Príncipe Cautivador – Capítulo 9: La Sirvienta Wu Wei

Traducido por Akatsuki

Editado por Sakuya


—Príncipe Heredero, ¿está despierto? —Preguntó Wu Wei en voz baja mientras esperaba fuera de la habitación. Ella sabía que mientras el Príncipe Heredero descansaba, no podía ser molestado. Además, durante los últimos días, Wu Wei había descubierto uno de los secretos del Príncipe Heredero — le costaba mucho levantarse de la cama por las mañanas.

Debido a la muestra de intimidaciones del otro día, todo estaba tranquilo en la residencia. Pero escondido debajo de aquella tranquilidad, no era en absoluto pacífico.

Actualmente, no había una sola persona en la residencia que se atreviera a menospreciar al Príncipe Heredero. Muchas personas realmente empezaron a tenerle miedo. Pero después de servirle durante los últimos días, la lealtad de Wu Wei no se debilitó. Más bien, ella se sentía aún más fuerte, una lealtad profunda.

—Mhm. —La letárgica voz del Príncipe Heredero emergió del interior del dormitorio. Aquella voz haría que la gente lo admirara inconscientemente.

Wu Wei ingresó sin más dilación. Al Príncipe Heredero no le gustaba que lo estuvieran sirviendo de cerca, incluso él mismo arreglaba su dormitorio. Eso hizo que Wu Wei se sintiera tranquila, especialmente porque su posición era muy respetable.

Shang Wuxin ya se había lavado y vestido y, estaba viendo entrar a Wu Wei, mirándola a los ojos. Era solo una simple mirada, pero eso puso a Wu Wei un poco nerviosa. Los ojos del Príncipe Heredero eran demasiado directos y agudos, como si pudieran ver algo. Wu Wei sintió que no debía disgustarlo nunca.

— ¿Cómo te fue? —Preguntó fríamente Shang Wuxin, pero debido a su tono indiferente, no parecía una pregunta.

—Esta sirvienta ha encontrado a muchos huérfanos, así como a soldados con buenas aptitudes. Los he enviado al lugar especificado. Ellos están usando el método del Príncipe Heredero para entrenar, y los más capaces han recibido Su manual de artes marciales. informó Wu Wei arrodillada en el suelo.

Desde el día en que se convirtió en la sirvienta personal del Príncipe Heredero, él le había permitido manejar algunos asuntos, los cuales eran muy importantes. Ella no sabía si el Príncipe Heredero realmente confiaba en ella o simplemente no quería hacerlo él mismo. Sin embargo, hizo todo lo posible para llevar a cabo sus tareas a la perfección.

Shang Wuxin no estaba decepcionada. Desde la primera vez que había visto a la mujer que parecía similar a su subordinado anterior, ella había esperado que fuera muy capaz. Al igual que el anterior Wu Wei, esta era sabia y astuta, pero hasta ahora, ella era como una perla cubierta de polvo. Pero como Shang Wuxin se había hecho cargo de ella, limpiaría ese polvo y dejaría que Wu Wei brillara intensamente.

— ¿Conoces las artes marciales? —Aunque era claramente una pregunta, sonaba como una declaración. Shang Wuxin parecía hacer preguntas al azar.

Wu Wei golpeó fuertemente su frente, y el sonido de un “bang” se escuchó desde ahí. Ella habló con un poco de pánico. — ¡Esta sirvienta conoce las artes marciales, y le pide al Príncipe Heredero que la castigue! —Ella realmente sabía artes marciales, y, además, su dominio no era malo. Como el Príncipe Heredero no le había preguntado, ella no se lo había dicho. Debido a que el Príncipe Heredero solía ser tan distante, ella sintió que, si lo mencionaba primero, solo terminaría molestándolo. Pero ahora que él preguntó, parecía como si hubiera estado ocultando la verdad. No tenía miedo de ser castigada, y no quería separarse de él. Él era el maestro al que ella había jurado lealtad.

—Levántate. —dijo Shang Wuxin en voz baja. Ella no culpaba a Wu Wei. Para ella, era una buena noticia que Wu Wei tuviera experiencia en artes marciales. Después de todo, ella era su subordinada más cercana. Si fuera demasiado débil, no podría sobrevivir por mucho tiempo.

Wu Wei se puso de pie, sin atreverse a mirar los ojos del Príncipe Heredero. Debido al gran golpe que se dio había una hinchazón en su frente. Combinada con la cicatriz en su mejilla, ella parecía más feroz, pero estaba parada ahí como una niña que había hecho algo mal. Al mirarla así, a Shang Wuxin le pareció muy divertido.

— ¡Atrapa! —Shang Wuxin le lanzó un raro manual de artes marciales que ella personalmente había escrito. Ella era la antigua maestra de la familia Shang, quien había conservado numerosos libros raros sobre artes marciales transmitidos a través de varias generaciones. Podría decirse que su mente estaba llena de raras artes marciales que ni siquiera existían en este mundo. También sabía que Wu Wei no había mirado dentro de los manuales que le había entregado hace unos días, y los había entregado fielmente a los reclutados. Estaba segura de que se podía confiar en Wu Wei.

Wu Wei atrapó el libro de inmediato, sosteniéndolo respetuosamente con ambas manos. El olor a tinta todavía estaba presente en el libro. Sobre el vio una escritura audaz. Era una caligrafía magistral y llamativa, pero el Príncipe Heredero era tan tranquilo como el agua. No, quizás incluso el agua no era tan tranquila como el Príncipe Heredero.

—Príncipe Heredero… —Wu Wei estaba asombrada cuando miró dentro del manual de artes marciales. Incluso a simple vista podía decir que era extremadamente poderoso y muy valioso. ¿Por qué el Príncipe Heredero le daría un libro así?

—Practícalo adecuadamente en tu tiempo libre, eres demasiado débil. —Shang Wuxin declaró los hechos. Suponiendo que el manual podría ser demasiado difícil para Wu Wei, agregó: —Si no puedes entenderlo, ve y pregúntale al Jefe Hai. Este Príncipe espera ver algunos cambios en ti dentro de tres meses.

— ¡Sí! —Wu Wei asintió, luego se puso a ordenar la habitación del Príncipe Heredero sin decir una sola palabra mientras Shang Wuxin se encontraba sentada junto a la ventana, mirando las nubes en el cielo. Wu Wei había notado que el Príncipe Heredero normalmente era tranquilo. Tan tranquilo que daba miedo. A veces ni siquiera se parecía a una persona viva.

Terminada la limpieza, Wu Wei se paró en silencio. Era consciente de que tenía que irse a practicar sus artes marciales lo antes posible, pero mirando al Príncipe Heredero sentado ahí solo, ella no sabía el por qué no se retiraba. Incluso si ella solo era una sirvienta, todavía deseaba hacerle compañía. Su maestro estaba demasiado solo.

— ¡Príncipe heredero! —La voz del Jefe Hai se escuchó desde afuera.

Shang Wuxin entrecerró sus ojos. Wu Wei sabía lo que tenía que hacer y hablo en dirección a la puerta cerrada: —El Príncipe Heredero está despierto. Jefe Hai, por favor entre. —Aunque ella no había servido al Príncipe Heredero por mucho tiempo, era muy perceptiva. Durante los últimos días, entendió su posición. Ella se encargaba de las tareas triviales. Aunque era inteligente, no era pretenciosa.

El Jefe Hai entró en la habitación con su habitual túnica gris. Durante décadas, él no intentó cambiarse a un estilo diferente. Nadie, excepto el Jefe Hai, tenía el permiso para entrar al dormitorio del Príncipe Heredero. Hubo incluso espías enviados por algunas facciones para buscar el dormitorio del Príncipe Heredero, pero ninguno logró hallarlo. Si tuvieran que decir algo, sería que el dormitorio del Príncipe Heredero era indescriptible. Con el tiempo, la gente perdió su curiosidad. Recientemente, a una sirvienta llamada Wu Wei se le permitió ingresar a su dormitorio, por lo que todos en la residencia la adulaban tratando de ganarse su favor. Pero Wu Wei los ignoraba, solo esperaba al Príncipe Heredero y se hacía cargo de las tareas que se le encomendaba.

Cuando entró, el Jefe Hai notó al Príncipe Heredero sentado junto a la ventana. Si él no conociera al Príncipe Heredero, habría pensado que era una persona completamente diferente. Él no sabía lo que le había sucedido aquel día en el bosque, pero estaba seguro de que había sido algo importante, lo suficiente como para hacer que el Príncipe Heredero cambiara por completo. Pero para él, ese tipo de cambio fue algo bueno.

— ¿Qué es? —Preguntó Shang Wuxin con impaciencia.

El Jefe Hai organizó sus pensamientos. El Príncipe Heredero ya no era esa pequeña niña que corría a su habitación para llorar a escondidas, tampoco era la niña que solía quejarse con él. El actual Príncipe Heredero ya era un verdadero príncipe. Lo que el Jefe Hai tenía que hacer ahora era simplemente cuidar la residencia del Príncipe Heredero.

— ¡Príncipe heredero, el Emperador ha solicitado su presencia! —Dijo el Jefe Hai cabizbajo. Él aún se sentía algo ansioso. Desde la muerte de la Emperatriz, el Emperador nunca mostró interés hacia él e incluso lo trató con repugnancia. Aunque el título de Príncipe Heredero demostraba poder, no tenía ninguno. Ocasionalmente, el Príncipe Heredero resultaba herido por la actitud del Emperador. Pero, ¿el actual Príncipe Heredero lograría ser intimidado?

Shang Wuxin miró al Jefe Hai como si no hubiera escuchado nada, pero ellos estaban seguros de lo contrario.

Ella se levantó. —Wu Wei, acompaña a este Príncipe al palacio. —Ella ya había especulado el por qué había sido llamada por el Emperador. En sus recuerdos, el Emperador podría considerarse completamente como alguien desalmado y disgustado contra el Príncipe Heredero, ya que a menudo lo reprendía frente a los otros príncipes. Sin embargo, Shang Wuxin sentía que las cosas no eran tan simples. Ella quería ir a observarlo un momento. Si el Emperador no demostraba ser una amenaza, ella lo ignoraría. Si él le impedía seguir con sus planes, a ella no le importaría convertirse en una rebelde y cometer un regicidio.

Sin decir una sola palabra, Wu Wei ligeramente bajó su cabello para cubrir el gran bulto en su frente. Ella no quería que la gente pensara que el Príncipe Heredero maltrataba a sus sirvientes.

Akatsuki
¿Recuerdan el golpe que se dio ella misma?… Sigue allí…

— ¡Príncipe heredero! —El Jefe Hai miró con cierta vacilación al Príncipe heredero, que se estaba preparando para partir. Shang Wuxin se detuvo y lo miró. Como era consciente de su lealtad y preocupación, ella fue más paciente con él.

—Wu Wei no es más que una criada. Dejándola entrar al palacio, y si Su Majestad lograra verla, podría ofenderse. ¡Príncipe heredero, por favor, reconsidérelo! —El Jefe Hai habló preocupado. El actual Príncipe Heredero tenía coraje e inteligencia. Si el Emperador decidía reprimirlo, la residencia del Príncipe Heredero no tendría buenos días en el futuro.

—Está bien. —Shang Wuxin consideró que esta frase era suficiente para tranquilizar al Jefe Hai. Luego llevó a Wu Wei fuera de la residencia, hacia el carruaje que los llevaría hacia el palacio. El Jefe Hai permaneció de pie en la puerta, con el corazón lleno de preocupación. Él aún creía firmemente en el príncipe heredero.

| Índice |

3 thoughts on “Príncipe Cautivador – Capítulo 9: La Sirvienta Wu Wei

  1. Blood says:

    El jefe Hai, me hace sentir como si Shang Wuxin se hubiera ganado un abuelito de esos que son duros por fuera pero tiernos por dentro y no nos olvidemos de la leal WuWei, pero y el romance ?
    Gracias por el capítulo! 💕💕💕

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *