Princesa Consorte Chu – Capítulo 30: Demasiados giros y vueltas

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Cuando escuchó la señal de la Emperatriz Viuda, Yun Qian Meng se sorprendió por dentro. Su mirada se volvió hacia la consorte Yuan De, que estaba radiante, con una sonrisa de oreja a oreja, y luego presentó sus respetos una vez más, diciendo débilmente, —¡Esta Yatou saluda a la Concubina Imperial!

—Está bien, ¡levántate! —Una voz clara y fría cayó sobre su cabeza. Sin esperar a que Yun Qian Meng se levantara completamente, la consorte imperial Yuan De comenzó a hablar de nuevo —hermana mayor, esta yatou realmente creció bastante bien. ¡Su apariencia podría superarnos!

¡A diferencia de su tono, la segunda declaración de la consorte imperial Yuan De,  en realidad, era para elogiar a Yun Qian Meng!

Yun Qian Meng de inmediato mostró una expresión de miedo en su rostro, un poco inclinado hacia abajo, mientras respondía rápidamente: —Gracias, pero la Concubina Imperial está exagerando. ¡El aspecto de esta yatou es simplemente normal, no se puede comparar con el suyo!

Mientras que la Consorte Imperial Yuan De escuchó las modestas palabras de Yun Qian Meng, no expresó ninguna felicidad. Ella solo levantó una taza de té para tomar un pequeño sorbo, antes de decir débilmente: —¿Por qué la señorita Yun debería ser tan modesta? ¡De esta manera, realmente, no eres como una persona que acaba de romper su compromiso!

¡Las palabras de la Consorte Yuan De tenían la implicación de que el hecho de que Chen Wang se negara a casarse con ella era todo culpa de Yun Qian Meng!

Al escuchar este tipo de interrogatorio suave y gentil, la emperatriz viuda aún mantenía su sonrisa. Pero, mantenía apartada a Yun Qian Meng de la Concubina Imperial Yuan De, luego, sonriendo, exclamó: —Fuiste tú quien hizo un alboroto al ver a Meng’er. Al verla ahora, ¡en realidad estás siendo dura con mi sobrina! En un principio, cuando el difunto emperador y yo le otorgamos a Chen Wang ese matrimonio, ustedes se opusieron a él. Ahora que se ha concedido el deseo de tu corazón, todavía estás empezando otro alboroto. Dime, ¿no me estás haciendo las cosas difíciles?

Enfrentándose a la Concubina Imperial Yuan De, que intencionalmente había estado poniendo obstáculos, la Emperatriz viuda respondió con firmeza, pero amabilidad. Aunque ella no la avergonzó, ¡aún logró que no pudiera plantear preguntas difíciles al sacar el tema de la cancelación del matrimonio!

Sin embargo, la Concubina Imperial Yuan De, siendo ligeramente irritada por la emperatriz viuda, especialmente bajo las miradas de Yun Qian Meng y la emperatriz, estas dos jóvenes, se sentiría infeliz después de todo. Entonces, no continuó la conversación con la emperatriz viuda, ¡en cambio, examinó de cerca a Yun Qian Meng una vez más!

Solo descubrió hoy, que Yun Qian Meng estaba vestida con una falda larga de color verde brillante. ¡Los exquisitos bordes dorados, combinados con bordados con dibujos de nubes, se veían grandiosos y nobles, pero simples y elegantes contra la piel de Yun Qian Meng!

En este momento, aunque Yun Qian Meng aún no había hablado, estaba de pie junto a la emperatriz viuda, su cuerpo era una imagen de calma. A pesar de la incomodidad que había causado intencionalmente, Yun Qian Meng mantuvo una sonrisa apropiada; ¡el fondo de sus ojos no se perturbó, expresando, inesperadamente, una calma convincente y segura de sí misma, causando un rastro de incertidumbre en el corazón de la Concubina Imperial Yuan De!

La información sobre Yun Qian Meng que sus espías habían reunido, originalmente, solo decía que esta hija de la propiedad del ministro era tímida y cobarde. ¡Incluso la cancelación del matrimonio en la sala del trono de la última vez, fue clasificada como una decisión que ella misma había tomado porque no podía soportar la humillación!

Pero hoy, cuando la Concubina Imperial Yuan De vio personalmente a Yun Qian Meng, inmediatamente, derribó la conclusión anterior en su corazón. Solo que esto levantó sus sospechas hacia los planes de la Emperatriz Viuda…

Todo lo que reinaba en las habitaciones de la emperatriz viuda en este momento era el silencio, solo se escuchaban los tintineos de los toques de las tazas de té y platillos…

Justo en ese momento, una silueta rosada se precipitó desde el exterior, mientras las sirvientas del palacio que la acompañaban gritaban suavemente: —¡Princesa, tenga cuidado de no caer!

Nadie tuvo tiempo de reaccionar, antes de ver que la silueta rosa ya se había precipitado en el seno de la Emperatriz y estaba hablando en un suave falsete, —¡Madre Emperatriz, Yao’er quiere que mamá juegue con ella!

La Emperatriz, que había sido taciturna desde el principio, tenía una sonrisa complaciente flotando en sus ojos en este momento. Solo la vieron sostener el cuerpo de la pequeña princesita mientras decía con ternura: —Yao’er, ¿cómo puedes olvidar tus modales? ¡Inclínate rápidamente ante tus mayores!

La princesa Yao era la perla de la palma de Yu Qian Di. Nacida del vientre de la Emperatriz, tenía un estatus honorable. ¡Pero después de escuchar el recordatorio de la Emperatriz, ella obedeció y se inclinó ante todos!

¡Todos observaron que la pequeña y linda belleza se inclinaba mientras imitaba los modales de los adultos, y también vieron que, a pesar de tener sólo cuatro años,  sonrió para dejar que las sirvientas del palacio la ayudaran a levantarse!

Solo que, cuando la princesa Yao vio a Yun Qian Meng, sus ojos límpidos parpadearon con perplejidad, antes de saltar sonriendo sobre el cuerpo de Yun Qian Meng. Abrazando a Yun Qian Meng, soltó, —¡Madre Emperatriz, a Yao’er le gusta la hermana mayor! —¡Después de eso, ella tiró de la mano de Yun Qian Meng para llevarla afuera!

Cuando dijo esto, todos se rieron a carcajadas. La emperatriz viuda no quería que la Concubina Imperial Yuan De volviera a dificultarle las cosas a Yun Qian Meng, así que agitó la mano aprobando que salieran y le dijo a la nodriza de la princesa Yao: —Lleva a más personas para que sigan a la princesa y a la señorita Yun. ¡Solo deben jugar en las cercanías del Jardín Imperial, asegúrese de tener cuidado al esperarlas!

Yun Qian Meng no tenía elección, además, ella realmente no quería meterse con la Concubina Imperial Yuan De a la que parecía no gustarle, así que se dejó arrastrar por la princesa Yao y se retiró de las habitaciones de la emperatriz viuda…

Era exactamente el mediodía en ese momento. A pesar de que era invierno, ¡los rayos amarillos de sol, que caían sobre sus cuerpos, eran excepcionalmente cálidos y suaves!

La princesa Yao que finalmente había encontrado a alguien con quien jugar parecía estar extremadamente emocionada. En el camino, corrió mientras tiraba de Yun Qian Meng, quien se tambaleaba detrás de ella, asustando a las sirvientas y eunucos del palacio que las seguían hasta que no pudieron evitar instarla suavemente…

Yun Qian Meng bajó la cabeza y vio que la pequeña princesa estaba sin aliento por correr demasiado. Así que la detuvo ligeramente, luego, se agachó y arregló el cabello de la princesa que se había desordenado por el viento y le dijo suavemente: —Princesa, Qian Meng quiere apreciar adecuadamente el hermoso paisaje en el Jardín Imperial. ¿Puedo pedirle, que caminemos más despacio?

La princesa solo sintió que sus mejillas fueron rozadas suavemente, al igual que con su madre. Por un momento, una sonrisa radiante se extendió por su rostro, ya que también notó que Yun Qian Meng era aún más bonita de lo que había pensado cuando levantó la cabeza para mirarla. Sus pequeños brazos, inconscientemente, se envolvieron alrededor del cuello de Yun Qian Meng mientras asentía con seriedad, respondiendo suavemente: —¡Está bien!

¡Yun Qian Meng, que vio que era obediente y nació con una inocencia hermosa y justa, sonrió ligeramente, luego, extendió los brazos para abrazar y llevar a la pequeña princesa en sus brazos!

Las doncellas del palacio detrás de ellas vieron que la pequeña princesa, que siempre había sido reacia a acercarse a los demás, obedientemente dejaba que Yun Qian Meng la llevara, sintieron que sus corazones se llenaban de asombro. Sus ojos mostraron cierta curiosidad hacia Yun Qian Meng…

—¡Hermana mayor, ese es el pabellón de ocho lados! —¡La pequeña princesa estaba apoyando una de sus manos sobre los hombros de Yun Qian Meng mientras que la otra pequeña mano gordita apuntaba hacia adelante, explicándole el paisaje en el Jardín Imperial!

La mirada de Yun Qian Meng siguió su pequeña mano, y descubrió que un hombre de cabello plateado, vestido con una túnica de brocado de plata, estaba sentado en el distante pabellón de ocho lados. Solo que su espalda estaba frente a ellas, por lo que no podían ver su rostro…

—¡Hermana mayor, ese es el tío Rong! —La princesita podría ser joven, pero también era capaz de leer expresiones. Cuando vio que Yun Qian Meng estaba un poco desconcertada, se apresuró a comentar con adulación.

Ante estas palabras, fragmentos de recuerdos flotaron en la mente de Yun Qian Meng. ¡Este joven de cabello plateado era, probablemente, el descendiente de la familia Rong más rica del país de Chu occidental!

En ese momento, la persona en el pabellón pareció sentir la mirada de Yun Qian Meng e inesperadamente se dio la vuelta. Cuando sus ojos se encontraron, Yun Qian Meng no evadió y solo asintió cortésmente con la cabeza al joven maestro Rong, luego, llevó a la princesa Yao para continuar el recorrido…

Pero, justo después de unos pocos pasos, se encontraron con Chen Wang, quien estaba de pie, en silencio, en la esquina del claustro…

Aún dentro de su pecho, la princesa Yao, de repente, enterró su rostro en los hombros de Yun Qian Meng. Ella no tenía otra opción y solo podía cargar a la princesa Yao mientras doblaba la rodilla para inclinarse —¡Saludos al príncipe Chen!

Hoy, Chen Wang llevaba una túnica tradicional de brocado negro como la tinta, con una capa de color similar sobre sus hombros, su hermoso rostro tenía un aspecto sombrío. ¡Sin mencionar a la pequeña princesa, incluso si un adulto lo viera, sus corazones también se llenarían de temor!

Pero la voz de Yun Qian Meng que era pareja y tranquila, especialmente después de que Chen Wang había visto la escena de su intercambio de miradas con Rong Yun He en la distancia, en este momento, en realidad, lo hizo sentir disgustado en su corazón. Habló de inmediato, con una voz sombría y fría: —¿Parece que la señorita Yun ya ha encontrado a alguien que la proteja?

Cuando escuchó esto, el cuerpo de la princesa Yao se puso ligeramente rígido. Yun Qian Meng levantó la mano y le dio unas palmaditas suaves en la espalda, luego, levantó los ojos para encontrarse con la fría mirada de Chen Wang, mientras sonreía dulcemente —¡Perdón por molestar al Príncipe, esta yatou pide que la disculpen!

Al terminar, ella no se dio cuenta de que los ojos de Chen Wang parecían estar a punto de escupir fuego y llevó al grupo de sirvientes a cruzar a su lado y caminar directamente hacia adelante…

Pero Chen Wang no estaba satisfecho. Justo cuando quería bloquear el camino de Yun Qian Meng, una silueta azul zafiro apareció silenciosamente ante ellos, —¡Pequeña princesa, así que aquí es donde estabas!

La persona que había aparecido resultó ser Chu Fei Yang. Su rostro estaba cubierto con una sonrisa superficial, que mostraba un claro contraste con la lúgubre expresión de Chen Wang. ¡La pequeña princesa escuchó su voz y levantó la cabeza, luego, extendió sus pequeños brazos para dejar que Chu Fei Yang la abrazara!

Selena
¡Aparecieron los tres protagonistas masculinos! Esto está que arde… y nuestra prota cada vez más hermosa… ¿Qué pasará?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *