Una generación de militares – Capítulo 18: Bebiendo bajo la luz de la luna (2)

Traducido por Ichigo

Editado por Sharon


Ao Tian miró hacia abajo para ver a esa figura flexible bajar, y apresurarse a la mansión. La delgada figura desapareció rápidamente en el bosque.

No entendía por qué se había quedado sentado ahí toda la noche. No quería ver el amanecer, pero ahora se veía obligado a verlo. Luchó por mover sus rígidas piernas, entumecidas por pasar la noche sentado.

Gu Yun estaba ansiosa por regresar. Primero, porque se sentía incómoda de enfrentar a Ao Tian después de que estúpidamente se quedó dormida en el árbol. Segundo, porque debido a la bagua dorada, tenía miedo de que Su Ling hubiera salido, así que quería lavarse con rapidez y buscarlo.

Sin embargo, cuando regresó a su habitación, vio la gran figura de Su Ling de pie en su pequeño patio. Qué coincidencia, ahorrándole tiempo para ir a buscarlo. Se adelantó para saludarlo, pero entonces vio que el rostro de Su Ling estaba ensombrecido, y su voz profunda contenía una furia inconfundible.

—¿Dónde estuviste anoche?

El “Buenos días” que estaba a punto de salir de su boca fue tragado de nuevo. Su buen humor también se había desvanecido.

¡¿No tiene nada que hacer esta mañana que vino a pelear?! Su temperamento originalmente no tan bueno se encendió, así que preguntó furiosa:

—¿Por qué? ¿Perdí mi libertad a tal grado? ¿Cada vez que salgo de la mansión debería informar mi paradero y esperar su aprobación?

—¡¿Dónde fuiste anoche?!

Su Ling apretó los dientes. Un soldado de patrulla nocturna informó que no había nadie en su pabellón, y los guardianes también dijeron que no salió. Los hombres que envió a buscar en la mansión no la vieron. Aunque ese Su Mu Feng había sido capturado, ¿quién sabía si realmente era el asesino?

¿Qué calificaciones tiene para preguntar mi paradero? Gu Yun resopló y caminó directo al cuarto interior. Al pasar por Su Ling, su muñeca estaba lastimada, Gu Yun no pudo detener sus pasos. Un furioso gruñido junto a sus orejas dijo:

—¡Has bebido!

Aunque fue sólo un toque de alcohol, después de una noche, todavía era obvio. Debe haber estado bebiendo mucho anoche.

Gu Yun simplemente no se pudo ir. Parada frente a él, sonrió de forma fría.

—También dormí en la copa del árbol en la montaña de atrás. ¿Qué piensas?

—¡Debería ser yo quien te hiciera esa pregunta!

¡Por haberlo preocuparlo una noche, debería estar muy feliz! Anoche, Su Ling estaba preocupado por su seguridad, así que envió a gente a mirar la ciudad imperial. ¡Ahora, parecía alguien ridículo!

La buena intención de Su Ling fue mal recibida. Estaba enfadado. Gu Yun no sabía lo que había hecho por ella y sólo pensó que buscaba molestarla.

—¡Ridículo! ¿Viniste aquí esta mañana para castigarme? No sabía que su casa solariega tenía la regla de no beber o pasar la noche en la montaña. ¡Por favor, déjame ver las reglas! ¡Puedo ponerlas en esta gran puerta! ¡No sabría de cuál soy culpable! —dijo sin rodeos.

—Qing… Mo…

En una guerra de palabras, Su Ling nunca derrotaría a Gu Yun. Además, como no quiso admitir que había estado preocupado por ella durante una noche, ahora sólo podía mirarla, queriendo retorcer su delicado cuello.

¡Duele! Gu Yun se separó de la mano del General. Su muñeca mostró inmediatamente cinco huellas digitales rojas. Podría imaginarse cuánta fuerza acababa de poner. Maldijo en secreto. ¡Qué hombre más grosero!

Viendo las huellas visibles en su muñeca, la ira de Su Ling se redujo un poco y habló.

—A partir de hoy, te mudarás a la corte de YiTian.

Este lugar estaba demasiado cerca de la montaña de atrás y ella era muy salvaje. Era mejor que se mudara a la corte de YiTian. Estaba más cerca del pabellón de LingYun (donde él vive), así que podía notar sus movimientos.

Gu Yun seguía muy enojada.

¿Cómo podía escucharlo?

—No voy a mudarme. Este lugar está bien y estoy acostumbrada a vivir aquí.

—Quiero construir aquí un almacén de armas del ejército. Debes mudarte —se apresuró en contestar, habiendo anticipado su respuesta.

Realmente tenía la intención de construir un almacén, pero quería construirlo junto al campo de entrenamiento. ¡Ahora, parecía que este lugar era mejor!

—¿Almacén de armas?

Parecía que fue a verla temprano esta mañana para hablar de este asunto.

¿No tenía ya esta mansión un almacén? Gu Yun quería preguntarle, pero la figura de Su Ling se alejó.

—¡Hey! —lo llamó, pero él no se dio la vuelta.

¡Mierda! Se golpeó la cabeza y se lamentó, ¿no quería preguntarle sobre la bagua dorada? ¡¿Por qué se convirtió en una pelea?!

♦️ ♦️ ♦️

—¿Se ha mudado?

Colocando el cepillo en su sitio, Su Ling le pidió a un sirviente con antigüedad que le sirviera una taza de té. Él solo hizo la pregunta al azar, sin prefijo ni sufijo.

Había estado sirviendo a la Mansión del General durante toda su vida, podría decirse que ha visto crecer a Su Ling, por lo que Ming sabía quién era la persona por la que Su Ling preguntaba.

—La señorita Qing se ha mudado. Este antiguo sirviente arreglo para comprar algo de ropa femenina para la señorita Qing, pero la señorita la devolvió y dijo… que no podía usarla —susurró.

—Devuélvela —respondió Su Ling, agitando la mano y el ceño fruncido.

¡No podía imaginarla vestida como una dama!

—Sí.

Ming se estaba por retirar en silencio, cuando el General lo llamó de repente.

—Espera.

El sirviente se detuvo y respetuosamente se hizo a un lado, esperando la orden. Mucho después, Su Ling tosió una vez y preguntó:

—¿Por qué no la llamas más “Señora”?

En estos días, escuchó a los sirvientes llamándola señorita Qing. Por lo que él sabía, antes la llamaban “Señora”. Su Ling sintió que algo estaba mal. Ming era un sirviente antiguo, relativamente confiable y no hablaba sin sentido.

El hombre bajó la mirada, como si estuviera pensando cómo responder.

—¿Bien? —preguntó suspicaz Su Ling.

—La señorita dijo… Esta es la orden del general —contestó avergonzado.

—¿Qué más había dicho? —preguntó entrecerrando los ojos.

—También dijo que el General tenía a alguien en mente y que pronto se casaría con ella. Por lo tanto, los sirvientes no deberían llamarla “señora” o… se les daría de baja.

Se escuchó un sonido seco, y Ming vio la gran mano de Su Ling golpeando la mesa. Su corazón saltó a su garganta. Todo en este señor suyo era bueno, excepto su temperamento… Después de convertirse en General, se enfadaba fácilmente.

—¡¿Lo dijo así?!

La voz de Su Ling no era alta, pero era muy fría. Ming no se atrevió a hablar y sólo asintió la cabeza.

—¡Ve, llama a esa mujer aquí inmediatamente!

Un bajo rugido fue acompañado por un rostro oscuro. Incluso la gente que no era inteligente podía ver que el General estaba enfadado de nuevo.

Después de una hora, Gu Yun todavía no había llegado. Su Ling, que desde el principio tenía un temperamento furioso, se volvió más irritable por la larga espera. El pie de Gu Yun cruzó la sala de estudio, y al instante fue recibida con un regaño.

—Tu coraje se hace más grande con los días. Fingir una orden militar podría resultar en castigo. ¿Eres consciente?

Antes de que Gu Yun llegara, Ming le había informado en secreto un poco. Dijo que el General estaba enojado por el asunto cómo la llamaban, y le pidió que tuviera cuidado. Por lo tanto, estaba psicológicamente preparada. Entró lento en la habitación y se sentó en una gran silla de madera, sonriendo de forma débil.

—¡General Su, por favor no se enfade! Si pone un crimen detrás de mi nombre, ¿me haría saber de qué soy culpable antes de morir.

Se hace la tonta.

—¿Cuándo dije que quiero casarme? ¿Cuándo ordene que si alguien te llamara “señora” fuera despedido? —preguntó Su Ling.

Gu Yun estaba bien preparada. Tosió un poco y sonrió.

—El General Su está hablando de este asunto. Entonces, sólo puedo defenderme. Usted menciona una “Orden Militar”, pero nunca he dicho que fuera una. Solo dije que era su intención. Trataron su intención como una orden militar, esto solo puede decir lo respetuosos que son con usted. Debería estar contento. Diciendo que estoy fingiendo la información, no te has casado con nadie. En el futuro, es seguro que lo harás. Desde el principio, no soy tu señora y estás en contra de que me llamen como tal. Yo solo transmití tus intenciones, ¿cómo puede decirse que estoy falsificando la información? ¿O es que el General quiere que me llamen “Señora”?

La última frase hizo que Su Ling perdiera sus palabras. Decir que sí no iba al caso, y tampoco podía negarlo. Finalmente, Su Ling solo pudo responder con amargura.

—¡Estás siendo irracional!

Gu Yun saludó con sus dos manos, después rió indefensa.

—Si quieres acusarme, no puedo hacer nada. Tu eres el gran General. En esta mansión, son tus palabras las que importan. No puedo evitarlo.

El pisapapeles negro llamó la atención de Gu Yun. La muchacha cambió repentinamente de tema y sonrió.

—Sin embargo, no debería usar tu nombre antes de discutir contigo. En el futuro, prestaré atención.

No podía olvidar su motivo para venir aquí. Debía averiguar la relación entre la bagua dorada y la familia Su. ¡Realmente no quería quedarme por más tiempo en este horrible lugar!

Gu Yun de repente bajó su postura, sorprendiendo a Su Ling y haciéndole olvidar su respuesta.

¿Está mostrando un aspecto débil? ¿Es un nuevo truco?

Ella no se disculpó y no se lamentó. Hablaba con fluidez y naturalidad. Fingió levantarse sin querer y mirar los papeles de Su Ling. Tomó el pisapapeles y suspiró.

—Ha pasado mucho tiempo desde que practiqué mi caligrafía. Pronto, ya no sabré escribir. Tu caligrafía es genial.

Las primeras frases eran sólo vanas, pero la última había sido la verdad. Las palabras de Su Ling fueron escritas casualmente, pero eran un trazo suave, cualquier persona que las viera no podría evitar elogiarlas.

Su Ling apoyó su espalda contra la silla de madera. Sus ojos de halcón miraban fijamente el movimiento de la mujer. ¿Desde cuándo lo alababa? Esto debería ser un truco.

El hombre no respondió, Gu Yun también fue perezosa al momento de tener que volver a actuar. Dejó el papel y tomó el pisapapeles de nuevo, jugando con él en su mano.

—Qué buen pisapapeles, este patrón me resulta muy familiar —comentó.

¿Familiar?

—¿Lo has visto antes? —preguntó en tono bajo.

Por supuesto, pero no era el momento de confesar. Fingió pensar y, después de un rato, sonrió.

—Me acordé. Cuando estuve enferma, no sé en qué habitación me metió Su Yu. Allí había un gran cuadro. El patrón era similar a este. ¿Por qué a tu familia le gusta este patrón? ¿Hay alguna razón importante?

Oh, era así. Su Ling contestó sin cuidado.

—Es el emblema de la familia Su. Las leyendas dicen que puede albergar a los descendientes de la familia Su. La casa ancestral y la bandera de guerra del Ejército Su estarían impresas con este patrón. No es una sorpresa que lo hayas visto en la casa de Su.

—Es sólo un patrón, ¿cómo puede decirse que puede proteger a los descendientes de Su? ¿O es sólo una leyenda? ¿De dónde se derivó este patrón? —preguntó, fingiendo interés y temiendo ser demasiado obvia.

Aunque Gu Yun había sido cuidadosa, Su Ling todavía sentía inquietud. Sonrió.

—Pareces estar particularmente interesada en el emblema de la familia Su.

¡Sabía que me pasé!

Su Ling era un hombre cuidadoso e inteligente, debía tener un poco más de paciencia.

—Creo que es realmente hermoso y delicado. Cada vez que me encuentro contigo, siempre peleamos o discutimos. Es raro que pueda encontrar un tema para discutir juntos. Si no te gusta, me retiraré ahora —dijo, cruzándose de brazos y dejando el pisapapeles para acercarse a la mesa.

Su manera de hablar molestó a Su Ling. ¿Se preguntaba por qué peleaban siempre? ¡Definitivamente era porque ninguno quería ceder! Ver a Gu Yun mostrar debilidades, hizo que Su Ling pensara que como  hombre no debería ser demasiado mezquino.

—Si realmente te gusta, te daré este pisapapeles —dijo, notando que quería irse.

Gu Yun se felicitó a sí misma en secreto. Su truco fue un éxito. Sin embargo, su cara no se atrevió a revelar su pensamiento.

—Un caballero no siempre opta por ganar. Aprecio tu pensamiento. Parecía solemne y cauteloso cuando habló de ello. ¡Quizás, el emblema de tu clan tiene algún secreto! Déjame adivinar, ¿probablemente hay un mapa secreto del tesoro o el secreto para convertirse en inmortal? O, ¿podría repeler demonios o… viajar a través del tiempo?

Mientras Gu Yun hablaba sin sentido, sus ojos miraban fijamente a la cara de Su Ling, tratando de no perder ninguna de sus expresiones faciales.

Desafortunadamente, después de que Su Ling terminó de escuchar, su rostro no dijo nada. Incluso se rió a carcajadas. ¡Cómo podría existir algo tan mágico! Una mujer seguía siendo una mujer. Incluso podían pensar en este tipo de cosas absurdas.

¿No lo sabía? El corazón de ella estaba un poco decepcionado. Sin embargo, Su Ling era el único que conocía el paradero de la bagua dorada. Negándose a rendirse, siguió preguntando.

—Chi Xue y Bing Lian son muy mágicos. Por eso es que tengo curiosidad por el emblema de su clan. ¿Quizás sea aún más mágico?

—Esas son un par de espadas antiguas que superan la habilidad natural humana. Durante miles de años, han estado bajo custodia de la familia Su. Cuando nazca el hijo mayor de los Su, Chi Xue será suyo. Para Bing Lian…

Observando el rostro serio de Gu Yun, Su Ling se detuvo un momento, ocultando el hecho de que Bing Lian elegiría a la nuera mayor de Su.

—Bing Ling puede encontrar su propio maestro —evadió.

¿Por qué Bing puede y Chie Xue no? Además, si Bing Ling siempre encuentra su propio maestro, ¿cómo podría seguir perteneciendo a la familia Su durante tantos años? Gu Yun se sintió un poco rara, pero no volvió a pensar en ello. Su Ling desvió su atención.

—Solo tiene fuerza espiritual como emblema del clan. Durante muchos años, no encontramos nada extraño. No te hagas ilusiones.

¿Solo fuerza espiritual?

—Así que el emblema de la familia era solo un patrón. Pensé que tenía algún origen —respondió, decepcionada.

—Sí, vino de una bagua dorada común.

¡La frase casual de Su Ling hizo que el decepcionado corazón de Gu Yun se emocionara una vez más!

¡Realmente existía! ¡De verdad había una bagua dorada!

Si Gu Yun no se hubiera forzado a calmarse y restringirse, estaría saltando.

—¿Realmente existe? ¿Podría verla? —preguntó con tranquilidad forzada, pero SU Ling negó con la cabeza. Incapaz de rendirse, dijo con una pizca de desagrado—: Estoy más interesada en esto que en esas cosas mágicas. Solo miraré y no arruinaré el emblema de tu familia. ¡No pensé que pudieras ser tan mezquino!

Su Ling no se enfadó y sólo sonrió.

—No es que no quiera que lo veas, pero el emblema de la familia no está en la Mansión.

—¿Dónde está?

—Casa solariega. Cada tres años, los descendientes de Su van allí una vez. Sólo en este momento, podremos ver el emblema de la familia.

El emblema era el tesoro de toda la familia Su. Naturalmente, no estaría en la Mansión del General. Además, el emblema tenía una leyenda fantástica, pero en el corazón de Su Ling, era sólo una leyenda.

¿Una vez cada tres años? La familia Su trataba esa bagua dorada de manera muy importante. Querer verla era muy difícil. Querer verla… Ella tenía miedo. Como no estaba en la Mansión del General, Gu Yun no quería levantar sospechas. Podía preguntarle a Su Yu sobre la ubicación de la casa ancestral. Comparado con Su Ling, era mucho más fácil tratar con él.

Bajó la mirada y reflexionó. Su Ling creyó que estaba muy decepcionada, lo pensó de nuevo y dijo:

—Si realmente quieres verlo, la próxima primavera es el Día de la Adoración a los Ancestros, yo… te llevaré allí.

—¿Ah?

Gu Yun estaba sorprendida. ¿Quería llevarla allí? Nunca vivió en la familia del gran clan, pero sabía que este tipo de ceremonia no era un asunto trivial. ¿Cómo podía decir que la llevaría? Con Su Ling trayéndola, sería más fácil acercarse a la bagua dorada. Sin embargo, necesitaba estar en la mansión hasta la próxima primavera. Ahora, todavía era otoño, ¡ah! Esta fue la primera vez que Gu Yun sintió que quería llorar.

Su Ling no conocía su batalla interior. Era una rara ocasión en la que no peleaban ni discutían, por lo que estaba de buen humor.

—Se está haciendo tarde, vamos a cenar.

—Oh —contestó distraídamente Gu Yun. Sin pensarlo siguió a Su Ling, concentrada en cómo vivir los próximos seis meses…

Comiendo rápido, Gu Yun volvió apresurada a la Corte de YiTian. Se sentó en el marco de la ventana y observó la gradual puesta de sol. Estaba pensando qué regalarle a Qing como su regalo de bodas en diez días, cuando escuchó la voz de Ming desde afuera.

—Señorita.

—Pasa —le dijo. Era perezosa, así que no le interesaba su postura nada femenina.

Ming le acercó una bandeja.

—¿Qué es eso? Aquí dentro no me falta nada. Por favor, devuélvelo —dijo con impaciencia, sin ver el objeto.

Ming dudó un poco antes de responder.

—El General acaba de ordenar a este sirviente antiguo que envíe esto aquí.

¿Envió gente aquí? Gu Yun echó un vistazo a la bandeja. Era un pincel, tinta, papel y… el pisapapeles negro que tocó esta tarde.

Gu Yun se sorprendió. Solo había dicho cosas al azar esta tarde, no se esperaba que él encontrara a alguien para enviárselo. No volvió a rechazarlo y sonrió.

—Ponlo ahí.

—Sí.

El sirviente puso las cosas en la cámara interior y se retiró rápidamente.

Apoyándose en el marco de la ventana, miró los cuatro tesoros sobre la mesa. Se encontraba estupefacta, ¿cómo podría aprender caligrafía?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *