Princesa Consorte Chu – Capítulo 48: Primer encuentro con Xia mama

Traducido por Selena

Editado por Ayanami


Una mano temblorosa y demacrada entró en sus ojos cuando miraron y vieron a la persona postrada luchar por levantar una taza de té al lado de la cama. Mi mama, de inmediato, se acercó y la apoyó para que pudiera levantarse con cuidado. Luego, la ayudó a llevarse la taza de té a los labios y tiernamente le dijo: —Lao jiejie, si hay algo que necesites, ¡no dudes en preguntar!

Esta era la primera vez que Yun Qian Meng ve a Xia mama. La dama de cincuenta años se veía como una anciana de setenta años. Su cuerpo estaba flaco y arrugado, dejando solo hueso y piel; las mejillas que sobresalían de su cara estaban llenas de manchas por la edad y su cabello canoso casi cegó a Yun Qian Meng. ¿Quién hubiera pensado que la nodriza de la furen del xiangfu hubiese terminado de esta manera?

Con su cuerpo bajo las mantas tan frágil como el vidrio, su mano que era solo piel y huesos había agarrado con fuerza la de Mi mama. Ella solo dijo con gran esfuerzo, —No… necesito…

Su discurso hizo que Yun Qian Meng notara algo extraño. Por el tono y el ritmo de la conversación de Xia mama, era evidente que su lengua había sido dañada. Y la mitad de su cuerpo no parecía sobresalir de la mitad de las sábanas. Esto hizo que el corazón de Yun Qian Meng se hundiera repentinamente. De pronto, sus ojos se vieron bañados con una luz fría, ¡ya que ella casi no podía reprimir la ira que estaba hirviendo en su cuerpo!

La expresión fría de Yun Qian Meng finalmente había captado la atención de Xia mama. Se dio la vuelta y vio a una chica vestida con un abrigo verde y una falda blanca parada al pie de la cama. Sin embargo, la niña llevaba un velo de muselina de manera que no podía verle el rostro. Pero, observando su elegante y delgada figura, así como su digna postura, ¡ella realmente debía ser de una familia respetable!

Mi mama vio la confusión en los ojos de Xia mama. Después de buscar la mirada de aprobación de Yun Qian Meng, le susurró en los oídos a la nodriza —lao jiejie, esta es la joven señorita de furen.

Después de la presentación, Yun Qian Meng vio que Xia mama, quien al principio estaba desanimada, inesperadamente se enderezó por la emoción. Sus ojos moribundos y quietos se volvieron repentinamente expresivos, no pudo evitar estirar sus brazos, queriendo tocar a Yun Qian Meng. Ella exclamó con gran dificultad —xiaojiexiaojie

Yun Qian Meng sintió su nariz congestionada y se quitó el velo de muselina. Su apariencia, que era tan similar a la de Qu Ruo Li, apareció ante Xia mama, causando que se revolviera aún más emocionalmente, incluso hasta el punto de casi caerse de la cama…

Yun Qian Meng rápidamente dio un paso hacia adelante y ayudó a sostenerla con Mi mama. Al ver el pelo blanco de Xia mama, su garganta se ahogó emocionada —¡Mama, Meng’er ha llegado tarde!

Cuando Xia mama escuchó a Yun Qian Meng confirmar su identidad, le sujetó firmemente las manos mientras decía con fuerza y resolución —¡laonu… saluda… xiaojie!

Yun Qian Meng asintió inclinándose con lágrimas en los ojos y luego la ayudó a sentarse correctamente. Tomando personalmente la taza de té, ella cuidadosamente le dio de beber unos cuantos sorbos. Luego, sacó su propio pañuelo de seda y la ayudó a limpiar las manchas alrededor de sus labios suavemente, sonriendo mientras le explicaba —¡Mama, puedes recuperarte con tranquilidad en el futuro! ¡Meng’er sin duda te curará!

Xia mama estaba actualmente abrumada por su gracia. Nunca esperó que todavía pudiera conocer a la pequeña señorita después de tantos años. Mucho menos que ella fuera una persona tan considerada. Recordando a la fallecida Qu Ruo Li, sintió momentáneamente que la tristeza brotaba de su corazón, mientras una lágrima solitaria caía de sus ojos arrugados…

Yun Qian Meng levantó sus manos y, suavemente, le limpió las lágrimas de sus ojos, sonriendo exclamó. —Mama puedes contarme todas tus angustias ¡Definitivamente, haré que esa gente de corazón negro pague todo el mal que te han hecho!

Xia mama vio lo firme que era Yun Qian Meng y se sintió gratificada. Sin embargo, no respondió y, en su lugar, anduvo a tientas buscando algo alrededor de la cama. Sacó una caja de sándalo rojo de debajo de una pila de mantas y, respetuosamente, se la pasó en las manos a Yun Qian Meng, con unos ojos brillantes le indicó a Yun Qian Meng que la abriera…

Yun Qian Meng estaba un poco desconcertada, pero no podía soportar decepcionar el entusiasmo de Xia mama. Sus dedos rozaron suavemente la cerradura de jade de nefrita mientras abría la caja.

De repente, la habitación se llenó de un brillo deslumbrante, ¡lo que dificultó mantener los ojos abiertos! Yun Qian Meng clavó su mirada en la caja de sándalo rojo y encontró que estaba prolijamente rellena con treinta Perlas de los Mares del Sur del tamaño del puño de un niño. Cada una de las perlas tenía un acabado brillante, con un tamaño casi uniforme, ¡incluso podría decirse que era de la mejor calidad entre los mejores productos!

En el centro de esas perlas había una Perla Luminosa Nocturna del tamaño del puño de un adulto. En la habitación oscura, emitía un destello intenso; ¡un tesoro de valor invaluable!

Una mano arrugada ahora se posaba sobre la de Yun Qian Meng, como dijo Xia mama, que se había desgarrado de felicidad —Esto fue… dejado atrás… por… furen… para xiaojienubi… hoy… finalmente lo ha devuelto… devuelto al dueño legítimo…

Pero Yun Qian Meng, que lo había recibido no mostró el más mínimo placer. Sólo cerró la caja con calma y la puso de nuevo en el pecho de Xia mama, diciendo tiernamente —¡Madre te dio esto!

Yun furen debe haber tenido dos líneas de pensamiento en ese entonces; ella lo dejaría para su propio hijo, pero si su hijo se encontraba con el peligro, ¡lo dejaría para la jubilación de Xia mama!

Pero no pensó que Xia mama la protegería con tanta lealtad. Prefería soportar la pobreza durante más de diez años, por lo que, al final, nunca tocó esta caja de riquezas. ¡Esto hizo que Yun Qian Meng se sintiera extremadamente conmovida!

Pero Xia mama era una persona bastante obstinada. Ella metió la caja en el pecho de Yun Qian Meng, sin querer aceptarla, sin importar lo que se dijera.

Mi mama vio esto y se limpió las lágrimas de sus ojos. Luego, aconsejó a Yun Qian Meng —¡Xiaojie, debería aceptar la sinceridad de Xia mama! Además, ella estará a tu cargo en el futuro, ¡ya nunca más tendrá que vivir esos días inhumanos!

Ante esto, Yun Qian Meng asintió con la cabeza y le pasó la caja a Mi mama, luego, finalmente, calmó su corazón para poder preguntarle a la nodriza —Xia mama, ¿qué le pasó a tus piernas? ¿Cómo has estado viviendo estos años?

Xia mama escuchó a Yun Qian Meng mencionar los acontecimientos del pasado y calmó su mente. Ella reprimió su sufrimiento y dijo lentamente —xiaojie… ese año… furen llevaba… gemelos de dragón y fénix… pero Su Qing… sobornó a la partera… el pequeño joven maestro… se ahogó en el agua… cuando él nació… xiaojie era una niña… se las arregló para escapar… nubi… me cortaron la lengua… me rompieron las piernas… furen… dejó que nubi actuara como un loco… finalmente escapó…

Al llegar a este punto, Xia mama sollozaba incontrolablemente con la cara llena de lágrimas; ¡su cuerpo temblaba violentamente llena de ira!

Yun Qian Meng tenía una expresión imperturbable, pero el odio en sus ojos no podía ser eliminado. Tan sólo abrazó ligeramente el cuerpo escuálido de Xia mama, y la consoló suavemente —¡Mama, sólo deberías pensar en recuperarme con seguridad! Este resentimiento por madre, Didi[1], y por ti; ¡definitivamente, se lo devolveré a Su Qing, la haré que pague diez veces, no, cien veces más!

Cuando Xia mama escuchó las palabras de Yun Qian Meng, su corazón se apretó. Aunque sabía que no debía dejar que la joven señorita se arriesgara en este momento, el rencor de furen y del pequeño joven maestro no podían olvidarse. Sólo odiaba que su condición de discapacitada no le permitiera ayudar. Sólo podía advertirle discretamente —xiaojie… ten cuidado… de… xiangye

Cuando escuchó la advertencia, el aire alrededor de Yun Qian Meng pareció congelarse, su cuerpo estaba emitiendo ondas frías…


Selena
Este capítulo está sacando a la luz lo cruel que puede llegar a ser Su Qing… ¡Ojalá que su bebé sea una niña como castigo por mala! Creo que los capítulos que vienen a continuación serán cada vez más emocionantes… ¿Qué crees Ayanami?

Ayanami
Estoy totalmente de acuerdo contigo Selena, esto se esta poniendo muy emocionante y ya quiero ver correr sangre... digo que les llegue el karma, mataron al hermano de nuestra protagonista!!! Seguramente habría sido un gran hermano, además de apuesto, quiero venganza!!!!

[1] Didi hace referencia al primer hijo legítimo del Fu y su hermano mayor, al ser hijo de la primera esposa.

| Índice |

2 thoughts on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 48: Primer encuentro con Xia mama

  1. Violeta says:

    Los adoro! Mil gracias
    Sigan plissss!!
    Aruo ya esta “envidiosita de su hermano o hermana” asi que co fio en que nuestra meng er no tendra que hacer mucho con el embarazo de esa arpia .
    Los malos entre ellos se destruyen

Responder a yennefer Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *