Princesa Consorte Chu – Capítulo 51: La segunda señorita empujó a la señorita mayor (1)

 Traducido por Moux

Editado por Ayanami


Su Qing se dio cuenta de que la anciana tenía una expresión disgustada y sabía por qué. Pero ¿por qué debería mostrarle a la anciana una expresión alegre cuando ella estaba de mal humor? Por lo tanto, con una reverencia floja, saludó

—Nubi saluda a laotaitai —dijo con una voz débil.

Dentro de la habitación, más de un par de ojos estuvo atento a los movimientos letárgicos de Su Qing, además de escuchar el tono impertinente que usó; los sirvientes se quedaron sin palabras por su actitud. Por un momento, el corazón de todos se mostraba ansioso por saber quién ganaría la disputa.

A decir verdad, la anciana no solo no esperaba que Su Qing fuera la única en llegar tarde, sino que además era irrespetuosa. Percibiendo los diversos pensamientos de los sirvientes, la anciana se sintió avergonzada. Ni siquiera se molestó en mirar a Su Qing mientras le hablaba con frialdad.

—¿Qué tipo de respeto me estás presentando? Solo soy una anciana del campo, por lo que nunca había visto a una yiniang tan arrogante ¿Qué respaldo tienes para que consideres a todos inferiores a ti?

Su Qing notó que la anciana se molestó y los sentimientos sofocantes que tuvo en su corazón desde la noche comenzaron a calmarse. Dejó que los comentarios frívolos de la anciana entraran por un oído y salieran por el otro. Se enderezó y, con una leve sonrisa, respondió:

—El fu de la familia materna de nubi podría ser inferior a la del xiangfu, pero mis dos gege son oficiales de segundo rango, nombrados como ministros superiores del Ministerio del Personal, además de ser notarios del canal de ruta ¿Eso es lo que laotaitai quería preguntar?

Después de que Yun Xuan Zhi se había ido la noche anterior, Su Qing pasó mucho tiempo pensando. En el pasado, ella y Yun Xuan Zhi descubrieron que eran compatibles y estaban listos para ofrecer sus corazones uno al otro.

No obstante, el camino a la felicidad estaba lleno de baches. La maldita anciana había creado una grieta entre ellos, al haber arreglado un matrimonio con el Fu Guo Gong Fu, haciendo que Yun Xuan Zhi se casara con la segunda hija, Qu Ruo Li.

Su Qing no tuvo otra elección más que escuchar la sugerencia de Yun Xuan Zhi, por lo que, de momento, entró al xiangfu como una yiniang.

Sin embargo, a excepción del estatus, Su Qing no sintió que fuera inferior a Qu Ruo Li, ya que ambas eran hijas legítimas.

Si el estatus de sus familias fuera comparado, el Fu Guo Gong Fu solo se volvió un marquesado después de apoyar al emperador anterior en su lucha por el trono. Después de eso, la hija mayor de la familia Qu fue elegida para entrar al palacio y se volviera una guifei, lo que los llevó a un rápido crecimiento.

Si no fuera por eso, entonces, la familia Qu ni siquiera podría compararse con la familia Su.

Al menos, la familia Su había tenido generaciones de historia como una familia literaria ¿Cómo podrían unos matones que solo sabían agitar sus espadas y lanzas comprender sus logros profundamente arraigados?

Moux
*cof cof* Envidiosa *cof cof*

Además, si se habla de sus aspectos, Qu Ruo Li siempre había tenido una apariencia delicada y débil que no podía satisfacer los deseos de un hombre ¿Cómo podría ser comparada con la de Su Qing quien se las arregló para mantener a Yun Xuan Zhi complacido incluso ahora?

Sin hablar de que sus dos hermanos y Yun Xuan Zhi tenían una relación como pez y agua. Mientras no se excediera con la anciana, Yun Xuan Zhi no indagaría tanto en el problema.

Después de reflexionar toda la noche, Su Qing sintió como su confianza se recuperaba.

Incluso si su posición actual era la de una yiniang, con sus antecedentes, tenía más derecho a ser la esposa principal de Yun Xuan Zhi ¿Por qué debería inclinarse ante los demás y dejar que desprecien a su familia materna?

La anciana sintió que Su Qing se había convertido en una persona diferente debido a su apariencia fría y osada. Por un momento, frunció el ceño y, sin poder evitarlo, miró a Su Qing. Solo vio que usaba un brillante vestido rojo en conjunto con un saco de color rojo oscuro. Su pelo estaba adornado con una horquilla de ocho tesoros hecha de jade esmaltado, además de tener algunos broches dorados en sus sienes. Su aspecto demostraba una dignidad formidable; aunque, con su tez enferma, no era lo más acertado.

Moux
Lo curioso es que, si a Su Qing se le quitaran los puntos negativos y se mejoraran sus habilidades, creo que sería un personaje interesante… ¡OK, no me juzguen, sé que es la villana! °3°

Yun Qian Meng había notado desde hace tiempo la forma de vestir de Su Qing. Era claro que vestía con un estilo de ropa que usaría una esposa principal. Al ver que había un poco de astucia oculta detrás de su expresión sonriente, comprendió que Su Qing venía preparada y no dejaría que la anciana se saliera con la suya.

De forma provocativa, la anciana le sonrió con frialdad a Su Qing mientras le decía:

—Si que es audaz Su yiniang. ¿Cuál es el motivo de venir aquí para presionar a los demás con los antecedentes de tu familia? En cuanto a lo que estás usando, solo la esposa principal puede vestirse así ¿no? Entonces ¿cómo es que Su yiniang, quien afirma que la educación de su familia es buena no puede entender esas reglas? Si los demás se enterasen ¿no se burlarán del Su fu por no enseñarle bien a sus descendientes?

Su Qing hizo una expresión terrorífica mientras bajaba la cabeza para ver su ropa. Luego, algo prudente, respondió:

—¡Laotaitai, no te enojes, en realidad, ayer nubi estuvo en riesgo de abortar! Cuando nubi aún era joven, nubi escuchó de los mayores que la ropa colorida podía estabilizar al bebé; esa es la razón del porque nubi se atrevió a usar un vestido rojo. Si es difícil para la vista de laotaitai, nubi se lo quitará en este momento.

Mientras hablaba, Su Qing empezó a desabrochar los botones de la solapa. El rostro de la anciana expresó disgusto por su respuesta, lo único que pudo hacerle a Su Qing fue apuntarla con su dedo tembloroso al ser incapaz de encontrar algo con lo que rebatir…

Yun Qian Meng sabía a dónde quería llegar Su Qing. Ella se quitaría la ropa aquí, y luego, se esparcirían rumores sobre cómo la anciana maltrataba a la yiniang, además de agredir al bebe. En este punto, no solo los esfuerzos que hizo la anciana ayer habrían sido en vano, sino que también es probable que Yun Xuan Zhi se desatienda y se acerque más a Su Qing de nuevo.

Aunque, tomando en cuenta la situación, la anciana ya estaba lista para hacer pedazos a Su Qing. Obviamente, no iba a ser capaz de detenerla, por lo que Yun Qian Meng no tuvo otra opción más que dar un paso al frente.

Yun Qian Meng le mandó una mirada significativa a Rui mama y Mi mama. De inmediato, ambas fueron al frente y calmaron a Su Qing amablemente.

Yiniang ¿por qué necesita hacer las cosas difíciles para laotaitai? Laotaitai solo está preocupada por yiniang, pero yiniang está malinterpretando sus intenciones. Si se corre la voz de lo que está sucediendo ahora, no solo el xiangfu dejaría de ser pacifico, sino que también afectaría en los logros políticos de xiangye ¿yiniang podrá asumir esa responsabilidad?

Después de todo, Rui mama trabajaba para la anciana. Si hubiera hablado, le preocupaba que la anciana se enojara.

Por eso, Mi mama tenía que usar su ingenio. Le explicaba la situación a Su Qing como si fuera el resultado de un acto virtuoso y emocional de la anciana.

Su Qing no esperaba que Yun Qian Meng tuviese un corazón astuto y que fuera capaz de ver sus intenciones con un parpadeo. Se dio cuenta de que sus manos ya habían sido tomadas por las mama y supo que tenía que olvidar su plan actual.

—¿Eso es verdad, laotaitai? —Le preguntó a la anciana con incertidumbre —¡Por favor, culpe a nubi por ser joven y estúpida al confundir las buenas intenciones de laotaitai! ¡Laotaitai, por favor no lo tome como una ofensa!

Al principio, la expresión de la anciana había mejorado un poco al haber escuchado las palabras de Mi mama. Sin embargo, la pregunta de Su Qing sin duda había sido como echarle aceite al fuego. Aunque dijo que era joven e ignorante, había un tono de burla sobre la edad de la anciana, lo que la dejó sin palabras debido a la cólera.

Por un momento, el rostro de la anciana se oscureció. Miró con ferocidad la cara presuntuosa de Su Qing y sintió odio en su corazón.

La atmósfera en la habitación era incómoda, por lo que ninguno de los sirvientes se atrevía a hacer ruido ante la silenciosa tensión.

Sin embargo, Yun Qian Meng era la única que permanecía con una expresión tranquila y serena. Solo le tendió una taza de té verde a la anciana y le aconsejó con gentileza.

—¡Zumu, tome algo de té para que humedezca su garganta! ¡Ya que yiniang está en una condición especial, debería dejarla solo esta vez! Después de todo, si la familia vive en unión, todo lo demás prosperará. Cuando el patio tenga paz y armonía, padre tendrá la garantía de formar parte de la nobleza. Así que, para ganar, a veces hay que perder.

La anciana podría no ser capaz de dar cara[1] a otros, pero tenía que darla a su nieta legítima. De hecho, no solo necesitaba darle un poco, sino lo suficiente.

En el momento en que recibió la taza de té, su expresión colérica ya había desaparecido como el humo. En su lugar, puso una sonrisa gentil y afectuosa, levantó la tapa de la taza y sorbió con cortesía. Como si el problema anterior nunca hubiese sucedido, disfrutó del té con tranquilidad. Después de haber terminado con el té, asintió con orgullo.

—¡El té que hace Meng’er sigue siendo el mejor!

Los sirvientes que estaban en el salón, vieron que la anciana finalmente había sonreído y se sintieron aliviados. Por un momento, todos estuvieron agradecidos con la señorita mayor. Si ella no hubiera atenuado la atmósfera, no podrían ni imaginar como hubiese terminado el problema. Si xiangye de verdad comenzara a culparlos, entonces, los infortunados seguirán siendo los sirvientes.

Su Qing ya no estaba tan descomedida como antes. Solo miraba a Yun Qian Meng con gran odio ¡Siempre era esa maldita niña! Ya tenía todo planeado; solo causaría una rotura en la relación de la anciana y Yun Xuan Zhi, luego recuperaría la confianza de Yun Xuan Zhi. Pero inesperadamente, Yun Qian Meng había sido capaz de hacer que la anciana rebosara de felicidad con unas pocas palabras, arruinando así su plan. Enojada, Su Qing alejó con fuerza las manos de Rui mama y Mi mama, regresando a su posición original para ver con el ceño la actuación de la abuela y su nieta.

Justo en ese momento, Yun Qian Meng se volteó por casualidad y notó la mirada de odio que Su Qing no pudo ocultar. Sin embargo, pretendió no darse cuenta de su odio, en su lugar, su sonrisa brilló aún más mientras le hablaba con dulzura a la anciana.

—¡Zumu, sunnü vio que Su yiniang ya le ha dado sus respetos! ¿No le parece que se ve pálida? ¿Por qué no deja que vaya a descansar?

La justa consideración de Yun Qian Meng provocó que Su Qing perdiera de vista el panorama.

Sin embargo, el escucharla decir unas palabras afectuosas sobre ella y ver la enorme sonrisa de Yun Qian Meng, hizo que Su Qing sintiera un escalofrío en el interior de su corazón. Pensó que nada de eso era tan sencillo como parecía, más bien, tenía el presentimiento de que era una trampa.

En ese momento, Su Qing, quien siempre había sido capaz de leer y comprender las intenciones de los demás, tenía algunos problemas con respecto a Yun Qian Meng. Casi ni se atrevía a mirar directamente a sus hermosos y brillantes ojos llenos de calidez.

Cuando la anciana escuchó el recordatorio de Yun Qian Meng, notó que Su Qing aún seguía de pie en el salón. Por lo que le lanzó una mirada fría; sin embargo, su vista pasó por el vestido rojo chillante. Encogió sus ojos como si el color la cegara.

—¡Permanecer de pie por un rato no le hará daño! —Dijo malhumorada—. Como sea ¿no usa esa ropa roja para que le proteja el estómago? Si fuera tan fácil perder un niño, entonces ¿no significa que lo que Su yiniang dijo eran mentiras? ¡Su verdadera intención era codiciar el lugar de la esposa principal del xiangfu!

Su Qing se paralizó al escuchar aquello. Sus ojos bajos estaban llenos de odio mientras seguía maldiciendo en su corazón. La condenada anciana, no solo la maldijo con un aborto, sino que también le impuso una severa responsabilidad ¡era cruel y despiadada!

¡Y junto a ella, Yun Qian Meng era incluso más irritante! ¡Si no la hubiera mencionado, esa maldita anciana no hubiese traído el tema de la ropa de nuevo!

Yun Qian Meng percibió que, aunque Su Qing no había mostrado desagrado con lo que dijo la anciana, sus brazos colgaban a los lados con dureza. Parecía que Su Qing estaba controlándose, apretando los puños. Por eso, de forma generosa, avivó las llamas mientras continuaba diciendo:

—¡Pero Meng’er lo lamenta por yiniang! Una señora embarazada necesita levantarse temprano todos los días para venir y dar sus respetos. Zumu, yiniang ya ha hecho lo que puede, por favor no se moleste con ella.

Moux
Me encanta que Yun Qian Meng haga eso porque soy de las que les gusta ver al mundo arder jojojo (^3^)

Era mejor si Yun Qian Meng no hablara. Tan pronto como dijo aquello, la anciana le lanzó una mirada feroz a Su Qing, observando su aspecto obediente actual. No obstante, la anciana había venido conociéndola y sabiendo que Su Qing era más astuta y perspicaz que cualquier otra; cuando tenía que hacerlo, ella retrocedería y admitiría sus errores, engañándolos para que confiaran en ella para luego apuñalarlos a sus espaldas.

Por eso, el que Su Qing pretendiera ser obediente no funcionaba con la anciana. Al contrario, solo inducía que la odiara aún más.

Esos pensamientos se dieron a conocer en las palabras y el tono de la anciana mientras escupía con enojo:

—¿Levantarse temprano para dar sus respetos? ¿Hay alguna otra yiniang que espere hasta el mediodía antes de venir a presentar sus respetos? ¿Ella da sus respetos en la mañana o en la tarde? ¿O es que se hace todo en un solo momento[2]? ¡Si Su yiniang cree que una anciana como yo no merece respeto, entonces le diré a laoye y dejaré que te quedes en el Feng He Yuan para siempre!

El rostro de Su Qing palideció con el escarnio de la anciana. Mordió su labio inferior antes de forzar una sonrisa.

—¿Qué dice laotaitai? Todo esto es culpa de nubi, es solo que nubi durmió tarde anoche, por eso se levantó tarde hoy. Nubi no volverá a cometer ese error ¡Laotaitai, por favor, no le diga a laoye sobre esto!

El ver a Su Qing humillarse, hizo que Yun Qian Meng intercediera por ella. Miró a Su Qing con ojos cálidos mientras le hablaba a la anciana.

Zumu, Su yiniang ya admitió su error ¡Por favor perdónela solo esta vez!

Ante la piadosa súplica de Yun Qian Meng, Su Qing levantó la cabeza con incredulidad, dándole una mirada escrutadora.

Sin embargo, Yun Qian Meng ya había retirado su mirada, y sonrió mientras le sugería a la anciana:

—Si zumu está preocupada de que Su yiniang cometa el mismo error ¿por qué no la instruye por dos meses? ¡Cada día tendrá que venir y saludarla tres veces; a las cinco de la mañana, a las doce del mediodía y a las cinco de la tarde! ¿Qué opina zumu de esto?

Cuando Su Qing escuchó la sugerencia de Yun Qian Meng, sintió como si se le fuera el aire. Sus ojos pronto se llenaron de una ira ardiente mientras deseaba poder quemarla hasta morir con su mirada.

¡Era claro que esa desgraciada perra no tenía buenas intenciones!

Al principio, solo necesitaba presentar sus respetos por la mañana y por la noche ¡Pero que astuta! ¡Quería que viniera al Bai Shun Tang y diera sus respetos tres veces al día! Y cada momento fue planeado con exactitud; si no lo primero en la mañana, en el almuerzo o en la cena… ¡Si ella fuera en esas horas, la anciana la odiaría aún más!

Su Qing atormentó su cerebro pensando en una excusa, pero antes de que pudiera responder, Rui mama, quien regresó a lado de la anciana, habló primero.

—Da xiaojie podría no saberlo, pero la señora no se despierta a las cinco de la mañana. Si Su yiniang viniera a esa hora, ¿no molestaría el descanso de laotaitai?

Con esas palabras, Yun Qian Meng parecía un poco avergonzada mientras fruncía el ceño. Después de meditarlo, de pronto, expresó con felicidad.

—Zumu, ¿qué opina de esto? Deje que Su yiniang haga una reverencia[3] tres veces afuera del Bai Shun Tang, considerándolo como su saludo ¡De esa forma, no interrumpirá el descanso de zumu!

Cuando la anciana escuchó su idea, asintió y sonrió con satisfacción. Luego se dirigió a Su Qing y le dijo:

—¡Esto es bueno! Eso enmendará tu pereza y te enseñará algo de respeto ¡Vuelve primero, recuerda venir y presentar tus respetos al mediodía!

Su Qing sintió que se le debilitaban las piernas. Su cuerpo se balanceaba ligeramente, mientras se tragaba la ira. Inclinándose con una expresión vacilante, se volteó y salió de la habitación.

Cuando salió de Bai Shun Tang, la expresión de Su Qing cambió. Tenía una apariencia tan tenebrosa que cuando miró al sol resplandeciente, sus ojos se llenaron de un brillo escalofriante.

—¡Furen, volvamos! —Wang mama había sido obligada a quedarse afuera y no tenía idea de lo que había sucedido adentro. Por lo que, al ver que la expresión de Su Qing no era buena, temía que la gente de la anciana lo notara; por eso, se apuró en ayudarla y planeaba preguntarle sobre la situación después de regresar al Feng He Yuan.

Sin embargo, Su Qing empujó la mano de Wang mama y se mantuvo firme mientras sonreía con frialdad.

—¿Volver? ¿Volver a dónde? ¡Ya son las nueve y media! ¡En una hora y media, tenemos que venir y arrodillarnos otra vez! ¡Esa anciana solo está intentando atormentarme, pero no se lo dejaré tan fácil!

Wang mama notó la expresión de Su Qing e imaginó que no le fue muy bien con la señora, por lo que también se sintió indignada.

Entonces, Su Qing echó una mirada a las sirvientas detrás de Wang mama y notó que faltaba una.

—¿Lü He fue a dejarle el almuerzo a Xue’er? —Preguntó con cautela.

Al escuchar la pregunta de Su Qing, Wang mama asintió con cuidado, pero preguntó un poco preocupada:

Furen, el salón ancestral podría estar limpio, pero er xiaojie es una valiosa hija del xiangfu, ha tenido una vida llena de abundancia desde que nació ¿Cómo podría resistir un tipo de vida tan miserable? ¡Lü He me dijo antes de irse que, en estos pocos días, er xiaojie ya había perdido mucho peso!

Al escuchar eso, los ojos de Su Qing parpadearon con una expresión amable. Sin embargo, sabiendo que la anciana tenía la atención puesta en ella, tenía que cuidar sus pasos en todo momento. Ya no podía cometer más errores o de otra forma, no solo sería incapaz de ayudar a Xue’er, sino que incluso podría ser castigada por ir allí.

Después de meditarlo un momento, aún no se sentía tranquila con el asunto de Yun Ruo Xue; por lo que, le susurró algunas cosas a Wang mama. Ella escuchó con cuidado mientras asentía. La maestra y la sirvienta intercambiaron algunos otros susurros más antes de separarse.

Su Qing vio que ya casi era mediodía, así que dejó atrás a Wang mama y llevó consigo unas cuantas yatou al Bai Shun Tang. Justo cuando entró al patio, vio a Rui mama haciendo guardia en la entrada. Tan pronto como se vieron, ella se puso en la puerta bloqueando el camino de Su Qing.

—¿Qué es lo que se le ofrece a mama? —Su Qing se enojó de inmediato cuando vio que incluso una mama se atrevía a meterse con ella. Pero, uno tenía que ponerle atención al dueño antes de golpear al perro[4]. Solo podía tragarse su ira y preguntarle con cordialidad.

Rui mama era una sirvienta mayor que había servido a la anciana desde hace tiempo. Era claro que había visto el sufrimiento que le había causado Su Qing a la anciana hace algunos años, y era aún más visible lo doble cara que era ¡Obviamente, no se dejaría engañar por su supuesta amabilidad!

Rui mama permaneció sin ninguna expresión y dijo con seriedad:

—Laotaitai ha pedido que Su yiniang haga su reverencia aquí.

Un brillo de odio apareció en los ojos de Su Qing. Aunque desapareció de inmediato, no pasó desapercibido ante la mirada aguda de Rui mama.

Sin embargo, su tono ni su expresión cambiaron y siguió apresurándola.

—¡Yiniang, debería hacer la reverencia pronto! Laonu[5] aún tiene que regresar a servirle el almuerzo a laotaitai.

Su Qing rechinó sus dientes mientras apretaba sus manos en puños. Aun así, no tenía elección, lo único que podía hacer era arrodillarse lentamente bajo la vigilancia de Rui mama y, en un camino pavimentado de piedra caliza, hizo tres veces la reverencia en dirección de Rui mama.

Rui mama no desperdició su tiempo en bromas tontas y sin decir nada más, se fue. Ni siquiera le dedicó una mirada a Su Qing, lo que provocó que ésta temblara de ira antes de regresar al Feng He Yuan con la ayuda de las yatou.


[1] Dar cara: Tiene muchos significados, pero según el contexto de este párrafo, sería el darle atención o autoridad a otra persona. Es decir, ella ignoraría lo que otras personas dijeran, a excepción de Yun Qian Meng (más que nada por las conexiones de su familia materna).

[2] En China, se acostumbraba a ir y hacer una reverencia a sus mayores varias veces al día. El que no iba se le consideraba como alguien sin piedad filial o irrespetuoso a sus mayores.

[3] A esta reverencia se le llama koutou, es un término en chino mandarín (kowtow en inglés) para referirse al acto de arrodillarse o inclinarse de forma que la cabeza toque el suelo. En Asia, es el signo más alto de reverencia, ya que se utilizaba para mostrar su respeto a los mayores y/o a el Emperador.

[4] Hace referencia a que antes de intimidar o dañar a una persona que se cree inferior se debe saber quién está detrás y si se puede o no ofender al jefe de dicha persona o no, esto debido a las consecuencias que traería el ofender al dueño.

[5] Se usa cuando una mama de rango alto se refiere a sí misma.

| Índice |

4 thoughts on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 51: La segunda señorita empujó a la señorita mayor (1)

  1. PearGreen says:

    ¿Que pasa con esta? Quien de aqui es mas cruel y despiadado que aquella que mato al hijo de otra, atormento a cada uno de los sirvientes filiales de furen y luego la mato.

    Escuchar sus quejas es realmente hilarante.

    • Violeta says:

      Gracias por traducir,estoy agradecida cada viernes jiji
      Su quing es muy lista,es una buena villana …..no sé por que me da la vibra que cuando meng ‘ er se libre de ella, xue su hija no va a estar a la altura (por que es muy impulsiva)
      Y va a ser una pena para los lectores ….en fin
      GRACIAS!!!

      • Moux~ says:

        Gracias a ustedes por leer nuestras traducciones 🥺💖

        Y sí, Ruo Xue es muy impulsiva, tendría que sufrir un buen para llegar a ser más estratégica y organizada en sus planes, pero aún así le faltaría ser la perspicacia y racionalidad para derrotar a nuestra maravillosa Yun Qian Meng 🙈

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *