Príncipe Cautivador – Capítulo 39: Recibiendo un carruaje como regalo

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


Todas las personas estaban arrodilladas a ambos lados del camino, observando como el carruaje dejaba lentamente la ciudad. A pesar de que el hombre al que respetaban fuertemente no se despidió de ellos, no les impidió que siguieran respetándolo.

Shang Wu Xin estaba sentada dentro de aquel carruaje, hecho de la mejor madera con un suave sofá cubierto con la piel de un oso blanco* de alta calidad, también había unas tazas de té, las cuales eran raras de ver.

[*Un oso polar podría ser]

Este carruaje no había sido preparado en la ciudad. Cuando Shang Wu Xin se preparaba para dejar Feng Zhou, este lujoso carruaje se encontraba esperándola en la entrada de su hospedaje. Al principio ella no sabía quién lo envío, luego recordó que la única persona responsable sería aquel doctor. Era el único que podría preparar algo así de sofisticado tan rápido. Realmente quería saber cuánto dinero podría tener aquel hombre. Además de ello, dentro del carruaje se podía sentir un ligero olor a medicinas e incluso había ropas guardadas en el compartimiento. No importa cuán estúpido se pueda ser, cualquiera podría haberse dado cuenta con estos detalles.

—Yu Feng, ¿sabes de dónde proviene este carruaje? —Preguntó Huan Mo Che.

Aunque han visto muchas cosas buenas a lo largo de sus vidas, tenían que admitir que este carruaje era algo que no cualquier persona pudiese tener. Mo Che sabía que no pudo haber sido hecha en tan poco tiempo, a un artesano le tomaría al menos medio año terminar uno similar. Así que obviamente no era del Príncipe Heredero.

Cuando Leng Yu Feng escuchó la pregunta de Mo Che, recordó lo que sucedió esa mañana mientras recogía sus pertenencias, él pensaba preparar un carruaje para el Príncipe Heredero a pesar de que era lo suficientemente fuerte como para hacerlo él mismo, pero al recordar su pálido rostro, no podía evitar consentirlo. No obstante, al salir de la residencia, vio un carruaje estacionado en la entrada y junto a el, Ye Yi Zhe que llevaba puesto un traje blanco mientras sostenía a un pequeño zorro blanco.

—Siento hacer que te preocupes por esto. Este carruaje es un regalo para el Príncipe Heredero. Cuando disponga de tiempo, iré a la capital para visitarlo. —dijo Ye Yi Zhe para luego irse.

Fue por aquel momento, en el cual Leng Yu Feng supo que aquel carruaje pertenecía al Doctor Divino. Ye Yi Zhe era una persona que jamás dejaría que otros usarán su carruaje, pero ahora se lo regaló al Príncipe Heredero. Esta acción hizo que Leng Yu Feng fuera más cauto, aun así, no rechazó el carruaje.

Al ver a su amigo distraído e intrigado, Mo Che decidió pegarle. Estuvo cerca de atinarle, pero su golpe fue esquivado. ¿Cómo podría Leng Yu Feng, que estuvo en innumerables batallas, estar desprevenido? Estar alerta a cada momento ya era parte de él.

—Este carruaje fue un obsequio del Doctor Divino. —dijo Leng Yu Feng con el rostro frío.

— ¿De Ye Yi Zhe? —Mo Che estaba sorprendido un poco. Como eran considerados como los mejores, era inevitable que se conocieran. Él sabía que Ye Yi Zhe no solo era un médico experimentado, sino que también era un hombre de negocios acaudalado. Además, era una persona orgullosa y obsesionada con la limpieza. Sin embargo, le regaló su lujoso carruaje al Príncipe Heredero. Eso hizo que Leng Yu Feng desconfiara de él.

—Ye Yi Zhe ha estado viajando por todo el país y nunca hubo noticias de algún conocido suyo. Pero darle un valioso carruaje al Príncipe Heredero, este tipo es como una comadreja. —dijo Mo Che enojado, pero de repente se dio cuenta que estaba equivocado y se detuvo.

Shang Wu Xin estaba recostada dentro del carruaje sin temor a que se estrellara, ella realmente tuvo que aceptar que Ye Yi Zhe era una persona que sabía disfrutar de la vida, ya que este carruaje era mucho más cómodo que los otros, e incluso la hacía sentir somnolienta.

—Maestro Huan, ¿qué sucedió? —dijo He Lan Jin. Shang Wu Xin estaba un poco molesta al haber sido despertada, pero se levantó a escuchar lo que sucedía afuera del carruaje.

Mo Che se sintió un poco incómodo y casi se cayó del caballo. He Lan Jin que originalmente estaba detrás, se sorprendió cuando vio esta situación. Él estaba dispuesto a bajar de su caballo para ayudar al Maestro Huan, pero fue rechazado por el mismo.

Los labios de Leng Yu Feng se movían ligeramente, él tenía que admirar los pequeños trucos de su mejor amigo. Sólo él no temía usar ese tipo de cosas furtivas.

Leng Yu Feng ayudó a Mo Che a levantarse y mirando hacia el carruaje dijo: —Príncipe Heredero, el cuerpo del Maestro Huan Mo Che parece estar decaído. ¿Podría usted dejar entrar para que descanse un momento a su lado? —Leng Yu Feng estaba nervioso por pedirle algo así. Tenía las palmas rígidas, ya que temía que su amigo pudiese ser abandonado a kilómetros de alguna ciudad, pero cuando recordó que él también sería abandonado, no hubo mucha diferencia.

*El punto es que no habría ninguna diferencia si arrojara HMC lejos, ya que todavía se sentiría nervioso porque ayudó a HMC con las mentiras y mintió a SWX.

Shang Wu Xin levantó un poco sus párpados para cerrarlos nuevamente y con una fría voz dijo: —Entra.

Después de escuchar su aprobación, Leng Yu Feng ayudó a Mo Che a entrar en el carruaje, al hacerlo, vieron al Príncipe Heredero recostado. Aunque el carruaje era demasiado lujoso, aquel joven, que se encontraba dentro, lo hacía lucir más brillante de lo normal. Los ojos ligeramente entrecerrados, un rostro impecable, unos labios suaves formando una leve sonrisa, él era extremadamente hermoso.

El corazón de ambos hombres de repente empezó a latir violentamente, tuvieron que gastar mucho autocontrol para no cometer violaciones en su conducta, o tal vez, solamente lo sostendrían en sus brazos.

Con ambos sin saber qué hacer, el Príncipe Heredero de repente abrió los ojos, y en un instante, el aire de alrededor se volvió fría como el hielo.

Cuando Leng Yu Feng vio aquella expresión, inmediatamente hablo: —Yo… yo temía que Mo Che molestara al Príncipe Heredero, así que… yo… —Fue cuando descubrió que no podía mentir al estar frente a esa mirada del Príncipe Heredero. Él solamente podía apretar el puño e inclinar la cabeza —Discúlpenos…

—Discúlpenos Príncipe Heredero, solo queríamos entrar para poder acompañarlo, ¡así que le mentimos! —Explicó Mo Che aclarando sus motivos. No podían mentirle, pensaron en subirse al carruaje antes de continuar, pero cuando vieron al Príncipe, aunque era un truco barato, no se atrevieron a mirarlo.

Shang Wu Xin se levantó para acomodarse, luego dirigió su mirada hacia ambos para hallar la sonrisa muy rígida y fea de Mo Che, mientras que el rostro color trigo de Leng Yu Feng, se volvía cada vez más pálido. Luego ordenó: —Siéntense.

Ambos se sentaron frente al Príncipe, justo después: —Aunque no son amigos o subordinados de este Príncipe, los ojos de este Príncipe no están hechos de arena. Este Príncipe no estará bien, incluso si le dicen una mentira blanca. Si a ambos no les gusta el temperamento de este Príncipe, ¡sólo váyanse!

Ella no quería decirles esto, pero tenía que admitir que, durante todo este tiempo, ambos habían trabajado arduamente para ella. Si no fuera por ellos que se ocuparon de la ciudad de Feng Zhou, otras personas no hubiesen hecho lo mismo. Esta acción de buena voluntad, ella la había sentido y recibido, por lo que tenía que decirse.

| Índice |

2 thoughts on “Príncipe Cautivador – Capítulo 39: Recibiendo un carruaje como regalo

    • Amelíe says:

      Yo quisiera saber quién es el protagonista, porque no veo que ella se sienta atraída hacía ninguno de los que han aparecido hasta ahora 😢

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *