Princesa Consorte Chu – Capítulo 47: La anciana es despiadada

Traducido por Moux

Editado por Ayanami


Durante la hora de la cena, algunas de las concubinas fueron a visitar a la anciana. Incluso Su Qing quien consideraba que todos eran inferiores a ella, se dirigió con cuidado al patio Bai Shun Tang con la ayuda de Wang mama.

No obstante, comparado con el resto, Su Qing llegó un poco tarde. Incluso, el cabeza de la familia, Yun Xuan Zhi había llegado cinco minutos antes que ella.

La anciana era una persona astuta. Ella no se quejó y sólo bebió té mientras hablaba con Yun Qian Meng, Yun Yi Heng y los demás. No fue hasta que Yun Xuan Zhi entró en la habitación que ella bajó la taza y sonrió.

—Su yiniang sí que conoce las reglas —aunque su tono era plano y aburrido, en realidad lo decía con sarcasmo —¿No hay una mujer a cargo del fu, pero aun así no dejarás que otra tome la responsabilidad de manejarlo?

Su Qing sabía que su tardanza causaría que la anciana se molestara. Pero ahora está embarazada. Su fuerza corporal no era la misma que la de otros. Así que, sonrió y dijo:

Laotaitai, no se burle de nubi. Es debido a que nubi carga con una parte de laoye. Es natural que nubi sea cuidadosa y no camine muy rápido. Esa es la razón por la que nubi ha llegado más tarde que la otra concubina. ¡Laotaitai, por favor no me culpe!

—Madre, hoy es el primer día que vuelves al fu. ¡Deberíamos hablar sobre cosas felices! Hace un rato, er’zi encontró un maestro para los sobrinos. Vendrá mañana. Con esto, erdi[1] también podrá estar tranquilo.

Yun Xuan Zhi se dirigió hacia la anciana para ayudarla y llevarla a la mesa mientras le hablaba con una sonrisa.

De hecho, cuando la anciana escuchó lo atento que era con los hijos de Yun Xuan Mo, su fría expresión se fue desvaneciendo. Asintió y tomó asiento, ignorando a Su Qing por un momento.

Yun Xuan Zhi sabía que a la anciana nunca le había agradado Su Qing. El día de hoy, Su Qing estaba intentando hacer a un lado sus prejuicios anteriores para presentar sus respetos, lo que hizo que Yun Xuan Zhi se sintiera en el centro de atención. Por lo tanto, ante la meticulosa anciana, era claro que Yun Xuan Zhi no podía ponerse del lado de Su Qing. En su lugar, dio a conocer sus acciones con otras intenciones ocultas.

Mientras los jóvenes se sentaban consecutivamente, la anciana inspeccionó su alrededor. Al no ser capaz de ver la figura de Yun Ruo Xue por ningún lado, un sentimiento de descontento surgió en su corazón. Sin moverse, sostuvo sus palillos de marfil y le lanzó una mirada severa a Su Qing.

—Su yiniang, ¿dónde está Ruo Xue? —Preguntó —Qian Meng, la di xiaojie vino temprano a presentar sus respetos; ¡aun así, ella, que es la hija de una concubina tiene un gran ego! ¿No me digas que esta anciana necesita ir para invitarla?

Después de que su voz decreciera, el resto de la habitación se quedó en silencio. La tez de Su Qing pasó de verde a blanco al haber sido tratada fríamente frente a todos. Apretando las manos bajo las mangas, forzó una sonrisa y se disculpó.

Laotaitai, por favor no se enoje. Er’xiaojie ha cometido un error, por lo que laoye la ha enviado al salón ancestral a arrodillarse.

Al escucharla, la anciana azotó la mesa con los palillos. La mesa de palo rosa produjo un crujido, causando que los sirvientes a su lado se sobresaltaran. Vieron a la anciana hablar con una expresión severa.

—¿¡Arrodillarse!? ¿¡Así que su error puede arreglarse solo arrodillándose!? ¡Si no puedes enseñarle bien, entonces deja que yo lo haga! ¡Una noble xiaojie que creció en la capital actuó como esas mujeres astutas y promiscuas! ¡A pesar de que Yun Yi Yi, la lao’er[2] de la familia, no ha cumplido quince años es mucho más digna y recatada!

El corazón de Su Qing ya estaba lleno de irritación cuando escuchó a la anciana seguir hablando sobre la familia de Yun Xuan Mo. Escuchar a la anciana comparar a Yun Ruo Xue, una xiaojie apropiada con Yun Yi Yi, una campesina, la hizo rabiar hasta quedarse sin palabras. La sonrisa en su rostro empalideció cuando aflojó y luego apretó con fuerza sus puños. Repitió la acción una cuantas veces más conteniendo su ira y bajó la cabeza para aceptar los regaños de la anciana.

Además de Yun Xuan Zhi, el resto era indiferente a Su Qing mientras era ridiculizada por la anciana. A decir verdad, ellos se burlaban desde sus corazones.

Yun Qian Meng no despegó la mirada de la vajilla frente a ella. Su expresión era serena, sin permitir que nadie pudiera ver sus pensamientos.

Yun Xuan Zhi notó que la anciana ya era así desde el primer día en que regresó; era como recibir una bofetada en el rostro. No obstante, si hablaba para ayudarla de nuevo, temía provocar que la anciana tomara represalias aún peores. Por lo tanto, le lanzó una mirada significativa a Yun Qian Meng quien estaba sentada enfrente.

Yun Qian Meng suspiró con incomodidad. A decir verdad, incluso el peón sentado podría ser alcanzado por una bala[3]. Solo pudo mantener una expresión tranquila y con una suave sonrisa, dijo:

—¡Zumu, no sigamos hablando! Sunnü ya está hambrienta; nuestros dos tangge[4] se han apresurado en una viaje largo y deben estar cansados. ¿Por qué no comemos rápido y dejamos que vayan a descansar? De otra forma, podrían no tener el ánimo adecuado para reunirse con el maestro mañana.

La anciana escuchó a Yun Qian Meng, aunque planeaba intimidar a Su Qing un poco más. Pero, al ver que sus dos queridos nietos parecían un poco cansados, ella asintió diciendo:

—¡Después de comer, todos vuelvan a descansar! ¡Meng yatou también! ¡Estos días han sido duros para ti!

Yun Qian Meng sonrió y sacudió su cabeza.

—No fue difícil, esto es lo que sunnü debería hacer —dijo con dulzura —Sunnü planeaba salir mañana para comprarle a zumu algunos pasteles de frijol mungo[5] esmeralda de jade del Tian Fu Lou.

Fue claro el brillo de alegría que cruzó por los ojos de la anciana cuando oyó el nombre del postre. Se sintió aún más complacida con Yun Qian Meng.

⧫ ⧫ ⧫

Al día siguiente, por la mañana, Yun Qian Meng, después de presentarle sus respetos a la anciana, llevó a Mi mama y a otros fuera del xiangfu.

Después de que el carruaje se detuviera enfrente al Tian Fu Lou, Yun Qian Meng se puso un velo de muselina y le dijo al cochero que regresara al xiangfu por el momento y que a la una de la tarde volviera a recogerla. Luego de que se bajó, caminó al Tian Fu Luo.

Xiaojie, el carruaje se ha ido —anunció Mu Chun con malicia, mientras echaba la cabeza hacia atrás asomándose por la ventana.

Yun Qian Meng observó su expresión ladina y no pudo evitar sonreír bajo el velo de muselina antes de asentir hacia Mi mama. Solo vio como ésta las llevaba por la traspuerta del Tian Fu Luo hasta llegar a un callejón remoto. Al final del callejón, se paró ante una casa de una planta y tocó tres veces el marco de la puerta. Una pregunta silenciosa llegó de inmediato desde el interior.

—Soy yo —Mi mama usó un tono similar para responder. Cuando la persona en el interior escuchó su voz, abrió la puerta sin demora.

Solo vieron a una bonita joven de diecisiete o dieciocho años. La chica se inclinó de inmediato al ver a Mi mama.

—¡Nubi saluda a Mi Yi! —Dijo.

Mi mama asintió, luego llevó a Yun Qian Meng al pequeño patio.

—¿Ha mejorado mama hoy? —Le preguntó a la chica mientras caminaban.

—Algo, pero el médico dijo que la enfermedad de mama se ha prolongado por mucho tiempo, temo que solo puede tratar los síntomas mas no curar la causa.

La joven vio que Mi mama trataba a la otra chica con mucho respeto, por lo que sintió curiosidad, aun así, respondió con sinceridad a la pregunta de Mi mama.

—Entonces, puedes regresar a tu trabajo —cuando llegaron al salón principal, Mi mama despidió a la chica y luego abrió la puerta de madera.

Antes de que Yun Qian Meng entrara a la habitación, le dijo a Mu Chun:

—El Tian Fu Lou solo hace cincuenta paquetes de pastel de frijol mungo esmeralda de jade para el mediodía. Mu Chun, deberías ir y esperar en la fila. Nos encontraremos ahí a la una.

Mu Chun estuvo de acuerdo, luego se inclinó ante Yun Qian Meng antes de irse del pequeño patio.

Yun Qian Meng, por fin, pudo enfocar su atención en el interior de la habitación. Un fuerte olor de medicina china asaltó sus sentidos. El olor de la medicina herbal mezclada provocó que las dos fruncieran el ceño por reflejo.

Es entonces cuando el sonido de una fuerte tos vino desde la habitación…


[1] Segundo hermano e indicar que es su hermano menor.

[2] Se refiere a ella como “hermana” de Yun Yi Heng.

[3] Quiere decir que, aun si hacer o decir algo, la persona es involucrada en el problema.

[4] Tangge: son los primos del lado de la familia del padre.

[5] Es un postre popular veraniego en China. Aquí hay una receta y una explicación un poco más detallada sobre estos pasteles (está en inglés): https://www.chinasichuanfood.com/mung-bean-cake/

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 47: La anciana es despiadada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *