Princesa Consorte Chu – Capítulo 34: Arrastrando a Ruo Xue en el viaje

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Cuando todos los demás se fueron, la ira que Yun Ruo Xue había estado reprimiendo con fuerza, finalmente, estalló. Ella tomó una taza de té de la mesa y la golpeó violentamente contra el suelo; la taza de té de jade amatista de primer nivel se rompió en pedazos al instante…

—Mamá, ¿viste a esa puta barata? ¡Claramente, está tratando de arrastrarme bajo el agua! Después de que ella habló, incluso si fingiera estar enferma para no ir, ¡papá seguramente no lo permitiría! ¿No dijiste que, está vez, te encargarías de ella? ¡Pero mira la expresión arrogante que tiene! —Mientras hablaba, Yun Ruo Xue extendió las manos para recoger un pequeño jarrón esmaltado con grabados de una cigüeña bendecida, esbozada en oro, del estante de ocho capas, y lo arrojó violentamente al suelo…

Su Qing ni siquiera tuvo tiempo para detenerla, y solo pudo ver cómo ese pequeño jarrón, inusualmente significativo, se hizo añicos. Su paciencia original se disipó posteriormente, y su rostro se volvió sombrío de inmediato. Después de dejar que la criada limpiara todo, quedándose solo con la vieja Wang mama en la cálida habitación, finalmente, habló severamente: —¡Imprudente! Si no hubieras hablado tanto, ¿cómo podría tu papá escuchar las palabras de Yun Qian Meng? De esa manera, ¿cómo puedes competir contra ella? En este momento debido a que estoy embarazada, ¡tu papá está siendo extremadamente atento conmigo! ¿De verdad crees que no tenemos nada que temer ahora? ¿O que Yun Qian Meng sigue siendo esa joven débil y cobarde a la que puedes pisotear fácilmente como antes?

Yun Ruo Xue que originalmente estaba cegada por la furia, al ver la expresión opresiva de Su Qing, finalmente reaccionó y se dio cuenta de que acababa de romper en pedazos el pequeño y atesorado florero de su madre, momentáneamente sintió miedo…

Su Qing vio que su hija se había dado cuenta de su error, y corrió las cortinas de brocado. Bajo el apoyo de Wang mama, caminó al lado de Yun Ruo Xue, tiró de las pequeñas manos de su hija, que estaban formando apretadamente puños, y lentamente la apaciguó, —¡mamá dejará que Wang mama te acompañe a la ciudad Su! ¡Solo tienes que seguir sus instrucciones, te garantizo que está vez, Yun Qian Meng irá, pero nunca regresará!

Cuando Yun Ruo Xue escuchó esto, la ira en sus ojos desapareció de inmediato, y sus ojos mostraron, momentáneamente, una expresión de deleite en la desgracia ajena…

♦♦♦

Cuando el grupo dejó el patio de Feng He, la concubina Liu y Yun Yan parecían estar inmersas en sus propios pensamientos mientras seguían a Yun Qian Meng. Ninguna de las dos era estúpida. Está vez, para que Su Qing mencionara el nombre de Yun Qian Meng para enviarla a la ciudad Su, ¡temían que este viaje no fuera pacífico o seguro!

Además, Su Qing está embarazada. Si realmente diera a luz a un niño, ¡su posición en la mansión nunca más volvería a ser la misma!

Esto le había dado a Liu Han Yu, quien también era una concubina, una ansiedad extrema. ¡Nunca había esperado que Su Qing fuera tan afortunada e inesperadamente descubriera su embarazo mientras estaba castigada!

Ya estaba anocheciendo, y la temperatura, fue descendiendo poco a poco, a la par que lo hizo la luz del sol. Los sirvientes ya habían encendido linternas en los aleros de todos los pasillos de la mansión. Cuando el viento frío de los alrededores los alcanzó, ¡muchos de ellos no pudieron evitar temblar de frío!

Yun Qian Meng, al darse cuenta de que era tarde, detuvo sus pasos. Inclinándose a un lado para observar a las dos mujeres con expresiones reflexivas, sonrió con indiferencia y dijo:  —Liu yiniang, meimei, ¿por qué se preocupan por nada? ¡Liu yiniang solo necesita cuidar bien las entradas y salidas de la propiedad! En cuanto a la hermana menor, cuando partamos pasado mañana, no es necesario que lleves demasiada ropa. ¡Solo asegúrate de elegir a dos sirvientas leales para que te sigan!

Cuando escucharon las instrucciones de Yun Qian Meng, entendieron que ella ya debía haber pensado en formas de lidiar con la situación. Inmediatamente se regocijaron, y rápidamente respondieron en voz baja: —¡Sí!

Yun Qian Meng vio que entendieron y asintió con la cabeza. Luego continuó: —¡Tendré que molestar a Liu yiniang para que me ayude a preparar el carruaje mañana!

Cuando terminó de hablar, llevó a Mi mama y al resto para que salieran primero…

Al regresar al patio de Qi Luo, Yun Qian Meng despidió a todos los demás, dejando solo a Shui’er, Bing’er, Mu Chun y a Mi mama. Dejó que las primeras empacaran algunas prendas de vestir, y luego instruyó a Mi mama: —¡Recuerdo que había dos piezas de ginseng de nieve de cien años entre los obsequios que Liu yiniang envió, ve y tráelos!

—¡Si! —Mi mama todavía estaba desconcertada, pero cuando vio que la expresión de Yun Qian Meng era firme, ¡su corazón se sintió momentáneamente aliviado y fue a cumplir sus órdenes de inmediato!

♦♦♦

En ese momento, la puerta lateral de la residencia del estado de Han tenía una pequeña esquina abierta. Una silueta gris ceniza se escabulló rápidamente en el interior, luego, se dirigió directamente al patio Song Lu…

—¡Joven Maestro, Ming Xing ha regresado! —¡Un joven criado vio a esa persona e inmediatamente se apresuró a la habitación para informar!

—¡Rápido, rápido, déjalo entrar! —Yuan Qing Zhou, que estaba adentro, estaba extremadamente ansioso. Al oír que su sirviente personal había regresado, ¡gritó emocionado!

La silueta gris ceniza ya se había precipitado hábilmente al interior, arrodillándose mientras miraba a Yuan Qing Zhou, inmediatamente dijo: —¡Ming Xing saluda al Joven Maestro!

Pero Yuan Qing Zhou no estaba de humor para escuchar estas palabras superfluas. Se precipitó momentáneamente frente a Ming Xing y le preguntó con una cara llena de anticipación: —¿Descubriste de qué familia es la Joven Señorita?

Ming Xing aún no había terminado de inclinarse cuando Yuan Qing Zhou lo estaba levantando por el cuello comprendió, en su corazón, que había llegado la oportunidad de que sus servicios fueran recompensados. Luego, dejó a un lado las convenciones y costumbres, eligiendo los puntos más importantes para decir: —¡Respondiendo al Joven Maestro, este sirviente lo ha descubierto todo! Ella era la Joven Señorita mayor de la residencia de la familia Yun, su nombre de soltera es Yun Qian Meng, ¡resulta que es la chica con la que el príncipe Chen había rechazado el compromiso!

Al escuchar esto, la emoción de Yuan Qing Zhou vaciló un poco, ya que no pudo evitar arrugar las cejas, murmurando algo para sí mismo: —¡Ella es inesperadamente la ex prometida de mi primo mayor! Pero, una belleza tan excepcional, ¡el primo cerró inesperadamente sus puertas y se negó a ver!

Ming Xing vio que Yuan Qing Zhou tenía una expresión complicada, momentáneamente, no pudo entender las intenciones de su amo. Por lo tanto, siguió hablando, midiendo sus reacciones —Joven Maestro, este sirviente también descubrió que la residencia Yun enviará a las tres señoritas desde el fu a la ciudad Su pasado mañana. ¡Según se informa, van a recibir a la anciana que regresa a la capital!

Cuando Yuan Qing Zhou escuchó esta noticia, su expresión se volvió algo grotesca. Por un lado, estaba pensando en llevarse a esas bellezas, por otro lado, le vino a la mente la expresión grave y severa de su primo; ¡causándole dificultades para elegir!

Pero, después de pensar las cosas nuevamente, dado que la señorita Yun ya había roto su compromiso con su primo, los asuntos de su futura boda no tenían nada que ver con él. Además, solo quería hacerse amigo de la señorita Yun, ¡realmente, no había necesidad de hacer tanto alboroto por nada!

Pensando de esta manera, Yuan Qing Zhou arrojó las solapas de Ming Xing, luego, se limpió el polvo inexistente de sus mangas, antes de decir alegremente: —¡Vamos, síguenos para visitar a la abuela!

♦♦♦

Al día siguiente, la noble residencia del gobierno envió a una mama mayor a los patios de Yun fu. ¡Na mama fue respetuosamente al patio Qi Luo y le entregó las cosas que la Dama le había confiado a Yun Qian Meng!

Yun Qian Meng dejó que Mi mama pusiera las cosas sobre la mesa, luego, ella misma abrió la pequeña caja de madera. Después de echar un vistazo a los pocos folletos que había dentro, finalmente, asintió para dejar que Mu Chun los guardara, se puso de pie y sonrió, —¡has trabajado duro, serás recompensada!

¡Mi mama escuchó esto e inmediatamente puso el hongbao que se preparó antes en las manos de Namama!

Ella había recibido las órdenes de Ji Shu Yu antes de venir, de no aceptar ninguna de las recompensas de la Joven Señorita Yun; así que ella se negó sonriendo: —Antes de que esta vieja sirvienta viniera, la Dama me ordenó que no aceptara ningún regalo de usted. ¡Por favor, Joven Señorita, perdóname!

Al ver esto, Yun Qian Meng no insistió, y dejó que Mi mama guardara el hongbao, luego le dijo: —Recientemente, mi salud es buena, solo pensé en presentar mis respetos a la abuela materna hoy. Dado que he recibido la amabilidad de la tía, ¡naturalmente, debo ir a dar las gracias personalmente! ¿Por qué no volvemos juntas a la noble residencia del estado?

Cuando Na mama vio las circunstancias, ¿cómo podría atreverse a negarse? De inmediato, inclinó su cuerpo y avanzó, ayudando personalmente a Yun Qian Meng a salir por la puerta…

Selena
¿Cómo será la familia materna de Yun Qian Meng? ¿Cuál será el plan que tienen preparado esas arpías para nuestra prota?¡Los capítulos están cada vez más emocionantes!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *