Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 23: Algo raro acerca de esto

Traducido por Amaterasu

Editado por Nemoné


¿Qué estaba haciendo él aquí? Me preguntaría sobre eso más tarde, antes debo sacar provecho.

— ¡Papá!

Cada onza de mi ser quería que él me vengara. Estaba realmente aterrorizada, esto no era una exageración.

Me aferré a su pierna. Él me miró con su forma distante. ¿No puedes al menos reunir un poco de indignación? ¡Tu hija casi es víctima de un crimen violento a plena luz del día, en un museo!

Por desgracia, se mantuvo completamente plácido.

La basura frunció el ceño y dijo: — ¿Quién te crees que eres?

—Soy su papá —dijo la escoria suavemente.

En un instante, varias docenas de caballeros, el cuerpo de élite del Reino Goryeo, aparecieron, y temblaba de shock. Los guardias privados del rey, llamados los Caballeros Especiales, fueron entrenados especialmente para el combate cuerpo a cuerpo en lugar de la guerra a gran escala. Eran los más expertos en infiltración, camuflaje y asesinato.

Y aunque ese fue el alcance de mi conocimiento, reconocí que ellos eran el batallón de los Caballeros Especiales del Reino de Goryeo.

—Debería haberlo mencionado antes, pero yo soy el rey.

—Qué…

—Estos caballeros están bajo mi mando directo. No muevas un músculo. Harán cualquier cosa que yo les pida.

La escoria se rascó la cabeza. Parecía desaliñado porque tenía ropa casual. Quería regañarlo para que se pusiera una corbata.

Entonces pensé, hay algo raro en esto.

Era sin duda el rey.Y aun así, docenas de los Caballeros Especiales no se materializarían a menos que la situación lo justificara. Su presencia en sí fue significativa. Pero el rey parecía aburrido, como si ignorara la magnitud de su presencia. Parecía que acababa de ser interrumpido durante un paseo por el vecindario.

—Traigan al director del museo.

—Sí, Su Majestad.

Alguien partió y llegó de nuevo con el director del museo.

— ¿Quién es el dueño de este museo? —preguntó.

 —Un amigo y yo.

 —Me gustaría comprarlo.

 — ¿Qué?

 —No los pergaminos, el edificio. Te ofrezco el doble del precio de mercado.

 Parecía estupefacto por la oferta.

¿El doble del precio de mercado? Padre, ¿ahora quieres ser un inversor inmobiliario? 

El rey se acercó al hombre. Tomando su mano, el rey golpeó su propia cabeza con la mano del hombre. Luego dijo sin entusiasmo, como si recitara un guión: —Todos ustedes son testigos. ¡Este hombre ha hecho un intento de asesinato contra el rey! Inmediatamente suspenda aquí la circulación de artefactos culturales. Ahora declaro que esto es una prisión, y usted es sentenciado por la presente.

Nemoné
WTF. Este papucho... jaja

Los eruditos del palacio que habían llegado tarde a la escena asintieron.

—Así que es una nueva prisión —murmuraron.

—Existe una necesidad reconocida de ampliar las cárceles de todos modos, y este museo está en una excelente ubicación.

—Es lo suficientemente grande y tiene buena seguridad. Pero ahí está el problema del presupuesto.

—Supongo que Su Majestad personalmente pagará los gastos.

Era irracional que un rey pagara personalmente para construir una prisión en lugar de usar dinero público. No había ninguna razón convincente para que incluso un rey benevolente tuviera que pagar dinero.

 —Di que es un impuesto.

 Alex asintió, como si todo esto tuviera perfecto sentido.

 —A partir de hoy, este edificio será reconstruido como una prisión. Este hombre será el primer prisionero.

Esto fue todo un engaño. Nadie intentaría asesinar al rey en presencia de los Caballeros Especiales.

 — ¿Así que lo venderás o no?

 —Lo venderé.

El director del museo intentaba reprimir su euforia. Acababa de hacerse rico. El museo estaba en una ubicación inconveniente, lejos de la ciudad. Además, el costo de mantenimiento del enorme edificio fue astronómico. El director del museo acababa de encontrar oro, mientras que el rey había gastado una suma enorme.

 Él no era tonto, entonces, ¿por qué no aceptaría esto?

 Y así se estableció una nueva prisión.

Unos minutos antes, el tercer príncipe, Hwanseong, se había quedado sin habla. Alguien más, cuyas habilidades mágicas lo dominaron, había arrebatado el control de la muñeca de trapo con un hechizo de competencia. Gitae se quedó sin palabras también. El rey había llegado.

—Padre. ¿Quieres jugar a traerlo también?

Golpeó a Hwanseong, — ¡Mi perrito estaba en peligro!

—Espera aquí.

Después de que el rey se fue, Hwanseong se preguntó en voz alta: — ¿Qué está pasando?

El mundo de Gitae estaba siendo volcado. Era inaudito que un príncipe se preocupara de que una princesa estuviera en peligro. Cada sorpresa fue mayor que la siguiente cuando acompañó a la princesa y al príncipe.

 El rey ordenó: —Ustedes dos se quedan aquí.

 — ¿Qué está haciendo padre? —preguntó Hwanseong.

 —Está planeando hacer una entrada dramática —explicó Alex.

Él está jugando el papel de un héroe rescatando a la damisela en apuros. Pero decidió no decir esto en voz alta.

Los eruditos asintieron, —Está usando esto como una excusa para convertir este lugar en una prisión.

—Sí, ahora que han intentado asesinar al rey, tiene una justificación para tomar la propiedad que ha estado vigilando desde hace un tiempo.

El rey había rescatado deliberadamente a su inservible hija para convertir el museo en una prisión.

 —Es muy probable que el rey financie personalmente el presupuesto.

 —El rey es verdaderamente benévolo.

Alex se rió con ironía. Por muy benevolente que fuera, todo esto era un engaño. Era muy consciente de que no tenía que estar físicamente presente para establecer una prisión. Sin siquiera molestarse en cambiarse, se había apresurado a la escena al escuchar que la princesa Sanghee podía leer el antiguo guión. Si un rey hacía una excursión, normalmente se planeaba con varios días de anticipación, con detalles de seguridad.

Pero se había apresurado a la escena acompañado solo por el escuadrón especial. ¿Qué podría ser el alboroto? Era como si estuvieran lanzando una invasión. Un forastero podría haber confundido esto con una guerrilla. Alex soltó una risita.

Debió haber querido ver a la princesa Sanghee bastante, aunque él mismo ni siquiera es consciente de esto. Alex se rió para sí mismo.

— ¿Por qué estás sonriendo?

—Oh, estoy sonriendo porque me siento muy honrado por la gracia de Su Majestad.

El rey, que no se había molestado en vestirse con su uniforme, parecía adorablemente desaliñado. Alex reprimió la sonrisa que crecía en sus labios. Y se le ocurrió que el rey debía haber decidido comprar al instante el museo y convertirlo en una prisión en el momento en que se enfrentó con la basura de hombre que había amenazado a la princesa Sanghee. Debió haber querido encerrar al hombre de inmediato.

Nadie lo sabía, pero el rey estaba en un estado de ánimo bastante frenético, por lo que había comprado el museo al doble del precio del mercado y había financiado el presupuesto para construir una prisión.

Por otro lado, Jinsu tuvo una extraña sensación. La fuerza de la magia era inmensamente poderosa. No había sentido la fuerza de esta magia desde la última vez que había visto al rey.

Pero no hay forma de que el rey esté aquí. ¿Quién podría ser?

Aceleró, desconcertado por esta sensación de presentimiento. Temía que algún complot traicionero estuviera en marcha. Entonces vio al rey con una camiseta y pantalones cortos. A pesar de su vestimenta descuidada, era realmente el rey. La princesa Sanghee se aferraba a su pierna, gimiendo.

— ¡Estoy tan feliz de que estés aquí, papá! ¡No sé si estoy soñando o no! Esto no es un sueño, ¿verdad, papá?

El rey sacudió a Sanghee con suavidad. Esto no disuadió a Sanghee, quien se aferró a su pierna izquierda, frotándose la mejilla.

— ¡Te extrañé tanto estos últimos tres días! Estoy encantada de verte, siento que podría volar —Luego se detuvo—. ¿No te gusta que te llame papá? Lo siento. Me sorprendió tanto verte de repente que lo olvidé.

Entonces, Sanghee vio a Jinsu.

¿Qué? Primero los Caballeros Especiales del rey y luego el genio más importante del reino, Jinsu. 

De repente, Sanghee fue sacudida por algo más.

¿Qué tipo de lugar era este museo? Se veía exactamente como uno que visitó con el Jinsu de su vida anterior. Las lágrimas amenazaron con derramarse cuando el recuerdo de su vida anterior con su amante inundó sus pensamientos.

¡Nunca le había dicho que lo amaba! Dos lágrimas bajaron por sus mejillas.

El rey notó las lágrimas de Sanghee, pero no dijo nada.

Sanghee se alisó la ropa y caminó hacia Jinsu. Con la mano apoyada en el pecho, se inclinó hacia ella y la miró.

— ¿Cómo estás? Ha sido un largo tiempo.

Ignorándola completamente, Jinsu se acercó al rey y se inclinó ante él en observación de la etiqueta estándar.

—Estoy muy contento de verlo Su Majestad.

—Debes haber sufrido una gran experiencia en el Imperio.

—Si puedo servir al reino, estoy feliz de estar allí.

Había una tensión peculiar entre los dos.

Jinsu y la escoria. La pregunta está en la balanza: — ¿Qué razón podría tener el rey para una visita repentina a un museo?

Al rey le gustaba hacer grandes gestos. Había sido testigo de la detención de un criminal y la conversión de un museo en una prisión en cuestión de minutos.

Recogí la muñeca  y luego me di cuenta de que no era de Hwanseong. Parecía mucho más elegante y cara. Quizás te preguntes lo caro que podría ser una muñeca de trapo. Yo tampoco lo sé. Sin embargo, debe haber sido un artículo bastante caro. Alex siguió hablando de ello más tarde, comentando la artesanía de la muñeca.

Sin embargo, los dos hombres más importantes de mi vida estaban ante mí: mi padre y mi prometido.

—Su Majestad, sin duda debe tenerlo.

—No, ¿no es tu prometido? Deberías dárselo a él.

Este juego de búsqueda se había vuelto oscuro. ¿Qué demonios había poseído a la escoria para lanzar ese lujurioso trapo y ordenarme que se lo diera a uno de ellos? 

Ahora estaba atrapada en el medio. La tensión se hizo más fuerte ya que cada uno insistió en que el otro tomara la muñeca. Sentí que me estaban haciendo elegir entre dos padres durante el divorcio. Y solo tenía nueve años, atrapada en este delicado baile.

¿A quién debo regalarle esta muñeca? Tal vez debería hacer De tin marín de do pingüé. 

Para ellos, esto era un juego, pero yo estaba al límite.

—Dale la muñeca a Su Majestad, el rey —dijo Jinsu formalmente, consciente de la presencia del rey.

—No, a tu prometido.

El tiempo que me llevó caminar hacia ellos se sintió interminable. Estuve debatiendo a quién dárselo varias veces.

Cuando me acerqué, los dos, que se cernían sobre mí, parecían estar haciendo agujeros aburridos en la elegante muñeca de trapo con sus ojos.

¿A quién prefieres, mamá o papá? ¿A quién prefieres, papá o tu prometido?

Hice mi elección.

♦ ♦ ♦

Gihyeon caminaba con dificultad. No podía creer que realmente había sido empujado a la autopista.

El sedán se ejecutaba con magia. Su velocidad disminuía con un mayor número de pasajeros. Cada pasajero representó una diferencia de 1 o 2 segundos después de varios kilómetros. ¡Y lo había echado para ahorrar un par de segundos!

¡Ese sucio bastardo! ¡No olvidaré esto!

Él no podía entenderlo en absoluto. Jinsu solo había conocido a la princesa una vez, cuando tenía cuatro años. Estaba actuando de manera extraña respecto a alguien que no había visto en cinco años. ¿Hay algo especial en ella que no conozco?

Siguió caminando.

Necesito ir a ver a esa niña. Debe haber algo diferente en ella, o él no se habría enamorado de una niña de nueve años que solo conoció una vez cuando esta aún tenía cuatro años.

En el momento exacto, esa niña de nueve años le estaba entregando a alguien un muñeco de trapo. Estaba gritando por dentro.

¿Por qué están estos dos incluso aquí? 

Necesito pensar. ¿Cuál es la mejor manera de manejar esto?

| Índice |

2 thoughts on “Dicen que nací hija de un rey – Capítulo 23: Algo raro acerca de esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *