Una generación de militares – Capítulo 15: El líder rebelde (1)

Traducido por Yue Liang

Editado por Sharon


Noche.

La originalmente oscura cueva se encontraba iluminada por varia hogueras. El brillo del fuego cruzó por toda la cueva. Docenas de hombres quienes sostenían cuchillos de acero se reunían alrededor de un hombre en sus treintas. Bajo la luz del fuego, los ojos del hombre se miraban fríos. Ambas manos se encontraban en su espalda y estaba muy calmado. Una falsa sonrisa estaba plasmada en su boca, mirando a la negra figura con una capa.

Bajo la capa, la cara del hombre no podía ser vista. A pesar de que ese era el caso, Yu Xiang aún podía sentir el frío par de ojos observantes escaneándolo. Esta era la tercera vez que se encontraba con este misterioso líder, sin embargo aún no había sido capaz de ver su verdadera identidad, excepto que su nombre era Mu Cang, y su estatus era el más alto de la tribu, por lo tanto nadie se atrevía a desafiarlo aunque la mayoría de ellos no sabían casi nada de él.

Los dos hombres se miraron en silencio.

—Yu Xiang, nuestra relación con la emperatriz viuda Xi terminó después de que el rey Hao murió. ¿Cual es tu propósito de venir aquí? —preguntó Yan Ge con impaciencia.

Ese año, el jefe colaboró con ellos debido a la promesa del rey Hao de regresarles el área periférica de la ciudad de Pei, así podrían tener una vida simple e independiente como sus abuelos la tuvieron. Quién sabría que el rey de Hao fallaria y, por el contrario, sería sentenciado por traición y decapitado. En estos tres años, la emperatriz viuda Xi no se atrevió a mencionar el oro. Sin embargo, ¿se arrepintió ahora?

Yan Ge era rudo, pero Yu Xiang no le guardo rencor. Su cara solo mostraba una sonrisa calmada. Tomó una carta confidencial de su manga y miró a la figura que vestía un manto negro del otro lado. Yu Xiang sonrió.

—Esta es una carta secreta de la emperatriz viuda. No será demasiado tarde si el líder la mira primero antes de discutir.

Su cara relajada se miraba deslumbrante. Mu Cang secretamente se preguntaba, cómo podía mostrarse tan confiado en sí mismo. Gentilmente levantando su mano, el joven a su lado caminó hacia Yu Xiang, tomó la carta y respetuosamente se la entregó a Mu Cang.

Abriendo la carta, Mu Cang comenzó a leerla. Mientras leía su expresión se fue tornando más y más oscura. Sus ojos momentáneamente se veían violentos. Sin sonreir, de golpe cerró la carta y la tiró a un lado. Sonrió sarcásticamente.

—¿Yang Zhilan quiere que le devuelva el oro? ¿Que tipo de habilidad tiene para establecer condiciones conmigo?

¿Ella piensa que es la maestra y los demás sus esclavos que se mueven según su voluntad? 

Referirse a la emperatriz viuda por su nombre era tabú. Mu Cang estaba siendo realmente irrespetuoso. Sin embargo, enfrentándose al grupo de bárbaros, Yu Xiang sabía que un pequeño error no solo destruiría la reputación de la emperatriz viuda, incluso su vida no podría ser protegida. Secretamente tomó una profunda respiración para calmar su mente, y sonrió.

—Jefe, has malentendido nuestra intención. La emperatriz viuda no quiere establecer condiciones contigo. Ella está ayudando a ti y a tu tribu a escapar de la muerte.

¿Pedirles que entregaran el oro no era lo suficientemente descarado? ¡¿Ahora declaraban audazmente que los estaban ayudando a escapar de la muerte?!

—¡Bah! El rey Hao lleva tiempo muerto y es imposible para tu emperatriz viuda honrar la promesa original. Ahora, ella utiliza tal ‘digna’ excusa para ordenarnos que hagamos cosas por ella? ¡Fue realmente bien jugado! —escupió Yan Ge.

Yu Xiang miró hacia la ignorante cara de Yan Ge y suspiró.

—Su Ling ha peleado en la guerra desde hace años, invicto. Su reputación no es falsa. El emperador ha decretado la orden de muerte. El oro debe ser devuelto. Incluso si no tienen la intención de hacerlo, el resultado será el mismo.

¿Quién sabía que Yan Ge no sólo no se rendiría, sino que se reiría con fuerza?

—Así que se trataba de Su Ling. ¡Él aún está atrapado fuera del bosque! Incluso si se atreve a entrar, será solo, sin su ejército. Bueno, si realmente viene, ¡esta vez le haremos probar el sabor de la derrota!

Peleando uno a uno con Su Ling, Yan Ge debía admitir que era en efecto un difícil oponente. Sin embargo, ¿cuál era el uso de un solo buen peleador? ¡Sus tropas eran tan vulnerables como polluelos dentro del bosque! El poderoso e invencible General, acorralado por ellos.

—¡Su Ling aún es un General de alto rango! El ejército Su tiene la fuerza de 300.000 hombres, ¿qué hay de ustedes? Ahora solo desplegó 30.000 y ya les ha causado dificultades. ¡Él está determinado a llevar el oro devuelta! Si quieres sacrificar compañeros y el bosque… no voy a decir nada —comentó, divertido, Yu Xiang.

—¿Qué quieres decir? —preguntó Wu Ji, quien había estado tranquilo hasta ahora.

¿Empezaron a preocuparse?

—Por lo que sé, todo el combustible y sulfuro de la Ciudad Pei ha sido comprado. ¿Qué crees que está haciendo Su Ling? Ellos se han quedado sin paciencia. Su Ling desea el oro a cualquier costo. Si escuchan los arreglos de la emperatriz viuda, ella se encargará de hacer todo en su poder para ayudarlos a escapar de este desastre —dijo Yu Xiang con sus ojos brillando de felicidad, y su rostro reflejando tristeza.

¿Su Ling deseaba incendiar la montaña completa? Hace años, el difunto emperador Qiong Xue envió tropas para suprimir a los rebeldes, y también intentaron utilizar este truco pero fallaron debido a la fuerte lluvia y la alta humedad. No pudieron encontrar el escondite de la tribu, por lo tanto, utilizaron combustible. Los árboles de la selva crecen rápidamente, mientras hubiera lluvia después del incendio, crecieron después de un par de días. Al final, se rindieron con este método.

Sin embargo, esta parte de la selva fue dejada a ellos por sus ancestros. Incluso si se quemara por unos días, el patriarca se sentiría apenado. Su Ling era una persona calculadora. Con su inteligencia, no utilizaría una estrategia que fuera a fallar. El escondite debe haber sido descubierto.

Los ojos negros, una vez más, se arrastraron sobre la carta confidencial en el suelo.

—De acuerdo a Yang ZhiLan, ¿ella quiere que me rinda sin pelear y deje que Su Ling me escolta de vuelta a la capital, ayudándole a enmarcar a Lou Xi Yan? —pregunto la voz. Él no podía confiar en esa mujer. Si era capturado, temía que ella no ayudaría a su gente. Esto podría hacer peor la situación.

Escuchando el significado oculto en las palabras de Mu Cang, Yu Xiang se apresuró en hablar.

—Jefe, eres bueno bromeando. Por supuesto, la emperatriz viuda no tiene esa intención. Hablando con sinceridad, afuera todos solo te conocen por tu nombre y nunca te han visto en persona. Mientras encuentres una persona adecuada para disfrazarse, será suficiente para derrotar a Lou Xi Yan —La emperatriz viuda también temía que Mu Cang cambiara de lado en ese momento, causándole problemas. Después de todo, fue idea de la emperatriz viuda robar el oro.

Mu Cang no respondió por un tiempo. Una vez más, sacudió su mano hacia el joven. El joven hombre camino hacia Yu Xiang y sonrió ligeramente.

—El oficial Yu debe estar cansado. ¿Qué tal si toma un descanso para beber agua para luego seguir discutiendo?

En su corazón, sabía que Mu Cang lo estaba alejando para tomarse un tiempo para pensar. Esto probaba que estaba considerando su oferta.

—Bien, esperaré las buenas noticias del jefe —sonrió Yu Xiang cortés.

—¿Qué piensan chicos? —preguntó una voz cansada, tan pronto Yu Xiang desapareció de las cuevas.

Wu Ji se inclinó para recoger la carta confidencial.

—Sinceramente hablando, el método que propuso la emperatriz viuda no es malo —susurró, hojeando su contenido. Arrebatando la carta, Yan Ge la miró. Sin embargo, contrario a Wu Ji, él se opuso fuertemente.

—Mirando desde cualquier dirección, no veo ningún beneficio. Somos los que transportaron el oro, con el que nuestra gente no tendrá que seguir saqueando por varios años. Ya tenemos las espadas y los arcos. Aunque Su Ling no es un fácil oponente, no sabemos si perderemos. El oro se encuentra ahora en nuestras manos, sin embargo, ¡pienso que este método no vale la pena!

—¡Ellos quieren utilizar el fuego para quemar la selva! —gritó el usualmente calmado Wu Ji cuando Yan Ge terminó—. Esta selva no solo es el habitat de incontables vidas, más importante, es el origen de nuestro clan familiar. Nuestros patriarcas fueron enterrados aquí. Sus almas aún permanecen aquí. ¡¿Cómo podría compararse el oro con nuestro hogar?!

Él aún no podía olvidar el fuego de hace diez años que se mantuvo por cinco días y noches. El cielo se miraba completamente rojo. El aire estaba lleno de ardiente olores sofocantes.

Wu Ji se arrodilló. Una de sus manos ahueco el puño de la otra y seriamente dijo:

—¡Por favor, vuelva a pensarlo jefe!

La persona de alto estatus lentamente se levantó, bajando los escalones uno por uno. Sus ojos parecían profundos y astutos.

—Podemos darles el oro, pero… ¡No podemos dejarlos ir tan ligeramente! Para Yang ZhiLan, podemos ayudarla una vez más. Sin embargo, ella no es alguien que mantiene sus palabras. Esperando encuadrar a Lou Xi Yang es su problema. Si ella es capaz o no dependerá de su inteligencia.

Siguiendo sus pasos lentos, la túnica negra reveló ligeramente una brillante luz verde en alrededor de su muñeca la cual desapareció rápidamente bajo la túnica.

♦ ♦ ♦

Medio día.

El sol abrasador brillaba fuera de la tienda. El calor sofocaba, pero la atmósfera dentro era un poco rara.

Las manos del doctor que aplicaba la medicina temblaban incontrolablemente. Solo podía desear terminar lo más rápido posible para escapar de esta extraña atmósfera. Él estaba un poco perplejo. La herida del General no era tan grande, pero aún era profunda y atravesaba el hombro. Cuando la examinó, ya no estaba sangrando y había empezado a sanar. Sin embargo, ¿en menos de una noche se había abierto de nuevo? ¿Era verdad el rumor que se decía en el campamento? ¡¿El General y su esposa habían tenido una noche ‘vigorosa’ ayer?!

¿Debería decirle al General que su herida era bastante grave por lo cual no podía hacer ejercicios tan extenuantes?

Bajo los afilados ojos de Su Ling, el Comandante en Jefe y los otros habían bajado la cabeza, sin atreverse a levantarla. Era mejor para él no mencionarlo. Finalmente, la venda estaba ajustado en su sitio.

—General, la herida ha sido correctamente vendada. Esté subordinado solicita retirarse —dijo con un suspiro de alivio silencioso. Su Ling sacudió su mano, y el doctor rápidamente escapó de la tienda.

Las cabezas de todos estaban tan abajo que casi alcanzaban el escritorio.

—Realmente les gusta inclinarse ¿no es así? —dijo con frialdad Su Ling mientras apretaba sus dientes.

Justo cuando terminó de hablar, todas las cabezas rápidamente se levantaron. Sin embargo, la sonrisa en sus caras no tuvieron suficiente tiempo para desaparecer, a pesar de que intentaron suprimirlas con todas sus fuerzas.

Han Shu tosió para aclarar su garganta.

—General, ¿aún es capaz de luchar con el enemigo hoy? —Originalmente no tenía nada de qué hablar así que intentó encontrar algo porque no podía soportar la mirada del gran hombre. ¿Quién sabría que, una vez que habló, los hombres frente a él empezaron a toser violentamente y la tez de Su Ling inmediatamente se volvió negra, tan negra como el cielo antes de una tormenta?

No, esta atmósfera no era buena. Su hermano mayor podría explotar en cualquier momento.

—Es casi mediodía ¿cómo es que la cuñada mayor aún no ha llegado? Envíen una persona a encontrarla —dijo Su Ren rápidamente.

—No es urgente, el viejo General Lou tampoco ha llegado. Ella debe estar muy cansada, esperemos un poco más antes de convocarlos —intervino estúpidamente Yu Shi Jun.

Ayer, la señora estuvo muy ocupada el día entero, debe estar realmente cansada.

Cuando habló, no lo sintió raro. Sin embargo, una vez que vio la admiración en los ojos de Su Ren y Han Shu, la cual se podía descifrar como ‘Realmente no tienes miedo a la muerte’, rápidamente pensó en el rugido de la señora la noche pasada y rápidamente se cubrió de sudor frío.

—¡N-No quise decir nada! General, lo que realmente quería decir, realmente no quería decir… —tartamudeó, tenso. Los puños del General estaban muy apretados.

¡No me digas que quiere golpearme! Esos puños de hierro del General, ¡no sería capaz de detenerlos! 

Mientras Yu Shi Jun intentaba explicarse, la cortina fue abruptamente abierta. La protagonista del evento, Gu Yun, llegó. Muchos pares de ojos estaban mirando su atuendo. Gu Yun miró fríamente a Su Ling y rápidamente apartó la vista, pretendiendo que no vio nada. Esto hizo que inconscientemente las cejas de Su Ling se arrugaran.

—Cuñada mayor… —le saludó Su Ren con una sonrisa cuando ella se acercó.

—¡Cállate! —Su rugido hizo eco dentro de la tienda, desconcertando a las personas—. No me llames cuñada o señora en el futuro. ¡Cortaré por la mitad a quien me llame así!

Gu Yun todavía se encontraba sentada de forma segura junto a Su Ren. Ese demente sonido realmente contrastaba con su calmado comportamiento. Además, la compleja expresión de Su Ling hizo que muchos hombre se preguntaran con duda qué le hizo su General la noche anterior con exactitud.

La aparición de Gu Yun no aligeró la rara atmósfera de la tienda. Por el contrario, lo hizo más tenso. Ellos no sabían si deberían hablar, callarse o aún mejor… desvanecerse.

—¡Reportando, el viejo General Lou ha llegado! —El breve reporte los hizo extremadamente felices, casi no pudieron evitar festejar en voz alta.

—Déjalo entrar rápidamente —dijo Su Ren de inmediato.

Lou Mu Hai abrió la cortina. Observando que ya todos habían llegado, sonrió.

—Todos son tan puntuales, este viejo no llegó tarde ¿cierto?

—No, no. ¡Justo a tiempo! ¡Justo a tiempo! —Su Ren y Han Shu se levantaron al mismo tiempo. luciendo muy felices—. Viejo general, ¡Por favor tome asiento!

Lou Mu Hai estaba confundido. ¿Por qué el Comandante Su y el vanguardia Han eran tan afectuosos con el? Finalmente, sintió que la atmósfera no estaba bien.

—Viejo General Lou, ¿ha sido todo preparado? —preguntó Su Ling.

La pregunta hizo que Lou Mu Hai dejara de pensar en la extraña atmósfera.

—Todo el combustible y sulfuro de la ciudad de Pei y sus alrededores ha sido transportado aquí. Quemar una pequeña pieza de la selva será muy fácil —dijo sonriendo.

Apuntando hacia el mapa de agua, Su Ling una vez más explicó los planes de batalla,

—Desde que las cosas están listas, de acuerdo a nuestra conversación de la noche pasada, el vice-general Yu dirigirá 5000 élites para entrar en la selva por esta entrada, abriendo la ruta para nosotros. Solo siguiendo la formación. Al mismo tiempo encenderemos el fuego, y lideraré 15000 élites a rodear el escondite con fuego. Su Ren, Han Shu, ambos llevarán 5000 soldados para bloquear estas cuatro rutas. Independientemente de lo que pase, no dejen que ningún rebelde tome el oro. Una vez que el oro sea encontrado, inmediatamente lo dividen y lo envían al este y sur.

Después de que se pusieron manos a la obra, las tres personas simultáneamente se volvieron serias, escuchando atentamente los arreglos de Su Ling.

—Viejo General Lou. ¡Te molestaré para que esperes fuera de la selva listo para recibir el oro!

—¡Sin problema! Déjamelo a mi —asintió Lou Mu Hai.

Gu Yun había estado sentada en silencio. Su Ling no hizo ningún arreglo para ella.

—Qing Mo, ¿a cuál tropa quieres entrar? —preguntó Su Ren.

—Entraré en la tuya —respondió sin pensarlo.

Su Ren miró cuidadosamente hacia Su Ling. Parecía que no le importaba a donde iría Qing Mo.

—Alineen al ejército, a la hora wei [1], nos despachamos —dijo, mirando a Yu Shi Jun.

—¡Sí!

Ugh, originalmente su relación no era muy buena. Sin embargo, es inútil incluso discutir qué pasó exactamente anoche. Probablemente Mu Yi lo sabe. Hablando de él, ¿Dónde está exactamente? 

Los labios de Gu Yun se contrajeron ligeramente, formando una obvia sonrisa.


[1] Hora wei: Entre la 1 y las 3 pm.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *