Princesa Consorte Chu – Capítulo 36: Partiendo a la ciudad Su para recibir a la abuela

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Al tercer día, todos en el xiangfu estaban, bajo el liderazgo de Yun Xuan Zhi, despidiendo a Yun Qian Meng y sus hermanas en la gran entrada…

—Primera Señorita, esta concubina ha preparado tres carruajes, uno para cada señorita. ¡De esta manera, los asientos también serán más espaciosos! —La concubina Liu, luego de instruir a cada una de las sirvientas mayores para que trasladaran todos los implementos diarios necesarios a los carruajes, ¡le sonrió a Yun Qian Meng y le informó!

—¡La concubina Liu realmente nos trata como si fuéramos extrañas! Las tres señoritas son hermanas de sangre, ¿qué hay de malo en sentarse juntas en el mismo carruaje? Aún mejor, ¡pueden mejorar su relación fraternal! ¿No es verdad, primera señorita? —¡Pero Su Qing, que estaba siendo asistida por otros, dirigió su mirada sonriente a Yun Ruo Xue, antes de hablar con afecto!

Yun Ruo Xue vio la señal dada por su madre y dio un paso adelante con entusiasmo. Tirando felizmente de los brazos de Yun Qian Meng y Yun Yan, ella dijo con una tierna sonrisa —Lo que dice yiniang es correcto, nosotras, las tres hermanas, siempre hemos tenido una buena relación. ¡Naturalmente, deberíamos viajar en el mismo carruaje!

Mientras hablaba, Yun Ruo Xue se giró para instruir a Wang mama que estaba a su lado —¡mama, ve rápidamente y mueve mi equipaje al carruaje de la hermana mayor, para que no retrasemos la hora de nuestra partida!

Cuando Yun Xuan Zhi la escuchó, sus ya sonrientes ojos brillaron aún más, con una mirada de aprobación, y la elogió generosamente frente a todos: —¡Todavía es Xue’er quien es obediente!

Después de que la concubina Liu escuchó este comentario, aunque la sonrisa en su rostro permaneció, su corazón se volvió extremadamente infeliz. Especialmente después de ver el giro de ciento ochenta grados de Su Qing y su hija hoy, ¡su corazón, ya preocupado, se había vuelto aún más angustiado!

Yun Qian Meng observó cómo todos frente a ella hacían eco unos a otros para mostrar la naturaleza armoniosa de su patio interior a la multitud, luego, vio Wang mama ordenarle a algunos yatou que metieran los paquetes envueltos en tela que estaban sosteniendo, en su propio carruaje; sus ojos brillaron con frialdad. Pero ella dijo gentilmente: —¡Por favor, espere! Padre, ya que el primer carruaje lo usaremos nosotras tres, ¡no deberíamos llenarlo con demasiadas cosas! Veo que la segunda hermana tiene mucho equipaje, así que ¿por qué no dejamos el segundo carruaje para ella y que la anciana mama tome el tercero?

Su Qing vio que el momento crítico de su plan estaba siendo estropeado por Yun Qian Meng nuevamente, y apretó sus dientes blancos en secreto. Pero adoptó una expresión preocupada una vez más —Primera señorita, hay joyas importantes en ellos; por lo que es aún más apropiado mantenerlos cerca. Además, ¿cómo podemos dejar que Xue’er tenga un carruaje sólo para ella?

Cuando Yun Qian Meng vio que no estaba dispuesta a dejar pasar el asunto, una pizca de frialdad pasó rozando por sus ojos sonrientes y su tono se volvió un poco más severo cuando dijo: —¿Concubina Su no se siente a gusto con las personas que el padre ha organizado? Cuando estamos fuera de casa, ¡no debemos alardear en exceso! Además, el padre es un funcionario honesto e incorrupto. ¿Qué razón hay para que la segunda hermana lleve una gran cantidad de joyas preciosas?

Yun Qian Meng sabía que Yun Xuan Zhi se preocupaba profundamente por la reputación, ¡así que sus palabras nunca se desviaron de ese tema!

Efectivamente, cuando Yun Xuan Zhi escuchó a Yun Qian Meng llamar la atención sobre estos asuntos, las palabras que planeaba decir originalmente, a favor de Su Qing fueron tragadas nuevamente en su estómago. En cambio, endureció su expresión para sermonear a la inicialmente satisfecha de sí misma Yun Ruo Xue, —¡Cuando estén fuera de casa, todos deben escuchar las órdenes de la primera señorita! Especialmente Ruo Xue, no siempre actúes como una niña. Cuando salgas de la entrada del xiangfu, todas tus palabras y acciones representan los principios familiares y la educación de nuestra residencia, ¡definitivamente no debes meterte en problemas!

Yun Ruo Xue no esperaba que Yun Qian Meng, con solo unas pocas frases, pudiera tomar prestada la boca de Yun Xuan Zhi para reprenderla, ¡de inmediato sintió que la ira burbujeaba en su corazón!

Pero se las arregló para recordar las instrucciones que le dio Su Qing el día anterior y, por la fuerza, mantuvo su furia bajo control, luego, bajó la cabeza para inclinarse hacia Yun Xuan Zhi, respondiendo con respeto: —¡Sí!

Aun así, no pudo eliminar la falta de voluntad en sus ojos, incluso hasta el final, siendo percibido por los ojos de Yun Qian Meng…

Poco después, las tres se despidieron de Yun Xuan Zhi, luego, cada una, con la ayuda de su respectivo sirviente, subió a sus carruajes y el grupo partió hacia la ciudad Su de una manera grandiosa…

⧫ ⧫ ⧫

Su Qing entrecerró ligeramente los ojos y observó cómo el carruaje se alejaba gradualmente, ¡mientras que las manos en sus mangas ya habían formado puños!

¡Esta Yun Qian Meng realmente no era fácil de tratar! No solo se las arregló para mantener el equipaje de Xue’er en su propio carruaje, ¡también logró controlar a Wang mama, a quien había enviado especialmente para vigilarla de cerca!

Solo que, si ella pensaba que esto era suficiente para evadirlo todo, ¡estaba muy equivocada!

En este viaje, le esperaban sorpresas inimaginables…

—Mayordomo Zhao, ¿por qué la primera señorita fue ayer a Fu Guo Gong Fu? —Después de que Yun Xuan Zhi se apresuró a asistir a la corte matutina, ¡Su Qing llamó al mayordomo Zhao para interrogarlo!

—Se informó que fue especialmente a visitar a la Señora Mayor Gu, ¡y nada más! —¡El mayordomo Zhao miró a su alrededor por un momento y vio que no había nadie a su alrededor, antes de acercarse y responder en voz baja!

Al escuchar su respuesta, Su Qing asintió con un ligero alivio, pero ya había instruido a todos cautelosamente: —Ve con la familia Su y dile al hermano mayor que sus acciones deben ser despiadadas. ¡Corta las malas hierbas y elimina las raíces!

⧫ ⧫ ⧫

Ese día, el sol brillaba intensamente, y el carruaje partió de la capital, dejando atrás gradualmente todo el ajetreo y el bullicio…

Yun Qian Meng había llegado al país de Chu Occidental hace mucho tiempo, pero aún no había experimentado las vistas y los olores de este país, por lo que levantó sus manos blancas para alzar un borde de las cortinas. Mientras su mirada apreciaba el paisaje exterior, seguía vigilando las acciones de Yun Ruo Xue ¡sentada a su lado!

—¡Hermana, por favor, toma un poco de té! —En ese momento, una taza de té hirviendo apareció de repente ante el rostro de Yun Qian Meng, ¡y la dueña de esa voz era Yun Ruo Xue!

Yun Qian Meng miró fijamente la taza que se asomaba frente a ella, mientras sus ojos brillaban con una luz fría…

—Hermana mayor, ¡cuidado! —Sin embargo, en ese momento, el carruaje se sacudió repentinamente y el té caliente, debido a la inclinación del carruaje, ¡salpicó hacia la cara de flor de Yun Ruo Xue! Pero Yun Yan saltó de repente y usó sus propias mangas para bloquear el té caliente para Yun Ruo Xue…

Yun Ruo Xue no esperaba este giro de los acontecimientos. Un poco más cerca, y su rostro habría sido destruido por esa taza de té. ¡Su rostro palideció momentáneamente, mientras ya había arrojado la taza de té lejos de ella!

Yun Qian Meng, inmediatamente, se acercó para agarrar a Yun Yan y la ayudó a estabilizar su cuerpo que caía. Luego, le subió las mangas, solo para descubrir que su piel blanca inmaculada había sido quemada de manera impactante, e inmediatamente regañó a la gente que estaba fuera del carruaje, —¿Qué está pasando?

El carruaje disminuyó suavemente la velocidad cuando el capitán de la guardia se acercó en su caballo y habló a través de las cortinas: —Respondiendo a la primera señorita, había un gran hoyo en el camino. ¡Perdón por sorprenderla!

Al escuchar esto, las cejas de Yun Qian Meng se fruncieron un poco. No creía que algo hubiera pasado tan pronto como salieron de la capital. ¡Parecía que Su Qing realmente había preparado un buen espectáculo solo para ella!

Después de decirles que continuaran avanzando, llamó a Mi mama y a Mu Chun desde atrás. Permitió que la primera ayudara personalmente a la aturdida Yun Ruo Xue a subir al segundo carruaje, mientras dejaba a Mu Chun para abrir el botiquín médico, y ayudó personalmente a Yun Yan a aplicar la medicina. Sin embargo, cuando vio la enorme quemadura roja, Yun Qian Meng dijo con reproche: —¡No puedes ser tan imprudente en el futuro! ¡Mira esta hermosa y fina piel, el corazón de yiniang se rompería si viera esto!

Pero Yun Yan solo sonrió tímidamente y respondió avergonzada: —¡Justo hace un momento, vi a la segunda hermana hacerle algo al té, pero realmente no podía pensar en qué hacer! ¡Por suerte, el carruaje se sacudió!

Cuando terminó de hablar, las mejillas de Yun Yan se sonrojaron un poco mientras sacaba su pequeña lengua…

Yun Qian Meng entendió sus buenas intenciones, ya que había notado los pequeños trucos de Yun Ruo Xue desde el principio. ¡Incluso si Yun Yan no se hubiera precipitado, todavía tendría formas de asegurarse de que el té se derramara en el suelo!

No obstante, la maniobra de Yun Yan ¡le acababa de dar una buena oportunidad para sacar a Yun Ruo Xue del carruaje!

Mientras lanzaba una mirada a la taza de té derribada en el suelo, sin necesidad de un examen por parte de un médico imperial, Yun Qian Meng pudo adivinar qué tipo de droga había tratado de darle Yun Ruo Xue. Aun así, no era el momento oportuno, ¡ya que todavía le faltaba un testigo poderoso!

Después de este pequeño incidente, los guardias prestaron aún más atención a la seguridad en la carretera. Por lo tanto, todo el viaje hasta la primera parada de descanso transcurrió sin incidentes…

Sin embargo, cuando estas jóvenes bajaron de los carruajes y se prepararon para entrar a la posada, caminando directamente desde el interior, estaba el joven maestro Yuan Qing Zhou extremadamente alegre…

[Chibicom de “Selena” mensaje= “¿Qué otros trucos tendrán pensado este dúo de madre e hija? Este viaje es cada vez más emocionante, espero que la abuela sea una futura aliada de nuestra prota… ¿Qué piensas Ayanami?”]

[Chibicom de “Ayanami” mensaje= “Sinceramente, todo es posible…”]

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *