemente el ceño, lo que hizo parecer aún más intensa su expresión. Al verlo, el doctor bajó aún más su cabeza, sin atreverse a encontrar su mirada.

Su Qing fulminó a Yun Qian Meng con la mirada, sin que se diese cuenta, su delicado cuerpo se apoyó en el de Yun Xuan Zhi. Sus manos se movieron al pecho de él, mientras apretaba las costuras de su ropa.

¡Laoye, no es que nubi crea fácilmente en las supersticiones! Pero… ¿¡no le parece que la condición de Xue’er es para probar todo tipo de métodos que la puedan curar!? —Imploró.

Al terminar de hablar, una pequeña lágrima cayó desde la esquina de su ojo. Sorbió un poco y volteó a ver a Yun Qian Meng para suplicar.

— ¡Da xiaojie, después de todo, Xue’er es su hermana! ¡Incluso si ella la ha ofendido, por favor considere su hermandad y brindar su ayuda! —Mientras hablaba, Su Qing quiso zafarse de los brazos de Yun Xuan Zhi y encaró a Yun Qian Meng, intentando arrodillarse, aun separándose de Yun Xuan Zhi, sin embargo, éste la detuvo.

Atónita, Su Qing levantó su cabeza, no obstante, mientras distinguía que Yun Xuan Zhi miraba con reproche a Yun Qian Meng, por un momento, se regodeó desde su corazón; aun así, persistía con la determinación de arrodillarse.

— ¿¡Qué es lo que haces!? ¡Levántate, rápido! —Aunque Yun Xuan Zhi era un erudito, por naturaleza, un hombre tiene más fuerza que una mujer, por lo que, con un solo tirón, levantó el cuerpo de Su Qing. Después, su vista pasó de manera rápida por Yun Qian Meng, quien estaba quieta en su lugar, mientras volteaba hacia el doctor —Recuerda bien lo que acabas de decir, si para entonces xiaojie aún no se recupera ¡mira como ben xiang te castigará!

Mientras Yun Xuan Zhi decía eso, todos comprendieron el punto de vista de su señor.

Su Qing ocultó su silenciosa felicidad, mientras mostraba una expresión angustiada al inclinarse ante Yun Xuan Zhi. Agradecida dijo:

¡Nubi agradece a laoye por su atenta autorización! ¡Nubi irá con Wang mama para prepararse enseguida!

Luego de hablar, Su Qing se apuró en salir de la habitación, encontrándose con Liu Han Yu, quien bloqueó su camino en silencio.

Sin más, observó a Liu Han Yu poner una sonrisa amable, con una expresión de honestidad en sus ojos, mientras tomaba sus manos con calidez.

Jiejie, er xiaojie necesita que la gente la cuide. Es mejor que yo me encargue de las preparaciones —le dijo con gentileza.

Los ojos de Su Qing se encogieron por un momento. Ver la amabilidad de Liu Han Yu, hacía que su corazón se volviera cauteloso. Sin dejar de batir sus pestañas, sus manos cubrieron las de Liu Han Yu.

—Muchas gracias por los bellos pensamientos de meimei —dijo con gratitud —Sin embargo, es un problema sobre mi hija, dime, ¿Cómo puedo dejarla en manos de alguien más? Además, justo ahora, meimei está a cargo, temporalmente, del Fu en mi nombre. ¿Cómo puedo soportar el darle más carga a meimei?

Al final, Su Qing, de pronto, afirmó su agarre, sus ojos sonrientes emitieron un brillo diabólico.

Liu Han Yu sintió dolor en sus manos, la furia surgió desde su corazón. Aun así, mantuvo una sonrisa en su rostro, mientras forcejeaba para alejar sus manos. Su cuerpo seguía en el camino de Su Qing, miró más allá del hombro de Su Qing a Yun Xuan Zhi.

— ¡Laoye, jiejie no deja que nubi la ayude incluso con las cosas pequeñas! —Dijo suavemente.

En realidad, Yun Xuan Zhi no era un idiota. Incluso si no pudo ver sus movimientos antes, era claro, para él, como está houyuan se esforzaba por él, así que era entendible el que Su Qing fuera cautelosa.

Sin embargo, Yun Ruo Xue es su hija y la ha criado con cuidado él mismo. Un asunto tan importante, era natural permitir que Su Qing se encargue.

Incluso así, Liu Han Yu se estaba acoplando a su gusto últimamente. Por lo que la expresión de Yun Xuan Zhi era muy afable cuando habló.

—Yu’er, deberías de encargarte de manejar bien el Fu. Y, sobre Xue’er, solo deja que Qing se encargue de cuidarla.

Al escucharlo, el corazón de Su Qing se iluminó de alegría y de inmediato aceptó.

— ¡Sí, laoye! Últimamente, no ha venido a ver a nubi. Y con Xue’er así, ¿por qué no descansa aquí para que nubi pueda cuidarla durante la noche? ¡Quizás su aura de decoro pueda eliminar a los temibles espíritus!

Yun Xuan Zhi ya estaba preocupado por la mujer que acaba de abrazar. Al escuchar el grito de Yun Ruo Xue, sintió que él también había sido indolente con Su Qing por un tiempo. Asintiendo con algo de reticencia, ondeó su mano, dejando que Liu Han Yu y Yun Qian Meng regresarán a sus patios.

♦ ♦ ♦

Da xiaojie, ¿no cree que hay algo sospechoso en todo esto? —Preguntó Liu Han Yu luego de que se alejaron del Feng He Yuan.

Al ver que Yun Qian Meng no había hecho ningún sonido desde hace un rato, la ansiedad en el corazón de Liu Han Yu volvió a crecer. No podía decir que es lo que la señorita piensa.

Yun Qian Meng lanzó una mirada indiferente hacia Liu Han Yu, luego, levantó su mano para apartar el cabello que acariciaba sus mejillas.

—Liu yiniang es muy perceptible —dijo, con una sonrisa —La amada hija de Su yiniang es solo de carácter humano. Sin embargo, ahora es Liu yiniang quien está a cargo del xiangfu. Es natural entender que un extraño no debe estar permitido para entrar al houyuan.

Con esas palabras, Liu Han Yu entendió de inmediato y, en voz baja, le dio órdenes a uno de sus sirvientes. Así, acompañó con consideración a Yun Qian Meng de vuelta al Qi Luo Yuan, pero antes de irse, se acercó a Mi mama.

—Durante los próximos días, hay que acomodar a los sirvientes en tres turnos —dijo Mi mama con cautela —Tienen que vigilar el patio durante la mañana, tarde y noche. ¡Absolutamente, ningún desconocido puede entrar!

Mi mama vio que la expresión de Yun Qian Meng era seria y, esta vez, supo que el problema de la segunda señorita fue planeado por Su Qing. ¡Y, encima de eso, se trata de una artimaña en contra de su señorita!

Debido a que ella se encontraba cerca de Yun Qian Meng, había escuchado su conversación con Liu Han Yu, por lo que entendió las consecuencias de sus acciones y, con un asentimiento, se fue a hacer su trabajo de inmediato.

Yun Qian Meng volvió a la cama, bajo el cuidado de Mu Chun. Sin embargo, después de ser asaltada durante la noche, no esperaba poder dormir; así que abrió sus ojos y contempló la conocida penumbra que la rodeaba, sintió que su situación era muy similar, llena de oscuridad. No podía ver un camino seguro por el cual avanzar; lo mejor que podía hacer, en estos momentos, era observar las acciones de sus enemigos para protegerse, en lugar de pasar los días luchando ciegamente contra ellos.

El asunto de hoy se veía fácil, pero, en realidad, se mostró calculado de una forma minuciosa.

¿Por qué Su Qing les informó a todos sobre la enfermedad de Yun Ruo Xue durante la noche? Debido a que luego de la una de la madrugada terminaría su castigo de medio mes, de esa forma, podría salir del Feng He Yuan sin que nadie pudiese hablar de ello.

Por ello, los sucesos que fingió Yun Ruo Xue, al igual del asunto de contratar a un sacerdote taoísta para aparentar un exorcismo, le estaban perjudicando.

Tras esto, no era difícil intuir las intenciones de Su Qing. Por una parte, podría sobornar al sacerdote para deshonrar la reputación e inocencia de Yun Qian Meng; mientras que, por la otra, podría aprovecharse de lo que diga el sacerdote para declarar que ella es un espíritu demoníaco que acecha a Yun Ruo Xue, por lo que se desharía de ella.

No se podía decir que Su Qing, en realidad, tuviera sus razones, no obstante, ya que ahora está alojada en este cuerpo, era claro que no podría dejarle causar molestias solo porque sí, aún necesita regresar este preciado obsequio.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *